jueves, diciembre 15, 2016

Aquellos no tan maravillosos años

Stranger things

Supongo que esta será una reseña polémica, porque esta es una de esas series que todo el mundo pone por las nubes y que parece que no se puede criticar. Vaya por delante que Stranger Things me parece una buena serie; una serie con un argumento sólido si tenemos en cuenta que su objetivo primordial es recurrir al factor nostalgia; una serie que engancha y que resulta entretenida de ver; y una serie con unos valores de producción y una factura técnica notables. Es una serie que considero muy recomendable, ya que a fin de cuentas apenas son 8 capítulos. Ahora bien, no me parece la gran maravilla que a muchos.
Así pues, comenzaré a hacer sangre. El argumento y el desarrollo de esta serie es muy discutible, me gustan como al que más las dimensiones paralelas y las teorías de la conspiración, pero una cosa es jugar con estas cargas y otra cosa es además marcarlas. Si una película tiene un tono ligero como “E.T” es más fácil creer todas las chorradas de niños, pero si una serie te mete un tono más oscuro y sombrío no me creo ya tanto cosas como que no se descubra a la niña en el sótano, que un crío aguante una semana viviendo del aire en Silent Hill, que las habilidades del monstruo se correspondan a las necesidades del guión o que un sheriff se meta en el corazón de unas instalaciones gubernamentales supersecretas como si nada. Como he dicho, podría tolerar esto en una película infantil como los Goonies (sobre la que también hago sangre unos pocos párrafos más abajo), como también puedo aceptar chorradas pulp en un slasher… pero la mezcla de ambas siempre me ha parecido extraña, y si a ello se le suma la seriedad de un producto pretencioso con mucho drama… sencillamente no me cuadra. Stranger Things consigue que casi cuadren, las costuras de este monstruo de Frankstein de la nostalgia ochentera no se notan mucho, pero a pesar de lo bien que esta hecho este producto en ocasiones no puede escapar a su origen de collage de tropocientas películas y series ya vistas y los guionazos se notan, y debido al tono tan profesional del resto del metraje estos momentos en los que el guión flojea -o donde sencillamente el contraste es demasiado grande- cantan mucho.
Stranger Things es entretenida, como he dicho desde un principio, pero no puedo evitar que me parezca un producto que no tiene verdadera personalidad, que intenta ser muchas cosas al mismo tiempo para contentar a todos, y que une todos los trozos con buena música y referencias a una cultura que todos sus espectadores potenciales adoran en lo que a veces me parece demasiado que se nota más que es un recurso comercial que artístico.
Y ahora ya cargaré directamente contra los ochenta, una década que tenía muchas cosas buenas pero también muchas malas. Eran los años de Reagan, los años de la superbonanza económica americana y del optimismo avaricioso, y bajo todo ello salieron algunas ideas muy potentes, pero el envoltorio no dejaba de ser el cuidadosamente estudiado de la época… y sencillamente no me gusta que los niños sean más listos que los adultos, o que estos sean muy crueles, y no me gusta que la chica más lista sea también la más guapa, y que además le mole el chico rebelde, no me gusta que el prota sea un chico normal y que tenga un amigo de una etnia y otro gordito, todos esos clichés de adoctrinamiento social sencillamente nunca me han gustado y nunca me han parecido nada especialmente simpático o destacable; así como tampoco me ha gustado el personaje chistoso que tiene soltar gracias sin gracia o el romance cutre y previsible con un malo muy malo (diría que, como a muchos, mi personaje favorito de la serie es la amiga de la chica, y más que nada porque es un personaje que inspira lástima por lo injusta y absurdamente discriminada que está en relación con otros personajes).
¿Qué todo lo anterior eran los ochenta? Puede ser, no lo niego. Pero eso no hacía a las películas buenas por mucho que queramos ensalzarlas ahora por la nostagia, puede que nos gustasen, pero las películas eran malas. Hace unos años vi unos minutos de los Gremlins, película que recordaba con mucho cariño, y no pude ver más… porque sencillamente había envejecido muy mal por infinitos aspectos. Quiero creer que si “La princesa prometida” sigue siendo una de mis películas favoritas no es por la nostalgia de las veces que la ví de pequeño, es porque sencillamente es una buena película, igual que “E.T” dentro de su ligereza me parece una película muy digna, algo que no puedo decir de los “Gremlins” o los “Goonies”, o de los mismísimos “Cazafantasmas” con todas sus chorradas ochenteras. Qué algo sea ochentero no lo hace bueno.
¿Qué recrear todo esto era el objetivo de la serie? Puede ser. Nuevamente no lo niego, y si ese es el caso desde luego la serie triunfa absolutamente pasando por todos los hitos que hicieron clásicas a muchas películas de la época, y además lo hace consiguiendo mantener una coherencia mayor que muchas de aquellas aventuras. Es una serie pretendidamente ochentera, pero tiene la continuidad y la consistencia de una serie actual.
Sé que me ha quedado una reseña extraña en la que hablo poco de la serie y me dedico más a desproticar contra unos años, y sé que me ha quedado muy negativa. Y no le hace justicia a la serie. “Stranger things”, como he dicho desde el principio, es una serie entretenida y muy disfrutable, y el guión es bastante sólido, y los actores están bien, y tiene un buen ritmo, y la fotografía y la música son excelentes. Es, a todas luces, una serie muy recomendable; pero creo que es también una serie a la que se ha ensalzado de sobremanera y a la que es bueno acercarse con unas expectativas moderadas.

