miércoles, enero 21, 2015

Camino a la comiket 2020

Haikyuu

Los spokon, o mangas deportivos, siempre han tenido su público, sin embargo de unos años para acá creo que es un género que está cobrando más y más fuerza. Naturalmente, siempre ha habido clásicos, y la magistral "Slam Dunk" miraba en su época de tu a tu nada más y nada menos que a Dragon Ball. Pero después, incluso grandes éxitos como "Prince of tennis" no dejaban de ser superventas moderados. Estos últimos años ha habido un resurgir del género con éxitos ya nada moderados como "Kuroko no basket", "Yowamushi pedal" o esta "Haikyuu" a la que el año pasado solo superaron en ventas piratas y titanes.
Las series deportivas se basan en la competitividad y la integración, el esfuerzo por ganar y el hacerlo en compañía de un grupo de amigos. Esta serie no es una excepción. Tenemos a un grupo de estudiantes luchando por un objetivo común. Los hay geniales y los hay esforzados, los hay triunfadores y los hay perdedores, los hay listos y los hay tontos. Los hay de todas formas, pero ninguno puede ganar por si sólo los partidos y la suma de todos es mucho más que la suma de sus individualidades. No es una serie de individualidades aunque tengamos una marcada pareja protagonista y peque un poco de tener el clásico protagonista inútil en casi todos los aspectos menos en uno que es monstruosamente bueno.
 Tampoco es una serie de drama fácil con tropocientos traumas, los protagonistas son simplemente jovenes deportistas y la serie acierta al mostrar que no hay nada que los distinga especialmente del resto de equipos. La serie tiene un más que decente tratamiento de las victorias y las derrotas para lo habitual en el género, los protagonistas pueden perder... y eso no es un drama... es simplemente una derrota. La serie no es pretenciosa y sabe que es un simple anime deportivo con los clásicos personajes carismáticamente idiotas que permiten pasar de la comedia a la épica en pocos segundos. Sana competitividad deportiva y afán de superación. Son valores muy cómodos de vender, con lo cual las series se pueden colocar en horarios accesibles para todos los públicos en un país que ya camina hacia las olimpiadas del 2020. 
Y a los personajes carismáticos que se esfuerzan y libran batallas épicas se suma otro factor, y es el hecho de que son jóvenes atléticos en una industria que ha descubierto que igual que hay otakus que compran mierdas de moe, hay también muchas fujoshis por el mundo que también pagan por carne dibujada. Y he de decir que me alegro de este punto ya que le da cierta libertad al autor. La serie tiene algún que otro diseño bishonen pero poco más, las relaciones entre los protagonistas son muy cómicas y muy shonnen, pero creo que la existencia de este mercado ahora tan presente es muy beneficiosa porque libera al autor de esa casi obligación de introducir esos romances cutres que parecían tan obligados en las series antiguas y que lastraban tanto su ritmo con tramas que no le importaban a nadie (de hecho apenas hay una tía en la serie y si dice más de diez frases en toda la serie es de casualidad).
Los diseños de los personajes son bastante variados y heredan del manga unos trazos algo agresivos que lo alejan un poco de los diseños más genéricos y habituales en el género. Hay deformaciones cómicas y un poco de simbolismo básico en los partidos, pero creo que si por algo destaca la animación -en líneas generales muy consistente y lograda- de la serie es por lo bien que refleja el movimiento de la pelota y la velocidad de los partidos. El voleibol es un es un deporte muy rápido y dinámico, que da lugar a muchas alternancias, y eso beneficia a una serie que no se atasca nunca en puntos eternos o nos muestra remontadas imposibles.
La serie no inventa nada, pero es una serie deportiva con muchas de las virtudes del género y pocos de sus defectos. Probablemente si no hace las cosas muy bien en su anunciada segunda parte pocos recordarán esta serie dentro de unos años; pero si bien no es un imprescindible, no deja de ser una serie bastante recomendable.

