martes, noviembre 10, 2015

Pivotando en torno a Sabrina

Tematicamente esta entrada es algo floja. Pretendo ponerme al día estos meses con Audrey Hepburn y con Humphrey Bogard, viendo algunas de sus películas más clásicas. Da la casualidad de que en Sabrina coinciden, así que organizo esta entrada en función a ella... aprovechando de paso para meter un clásico del gran Billy Wilder.

Desayuno con diamantes

Vi esta película hace más de una decena de años y me decepcionó; el clásico caso de primer y decepcionante visionado de una película tan mítica que es imposible que cumpla las espectativas. Audrey Hepburn es la definición de belleza clásica y elegancia, eso es innegable, pero la película me pareció uno de esos clásicos que lo son por lo que fueron en su momento, no por lo que siguen siendo.
Revisionada varios lustros después... mi opinión más o menos se mantiene. Es una película extraña, el relato de Capote por lo que parece no es una novela si no una descripción de un personaje, y teniendo eso en cuenta se comprende mejor una película que no es otra cosa que una disertación sobre una pobre muñeca rota, el clásico ejemplo de una pobre niña sin apenas malicia que no quiere otra cosa que ser libre y que no se ha dado cuenta de que el mundo no es así. 
Sin embargo, como película pura y dura, me parece bastante menos redonda. El ritmo es lento, y se basa en los clásicos actos no demasiado conhexos y peca algo de un simbolismo excesivo. La historia de amor se me antoja increible, y la película recurre también al humor sencillo y casi pueril de las comedias de aquella época, y ese tipo de humor y cosas tan horribles como el japones estereotipado me horrorizan una barbaridad. 
Es una película que me parece algo extraña. En ocasiones es un relato triste sobre una muchacha vacía, y en otras quiere ser una comedia romántica protagonizada por una de las grandes estrellas de Hollywood... y no siempre logra encontrar el equilibrio entre ambas caras.

El tesoro de Sierra Madre

No soy el mayor fan del mundo de Bogart y no sabía muy bien que esperar de esta película, y para mi sorpresa me he encontrado una de las mejores interpretaciones que le he visto en un papel tan goloso para el actor como desagradecido de cara al público, y el papelón de Bogart es sólo un punto más de una película redonda a todos los niveles.
"El tesoro de Sierra Madre" no es una película amable o simpática, y tampoco hay en ella lugar para la comedia, es una fábula oscura, una alegoría contra la codicia y el como esta destroza a las personas e imposibilita la confianza entre ellas.
Un trío de americanos en la ruina se unirán para aventurarse en las tierras más inhospitas y desconocidas de Mexico esperando encontrar oro. Lo encontraran, y ahí comenzaran los problemas pues pronto toda la amistad que parecía haber entre ellos dará paso a una creciente desconfianza que acabará desembocando en una auténtica locura.
La película tiene unas interpretaciones brillantes, una fotografía también notable con algunos planos sorprendentemente simbólicos; tecnicamente sólo le echaría en cara las secuencias de acción, algo flojillas. Sin embargo los pocos defectos de la película quedan completamente enmascarados por su grandísimo guión, sencillo a la par que redondo. Un guión y un montaje que desarrollan a la perfección el conflicto de los personajes de una forma lógica y coherente en el que resultan creíbles a la par que sorprenden los giros de guión. Todo ello con un ritmo muy bien medido que acrecenta poco a poco la tensión hasta que esta explota en las pequeñas pero inevitables secuencias de acción.
Una película con más de 65 años que apenas ha envejecido y que se muestra terriblemente actual. Muy recomendable.

Sabrina

Enlazó a Hepburn con Bogart con esta película. No sabía muy bien que esperar de ella al no encuadrarse en mi género favorito... pero no recordaba que era del gran Billy Wilder, y eso significa guión, guión y más guión. Y lo cierto es que me ha gustado.
La película no es nada del otro mundo, sobre todo porque vista ahora es una historia que ha sido contada ya muchas veces. Tenemos un extraño triángulo amoroso donde dos hermanos millonarios -uno obsesionado con el trabajo y otro un vividor- se enamoran de una doncella algo atolondrada. No hay malicia ninguna y todos acaban contentos y alegres, es una historia muy blanda... pero estas historias o son algo oscuro o son cuentos de hadas, son tan increíbles que han de ser extremas. La historia es sencillita, pero el guión y la dirección soberbias.
La química entre los actores no me parece demasiado grande, pero Wilder sabe manejar ese problema haciendo a Bogart un personaje torpe y dándole un papel de comedia pura y dura en el que uno no esperaria verle, y donde se desenvuelve sorprendentemente bien. Holden cumple con su papel y Hepburn llena la pantalla convirtiéndola en un pase de modelos. Los diálogos son rápidos e ingeniosos, con algunas frases memorables y un ritmo muy acelerado.
No soy muy de las comedias románticas de los 50 porque suelen ser más dramáticas y autocomplacientes que otra cosa, pero en esta la comedia esta muy presente y en algunos momentos directamente roza el género disparatado. Una muy grata sorpresa.