Y ahora sigamos perdiendo seguidores poniendo epistolarmente a parir...

Los Goonies

"Película, no eres tú. Soy yo"
"Te entiendo, sé a lo que aspiras. No quieres ser otra cosa que una de aventuras protagonizada por niños".
"Por Dios, que te produce Spielberg, tu guión lo firma Columbus y te dirige Donner... no puedo esperar una película de Cronnenberg, como mucho puedo aspirar a Superman en Howgarts... que sería interesante porque la magia es uno de los puntos débiles del hombre de acero... pero no divagaré"
"Y en tus aspiraciones triunfas. Tu fotografía es increíble, y también tu ritmo, donde intercalas decenas de escenas de acción variadas y siempre sorprendentes e imaginativas al tiempo que desarrollas tus personajes más o menos bien, si bien lo haces a base de meter todos los tópicos posibles como el del asiático loco o el gordo cobarde y cansino". 
"Y tienes muchas aventuras de piratas, que eso siempre mola, con sus calaveras, sus barcos y esas cosas"
"Y entiendo que no tienes que tener respeto por las leyes de la física con el niño y sus inventos, como tampoco tienes que tener mucho respeto por los adultos o por las leyes del civismo... aunque si que tengo que decir que no entiendo demasiado ese rollo raro de triángulo amoroso que se gasta Samsagaz con su hermano Thanos y la novia de este... eso es raro"
"Entiendo también que Joe Pantoliano y Robert Davi tuvieron que divertirse mucho haciendo de esos villanos de opereta"
"Entiendo que quizás era el público potencial de esta película allá por finales de los ochenta, no ahora. He llegado como que un cuarto de siglo tarde a ver la película y esta, desde luego, no está pensada para treintañeros".
"Todo eso lo entiendo... pero no puedo evitar decir que me has parecido una mierda de película que se me ha hecho eterna y que no acababas nunca"

16 comentarios:

Pennywise dijo...

Solo he visto 5 minutos de los Goonies en mi vida y Cazafantasmas me sigue molando. Stranger things me gustó mucho y Dustin es la adorabilidad hecha chaval sin dientes.

Anonimatus dijo...

Si, eres tu. Los Goonies es una película que hay que ver por primera vez cuando se es niño, de adulto pierde parte de su gracia. Creo que una de las razones de su éxito era que pese a los manidos clichés que caracterizaban los protagonistas estos no tenían problemas en decir tacos y hacer chistes guarros, algo impensable en la mayor parte de obras de ficción protagonizadas por niños.

Yer_Wells dijo...

Estoy totalmente de acuerdo en que se la ha endiosado sobremanera. Es un buen producto, y logra mantenerte pegado, pero ha contado con el beneficio de salir en verano (época de general sequía seriéfila), lo cual le ha generado críticas sobre-positivas dada la ausencia de otro material.
Por cierto, ¿solo a mí me parece que en estos 8 episodios han dejado TODOS los cabos abiertos y no nos han contado NADA? XD

eter dijo...

Pennywise, yo los cazafantasmas creo que la vi demasiado tarde, y tiene ideas que me gustan mucho, y visualmente es muy potente, y tiene carisma y esas cosas, pero algunas partes del desarrollo de la empresa o lo tópico del malillo mezquino que va tras Weaver no me gustan nada.

Anonimatus, la verdad es que si, el lenguaje de la película es bastante chocante... aunque luego entra en conflicto con muchas otras cosas muy infantiles de ella. En fin, es una pena, creo que esta película me habría gustado de pequeño... pero ahora de adulto me resulta imposible conectar con ella.

Yer_Wells, es eso, es una buena serie... pero ni mucho menos es una maravilla, y le vino bien la temporada e incluso el formato de distribución de Netflix. Dentro de unos pocos años no creo que sea muy recordada, y va a ser curioso ver como intentan continuarla en la segunda temporada.
Los misterios siguen abiertos, pero los personajes al menos si que creo que evolucionan basntate.

LAR dijo...

Solo vengo a confirmar que La princesa prometida es una muy buena pelicula por meritos propios. Y la nostalgia no me influye en nada porque en mi pais no es un clasico tan recordado como parece ser en España, y porque la vi por primera vez la semana pasada xD

Del resto no puedo comentar nada porque no vi ninguna de esas cosas, salvo los Cazafantasmas pero hace tanto que no recuerdo nada.

OtakuLogan dijo...

