martes, octubre 12, 2010

Por esto soy heavy

MOMENTO MÍTICO 11 - You´re the... ¡Keeper of the seven keys!

Es díficil decir cuando nació el "heavy". Quizás podamos retroceder hasta los 60, donde el rock apuntaba a nuevos horizontes con "in a gadda da vida" de Iron Butterfly y grupos míticos como los Rolling o Scorpions ya deambulaban de un lado para otro... sin embargo creo que verdaderamente el "heavy" tal y como todos lo conocemos nacio con el mítico "Black Sabbath" del grupo del mismo nombre. El rock era una música dinámica y rebelde, el heavy iba un paso más allá, era poderosa y pesada, sobria y contundente, ya no era un rebelde sin causa, era un rebelde que conocía plenamente contra que se rebelaba, alguién aplastado por el vacío mundo en el que vivía. Y llegaron después los sacerdotes de Judas o la dama de hierro. Y el heavy se consagró.
Aquella música que había nacido en la vieja isla de Gran Bretaña se extendió pronto por todo el continente, por todo el mundo. Y así surgieron muchos grupos que los imitaban y ampliaban el espectro de posibilidades del género. Y así, en Hamburgo, un joven genio fanático de Judas Priest que respondía al nombre de Kai Hansen formó una pequeña banda con sus amigos Weikath, Großkopf y Schwiehtenberg, y esa banda sacó un grandísimo disco llamado "Walls of Jericho". Pero Hansen se sentía demasiado agotado cantando y tocando la guitarra y el grupo decidió contratar a un vocalista. Y los astros se alinearon y entró en escena un joven llamado Michael Kiske cuya voz era -y es- absolutamente increible. Y este quinteto se metió en un estudio a grabar... y parieron historia. Nacieron los "Keeper of the seven keys".
La formación "clasica" de Helloween apenas duró un par de años, pero bastó. Bastó para revolucionar el panoráma del heavy-metal con dos pedazo de obras maestras que dieron vida a un nuevo tipo de metal: power-metal. Una velocidad prodigiosa, unas melodías muy definidas y claras que concedían espacio para grandes solos, baladas y medios tiempos superpuestas con canciones más duras y pesadas, composiciones hilarantes que daban paso a temas épicos. Eso era Helloween en su epoca dorada. El Heavy nacio como una válvula de escape, como un signo de rebelión. Helloween le dio la vuelta y lo convirtió en lo contrario, en la celebración, en la alegría y la diversión. Como existía el "Death", nacía el "Pink" o "Happy", música que tenía la increible virtud de transmitir nada más y nada menos que felicidad al oyente.


El "Keeper 1" ya rompia claramente con el tono oscuro y pesado -aunque vibrante y rápido- del "Walls". "I´m alive" me sigue pareciendo a día de hoy una de las mejores composiciones de Kai Hansen. La velocidad de las guitarras de esta canción y la interminable sucesión de solos que se suceden en su parte central me parecen prodigiosas, y todo ello con un ritmo increible y un Michael Kiske que se presentaba al mundo con una voz clarísima y capaz de alcanzar increibles agudos. "A little time" no es uno de mis temas favoritos, pero como "Future World", ya demuestra la capacidad de la banda para crear increibles himnos (sencillamente el sólo de comienzo de la segunda es uno de los grandes sonidos de este género del metal); son temas alegres y cumplimentados con efectos divertidos como despertadores. "Twiligh of the gods" y "A tale that wasn´t right" son dos temas quizás fagocitados por todos los grandísimos clásicos que componen estos discos, es curioso como la primera es un tema increiblemente rápido y como la segunda es una grandísima balada (la única propiamente dicha de los dos discos) y en ambas el sónido de la banda es perfecto e inconfundible y brilla de sobremanera la voz de un Kiske increible ya sea en solitario o en compañía de coros. Y el disco se cierra con "Halloween", un tema de 13 minutos de gran complejidad donde el ritmo se frena un poco en favor de unas melodías más elaboradas y complejas que van mutando a lo largo de la largísima canción y en la que se alternan momentos pesados más deudores del heavy clásico con otros muchos más vibrantes y rápidos, gran lucimiento tanto de las guitarras como del bajo y la bateria y de un Kiske que da un auténtico festival vocal conduciendo esta monstruosidad de canción.