Uno. Dos. Tres.

La definición de ritmo. Vi esta película hace más de una década y tenía muy buen recuerdo de ella, y en su revisionado ha mejorado esa impresión.
La película es la adaptación de una obra de teatro en la que vemos como el director de la delegación de Coca-Cola en el Berlín-Oeste de 1961 tiene que lidiar con la caprichosa hija de su jefe, que cometerá un tipo de indiscreción muy mal vista en los años de la guerra fría. Al mismo tiempo el protagonista tendrá que lidiar con un matrimonio en crisis y con una delegación de rusos. La película es una comedia disparatada, con un ritmo demencial en el que las ágiles líneas del guión se suceden a todo trapo criticando aspectos tanto del comunismo como del capitalismo. La película dispara contra el comunismo, a los que dibuja como unos chapuceros en todo momento... pero también apunta al capitalismo con mucho más cinismo y agudeza, la película es ecuanime con ambos bandos y bajo su destenillante comedia pueden verse las líneas de un alegato contra el conflicto y no deja de ser sorprendente que una película como esta pudiera rodarse.
No obstante, lo principal es la comedia. La película tiene como principal cometido hacer reír, y hacerlo durante todo su metraje, y eso lo consigue sin duda. Todo se complica hasta el absurdo como ha de ser en una buena comedia; pero, no obstante, el protagonista controla todo el caos en todo momento; James Cagney está a la altura, echándose la película a la espalda y dotando de un gran carisma a su protagonista.
Una buena fotografía en blanco y negro y una buena dirección de actores enmarcan un montaje y un guión absolutamente brillantes. Una de mis comedias clásicas favoritas. Absolutamente recomendable.

8 comentarios:

Pennywise dijo...

Tengo muchas lagunas de cine clásico que no sea de terror o ciencia ficción o bélico pero es que las comedias románticas de aquella época me repelen bastante. Falta una asignatura de cine en el colegio para que nos eduquen adecuadamente y no solo nos bombardeen con Disney o horror con otra entrega más de Piecito y sus amigos.

eter dijo...

Lo malo del cine clásico es que hay que saber escoger, a fin de cuentas "Desayuno con Diamantes" no deja de ser una "Pretty Woman" del 60, en lo referente a ser un blockbuster y cosas así... quizás dentro de X años se considere un clásico "una rubia muy legal", cosas más raras se han visto XD.

Con los clásicos siempre es un poco lotería ver alguna, las venden como tan buenas que luego te puedes llevar un chasco. Yo estoy intentado recuperar algo del tiempo perdido y ver algunas, pero me he encontrado un poco con todo, "Desayuno con diamantes" sigue pareciendome flojita, pero "El tesoro de Sierra Madre", que nunca estuvo en mis planes verla, me ha parecido una maravilla increible.

juan truchado dijo...

En el cine clásico me adentre de la mano de ese gran programa que feu Que Grande es el cine, que lo mismo te ponían el séptimo sello como la Diligencia, Cantando bajo la lluvia a Casablanca.

Y uno de sus grandes problemas es que aunque no hayas visto en tu vida la peli de marras, tienes las sensación de que la has visto mil veces de lo copiada que esta.

"Todos los hombres quieres amarla y todas las mujeres ser como ella". La cita no es mía, no recuedo de quien es, pero resume perfectamente lo que significio en su momento Desayuno con diamantes. La peli, efectivamente, no es nada del otro mundo pero esa da igual.

El tesoro de Sierra Madre es otra historia. Dirigida por seguramente el director que mejor ha sabido nunca mostrar la naturaleza, hasta el punto de que la boca te sabe a polvo y barro, protagonizada por tres actores en estado de gracia, y contando una historia que ningún estudio se atrevería a poner en marcha hoy en día. Peliculón del quince.

Siguiendo con Bogart, si no has visto Casablanca, ya te estás poniendo con ella. Y la Reina de África, que creo que no esta a la altura de su leyenda, pero no deja de ser una magnífica película. En cambió, sus pelis de cine negro, tipo El Halcón Maltes, Cayo largo o el Sueño eterno sólo te las recomiendo si eres muy fan del género negro, porque te vas a encontrar 12.000 esteriotipos, entre otras cosas, porque estás pelis se inventaron los esteriotipos.

