jueves, abril 20, 2017

Homo est lupus ad eius filios

Mobile Suit Gundam: Iron-Blooded Orphans

La fórmula de Gundam está algo agotada, hace mucho que ninguna de sus series ha sido un gran pelotazo y la franquicia parece vivir más de las viejas glorias de la UC y la nostalgia que de unas últimas entregas que han caído en la más pura irrelevancia. Y esto no deja de ser muy peligroso para Bandai, Sunrise y todas esas empresas que tienen en la venta de plamos uno de sus grandes colchones económicos. Con la idea de revitalizar la franquicia, ficharon a Tatsuyuki Nagai y Mari Okada como director y guionista de la serie respectivamente, colaboradores habituales y expertos en drama con algunos éxitos como Ano Hana (ver reseña), o Toradora (ver reseña) en su haber. La intención claramente era hacer una serie de Gundam más adulta, acorde con lo que demanda la audiencia de estos días.

¿Lo han conseguido?

Respuesta corta: No. Respuesta larga: No... pero al menos lo han intentado. 


Las series Gundam siempre han estado muy regidas por la audiencia, donde la respuesta de esta a determinadas tramas o personajes condicionaba el resto de la serie. Iron-Blooded Orphans partía de un tema tan sugerente como tabú como es el de los niños soldados; en Gundam siempre han sido capital el enfrentamiento entre los jóvenes y los adultos, siendo las series una metáfora del paso a la adultez y del propio crecimiento de la humanidad por medio de una generación nueva y mejor que releva a una ya obsoleta y corrupta. Esta serie aborda como nunca ese tema, pero en lugar de mostrarnos a adolescentes idealistas nos muestra a niños soldados, criados y entrenados para matar, que no tienen lugar fuera del campo de batalla. Es un tema ante el que normalmente se gira la vista y que si bien había sido presentado en otras series, creo que en ninguna con tanta fuerza como en esta. El problema es que es un tema muy feo... y en Japón hubo quejas casi de inmediato cuando veíamos escenas tan lógicas como sórdidas como niños ejecutando a sangre fría a prisioneros. Temo que estas quejas condicionaron la serie, una serie que quería mostrar un mundo y un mensaje, pero que no se atrevía a ello porque al final no deja de ser un entretenimiento y había ciertas reglas que cumplir y líneas que no se podían cruzar.
La serie arranca en un Marte colonial sometido por completo a la dictadura de la Tierra, situación que se extiende a algunas colonias especiales y que provoca numerosos conflictos marginales en los que son usados mercenarios como carne de cañón. Un grupo de niños modificados geneticamente para la batalla, desconocedores de cualquier otro tipo de vida, forman parte de estos conflictos; entre ellos se encuentran Orga Itsuka y Mikazuki Augus, ambos arrastrarán a varios compañeros a una sublebación para definir ellos mismos donde vivir y morir. Nacerá así "Tekkadan" un grupo mercenario joven regido por estos jóvenes, y este grupo pronto será contratado por Kudelia Aina Bernstein, una joven emblemática del movimiento independentista de Marte.
Aunque Mikazuki, como piloto de mechas, sería el más claro protagonista, Orga lo es tanto como él y forman un extraño protagonista dual donde uno aporta el músculo y otro el cerebro. La confianza absoluta entre estos dos compañeros ejemplifica el vínculo de camaradería de todo el grupo protagonista, donde todos se ven como una gigantesca familia y todos saben que sólo se tienen los unos a los otros ante el horror de la guerra que siempre han visto. El protagonismo dual cede su protagonismo muchas veces a secundarios, secundarios que no son pilotos y que muestran así otra de las virtudes de la serie al no imponer obligatoriamente X minutos de combate de mechas por semana y poder pasar varios capítulos sin enfrentamientos. Los Gundam son importantes en la trama y tienen sus momentos de lucimiento, pero no son las armas de batalla definitiva que hemos visto en otras series y tienen un papel más limitado. La serie apuesta más por el drama e incluso la política; el conflicto de liberación, así como los personajes que lo protagonizan y los giros de guión que sobre él se suceden no son especialmente notables u originales, como tampoco lo son las historias personales de los personajes. Es una serie sin buenos ni malos, sólo con personajes con muchos grises donde todos realizan en un momento u otro acciones deplorables pero necesarias para ganar la guerra, nadie odia a sus enemigos como tampoco tiene contemplaciones en matarlos; aquí también quizás encontrásemos algún ir y venir del guión merced a encuestas, pues de hecho no hay "villano con máscara" claro, repartiéndose este rol en varios personajes entre los que incluso podríamos colocar a los protagonistas. La historia se sucede sin demasiadas sorpresas, con un marcado y continuado tono oscuro y pesimista que se opone a unos jóvenes que sólo saben vivir en guerras que no entienden pero que tampoco pueden escapar de estas. El mensaje de la serie es claro, pero peca quizás de oscuro o morboso; concede muy poco al espectador y no termina de funcionar como entretenimiento ligero ni como drama serio (de hecho algunas tramas dan bastante vergüenza ajena). 
El tratamiento de los niños soldados es interesante, y esto da lugar a escenas bastante potentes de asesinatos, con un protagonista que parece completamente ajeno al dolor humano por el simple hecho de que esta hastiado de verlo. Pero al margen del tema bélico en si, la serie presenta revoluciones y hace un buen uso de la política y la propaganda de estas, con un tratamiento acertado aunque algo inocente y conveniente de cara al guión en un mundo en el que las naciones han desaparecido prácticamente y todo esta regido por grandes empresas y la tiranía del dinero. Habría que señalar también que la serie tiene poca comedia y que en el aspecto romántico abandona un poco las convecciones del género para presentar a un protagonista insertado en un surreal trío polígamo; y la serie da mucho margen a las fujoshis... pero también se atreve a presentar una pareja abiertamente homosexual... y luego para ¿compensarlo? a un tipo que viaja con todo un harem por la galaxia.
Visualmente es una serie que opta por tonos ocres y sucios premeditadamente para reflejar el mundo en el que viven los personajes; un mundo en el que ocasionalmente hay bosques y lagos terrestres, pero donde los desiertos cobrizos marcianos suponen también un marco muy simbólico. Los diseños de los mechas se salen algo de los Zaku y Gouf clásicos, y son particularmente espectaculares en los grandes mechas, con diseños muy atractivos y agresivos. La animación en batallas suele ser espectacular, con mucho movimiento y unos movimientos tan simples como efectivos en una serie marcadamente violenta; sin embargo con los personajes en tierra podemos encontrar algunos bajones en la calidad de animación francamente notables y molestos.
El ritmo de la serie es muy mejorable, sintiéndose algunos capítulos muy correctos y otros claramente acelerados para ejercer de bisagras entre secuencias importantes o batallas inevitables. La serie no consigue encontrar un equilibrio entre el drama -exagerado en ocasiones- y las batallas, con unas transiciones entre ambos elementos bastante torpes.
Esta Gundam es una serie curiosa, que intenta desligarse de la tradición con buenas ideas e intenciones; sin embargo fracasa en su empeño, quedándose un poco en tierra de nadie, abusando de un drama demasiado deprimente y no consiguiendo ser especialmente entretenida o recomendable.

