martes, febrero 14, 2017

Yuri on fire

DUELO XXV
(¡¡la batalla de los signos de exclamación!!)
Hibike! Euphonium 2 
vs
Yuri!!! on Ice

Nuevamente recurro a mi sección de duelos, ya que creo que genera reseñas más divertidas de escribir -y espero, de leer-, y porque además quizás las reseñas de estas dos series serían demasiado serias o aburridas... y luego, claro, ambas series tienen algunos puntos en común muy claros y me apetece enfrentarlas. Y para aumentar el surrealismo, lo haré con categorías que tomarán su nombre de momentos míticos de Seinfeld.

"Yada, yada, yada"


La primera Euphonium ya tenía una narrativa muy sólida, y esta continuación está a la altura. No es perfecta, pero es un ejemplo de anime muy bien dirigido. Tiene cosas mejorables como el excesivo dramatismo del arco de la flautista y la tocadora de oboes (sí, se que suena muy mal), el hecho de que las dos secundarias del grupo protagonista apenas sean importantes y, sobre todo -si bien la serie usa muy bien las elipsis narrativas normalmente- la omisión de las reacciones ante el resultado final me parece errónea a todas las luces. Pero por cada uno de estos errores hay más aciertos. Kumiko sigue siendo una gran protagonista con su aparente indiferencia y su gran naturalidad, y en esta segunda temporada explota por fin el personaje de Asuka con una buena historia. La serie sigue apelando a la competitividad y el sacrificio de este tipo de series, pero se atreve a meter los conflictos familiares que este tipo de competiciones suponen ante el riesgo de dejar de lado el futuro en pos de vanos sueños.

Los primeros episodios de Yuri on Ice son una maravilla. Adictivos como pocos, uno tiene la sensación de estar ante uno de esos animes redondos que ocasionalmente aparecen. Todo funciona en ellos. La animación es muy buena, la serie bella, la música está bien integrada, la comedia está por todas partes, hay un drama de spokon en ciernes, el carisma de los personajes es innegable... en sus primeros episodios Yuri apunta muy alto. El problema llega cuando comienzan los concursos. La idea de representar estos no es mala, y la serie intenta buscar variaciones, y nos presenta a los personajes y sus sensaciones durante sus interpretaciones. El problema es que, sencillamente, se pasa. Llegado un momento la serie se dedica a repetir el mismo esquema episodio tras episodio, y además sin que haya mucha emoción pues todo es bastante previsible. Así pues tenemos un episodio de concurso libre, y luego otro de largo... y a continuación, segundo torneo, con segundo episodio de concurso corto y segundo de largo, y luego la final, con el mismo esquema. Siendo clementes y obviando un par de concursos breves, tenemos que durante más de la mitad de su metraje la serie repite exactamente el mismo esquema, y teniendo en cuenta que además el protagonista es el mismo y que sus canciones no cambian, tenemos una serie espectacularmente repetitiva. Teniendo un grupo de protagonistas tan carismático, y funcionando tan bien la comedia de slice of life de la serie, me parece increíble que la serie renuncie voluntariamente a ella y caiga en el error de repetir continuamente este formato.

"Maestro de sus dominios"

Ambos animes gozan de una más que notable factura técnica y pretenden retratar dos mundos tan hermosos plasticamente como el del patinaje artístico y el de las bandas de música. Pero "Hibike! Euphonium 2" también gana esta batalla, aunque no por tanto margen como la anterior.
Los conciertos de Euphonium son espectaculares. No soy un experto en música, pero no dudo que cada nota está bien tocada y se corresponde con lo que vemos en pantalla (principalmente porque supongo que aquí la animación será casi por completo por ordenador y animar las notas de cada instrumento mediante ordenador será lo más lógico y fácil), pero lo importante es que música y animación están muy bien integrados, y la música se comporta como un elemento narrativo más. El quinto episodio, con una interpretación que se lleva medio episodio es una auténtica maravilla, y dramáticamente funciona a la perfección viendo como los personajes prácticamente hablan con sus instrumentos. Y el episodio que da título a la serie, con la interpretación de Asuka es otra muestra de ello, su interpretación no es espectacular o llamativa, pero sencillamente el bombardino habla más por el personaje que ella misma.
"Yuri on Ice" sorprende en un primer momento, y de hecho tiene uno de los openings más elegantes que recuerdo haber visto. El problema es que, como he comentado previamente, abusa de las interpretaciones musicales. Y, verdaderamente, uno no ve una especial sincronización muchas veces entre la música y las actuaciones, al haber tantas sólo vemos fragmentos y nos perdemos las transiciones entre muchos de estos momentos. Se abusa de algunas metáforas visuales que -dado el carácter plástico de la interpretación- no deberían ser necesarios, o deberían estar completamente integrados con las actuaciones. Además, la animación tiene algunos altibajos notables, y en ocasiones claramente se pierde la sensación de peso de los personajes y no parecen estar patinando sobre el fondo. Es un anime que puede impresionar en un primer momento, pero claramente se emborracha de si mismo hasta acabar perdiendo mucha de su fuerza visual.
Euphonium ganaría ya de por si por los conciertos (ayudada por los deméritos de Yuri), pero donde se alza con la victoria es en el día a día, con una animación exquisita por parte de Kyoani para reflejar la actitud normal de los personajes durante todo el tiempo, con unas animaciones de elementos secundarios como pelo o ropa que se suman a movimientos naturales corporales que van más allá de un dibujo estático con el rostro animado. Mappa es un estudio potente visualmente, pero Euphonium nos rescata a la mejor Kyoani e independientemente de que serie adapte mejor su campo... es muy difícil superar a Kyoani en animación. 