Es la primera vez que leo una crítica negativa de los Goonies, ¡guau! Yo no la he visto, que conste.

Respecto a Stranger things, no he leído la crítica porque creo que tiene spoilers (¡el cartel de aviso!). Voy por el episodio 2, cuando la madre compra un teléfono e intenta que no se lo cobren porque su hijo ha desaparecido (hay un parón de dos segundos para remarcar la cara de desesperación de Winona Ryder y de la lucha interna de su jefe entre su codicia y su humanidad), entre escenas como esta y las del instituto esta serie se me puede hacer eterna con solo 8 episodios y posiblemente no tendré una buena opinión al final...

eter dijo...

LAR, de hecho con la Princesa lo que me pasó fue que me decepcionó algo el libro cuando lo leí ya con veintitantos años... me parece uno de esos casos en los que la película supera la obra orginal.

OtakuLogan, yo entiendo que la película guste a muchos por la nostalgia, porque creo que si la hubiera visto en su día me habría gustado... pero objetivamente me parece bastante normalita.
No te creas que hay demasiados spoilers... y vamos, la serie otra cosa no, pero previsible a grandes rasgos es y mucho XD.
Por cierto, si no te esta gustando Winona Ryder... preparate.

OverMaster dijo...

Pues a mi los Gremlins me parece que han envejecido bien, otra cosa es que ya hoy en dia no se podria hacer esta pelicula y que funcionase. Es demasiado oscura para los tipicos gustos de peliculas juveniles de hoy y demasiado ligera para los gustos de peliculas 'de monstruos' de hoy.

Aunque puestos me gusta mas Gremlins 2, que es mucho peor objetivamente pero es tan cafre y chorra a proposito que no puedo evitar sentir cariño por ella.

eter dijo...

Los Gremlins 2 es que era una locura muy grande XD

Arthas Nerzhul dijo...

Gremlins 2 tiene cosas memorables, resaltando ese gremlin inteligente, que en España tuvo la voz del gran Constantino Romero; y ese "Saruman" haciendo de cientifico.

Scarlet dijo...

Pienso igual. Stranger Things es una serie bastante entretenida, pero tampoco una obra maestra.

Sobre La Princesa Prometida... Es una buena muy película, admitiré que influye en mi cierta nostalgia, pero la vi de nuevo hace unos años y la historia me seguía encantando. Por otro lado, el libro pienso que, en algunos momentos, el autor desvariaba mucho xD

Me habéis dejado con ganas de volver a ver Los Gremlins xD

eter dijo...

Arthas Nerzhul, recuerdo poco más que un Gremlin Batman y alguna que otra locura de ese palo.

Scarlet, es que en la Princesa, cuando en el libro se pone a contar todas las historias de Iñigo y el resto se hace muy pesado; quizas de haberlo leído desde el principio así no tendría problemas... pero con la imagen en la cabeza de la película y el ritmo tan bueno de esta se hace pesado.

Gustavo Luis dijo...

Si está sobrevalorada pero me encantó la serie. Gremlins 3 es lo máximo el genio cantando como Sinatra.. uff. Los Goonies la volví a ver y si me gustó creo que mi nostalgia me gano y que OST tenia. La princesa prometida la tengo que ver y tengo un cariño por neverending story!!

eter dijo...

¿Te se ha colado un 3 en lugar de un 2? Pensaba que los Gremlins acaban en la 2 (en imdb por la 3 lo único que hay es un proyecto)

La historia interminable me da demasiado miedo intentar verla... no la vi en su día aunque me llamaba mucho la atención y demás... y verla ahora con sus "efectos" creo que sería un error.

erGuiri dijo...

Stranger Things es 95% nostalgia. Sus creadores por lo visto son incluso demasiado jóvenes para haber vivido esa época en directo, la vivieron después.

Creo que fue un gran acierto porque atacó a un gran segmento de población netflixera. Es un producto comercial magistral.

A mi, me encantó, pero efectivamente por Memberberrismo. Jajaja voy a tener que explicar lo de los Memberberries porque seguramente nadie los conoce al no seguir South Park (otra gran serie infravalorada en españa al ser muy time-dependent y USA-céntrica)

https://www.youtube.com/watch?v=lko1PzQyy-s

Para quien no quiera ver el vídeo, son unas bayas adictivas que te recuerdan "tiempos mejores".

Pues eso. Stranger Things es como zamparse unas member berries y tal y como dices, las cosas antes no eran mejores, nos lo parecen porque lo vivimos de niños.

eter dijo...

Los Duffer nacieron en el 84, son más jóvenes que yo... y yo no me acuerdo casi nada de los 80. Me cuadra con lo que dices, e incluso me cuadra con lo que veo en la serie, que más que retratar los 80 retrata como nos gusta recordarlos, donde ciertamente está la clave de su éxito.
El factor nostalgia, recordar tiempos que hemos idealizado y todo eso al perder la inocencia infantil, siempre es muy potente.