jueves, noviembre 08, 2018

Let´s-a-go!

Grand Blue Dreaming

"Baka test" ya fue una gran sorpresa en su día (ver reseña), así pues había ganas de ver la siguiente obra de su autor, ahora ambientada en un mundo de universitarios que permitía subir bastante el tono de las locuras. "Grand blue" nos coloca en una universidad de la costa a la que acaba de ingresar Iori Kitahara. Iori es un chico más o menos normal que vivirá en la casa de su tío y que quiere echarse novia y disfrutar de la vida universitaria. El problema es que aunque su prima sea la chica de sus sueños y eso en Japón sea legal, su casa es también la sede de un muy liberal club de buceo donde sus integrantes se pasan todo el día desnudos disfrutando de bebidas de alta graduación... y el pobre Iori va a ser pronto arrastrado al centro de una espiral de degeneración.

Uno podría pensar que la serie sería... vulgar, y que se centraría en un fanservice denigrante. Y haber hay fanservice, pero es casi paródico, y en verdad hay muchísima más carne masculina que femenina a la vista (de hecho suele haber un exceso flagrante de carne masculina a la vista), pero la serie en verdad es muy inocua, con unos protagonistas bastante brutos que suelen tener intenciones discutibles pero que en el fondo tienen bastante buen corazón. No me suele gustar el humor de borrachos, pero aquí es todo tan exagerado que sencillamente los personajes pasan a un estado de esupidez superlativa y valiente tras una fugaz cortinilla. La serie es muy cafre, pero busca variedad en sus situaciones y en ningún momento cruza ninguna línea que la haga ser desagradable, es una comedia burra completamente imposible de creer que se vale del alcohol para colocar a sus personajes en situaciones ridículas y cómicas.

Son 12 episodios, normalmente divididos en un par de segmentos cada uno que muchas veces no están especialmente relacionados y que claramente se corresponden con capítulos distintos del manga original. Hay una trama -o un desarrollo- principal muy claro marcado por el progreso del protagonista en el submarinismo -y de hecho ocasionalmente hay partes de la serie sorprendentemente serias y bonitas sobre dicha afición-, y ello sirve a la serie para poder no caer en la monotonía con cambios de ritmo y pequeños giros argumentales aunque estos se basen en algo tan simple como la presentación de un nuevo personaje.
A nivel técnico es una serie bonita de ver, con unos diseños de personajes bastante buenos y un colorido marcado por muchos contrastes y una preponderancia de colores vivos resaltados por el mar y el cielo en un anime claramente estival. El trabajo de voces es muy bueno, con unos actores que sobreactuan todo lo necesario, y aunque el score es normalito el opening y el ending son bastante buenos por el contraste de imágenes y música (aunque el ending pediría que desarrollaran la broma del karaoke al estilo Lucky Star).
Por su apariencia es una serie que puede tirar para atrás, pero si se le da una oportunidad creo que cualquier aficionado medio descubrirá una serie muy alegre y divertida, completamente recomendable.

4 comentarios:

Jhon Kei dijo...

Es muy fácil que caiga mal por todo el fanservice, los idiotas que un poco más y no nacen o los continuos desnudos por parte de los hombres.
Personalmente, considero que el mayor problema es la reiteración constante de un mismo chiste en distintas circunstancias. Que vamos. Que la escena de Iori sabiendo de memoria el manual de buceo y cuando le preguntan "¿En qué momento aprendiste todo eso?" el otro recuerda que no pudo pegar un ojo en toda la noche al estar rodeado de dos chicas sexys ligeras de ropas. Pero las demás escenas de fanservice me terminan sobrando...Excepto cuando se ponen los trajes de Evangelion y el otaku casi se muere. Y lo mismo va para los desnudos masculinos por los loles, dejando de lado cuando, por azares del destino, justo pasaba un policía por la zona. Las exageraciones faciales me gustan cuando no abusan de ellas todo el tiempo.

Por lo demás, es un comedia entretenida con algún que otra escena como la 1era vez que ofrecen un té oolong y te muestran como lo prepararon o cuando como van a un bar y el barman confunde a Iori y al otaku con un pareja gay, la amenaza del final con la rosa y la reacción del barman son gloriosos.
En cuanto a personajes se dividen entre las que son tías sexys que casi que están para enseñar carne, idiotas que gustan ingerir ALTAS dosis de alcohol, los sempais que tienen un físico que poco tiene que envidiarle a los JoJos de parte 1 a 3 y Cakey que es una chica normal que cuando se pone maquillaje se transforma (y no en el buen sentido). Esta última debe ser mi favorita, aunque estoy algo cansado de que ese personaje estilo Shimpachi de Gintama que es el único con sentido común y reacciona como un persona normal...Y ese es el chiste.

eter dijo...

Bueno, es que las escenas de esa noche y la de Evangelion son muy grandes... pero yo en general soy muy fan de Azusa y su "libertad" (me encanta que se comporte más o menos casi como los tíos y que la vaya liando siempre por ahí intentando poner a Iori con Kohei muchas veces XD). Es una serie que repite siempre su tipo de gag, pero por alguna razón me gusta, sabes como va a acabar todo... pero el autor más o menos consigue darle una vuelta de tuerca al proceso siempre. Y las caras me hacen gracia, esta serie es más "Ataque a los titanes" que la propia "Ataque a los titanes" XD.

Otro fan de Cakey, el personaje de humor por contraste es un tópico, pero esta chica cae bien con su parcial ingenuidad y su intención ocasional de llevar algo de sentido al grupo (la prota ya sabe que eso es perder el tiempo XD). Pero como fan de Azusa la pondría un poco entre las tías buenas y los sempais de Jojo... me parece un catalizador de caos magnífico.

Alvaro Deux Ame dijo...

Yo adoro esta serie y pese a que el anime no sorprende visualmente, logra al menos traspasar lo mejor del manga.
A veces este tipo de chistes puede aburrir en una serie semanal. Pero pensando que es un formato mensual, no tan solo son más esporádicos, sino que los cliffhanger cómico o serios entre episodios suelen ser notables.
Son ese tipo de series que piensan muy bien su formato.
Ni siquiera puedo pensar que es fanservice cuando es una historia playera y que cuando hace enfoques fanserviceros son tan reales o incluso con tintes sexuales. Es todo parte de la trama.
Y adoro a todos y cada uno de sus personajes y momentos,, no puedo no recordar a la pandilla y sentir las borracheras del primer año de la universidad cuando me vine a vivir a la costa. Somos varios los que leemos el manga incluso.

eter dijo...

Si, el formato mensual, con capítulos largos, le sienta muy bien. Pueden hacer sus gansadas, pero sin que estas monopolicen los capítulos y se hagan repetitivas... meten sus tonterías de siempre un poco repartidas y luego alguna grande y original con motivo del arco que esten cubriendo. Como dices, esta muy bien pensada de cara a su formato.
El fanservice esta bien metido por eso, porque esta incluido más o menos dentro de la historia y en ningún momento los personajes ocultan lo salidos que están y que esto es lo que define sus acciones XD