"Aunque no tendría nada de malo"


Yuri y yaoi, dos palabras muy sensibles de usar en el ámbito otaku y que estas dos series atesoran. Y aquí gana, de lejos "Yuri on ice". La razón es tan sencilla como que en esta serie no parece un mero factor para generar polémica o ganarse fujoshis, es parte importante de la trama. Yuri on Ice es tramposa, y apunta claramente a una relación homosexual de los dos protagonistas (y de gran parte del reparto, seamos francos) pero no termina de explotarla. Particularmente no tengo un especial interés en ver un anime abiertamente gay, más bien lo contrario (el género del BL me tira para atrás por razones más que obvias); creo que el argumento daría para un motor dramático muy potente, pero verdaderamente tampoco tiene nada malo tratarlo con una indiferencia natural. El problema que le veo a esta serie es que te lo presenta como lo más natural y cotidiano del mundo, pero no llega a dar el paso definitivo de confirmarlo y se ampara en una ambigüedad muy discutible.

Ahora bien, desde luego, mucho mejor es que lo que vemos en Euphonium, donde tenemos un yuri entendido en el peor sentido posible del manga y el anime... dos chicas que son muy amigas, que tienen una actitud muy íntima entre ellas, pero que tienen sus intereses románticos masculinos muy bien definidos. Obviamente no tengo nada contra que Reina y Kumiko sean amigas, nada contra que sean muy amigas y se cojan de la mano o tengan unos momentos de "comprensión mística" entre ellas; el problema es que claramente la serie está apelando a cierto público con todas estas escenas (incluso hay algunas frases muy surreales que es difícil interpretar), pero luego tras toda la tensión sexual claramente expone la heterosexualidad de sus dos personajes. Y luego te mete chorradas como la clásica comedia tsundere-yuri de Natsuki y Yuuko, que tiene su gracia pero que resulta algo incongruente con respecto a lo que sabíamos de estos dos personajes.
Yuri on Ice no es todo lo valiente que podría ser, pero Euphonium es claramente un anime cobarde en este sentido que sólo busca contentar a un público determinado. 

Así pues, con una serie que venía de muy alto y que logra mantener el nivel, y con otra que apuntaba muy bien pero que se perdió en un bucle de anodinas repeticiones dignas del Agosto Infinito de Haruhi... la victoria claramente es para Hibike! Euphonium 2 en este particular duelo.


7 comentarios:

Yer_Wells dijo...

En mí caso, no pude soportar el exasperante ritmo lento y soso de Hibike y en camio Yuri On Ice, pese a ser una exageración difícil de tomar en serio en ocasiones, me entretenía una barbaridad xDD

Logan071 dijo...

A HE2 la veo más como un slice of life que como un spokon, la música pasa a un segundo y hasta tercer plano la mayor parte del tiempo dando mas importancia al drama y a las relaciones entre las chicas. Normalmente no toco un anime de kyoani ni con una mira láser, pero este se me hizo ameno y entretenido, lo mejorcito de este estudio junto a Hyouka.

Por otro lado Yuri on Ice fue un meh para mi, no me interesa en lo mas mínimo el yaoi y el patinaje.

eter dijo...

Yer_Wells, a mi Yuri me gustaba cuando no patinaban... me enamoró en sus primeros capítulos con esos personajes que tenían un carisma increíble, pero luego paso a hacerse demasiado repetitiva.

Logan071, me gusta el enfoque que le dan en Euphonium a la música, verdaderamente ninguna quiere ser profesional más allá de Reina, y afrontan bien ese problema de los de tercer año con los exámenes. Como dices, la música no es un objetivo en esta serie, si no un medio para desarrollar sus personajes.

Daniel Deux Ame dijo...

Ambas series me gustaron y me cuesta compararlas cuando sus contras y fortalezas van por caminos sumamente distintos. Como dices esta temporada de euphonium me gustó un poco menos, pero hacia el final agarra vuelo y lo contrario con Yuri que partió brillante y las partes buenas iban disminuyendo conforme pasaban los capítulos.

Aunque aprecio muy especialmente a Yoi por salvar al fin el presupuesto de Mappa, ya me temía que quebraran irremediablemente, aunque también temo que al no resultarles las nuevas series que saquen se conviertan en un estudio fujoshi.

eter dijo...

Puff... el filón que ha encontrado Mappa en Yoi es dificil que no lo explote y sobreexplote hasta la saciedad... y lo cachondo es que más o menos ya queda muy bien cerrada y no veo argumento para una temporada más.

Scarlet dijo...

Soy de las que le ha encantado YOI y, siendo sincera, me gustó todo: la música, historia, personajes y la frescura en general de toda la serie. No sé, me pareció un spokon distinto... Normalmente se centran en un equipo de instituto y, en esta ocasión, son adultos compitiendo a nivel profesional.

eter dijo...

A mi me encantó de primeras... y como dices tiene mucha frescura... pero es que llegado el episodio 4 se dedican a repetir una y otra vez el mismo capítulo :(