sábado, septiembre 12, 2015

La más clásica dragonada

MOMENTO MÍTICO 55 - Crónicas de la Dragonlance

Dragonlance no es Dickens, no creo que nadie ni por un solo instante haya creído nunca lo contrario. No es Dickens y no es Tolstoi, tampoco es Shakespeare y mucho menos Cervantes. No son obras maestras de la literatura, pero tampoco son basura. Al menos si permanecemos dentro del núcleo de la serie escrito por Margaret Weiss y Tracy Hickman, encontramos novelas muy disfrutables.

Soy seguidor de esta pareja. Cierto que el “Ciclo de la Puerta de la Muerte” no se cierra tan bien como podría. Cierto que el tercer tomo de “La espada de Joram” es un horror que destroza los anteriores (y mejor no hablar del cuarto). Pero en líneas generales son una pareja de escritores que me gustan mucho. Desde luego me parecen muy superiores a R.A.Salvatore y el resto de autores de los Reinos Olvidados, son también más regulares que Louise Cooper, y su producción literaria es más extensa y más variada que la del gran David Eddings (ver etiqueta).

Weiss y Hickman son los mejores autores de “dragonadas”. Este es un término que normalmente se usa peyorativamente. Son novelas demasiado deudoras de Tolkien, muy fantasiosas y poco profundas. En estos tiempos donde Martin (ver etiqueta) y Sapkowski (ver etiqueta) han elevado la fantástica a un nivel superior y respetable, las dragonadas están claramente desfasadas. Pero a mi me gustan. Son novelas de aventuras ligeras, sencillas y fáciles de leer, espectaculares y triunfalistas, exageradas y repletas de carisma. Es literatura juvenil que no pretende nada más que entretener, y desde luego prefiero este estilo de los ochenta a los dramas ridículos a los que ahora parece abocada la literatura juvenil.



Y dentro de las dragonadas, las “Crónicas” son la joya de la corona… aunque las “Leyendas” y la “Forja de un túnica Roja” seguramente estén a su mismo nivel gracias al protagonismo absoluto del más carismático de todos los personajes de este universo.

Las crónicas son una aventura en el sentido más clásico. Tenemos a un grupo de héroes, cada uno perteneciente a una raza o una profesión distinta, que cubren los distintos arquetipos de los juegos de Dragones y Mazmorras (un semielfo arquero, un guerrero, un caballero honorable, un mago, un enano, un “hobbit” ladrón, una sacerdotisa curadora, etc, etc). Y una escaramuza en una taberna acabará metiéndolos en una batalla gigantesca entre el bien y el mal en la que recorrerán todo un mundo fantástico lleno de seres extraños.


Las crónicas son unas 1400 páginas, quizás alguna más en la muy recomendable versión con anotaciones de los autores. No están excepcionalmente bien escritas, pero tampoco son un crimen contra la literatura. La aventura se lee con facilidad y tiene un gran ritmo, engancha y no se hace pesada en casi ningún momento. La comedia surgida de la dinámica de los distintos personajes funciona muy bien. La acción es ágil y dinámica, y está presente con bastante frecuencia pero no se hace pesada ni avasalla al lector. Las descripciones no son demasiado largas ni abruman al lector, pero ambientan perfectamente la aventura y logran formar una imagen mental de algunos parajes imposibles. La narración suele centrarse en unos pocos personajes, pero salta de unos a otros con gran agilidad y es capaz de meternos en los pensamientos de todos con gran naturalidad. Los personajes son muy distintos, pero uno los conoce pronto a todos y es capaz de empatizar con ellos; en algún momento se fuerza demasiado algún personaje con motivo argumental, pero en líneas generales todos están bastante bien desarrollados. Los autores tienen sus buenas ideas y plantean algunas situaciones sorprendentes, y además realizan un uso sorprendentemente bueno de una herramienta tan poderosa como la elipsis narrativa, y aunque sospecho que muchos de esos “huecos” que se dejaron no eran si no una maniobra comercial para vender después más libros, no deja de ser un recurso que les permite saltar de un escenario a otro con agilidad y les permite narrar los diversos frentes de una guerra bastante amplia.

No obstante, estas elipsis se les van de las manos algo al final, donde pasan de una trama a otra casi para ahorrarse tener que desarrollar algunas y explicar estas a posteriori con unas pocas líneas de diálogo. La guerra es muy grande y se fuerza alguno que el rol de los protagonistas sea tan importante en algunos frentes (aunque hay que decir a su favor que, salvo en el caso de Raistlin, no se produce ninguna escalada de poder descabellada).

