martes, diciembre 11, 2012

Entre Ewoks y Hobbits

Willow

Las similitudes de la trilogía original de Star Wars con el universo tolkiano y los cuentos de hadas no son pocas, así que mientras Lucas esperaba que la tecnología avanzara lo suficiente como para destrozar su saga con tropocientas chorradas digitales y un guión horrible el hombre decidió dirigir una de aventuras y fantasía y de paso homenajear como nunca a todo el gremio de actores enanos con este hobbit apócrifo. 
Willow es una película de los 80, donde todo era más sencillo, y es además una fábula fantástica... así que hay cosas que no hay que molestarse en explicar (todo lo que rodea a la princesa Shorsa no hay guión que lo sostenga... así que directamente se pasa de explicarlo y se recurre a la magia), y el ámbito de la película es económicamente ambicioso (es decir, mostramos un castillo gigantesco y hablamos de paises y grandes magos... pero luego las batallas tienen con suerte 30 tios correteando de un lado para otro). Si miramos esta película con rigurosidad no hay por donde cogerla... por suerte uno se encariña pronto con los medianos capitaneados por Warwick Davis y la mágica melodía de Horner hace el resto para sumergirnos en un cuento de hadas con caballeros, magos, princesas, brujas, medianos, dragones y mil y una aventuras. Es una película a la que hay que concederle bastante crédito, pero si se le da la película devuelve mucho más.
Ha envejecido relativamente bien, y aunque esos diminutos en los que Lucas vuelve a demostrar su obsesión por "La fortaleza escondida" de Kurosawa cantan algo, una escena como la del "dragón" de dos cabezas sigue siendo impresionante y la persecución en carretas es digna de equipararse a la de un padre y un hijo arqueólogos huyendo en moto de un castillo nazi. Evidentemente a los combates le falta la intensidad de los actuales, pero son bastante potables y las escenas de acción en general están bien manejadas en lo referente a la tensión y la emoción. Los personajes son tópicos hasta decir basta, pero son esos arquetipos clásicos que resultan carismáticos inevitablemente. Hay buenos gags, hay emoción, hay suspense y hasta un poquito de mensaje en esta película dirigida con toda la sencilla grandilocuencia de la fantasía de los ochenta.

13 comentarios:

AtahoneroPepinero dijo...

Has hecho que me vuelvan a entrar ganas de verla. Creo que no la veo desde hace, ¿9 años? A ver cómo la valoraría ahora xD

Fawn dijo...

Una película muy buena que me trae muy gratos recuerdos ^__^

Genial entrada!!

Saludos!!

juan dijo...

La película sigue siendo magnífica, porque a pesar de que efectivamente hay un montón de cosas que no se sostienen, ni te enteras mientras la estas viendo. El ritmo de narración, el carisma de los personajes, la magia que lo envuelve todo logran el milagro.

Jesús T. chusetto dijo...

Esta película me encanta y cuando comienzo a verla desactivo mi ojo analítico para disfrutarla como lo hacía de niño =D

eter dijo...

Es una pena que casi no se hagan películas de este corte ya, yo la única que recuerdo con un estilo similar en los últimos años es Stardust.

GoldenEye21091987 dijo...

Solo una corrección: Lucas no dirigió, lo hizo Ron Howard.

eter dijo...

je, lo se, pero siempre se ha dicho que fue uno de esos ejemplos de "productor excesivo", como los Watchowsky (o como se escriba) y "V de Vendetta"

Bambú dijo...

Una de mis películas favoritas de pequeña!! que veía en cintas VHS XDD

Recuerdo que la vi muchísimas veces, incluso me compré el juego de la NES, qué recuerdos!! a ver si la vuelvo a ver ^^

eter dijo...

Bassdrum me lo mencionó tambien por twitter... voy a tener que buscar ese juego XD

Raistlin dijo...

Clasicazo. Tendría que darle un revisionado, pero en su momento era de mis pelis favoritas cuando era un criajo.

Muy típica-tópica, pero eran otros tiempos, y la propia ambición de la película era la que era. A mi me proporcionó grandes ratos y tengo muy buenos recuerdos de ella.

Grande ese McMardigan interpretado por Val Kilmer!

eter dijo...

Sí, la película carece de complejos, fantasía ochentera en el mejor sentido posible.

Normalmente no trago a Val Kilmer... pero su Madmardigan es muy grande.

Bassdrum D. Txema dijo...

Descubri Willow con el mencionado juego de NES. De ahi, le pedi a mi padre que me ayudara a cruzar la calle para ir al videoclub.

Me encantó...

Que bonita infancia. Que bueno es revivirla con la ayuda de este blog.

eter dijo...

joder, bonita y nostálgica la anécdota