16 comentarios:

Darkking91 dijo...

Pues debo decir que a mi Haikyuu me ha encantado. Como bien dices no ha inventado nada. Pero todo funciona bastante bien. Los personajes son todos carismáticos. La interacción entre personajes es buena. La comedia funciona muy bien. Pienso que en los Spokon, la comedia es primordial (Esta fue lo que hizo grandes a series como Slam Dunk o Ippo)

Sin querer me Spoliaron en final del ultimo partido y aún así me produjo tensión mientras lo miraba. Esto habla bien del trabajo del estudio. Lo mejor que puedo decir es que me gustó tanto el resultado que ni siquiera me pasaré al manga y esperaré a la segunda temporada.

PD: Tsukki y Nishinoya son lo mejor de la serie xD

Bassdrum D. Txema dijo...

El subgenero de manga deportivo siempre me ha gustado. Campeones, Chicho Terremoto y Bola de Dan marcaron parte de mi infancia. Me tragué hasta Raphael... que ya era la ostia fumarse eso.
Actualmente soy adicto a Kuroko Basket y fan boy de Kagami.
Lo que aqui reseñas lo tendre en cuenta.

Setzer dijo...

Tiene buena pinta lo que cuentas, además de que tiene una nota bastante alta en MAL, aunque ahora mismo entre ping pongs y tanques ya tengo algo de empacho de anime deportivo.

¿Suelen ser muy largos los partidos?

Yer_Wells dijo...

Yo siento debilidad por este género, e intento abarcar todo tipo de spokons, pues losa cabo disfrutando, incluso los más mediocres. Haikyuu no inventa nada, pero hace muy bien lo que hace, y me lo he pasado bomba con el anime.

eter dijo...

Darkking91, la comedia es lo que los hace... ligeros, un spokon serio tiene que ser bastante dramático (Ippo mismo tiene mucha comedia, pero no olvidemos que se juegan la vida en cada combate)
pd: esperando que estoy yo también la segunda temporada.

Bassdrum D. Txema, seguidor de todas esas series... incluso de Raphael XD.
Kuroko supongo que algún día la vere.

Setzer, bueno, yo de los rankings de MAL ya sabes que paso bastante, creo que hay descartar de ellos cualquier serie con menos de 5 años o un fandom muy bestia.
Los partidos son... normales, en torno a dos capítulos los partidos serios... pero el último de la temporada dobló ese número.

Yer_Wells, yo voy un poco por épocas y por géneros. Disfrute muchísimo con Major, y algunas de mis series favoritas son Ippo, Slam Dunk y Chihayafuru... pero creo que también es un género que satura por ser algo repetitivo y que hay que espaciar un poco el visionado de las grandes series.

Luar dijo...

Es uno de los pocos animes de este género que he visto, en un principio lo tome con un poco de desgana debido al "trauma infantil" que supuso ver los partidos eternos de Capitan Tsubasa, pero tras ver el primer capítulo fue como entrar en otro mundo. Me conquistó.
Tanto los personajes como el dinamismo de la historia y lo bien llevados que estaban sus capítulos hizo que me bebiese el anime al completo. Así que puede que no sea imprescindible, pero para mi fue todo un descubrimiento que ha hecho que quiera ver y leer más obras de este género.

Sonya Blade dijo...

No conocía la serie esta de la que hablas. No sigo mucho anime aunque entre los pocos que veo se halla Prince of Tennis aunque me gusta mas por el tenis porque me gusta jugarlo que por la historia en sí que se me hace un poco pesado seguirlo.

Johnny D Epp dijo...