La guerra se les va a los autores algo de las manos conforme avanza la trama, el romance es bastante previsible y tópico, así como el concepto del exagerado honor resulta por momentos ridículo (aunque aquí la serie se mantiene a flote todavía, será varias novelas después cuando toque fondo con la idea de unos caballeros oscuros que sirven al mal… pero con honor (algo que me parece ridículo, es como si saquearan una aldea pero a la hora de violar a las mujeres dijeran “por detrás no”)). Estos serían los principales defectos de esta trilogía, aunque son defectos algo menores en mi opinión. La guerra es un medio para desarrollar los personajes, no el fin principal de la saga, que se centra más en resolver los conflictos internos de los personajes (de hecho la trama principal se cerraría gracias a toda la trama chapucera de Berem y al momento de estupidez superlativa de la Corona). Y dentro de los personajes, sí, el triángulo Tanis-Laurana-Kitiara no es el mejor del mundo, y se infla lo indecible a los tres personajes (especialmente a Laurana), y ya ni hablar de Sturm-Alhana (pero todo lo que rodea a Sturm es ridículo y exageradamente forzado)… pero igualmente tenemos cosas como Tas o esa relación oscura y tormentosa de la dupla Caramon-Raistlin.

No es la saga de literatura más recomendable del mundo, pero no me parece tampoco una de esas franquicias que hay que esquivar como si fueran la peste. Dentro de su ligereza, es entretenida y carismática.



El siguiente momento mítico nos llevará al Central Perk

9 comentarios:

dececon dijo...

A mí estos libros me gustaron en su momento, cuando los leí por primera vez. Pero me los volví a leer unos cinco años atrás y me parecieron bastante secillos.
Creo que es una gran literatura para que algunos jóvenes se inicien en la lectura. Pero para los que han leido bastante se puede quedar escasa.

En cuanto a otras obras de estos autores, ahora mismo estoy con el Ciclo de la Puerta de la Muerte y en general me está decepcionando bastante. Sólo me quedan dos libros, pero me da cierta pereza ponerme con ellos.

Gonzalo Alcalde dijo...

Oh friends,no se si he revisionado esa serie 7u8 veces, por cierto has visto scrubs

eter dijo...

dececon, yo los leí hará unos 15 años y me gustaron, tenía un poco de nostalgia así que he releído la trilogia principal. Sí, es literatura menor, pero creo que son bastante entretenidos y accesibles aunque el final quede algo forzado.
El estilo de Weiss y Hickman siempre me ha gustado.
El ciclo de la puerta de la muerte lo leí más o menos por la época de la Dragonlance... me pareció algo decepcionante, el punto de partida es original y -aunque algunas estén mejor que otras- mola la idea de que cada una de las cuatro primeras novelas esté en un mundo distinto... pero para mi gusto no supieron unirlo todo bien.

Gonzalo Alcalde, Scrubs me gustaría verla... pero me da pereza por su extensión. De Frinds tengo recuerdos encontrados, porque a partir de cierto punto me parece que degeneró lo que no estaba escrito... pero es que incluso las primeras temporadas -que me encantaron en su día- me parece que han envejecido fatal.

ticktaktoe dijo...

NO ME FOLLO A LA NIÑA PORQUE HAY QUE ESPERAR AL MATRIMONIO. EL ANILLO DE HIERBAS REPRESENTA MI INMADUREZ COMO MUJER. LOS PUTOS KENDER. EL DIOS AFABLE . Y LOS PUTOS KENDER.

es que me cago en dios. Tengo para poner a caldo a esos dos curitas petimetres durante semanas.


Pennywise dijo...

Nunca he sido muy de literatura fantástica pero cuando mi primo me dejó Las crónicas(versión anotada por cierto) me encantaron. Son libros sencillos, personajes calcos de juegos de rol y Tolkien pero es una saga carismática como pocas. Tiene dos muertes que realmente me empañaron los ojos ( y una de ellas es merecedora de música épica y una adaptación cinematográfica molona) y adictiva. Si hasta me has dado ganas de revisionarla pero menudo tochaco para llevar en el tren...

eter dijo...

ticktaktoe, ¿un poco excesivo tu odio, no? XD.
pd: No se si por la niña te refieres a Tika y Caramon o a Tanis y Laurana XD.

Pennywise, es eso, no son nada del otro mundo, pero creo que son una lectura muy recomendable en la juventud, ese tipo de novelas de aventuras y fantasía que todos imaginamos de vez en cuando.
Eso si, discrepo en la muerte -supongo que te referirás a cierto caballero-, no puedo con nada relacionado con él XD

Pennywise dijo...

A mi ese personaje me fue ganando y no negarás que su muerte no es épica xD

ticktacktoe dijo...

No puedo con las obras con moralina.

eter dijo...

Pennywise, prefiero la muerte de Flint, a su manera me parece mucho más inspirada. La de Sturm es muy épica, pero esta tan preparada que duele... prefiero momentos como cuando se opone a los caballeros porque es lo más honorable a pesar de que sabe que con eso luego no le ratificarán.

ticktacktoe, es literatura ligera para adolescentes, no puedes esperar algo muy distinto de este género... y más con Hickman, que es un mormón bastante practicamente XD