7 comentarios:

Kururin dijo...

Pues qué bien...y ganas de verla no faltan. Acabará cayendo, con Reconquista in G la cosa tocó fondo y solo puede subir. Aunque sea para instalarse de nuevo en la mediocridad.

¿La tal Mari Okada escribe todos los animes o qué pasa? Que me expliquen con detalle la labor de un "series composition".

Anonimatus dijo...

Para los que no la hayan visto recomiendo Gundam 00, también trata el tema de los niños soldados. Lo mismo con Gundam Victory en la que se ve a niños viéndose obligados a convertirse en soldados para sobrevivir.

eter dijo...

Kururin, yo entiendo que lo de "series composition" es una especie de versión ligth de showrunner... el director tendrá mucho trabajo y supongo que será este cargo el que vea la consistencia de los guiones y vaya conformando la historia global.

Anonimatus, de 00 vi la primera temporada y el principio de la segunda... no me desagradaba, pero la fui dejando por un poco aquel prota soso que tenía, aquel otro del que se sacan un hermano a cuento de nada ¿? u otro que era un trap raro. Era una serie que creo que acusaba demasiado el querer ser madura y adulta.

Bassdrum D. Txema dijo...

Gundam esta muy trillada y le meto tiempo a ver y jugar a todo lo que sacan pero ultimamente es inevitable ver lo quemada que esta la formula. Pero he de decir que en esta ultima entrega almenos han intentado darle un toque diferente. Y se agradece.

eter dijo...

El problema es que además de la saga "del momento" también van con las ovas de la UC y otras sagas menores... recuerdo hace unos meses que creo que tenían 3 series al mismo tiempo. Por muy buenas que sean las series -que no siempre es así- y por mucho que quieran buscar un enfoque distinto en ellas... es inevitable cansar al espectador.

Scarlet dijo...

Esta saga de Gundam la empecé a ver pero, tras 10 o 12 capítulos, la abandoné. No me terminaba de llenar... Como ya han dicho en otro comentario, Gundam 00 resulta, por lo menos para mí, más completa.

eter dijo...

La serie tiene un ritmo raro, como si te metiera 4 o 5 capítulos de drama o desarrollo distinto a lo habitual, con pretensiones y buenas intenciones... pero luego se ve obligada a meter un par de episodios de acción para cubrir cuotas de mechas y explosiones.