Sabrina la recuerdo como una obra menor de Wilder, y aún así es mejor que todo lo que se estrena en su género desde hace años.


eter dijo...

Je, precisamente "Uno. Dos. Tres." la vi en aquel programa. Muy grande Garcí, algunas veces se pasaba con cosas demasiado duras para un espectador normal... pero descubrí mucho cine gracias a aquel espacio.

Desayuno con diamantes es A.Hepburn... que sencillamente es una de las bellezas más hermosas y elegantes de la historia del cine. Pero como película no le vi nada hace años y no se la he visto ahora.

De acuerdo en lo que comentas de John Houston y la suciedad, también se ve mucho en "La reina de Africa", aunque esta me decepcionó bastante porque como dices no está a la altura de su leyenda. De Bogard estoy haciendo un ciclo, así que más pronto caera una reseña con estas películas y alguna más... y bueno, los estereotipos si te pillan de buenas son graciosos, porque el carisma que tiene en "El sueño eterno" es increible. No era gran fan del actor, pero me esta gustando mucho al redescubrirlo... aunque en ese entrada muchos papeles serán parecidos y es en esta, con ese villano de Sierra Madre y esa comedia de Sabrina donde le he visto en papeles muy inusuales.

Gambit dijo...

El final de Sierra Madre... dios mío, sencillamente no hay adjetivos. Como gran fan del western siempre fui tangencialmente viendo muchos clásicos estadounidenses.

Eso que señalas es verdad Eter, por ejemplo, vi "Con faldas y a lo loco" de B. Wilder... por supuesto que yo quería ver conocer a Monroe (y que no fuera por fotos), pero igualmente, gran decepción (excepto Monroe claro).

"El sueño enterno", larguísima novela de Chandler (me gustaría decir que vale la pena, pero no lo creo); en esa época la novela negra policial hacía de las suyas en las adaptaciones cinematográficas; con el "Halcón maltés" no tuve una mala experiencia.

Ahora que como "Casablanca" o "El crepúsculo de los dioses", no he visto cosas de tal talla.

eter dijo...

De Sierra Madre sabía muy poco, y no sé porque la confundía con la Reina de África, así que me esperaba una de aventuras y no la salvajada que es.

"Con faldas" es un poco como "Sabrina", ves a Wilder en algunas líneas de guión memorables, y en general son buenas y divertidas películas muy entretenidas... pero se nota que están para el lucimiento del actor de turno.

A mi "el sueño eterno" me encantó, pero vamos, es de las que hay ver varias veces porque la cantidad de nombres y la densidad de la trama es brutal XD.

"El crepúsculo de los Dioses" y "Casablanca" me gustan, pero pondría por delante algunas como "El apartamento" o "Ciudadano Kane". En todo caso, estamos hablando de un nivel ya muy superlativo de películas.

Angel R. dijo...

Saludos ETEr, disculpa el off topic, pero no se como buscar, y eso que me las apaño bastante bien con google, pero no doy con esta pelicula, tal vez no la viste pero seguramente sabras como rastrearla mucho mejor que yo.

Es una pelicula vieja que vi hace años en señal abierta en mi pais, es inglesa no estoy seguro pero debe ser de los 60 o 70... la habre visto por 1era vez en el 85,86... pero se que en esa epoca no se importaban peliculas para tv del cine con tanta celeridad como ahora, asi que por eso debe ser de los 70 u 60.

La pelicula esta ambientada en el londres de la postguerra año 49, 50 por alli, es la historia de un chico que vive soñando despierto, como siempre hay una chica inalcanzable de su escuela, de la que el se enamora, pero como no puede declararsele por cobarde, no encuentra una forma de entrarle, hasta que organizan una obra de teatro en el colegio, el participa en el casting esperando quedar de prota al lado de ella que logro el rol principal de la obra, pero no lo logra, sin embargo logra el papel de el villano y en la escena final del villano luego de secuestrarla la besa, basicamente esa es la trama, por mas que busco no doy con ella... El chico se pasa repitiendo la misma frase una y otra vez en la peli, los sueños sueños son.

eter dijo...

Uff... no me suena de primeras, y la temática que comentas es muy de cine británico con esos colegios estirados suyos y un poco de lucha de clases.
La frase parece sacada de "La vida es sueño", pero dudo mucho que los ingleses adapten a Calderon. ¿No tienes la cita en versión original? Quizás así sea más fácil la búsqueda.