jueves, enero 21, 2016

Virtudes y defectos del mejor y el peor Tarantino

Los odiosos ocho

¿Es "Los odiosos ocho" una buena película?
Sí, eso sin duda. Es una película impecablemente dirigida, con una actuaciones antológicas, un guión sumamente cuidado y un ritmo que redefine la palabra tensión.

¿Es recomendable?
Si te gusta Tarantino, sí. Si no, no... y si no conoces a Tarantino tampoco es la mejor película para hacerlo.

El problema de esta película es que es un ejercicio de onanismo cinematográfico. Como diría Woody Allen, esto no es algo necesariamente malo, y de hecho prefiero la autenticidad de Tarantino a la pobre carrera que se ha visto obligado a ejercer... no sé, Bryan Singer. No obstante, no puedo evitar pensar que mis películas favoritas de Tarantino son sus primeras obras y que ahora, desatado, ha perdido parte de su garra. No quiero decir, ni mucho menos, que la película no me haya gustado... pero creo que con un productor encima que le hubiera apretado un poco, con un poco menos de libertad y la obligación de reducir la película a un metraje más convencional... creo que esta película que me ha gustado me habría maravillado.

La película nos presenta un siniestro y fascinante "Cluedo". Durante gran parte de la película vemos a ocho personajes encerrados en una mansión, pero Tarantino no intenta resolver un misterio, no le importa quién va a morir, ni quien va a matar a aquién. Puede parecer que hay buenos y malos, pero pronto vemos que los buenos son también tan villanos como aquellos a los que habíamos colgado la etiqueta de malos, y que en el negro corazón de estos últimos también hay un poco de luz. Como dice el título, todos los personajes son odiosos, pueden ser más listos o más tontos, más guapos o más feos, más nobles o más ruines. Pero en esta cabaña en la que un cazarrecompensas y su presa se resguardan de la tormenta todos los personajes son unos malditos bastardos que se odian entre ellos por rencillas anteriores, rencores de la guerra de secesión o simple y llana antipatía. Todos son asesinos y uno sabe que llegado un momento comenzará un baño de sangre, la pregunta es cuando sucederá y como sucederá, y el disfrute es ver como poco a poco sube la tensión, con largos silencios y conversaciones aún más largas con el sello inconfundible del autor. 

Los actores están magníficos, aunque no me sumaré a las loas a Samuel L Jackson... que llena la pantalla, pero hace Samuel L Jackson, con mucho me quedo con Walton Goggins, autenticamente monstruoso como sheriff. El guión es brillante, aunque algún personaje está algo desaprovechado y en demasiadas ocasiones Tarantino recurre al truco de repetir frases en diálogos en apariencia insustanciales. El ritmo es pausado, pero la ausencia de acción física se compensa que una tensión verbal y unas peleas dialécticas continuas de una intensidad brutal. La fotografía de exteriores es magnífica, pero es que incluso más espectacular el partido que se le saca a la gran sala en la que se sucede la mayor parte de la película. Con el montaje si tendría alguna pega pues, como he dicho, la duración de la película es excesiva.

Pensando individualmente cada escena, pocas pegas les encuentro. Alguna escena puede parecerme larga, pero están todas tan exquisitamente rodadas y dotadas de esa chispa del cine de Tarantino de la que tan fácil es ser cómplice que no podría eliminar ninguna. Pero me gustaría que algunas escenas fueran más cortas o que algunos diálogos estuvieran algo más comprimidos, casi tres horas de metraje se hacen excesivas para una película cuya trama principal es extremadamente simple.

Una película que reúne todas las virtudes de Tarantino, pero también todos sus defectos. Si a uno le gusta Tarantino, disfrutará como un enano, pues su cine es tan particular que lo que he calificado como defectos pueden ser también llamados virtudes... pero así mismo, para aquellos a los que no les guste su cine, lo que a muchos nos parecen virtudes pueden ser defectos.

2 comentarios:

Salva. JE dijo...

Vaya por delante que me gusta el cine de Tarantino. Malditos Bastardos y Reservoir Dogs serian mis preferidas, seguidas de cerca por Pulp Fiction y Kill Bill. Pero Los Odiosos Ocho me parece un truño de dimensiones epicas. Django ya me decepcionó un poco, pero nada comparable a esta ultima peli. Es taaaaaaan excesivamente larga para lo poco que cuenta. Y vamos, el cluedo que quiere crear no llamó mi atencion en ningun momento y se resuelve de forma muy barata, salvo la ultima escena. Me da un poco de rabia que ha determinados directores o estudios se les permite todo, y si no te gustan es porque no los entiendes. Nada mas lejos de la realidad; me encanta Tarantino pero su ultima peli es basura. Al igual que, por ejemplo, me encanta Pixar pero El viaje de Arlo es infumable

eter dijo...

No soy tan extremista, pero entiendo lo que dices.
A mi me ha gustado, y algunos de sus diálogos me encantan... pero le falta contención, creo que si a Tarantino le hubieran obligado a meter la película en 2 horas habría tenido que agudizar el ingenio y el resultado de esto habría sido una mejor película.