viernes, enero 09, 2015

Riesgo pedante

El buscón

Me gusta leer, y rara vez me he dejado un libro a medias. Y ello conlleva que muchas veces me he leído bodrios que me han aburrido soberanamente. Me ha pasado con libros contemporáneos y me ha pasado con clásicos, libros a los que huí esperando que siglos de lectores hubieran filtrado correctamente las joyas. Este libro, este clásico, es otro de esos ejemplos.

El buscón de Quevedo es una de esas obras identificativas del siglo de oro español. Es un clásico de la novela picaresca y la única prosa atribuible al autor, y en los análisis académicos que uno puede fácilmente encontrar verá que es una comedia satírica salvaje que describe las adversidades de aquella época, la lucha de clases, la religión y otras cosas así. Es la clásica obra que es un tratado de la época y de la que se pueden hacer comentarios de texto brutales. Pero no estoy en el instituto (donde, por cierto, no creo que sea una obra muy recomendable), ni en una universidad de filología. Leo por placer.

Y aquí tengo que decir que he encontrado una lectura muy poco placentera. El libro es cortísimo, y me ha costado semanas acabarlo. Toda la historia es tan exagerada que no me ha hecho gracia ninguna, cuando se supone que es una de las principales intenciones de la obra. Será una sátira muy inteligente con muchas lecturas, pero me a mi me ha parecido una sucesión de gracias de sal gorda completamente increíble. Y para colmo de males, aunque era algo previsible, estamos hablando de castellano de hace cuatro siglos. Arcaísmos los hay para aburrir, y de la mitad de las palabras y las frases uno desconoce el significado concreto. Para colmo, el ritmo es frenético, sucediéndose las acciones una detrás de otra sin interrupción alguna, cambiando actores y escenarios sin contemplaciones. Es una lectura exigente para con el lector.

Es posible que no la haya leído en las mejores condiciones. Es posible que esperase otra cosa y no me haya entrado bien por ello. Es posible que este no fuera el momento de mi vida en el que mejor encajase este libro. Si alguien me dice que este libro es muy bueno, no se lo discutiré. Muchos lo han leído y a muchos les ha encantado. Pero al menos a mí me ha parecido una lectura dura, densa y poco divertida. Una lectura que no recomiendo bajo ningún concepto.

5 comentarios:

Magrat Ajostiernos dijo...

Con la literatura española es lo que pasa a veces, hay que ir con cuidado XD
Recuerdo lo que odié "El lazarillo de Tormes" cuando tuve que leerlo para el instituto, y con El Quijote no hay manera, lo he empezado tres veces y siempre lo abandono…
A esta obra no me acerco pq me suena un poco a el Lazarillo, y estoy traumatizada XD
Hay obras con las que personalmente me es imposible conectar, qué le vamos a hacer...

Pennywise dijo...

Me pasó igual. Con el Lazarillo (pese a ser algo repetitivo a ratos) lo pasé mucho mejor.

No estuvo fino Quevedo creyendose que superaría al original.

eter dijo...

Magrat Ajostiernos, "El lazarillo" no lo he leído, y creo que voy a tardar bastante en hacerlo porque este "Buscón" me ha espantado un poco.
Yo si conseguí acabar el Quijote, pero me costó. Es muy largo, e igual que tiene pasajes muy buenos y divertidos, tiene otros aburridísimos y muy duros.

Pennywise, otra cosa no, pero a Quevedo, Calderon, Cervantes y toda esa peña ego no les tenía que faltar XD.

Lechu dijo...

Ahora comprendo cuando dijiste por twitter que esta reseña no la iba a comentar ni el tato XD

Tengo la literatura clásica olvidada, pero cuando la retome no seré con este libro, puedes estar seguro.

eter dijo...

Sorprendido que me halló, he tenido 3 comentarios más de los que esperaba XD