miércoles, septiembre 07, 2016

Un Zelda menor

The legend of Zelda: the Minish Cap

Especialmente en formato portátil, aún me quedan muchos Zelda que jugar. Este era uno de ellos, pero hace unos días decidí por fin ponerme con él aprovechando que era uno de los juegos que Ninty en su día dió como compensación a aquellos que se habían gastado 250 € en una 3DS cuando bajó considerablemente el precio de esta para potenciar las ventas.
Del argumento no tengo mucho que decir. Hyrule... blah, blah, blah... un niño con ropa verde, blah, blah, blah.... la princesa Zelda en apuros, blah, blah, blah. Esta vez el malo no es Ganondorf, si no Vaati, y no hay Impa ni Trifuerza ni Espada Maestra, pero a efectos prácticos es lo mismo de siempre y poco importa donde se ubique este juego dentro de la extraña línea temporal de la franquicia. Tenemos lo de siempre, un personaje que ha de superar mazmorras repletas de enemigos y puzles. Tenemos una pequeña ciudad y algunas aldeas, con bastantes historias secundarias a completar. Además, en este Zelda, a pesar de contar con un mapeado bastante pequeño es también bastante destacable que el propio mundo actua como una gigantesca mazmorra y muchas veces alcanzar la entrada a un templo conlleva un desafío mayor que superar el templo en sí.
Las principales señas de identidad de este Zelda son una especie de pedazos de medallas que iremos coleccionando a lo largo del juego y la reducción de tamaño. El primero de estos puntos constituye la búsqueda secundaria más grande del juego, hay decenas de fragmentos de medallas y estos se combinan con otros que están en posesión de los personajes del juego, desbloqueando pequeños, extras y -en un par de momentos- aspectos cruciales de la aventura; la idea es curiosa, pero llegado un punto se me hace repetitiva pues tampoco ofrece muchas variantes y en algunos casos conlleva largos viajes. La reducción de tamaño constituye el elemento diferenciador de este juego con respecto al resto de la franquicia, pues Link puede reducirse hasta el tamaño de un insecto y entonces pasamos ver como grandes obstáculos objetos y enemigos del mundo real; es una idea interesante, pero a efectos prácticos tiene poco uso más allá de algún momento en la ciudad principal pues al final las zonas diminutas y normales suelen ser bastante excluyentes entre ellas.
Técnicamente me parece un juego bastante limitado. El control es demasiado sencillo, es un juego original de Game Boy Advance y había pocos botones para usar y aquí el juego recurre a la libre asignación de estos por el jugador, pero el gastar un botón para el juego de las medallas me parece excesivo cuando podría haberse implementado alguna otra opción y tener al menos siempre la espada asignada en algún botón. Además, el juego intenta recuperar en parte la jugabilidad del "four swords" mediante un extraño sistema de clones que no termina de funcionar. Visualmente es resultón y muy agradable a la vista y al oído, pero recicla demasiado temas sonoros del Ocarina y los diseños de Wind Waker. Es un juego bonito, pero en el que se nota que se ha ahorrado todo lo que se ha podido, y esto se traduce en que el mapa de este Hyrule es muy pequeño; y ello inevitablemente deriva en uno de los grandes defectos del juego, y es que con apenas 6 mazmorras y un mundo tan pequeño es un juego corto, el mundo esta muy bien diseñado y hay secretos para aburrir, y como he dicho anterior todo es como un gigantesco puzzle... pero es un juego corto. La dificultad del juego no es demasiado elevada, pero tiene un defecto que no me gusta nada y es estar dotado de una gran linealidad, ciertos caminos solo se abren tras alguna acción en concreto y eso provoca que la exploración sea en ocasiones algo frustrante. 
Es una aventura simpática y entretenida. Es bonita y tiene un toque retro agradable. Algún nuevo item es curioso y, junto con la idea de la reducción de tamaño, consigue aportar a la saga algunas nuevas ideas en lo referente a los puzles.
No obstante, es un Zelda menor. Un juego no demasiado complejo y bastante corto que creo que esta algo sobrevalorado en el recuerdo popular, porque sinceramente un juego al que le han dado tantos palos como Spirits Tracks (ver reseña) me parece muy superior. Los Zeldas siempre suelen ser recomendables, y este lo es... pero me parece justo decir que no es especialmente recomendable

8 comentarios:

Smith-corona dijo...

Es curioso el ultimo punto. No recuerdo que ha este juego le pese la losa de ser demasiado lineal, cuando el mundo esta tan limitado al avance del juego como cualquier Zelda de la generaciob wii/ds. Ya vemos con el de wii u si nos vamos al otro extremo

Mencion especial al jefe final, o al meno yo lo recuerdo mas complejo que la mayoria del resto de la saga.

eter dijo...

A mi es que me molesta mucho ir a una zona y que este bloqueada descaradamente por el juego hasta que no hables con tal personaje XD.

Y si, el jefe final es mencionable. Muy jodido... en su primera forma, tanto que casi estuve a punto de dejar el juego porque me parecía desquiciante y no veía como iba a sobrevivir al resto de sus transformaciones con lo tocado que esta me dejaba (y además antes había una batalla contra tres caballeros al mismo tiempo que me quitaba también vida y -sobre todo- tiempo)... pero tan pronto como supere esa forma, las otras dos apenas me quitaron vida XD

Kururin dijo...

