miércoles, febrero 03, 2016

¡Mira, un perro con dos cabezas!

En costas extrañas

Tercera novela que leo de Tim Powers. Trás el bajón que supuso “la fuerza de su mirada” (ver reseña), en esta novela me he encontrado todo lo que me encantó en “las puertas de Anubis” (ver reseña). El estilo de este autor es muy particular, tremendamente fantasioso a la par que bien documentado. Las suyas son novelas frenéticas, no hay demasiados personajes pero a estos les pasan centenares de cosas que se suceden a un ritmo vertiginoso, todo ello siempre enmarcado en un marco histórico muy respetuoso y estudiado… en el que mete todo los tópicos fantásticos imaginables, justificándolos con una claridad casi matemática.
Así pues en esta novela, ubicada a principios del siglo XVIII, tenemos a un titiritero metido a agente bancario que viaja al Caribe con la esperanza de matar a su tío, que engaño a su padre y propició que este muriera en la indigencia, el problema es que su barco será atacado por piratas… y a partir de ahí comenzara una locura en la que él mismo se convertirá en pirata, un pirata envuelto en una particular batalla en la que un brujo vudú y Barbanegra intentan valerse de la fuente de la eterna juventud para conseguir sus fines. Tenemos romance, tenemos algo de comedia, tenemos aventuras, playas caribeñas, angustiosas selvas de Florida, persecuciones y batallas con barcos de Real Armada Británica, así como hechiceros, zombies y maldiciones centenarias.
Todo ello narrado con una velocidad vertiginosa, en apenas un par de páginas pueden suceder varias escenas importantes. Los personajes están bien desarrollados, y todos los elementos mágicos son bien explicados y no hay ninguna trampa de guión demasiado grande, sucediendo todo de una forma bastante lógica de acuerdo a las reglas que el propio autor va explicando paulatinamente. Todo transcurre con bastante agilidad. Únicamente en la secuencia de la Fuente se me hizo la lectura un poco confusa, es la secuencia donde más magia y más simbolismo hay y se me hizo algo excesiva (aunque entiendo que también era la intención del autor). El estilo de Tim Powers no es el más accesible del mundo, está todo tan estudiado y medido que su fantasía histórica por momentos parece novela negra, y se le suele ir de las manos en algunas secuencias donde tiene demasiado que explicar y donde exige un poco de esfuerzo del lector; en esta novela sucede, aunque muy puntualmente y en general me ha parecido una novela muy ágil y entretenida de leer, una auténtica fantasía de piratas cuyas 300 páginas se leen muy amenamente. Esta es novela es una de las principales fuentes de inspiración de Monkey Island y, por extensión, de la saga de “Piratas del Caribe”, y al menos en mi opinión, es tremendamente superior a esta última.

8 comentarios:

Pennywise dijo...

Muy chula, algunos pasajes son mejor que otros(precisamente por aturullamiento de información) pero es una buena mezcla de piratería y fantasía. Precisamente después leí Las puertas de Anubis y me gustó más.

Setzer dijo...

No sabía que era la inspiracion de Monkey Island. Interesante, la tendré en cuenta para futuras lecturas.

PD: ¿Para cuando te vas a jugar los Monkey Island?

juan truchado dijo...

Los únicos que merecen la pena son los dos primeros, absolutamente míticos.

No conocía a este autor, parece interesante.

eter dijo...

Pennywise, las Puertas de Anubis es otro novelón... es una gozada como este hombre hace una fantasía tan bestia en "el mundo real".

Setzer, no creo que sea la única inspiración, pero si me suena haber leído que Ron Gilbert decía que era una de sus principales inspiraciones.
Algún año jugaré la saga....

juan truchado, tengo ganas de jugarlos, sobre todo el segundo.

cantor de relatos dijo...

Estoy de acuerdo con todo lo que reseñas. Sin envargo, no me gustó. Puede que fuera por leerla entre martin y Abercrombie. Però no me gusto demasiado. Me senti algo decepcionado al terminar-la. Como si al final no me hubiera contado nada trascendente. Separandolo y analizandolo no me parece que tenga nada malo. Però simplemente no me gustó el resultado final. tampoco me desagradó, pero me dejó un extraño sabor de boca. Puede que sea que no me agrada el estilo del autor, es su unica novela que he leido. Quien sabe. Buena reseña sin embargo. Como todas las tuyas.

eter dijo...

Es estilo es particular. A mi me gusta, pero es cierto que es algo raro, sus historias no dejan de ser muy "pequeñas" al final, aquí verdaderamente no deja de ser la historia de un titiritero y un par de piratas, al final todo se resuelve con una ligereza que contradice un poco la grandeza de algunas secuencias preeliminares.
A Abercrombie aún no lo he leído, pero de Powers a Martin va un mundo en estilo, eso esta claro.

cantor de relatos dijo...

Pues recomiendo a Abercrobie aferrimamente. Puede que no este al nivel de Martin, pero es de los que mas se le acerca. Su estilo es parecido, crudo, sanginario, mezquino y apenas magico, pero bastante distinto a su vez. Te lo recomiendo, me gustaria leer alguna resenya tuya de este.Estos dos junto a Sanderson y Rothfus( aunque puede que sea un poco prematuro decir eso con su escasa bibliografia) son para mi los pinaculos de la fantasia, no solo moderna.

eter dijo...

Los tengo los tres en la cola como futuribles lecturas. Rothfus me he propuesto no leerlo hasta que este la trilogía completa, y Abercrombie suena mucho ahora... de Sanderson hasta tengo un libro desde hace 3 o 4 años esperando ahí a ser leído.

En todo caso, ahora estoy tirando sobre todo de clásicos, no se muy bien cuando volveré a la fantástica (al margen de una lectura casi inminente de lo último del maestro Pratchett)