jueves, noviembre 26, 2015

Evasión o censura

Prison school 

¿Cómo reseñar este anime? Prison School tiene cosas que me gustan, cosas que me encantan y que me han hecho disfrutar mucho con su visionado... pero también tiene cosas francamente desagradables que pueden echar para atrás a muchos espectadores.
La historia es sencilla. 5 chicos entran en un instituto que hasta entonces sólo era de chicas, los 5, más salidos que un pico de esquina, espían los baños en su primera noche. Son descubiertos por una especie de consejo escolar secreto que salvaguarda la moral del instituto ante la amenaza masculina recién llegada. Los 5 chicos, para evitar la expulsión, son confinados en una "cárcel" en el centro del colegio, tomando las clases por televisión y viéndose obligados el resto del tiempo a realizar trabajos forzados bajo la sádica supervisión del citado consejo. Las chicas del consejo pretenden expulsarlos y los chicos quieren cumplir su pena... y escaparse de vez en cuando para alguna cita.
La trama es un disparate y propicia una parodia del género colegial y -sobre todo- del carcelario. El problema de la serie es el echii. Lo necesita, la serie vive en la exageración, es una parodia y necesita a la vicepresidenta desfilando continuamente con su cuerpo imposible y su desafío constante a la resistencia de los botones... pero entendiendo esto, y hasta entendiendo la veneración lésbica de esta por su superiora... muchos planos y situaciones se me hacen excesivos, así como esa surreal narrativa basada en su sudor. Con Hana también hay exageraciones, pero son más rocambolescas y además es curioso el contraste con estas situaciones y la inocencia de la violenta rubia. Pero con la vicepresidenta hay demasiados planos explícitos e innecesarios, y también hay algunas veces que los necesarios se me hacen demasiado zafios. La serie vive en la exageración, entiendo que todo ello es necesario, pero sencillamente en ocasiones el envoltorio es demasiado vulgar para mi gusto.
Y es una pena, porque la serie francamente me ha divertido. Incluso siendo, como parece ser, una versión ultracondensada del manga, la historia más o menos se sigue bien y permite desarrollar a los personajes. Tenemos un atajo de idiotas muy extraños como protagonistas, y uno les coge cariño. Son muy simples y cada uno piensa unicamente en una cosa al margen de las chicas, pero no hay malicia en ellos y tienen su gracia. Y si los chicos son simpáticos, las chicas directamente roban la serie con un carisma arrollador, incluso con el defecto antes mencionado de la vicepresidenta.
La serie tiene un buen ritmo, es una parodia disparatada de una fuga y siempre, cuando uno piensa que no puede ir a más, va un paso más allá con algún contratiempo enrevesado o una escena exagerado malentendido erótico. 
Técnicamente la veo correcta. El diseño de sus personajes no me gusta demasiado, pero es el del autor y al menos se puede decir que no es extremadamente genérico. El opening sencillamente me encanta. Tiene algunos recursos visuales interesantes, no hay deformaciones, pero si muchas metáforas. La censura ocasiona una cantidad salvaje de nubes blancas, aunque tengo que decir que casi prefiero esto al vulgar contenido que ocultan.
Es una serie que me ha entretenido mucho, y creo que tiene una sustancia bastante interesante tras su zafio aspecto... no obstante este no deja de formar parte del mensaje de la serie y en ocasiones es tan predominante que entiendo que a mucha gente le eche para atrás por su exageración. Particularmente recomendaría a todo el mundo ver uno o dos episodios, si uno sobrevive a los sudores de la vicepresidenta puede encontrar una serie muy divertida y -como yo- estar esperando ya la segunda temporada o comenzar a pensar en pasarse al manga original.

10 comentarios:

Yer_Wells dijo...

Yo ya comenté en mi reseña que, como dices, es un anime que vive del paroxismo, de la hipérbole, entonces puedo perdonarle el fan service porque está enfocado al humor.
Me lo pasé teta (nótese la ironía) con Prison School xD

Belldandy dijo...

Ni con un palo me acerco a esto, antes termino Shimoneta =)

juan truchado dijo...

Es imposible describir con palabras la experiencia que supone leer el manga en una tarde lluviosa. Te transforma, es lo único que puedo asegurar.

Anónimo dijo...

Yo tampoco me acerco ni con un palo. Hay cosas de japón que me gusta que se queden en japón. No porque tenga nada contra ellas, pero no me gusta, y debo reconocer que suena a una serie ingeniosa.

Anónimo dijo...

Humor sexual y humor negro en un solo paquete, sería grandioso si tan solo no fuese un anime de los de hoy :/

Anónimo dijo...

Aonimus Maximus

Por lo que he leido en foros y lo que reeñaste, la serie parodia a los animes que tienen fanservice, pero llevándolo a otro nivel. Yo sinceramente.. paso xD

PD: ¿Para cuando la reseña de Stardust Crusaders?

Lechu dijo...

Es que si no tuviera ese punto sucio y zafio no sería Prison School, si no lo tuviera sería una serie más con un argumento absurdo, es lo que le da vidilla a la serie, por decirlo de alguna manera. Te centras en la vicepresidenta, que es prácticamente el epicentro de los excesos sexuales de la serie (tanto por su diseño como por las situaciones que protagoniza), pero hay momentos mucho más escatológicos como cuando Bokuto (el de gafas, no sé si ese era su nick exacto) defeca en plena clase. Yo creo que es cuestión de la tolerancia que tenga uno hacia ese tipo de contenido. Si lo toleras bien te reirás un montón, al contrario no aguantarás viendo un episodio ni 10 minutos.

A mí personalmente me ha encantado. me he reído un montón sobre todo con el director y cuando la dupla Kiyoshi-Hana aparecía en pantalla y nos regalaba momentos brutales.

eter dijo...

Yer_Wells, el problema es que está tan asociada a lo que parodia que es dificil distingirlo en ocasiones.

Belldandy, Anónimo(i), es una pena, no es una mala serie (desde luego mucho mejor que Shimoneta)... creo que el manga ha de ser mejor pues las imagenes pretenden impactar... no recrearse, y esos tiempos en el anime están peor medidos. Es una pena, porque la serie estaba bastante bien, pero su zafio envoltorio es de una forma extraña parte de su sustancia.

juan truchado, eh.... no lo veo tan transformador, ni siquiera haciendo comparación con los sudores de la vicepresidenta... pero bueno, me alegro de que te haya gustado tanto :)

Anónimo (ii), bueno, esta serie en los 90 perdería bastante gracia.

Aonimus Maximus, la reseña esta escrita, pero tengo una quincena encoladas y voy dando salida por orden; Jojo es algo atemporal por su forma de emisión, así que priorizo los animes de temporada... supongo que saldrá el año que viene, quizás en Febrero.

Lechu, si, tiene algunos momentos con Bokuto muy bestias, por no hablar de ciertas confusiones con este y Kiyoshi en los baños, o las aventuras de cierta estatuilla... no son mis momentos favoritos, pero no son tan obvios y pueden echar tanto a la gente para atrás como la vicepresidenta, que hay veces que es demasiado exagerado todo lo que la rodea.
pd: también soy fan de Kiyoshi-Hana, esa pareja es épica XD

juan truchado dijo...

Sí si te tragas entero el manga en una tarde porque no puedes hacer otra cosa XD. En serio, el manga es extremo, todo es tan superlativo que parece imposible que lleguen más allá, pero siempre logran superarse.

eter dijo...

Tengo que ver si me pongo alguna vez con ella, pero tengo todavía pendiente Sket Dance y algunos otros mangas como Gate.