Los Zelda portátiles son el infierno. No los hace Nintendo, sino un estudio interno de Capcom. Por desgracia pensaron que la concatenación de acciones absurdas e incongruentes para acceder a las mazmorras sería la Marimorena. Que pongan en busca y captura a los que diseñaron los dos Oracle.

De este me acuerdo el calvario hasta llegar a la de hielo, la del pulpo rojo. Y el palacio del aire tenía su miga, con la raya de los güevos.

eter dijo...

juas, pues varios amigos me habían recomendado mucho los Oracles XD.

El pulpo no me pareció tan horrible, pero la manta raya si, así como el jefe final... al ver los créditos vi al bueno de Inafune por ahí, y lo cierto es que en muchos enfrentamientos veo demasiado mata-mata y una dificultad rollo Megaman para lo que son los Zeldas (aunque también es cierto que ese es el estilo antiguo de la propia saga, que algunos jefes del A link to the past eran un infierno)

Lourd YT dijo...

Es el más "pequeño" y más accesible con diferencia, pero también es el zelda portátil que más empaque tiene (junto a Link's Awakening, que por supuesto es mil veces mejor xD). A mí, jugar a Minish Cap me divirtió bastante más que a los de DS, y visualmente me parece el acercamiento más exitoso a la tecnología actual que ha tenido la saga (más que wind waker), nada de acuerdo contigo en eso.

Me alegro de que lo hayas jugado.

BladeThestral dijo...

Pues qué quieres que te diga, a mí este juego me encanta y es de mis favoritos dentro de la saga, aún lo rejuego de vez en cuando.

La gracia de este juego está en las misiones secundarias, en ver cómo el mundo se va abriendo poco a poco según tus acciones. Dentro de las limitaciones de la GBA, los escenarios son excelentes (aún no he vuelto a ver nada como la Región Inexplorada de Tabanta), y ítems como el jarrón mágico o el bastón revés tienen usos muy originales. Y en general los jefes son estupendos. Además Ezero es un compañero muy interesante, una mezcla de sabio y tocanarices XD.

Las piedras de la suerte son la verdadera clave del juego, irlas juntando y descubrir lo que revelan en el mapa lleva a muchos secretos que la primera vez que se juega se pueden quedar fuera, como las técnicas de la espada, las mariposas, el bumerán mágico, los jugos, los oráculos, los goron, etc. Además, al ser aleatorias, cada vez que juegues podrás acceder a unas cosas antes que a otras.

Vamos, que me parece un Zelda más que digno, a la altura de cualquier otra entrega para portátiles. Yo siempre recomiendo los juegos Oracle, si has jugado al Link´s Awakening son superiores en calidad técnica y puzles pero menos en historia. Yo empecé con el Oracle of Seasons, y siempre estará ahí para mí. Intenta probarlos al menos.

P.D. Dices que hay que dar muchas vueltas, y no lo niego, pero creo que Spirit Tracks es peor, porque tienes que hacerte el viaje en tren para ir a cualquier parte, en el Minish Cap hay muchos atajos si los buscas, y tienes la ocarina de los vientos.

Anonimatus dijo...

Lo de la longitud del juego es uno de los prejuicios que tienen muchos desarrolladores con las consolas portátiles, como es un juego para un sistema 'menor' y con menos presupuesto no hay razón para ponerle el mismo empeño y dedicación que para una consola de sobremesa.

Por suerte no todos los Zeldas portátiles sufren esa maldición, ahí están el Awakening y los Oracle, disfrutarás con ellos.

eter dijo...

Lourd YT, el Link´s Awakening es una de mis grandes asignaturas pendientes... se que no merezco llamarme fan de la saga sin haber jugado ni a este ni a los dos de NES XD.
Es más directo que los de DS, eso es indudable... pero estos en cierta manera parecen más ambiciosos, en este está todo tan comprimido que al final sabe a poco. Creo que es un juego de corte bajo a nivel presupuestario, pero aún así creo que tiraron casi por lo fácil y que podían haber hecho algo más "largo" (Majora´s mismo es un juego que hicieron en poco más de un año y es largisímo)

BladeThestral, la región de Tabanta es rara... parecía más un escenario de Metroid XD. Con lo de los items estoy muy de acuerdo, el bastón y el jarrón me encantan, y la capa da para cositas muy curiosas. Con lo de los jefes ya no estaría tan de acuerdo, no me parecen de los más inspirados de la saga y es un juego que, en general, no me termina de convencer en su sistema de lucha (y me parece un fallo, porque tiene algunos escenarios puros y duros de batalla). Ezero mola... pero es que después de Midna es muy difícil que un "acompañante" decepcione (creo que sólo la Zelda de Spirits me ha gustado tanto, pero claro, es Zelda, y es muy especial controlarla al fin)
Los Oracles también los tengo pendientes para mi desgracia... de portátiles he podido jugar poco por temas de épocas.
Spirits tracks ciertamente era pesado en sus viajes en tren, pero me encantaron los puzles del final y las posibilidades jugables que le sacaban al control.

Anonimatus, si, esa manía de hacer ports "pequeños" para las portátiles es francamente enervante en el caso de algunas franquicias.