El manga deportivo me suele gustar, es bastante emocionante la verdad. Ahora mismo soy un fiel seguidor de los animes Kuroko Basket y Yowamushi Pedal.
Kuroko si no la has visto es un poco menos realista que la mítica Slam Dunk, pero se hace muy entretenida y los protas también pueden perder. La animación es muy muy buena.
De Yowamushi Pedal solo decir que jamás en mi vida creí que vería un anime de ciclismo y este lo ha conseguido jaja. Que yo sepa de ciclismo solo están este y Over Drive aunque el otro creo es más flojo.
Gracias por la recomendación eter, Haykyuu caerá fijo.
PD: Con estos animes van preparando a la cantera de jóvenes japoneses a por las medallas de Tokyo 2020 XD.

Anonimatus dijo...

Es bueno ver que el género deportivo está teniendo un resurgimiento, la industria ya estaba muy saturada con tanto moe.

Ahora hace poco he empezado a ver Major, es curioso que cuando se reseñó en esta web nadie comentase de que el prota es la reencarnación de Joe Yabuki.

Bassdrum D. Txema dijo...

De nano tambien recuerdo que en Telecinco echaban "Juana y Sergio". Pero con esa no pude. Se supone que iba de volleyball pero se convirtió en un infumable pasteleo entre esos dos. He mirado wiki y he visto que originalmente se llamaba Attacker you!
La verdad es que con 8/10 años preferia jugar al Psycho Fox o al Asterix de la Mastero o ver Campeones o incluso el puto Raphael mencionado anteriormente.

Por cierto ¿Inazuma Eleven es un.manganime deportivo!?

eter dijo...

Luar, creo que todos consideramos Oliver y Benji un ejemplo de los peores vicios de este género. Por suerte la cosa ha evolucionado y parece que los mangakas aprenden bastante de su propia experiencia.

Sonya Blade, casi me avergüenza decir que he visto Prince of tennis... vive demasiado de sus bishounen y de tenis tiene poco tirando a nada. No la he visto aún, pero una tal "Baby Steps" es de tenis y tiene unas críticas magníficas.

Johnny D Epp, de Overdrive vi yo los primeros... pero tiraba más por lo romántico y luego tenía el defecto de que el prota era un matao que de repente parecía tener una disposición especial para el ciclismo. Y además, como me gusta bastante el deporte de las ruedas en cuestión, lo que veía de las competiciones y aspiraciones me parecían auténticos disparates.

Anonimatus, hombre, Goro le da un aire, pero es que ese peinado y ese diseño -seguramente por la influencia de Ashita no Joe misma- son ya muy genéricos.

Bassdrum D. Txema, sip recuerdo aquellas series raras de telecinco de competiciones deportivas "para chicas"... aunque nunca vi demasiado de ellas.
Inazuma Eleven está más cerca de las aventuras roleras tecno-punk que del spokon XD

Mitzburn dijo...

pues yo lo vi y realmente el anime pasa muy bien, yo se los recomiendo jejeje creo que es mi primer comentario del año para este blog XD

Anónimo dijo...

Un anime demasiado decente y disfrutable, como mola cuando todo se ve tan natural y nada de fanservice abrupto por ahi, eso si el anime mola verlo seguido, porque verlo por semana es una penuria inmensa.

eter dijo...

Mitzburn, como entretenimiento es magnífico, creo que todos estamos esperando la segunda temporada.

Anónimo, no es que no saquen fanservice con la manager, es que ni buscan escenas "yaoi" con los protas como hacen otros spokon buscando mucho a ese tipo de público.

Mini-Link dijo...

No me esperaba que comentaras Haikyuu. La verdad cuando vi que habías hecho la reseña me asusté pensando que no te habría gustado pero veo que no.
Aún no he leido nada del manga pero el anime está genial realizado, amén por la animación que le han puesto.No se hace nada pesado ver los partidos y los personajes son magníficos.
En su día disfruté Prince of Tennis así como la grandiosa Eyeshield 21 asi que no era difícil que me enganchara a esta también xD.
Con ganas ya de que empiece la segunda temporada ^o^ .

eter dijo...

Mini-Link, es un buen spokon... lo cierto es que este género, a no ser que sea desastrosamente malo, suele enganchar y ser muy disfrutable siempre.