jueves, junio 23, 2016

Knope for 2016

Parks and recreation

Pawnee. Indiana. Una ciudad más del medio oeste de los EEUU. Una ciudad en la que las verduras están prohibidas y las bibliotecas son tabú. Una ciudad gobernada por una empresa de dulces y silenciada por los periodistas más inútiles imaginables. Una ciudad levantada sobre una cantidad ingente de muertos indígenas honrados en la más surreal serie de murales. Una ciudad gobernada por el recuerdo de un pony y siempre a la sombra de la cosmopolita Eagleton. Un nido de idiotas que sirve de marco a una de las mejores y más divertidas series que he visto en mucho tiempo: "Parks and recreation".
Creo que cualquiera que ojee un poco el blog se dará cuenta de que Seinfeld es una de mis series favoritas (ver muestra), y si bien no me atrevería a decir que es la mejor serie que he visto, si puedo decir sin problemas que es mi comedia favorita. No diré que esta serie llega a su nivel, pero es una de las pocas series con las que creo que no resulta ofensivo hacer esa comparación, y lo gracioso del tema es que el enfoque de "Parks" no podía ser más radicalmente diferente al de la serie de Larry David y Jerry Seinfeld. Donde aquellos cuatro neoyorkinos nos retrataban un mundo deprimentemente oscuro, egoista, mezquino y realista... "Parks" es lo opuesto: luminosidad, generosidad, esperanza, altruismo, optimismo.
Pawnee es una ciudad horrible, con todo lo peor que uno pueda imaginarse de la sociedad actual. Y en ella brilla Leslie Knope (Amy Poehler, protagonista absoluta de la serie), una mujer optimista que -con algunos de los prejuicios inherentes a toda buena habitante de esa ciudad- es un torbellino de generosidad y altruismo, alguien dispuesto a darlo todo por sus amigos y su cuidad, una política en el sentido más utópico de la palabra cuyo sueño es ser presidenta... y cuyos sueños eróticos están protagonizados por Joe Biden (y digo esto porque la serie es tan buena y llegó a ser tan popular que al final Biden, así como McCain, Michelle Obama y otros políticos ilustres de la escena norteamericana se pasaron por ella). Leslie forma parte del departamento de parques de la ciudad, un departamento liderado por un jefe anarquista (el Ron Swanson de Nick Offerman es uno de los personajes más espectaculares que jamás he visto) y en el que también encontramos a algunos inconpetentes más. 
La serie -spin-off the "The office"-, podría haberse quedado en un falso documental de política con un grupo de personajes esperpénticos de protagonistas, sin embargo poco a poco crece y, tras sus dos primeras temporadas más irregulares, evoluciona hacia algo distinto, algo extraño e inusual. "Parks" pasa a ser una serie con argumento. La mayoría de las comedias viven en la inmovilidad, en un escenario fijo en el que el tiempo no parece pasar, donde los personajes no evolucionan en años. No "Parks". En "Parks" los personajes crecen, se casan y tienen hijos, cambian de trabajo o progresan en el suyo. Y si, en algún momento se nota mucho que la serie no sabe que hacer con Tom, o que tiene que buscarse una excusa mala para que la angelical Ann Perkins siga en el casting principal, pero normalmente encuentra buenas soluciones para estos casos y el desarrollo de la pareja de Andy y April debería ser de obligado estudio en cualquier carrera de narrativa televisiva. En una serie de siete temporadas, donde el motor de la comedia es en parte una critica a la sociedad americana, una de las grandes virtudes de la serie es naturalmente la entrañable serie de secundarios que pueblan la ciudad, secundarios en los que también se producen avances, con estos secundarios, con su bloque de protagonistas también en perpetuo movimiento y con esa narrativa de falso documental que permite a los personajes volverse hacia cámara para reflexionar sobre sus propias acciones e intercambiar confidencias con el espectador, la sensación no es otra que la de que la serie esta viva.
Al final es imposible no encariñarse con sus personajes. Es imposible no querer a ese supervisor obsesionado con la salud, porque por muy excéntrico que parezca su personaje es al mismo tiempo terriblemente honrado. Es inevitable no cogerle cariño a ese entrañable contable y disfrutrar con sus frikadas o alegrarse cuando ver que un juego de conos se hace popular. Es imposible no empatizar con el pobre Jerry, Larry, Terry, Gary. Es imposible no querer a ese oso gruñón ultra liberal que tienen de jefe, pues es consecuentemente fiel hasta el extremo a sus principios. Es imposible odiar a ese tonto genérico que parece al principio Andy ni a su aparentemente emo pareja. Uno, al final, le coge cariño hasta a Jean Ralphio.

Tropocientas series americanas nos llegan todos los años y, resulta curioso que una de las mejores no hay sido aún comprada para su emisión. Uno sólo puede dar gracias a internet por permitirle descubrir esta joya bruta y, después, sumarse al consenso general y recomendarla encarecidamente. En estos tiempos donde las sitcoms hace mucho que dejaron de estar de moda, series como esta demuestran que aún hay espacio para las grandes comedias en la televisión.

5 comentarios:

Yer_Wells dijo...

Sin duda alguna, una de las mejores series que he tenido el gusto de ver. Me dio pena cuando terminó mi maratón, ya que la vi entera del tirón. Ha sido mi forma de descubrir a la magnífica Amy Poehler, a la que desde ya marco en mi podio de actrices de comedia favoritas.

LAR dijo...

Yo la deje hace poco a principios de la segunda temporada, porque no me parecio nada especial...y eso que sabia que la serie remontaba mucho, gracias a comentarios, recomendaciones y un monton de gifs con cosas de la serie. Tendre que retomarla en cuanto termine alguna de las series que estoy mirando.

eter dijo...

Yer_Wells, se les coje un cariño terrible a todos los personajes (menos a Tom, quizás, demasiado capullo en ocasiones), es extraño ver una comedia de este tipo en la que se desarrolla tanto y tan bien a los personajes.

LAR, a mi en general las dos primeras temporadas me gustan, pero son las más flojas, es a partir de la tercera -con la llegada del nuevo jefe y del contable- cuando la serie pega un subidon espectacular.

dececon dijo...

Otra serie que me apunto. Tus últimas recomendaciones de comedia (como Alpha House) me han encantado, así que le echaré un vistazo.
Lo más curioso es que es la primera vez que oigo hablar de ella, ¡y son siete temporadas!

eter dijo...

Fuera de EEUU parece que apenas es conocida, pero allí ha sido todo un bombazo.
Es una serie extraña, con el formato de falso documental de "The office", y cuesta un poco acostumbrarse a ella de primeras, pero una vez lo haces es una maravilla.

pd: había rumores hace meses, pero parece que nunca van a anunciar una tercera temporada de Alpha House :(