Mi disco favorito. El "Keeper 1" era un discazo, pero esta segunda entrega lleva todas las ideas que existían en esa primera entrega al límite. "Eagle Fly free" ya nos indica que el disco va a ser menos "alegre", pero mucho más rápido y complejo, las guitarras son en ocasiones eclipsadas por la bateria y el bajo (brutales ambas y mítico el sólo de bajo a mitad de la canción). Es una clásica composición de Weikath que nos advierte de lo que esta banda, en estado de gracia tanto interpretativo como compositor nos va a ofrecer. Esta canción sorprende además al conseguir, con un sónido de metal pesado y clásico, un estilo muy "pink" o "happy". Mucho menos "pesadas" son las otras dos composiciones de Weikath para el disco, una "Rise and fall" hilarante con gritos de animales que ejemplifica a la perfección aquello del "happy-metal" y una "Dr.Stein" muy convencional en estructura pero terriblemente pegadiza y poderosa a la par que simpática y divertida.
Las composiciones de Kiske me parecen, como en el primer disco, las peores. Este hombre tiene una voz increible, pero a nivel compositor esta muy por detrás de Weikath... y ya ni hablar de Hansen. "You always walk alone" y "We got the right" son dos temas lentos (en comparación con el resto del disco), poderosos, oscuros y sobrios. Son complejos y musicalmente exquisitos, con grandes partes instrumentales y vocales y buenos cambios de ritmo. Pero son, al menos para mi, lo más flojo del disco.
Y cierro con los tres temas de Hansen. El padre y dios del power-metal en uno de sus trabajos más inspirados. Sólo tres temas, pero de los mejores de toda su carrera. "March of time" es su "Eagle fly free", contundente, con una fuerza y un poderio increibles, pero además con unas guitarras sobervias. "I want out" fue la canción con la que descubrí la banda, es clásica como ella sóla en composición y estructura, parece hecha con un manual... pero todo en ella funciona a la perfección y es imposible no engancharse a ella. Y por último, si en el primer "Keeper" teníamos un tema "Halloween", aquí tenemos uno que toma el nombre del propio "keeper", un temazo de 13 minutos que comienza lento para ir subiendo poco a poco de intensidad, desarrollando un tema épico plagado de cambios de ritmo que en ningún momento llega a hacerse aburrido o repetitivo.
Sencillamente, este disco me parece perfecto.

Hace frío. Ha pasado el verano, y ha sido un verano caluroso y muy largo... solo puede significar una cosa, se acerca el invierno...

7 comentarios:

LAR dijo...

Me inclino de rodillas y te alabo...SOBERBIA entrada. Yo tambien soy heavy por este par de discos como ningun otro (como quiero al amigo heavy de mi hermana gracias la cual lo spude escuchar :D).

El "i want out" es un temazo y...y nada mas para decir. Vos ya lo dijiste todo.

Ju*N dijo...

Definitivamente, debo escuchar Helloween ya, hasta ahora solo he escuchado una canción suya, y me gustó mucho.

Otro tema, sobre el próximo momento mítico:
''Hace frío. Ha pasado el verano, y ha sido un verano caluroso y muy largo... solo puede significar una cosa, se acerca el invierno...''

¿Podría ser de Canción de Hielo y Fuego? Lo digo a ciegas,ya que todavía no lo he leído, pero puede ser xD.

eter dijo...

LAR, lo curioso de "I want out" es que musicalmente es hasta simple en la estructura, no inventa nada... pero es "mágica".
Lástima que esta formación no siguiera durante más años... o que Hansen no recrutara a Kiske en Gamma, o que Weiki echara a Grapow y Kusch ya que estamos

Ju*N, escucha los dos keepers originales, después tienen algunos discos muy buenos, pero este par de discos son sencillamente increibles.
pd: sí, la siguiente entrada de la serie ira sobre Hielo y Fuego.

Ju*N dijo...

Intentaré escucharlos hoy, pero me aterra que el segundo disco dura 1 hora y 20 minutos...

Por cierto, ¿te importa si te mando una invitación de amigo a myanimelist?

Panxo dijo...

Eter...tu aficion por el heavy, esta ratificada y mas que justificada, pedazos de disco que son esos, personalmente me gusto la intro que le diste a la entrada, yo no soy tan heavy quizas, mas me sigo preguntando independiente del genero, cuanto mas tendremos que esperar para que el moribundo rock, resucite una vez mas??... ¡viva el rock!

Anónimo dijo...

Un puntualización, el tema "Keeper" es de Weikath. Maravilloso post¡¡

Saludos

eter dijo...

Ju*N, me temo que te has pillado una edición "rara", quizas tengas los dos juntos o algo así. El primero dura unos 40 minutos, y el segundo no creo que llegue a los 50 (9 canciones, una intro de minuto y medio y otra de 13 minutos, pero las otras siete sobre los 5 minutos habituales).
Luego salieron ediciones con temas de más (la mia tiene el maravilloso "Save us", temazo, pero sobre todo son conciertos de temes del primer Keeper o del Walls of Jericho)
En otro orden de cosas, será un placer aceptar una invitación tuya de MAL.

Panxo, el rock el problema que tiene ahora es que es muy difuso, hay demasiadas etiquetas y estilos, y además el puto "pop" y la comercialización acaban con los sonidos más puros... y con tanto doble bombo y arreglos sinfónicos hasta el heavy ha huído del rock más tradicional para encontrar un sonido más "refinado" o "pesado".
Nos quedan, por supuesto, monstruos como Springsteen, Mottley, Tesla, Kiss... me gusta bastante todo lo que es el "glam" americano de los 80. Pero cierto es que tras ellos hay poco o nada (al menos a nivel "grande" o "mediático")

Anónimo, debería castigarme de alguna forma por esa errata. Sí, "Keeper" es la respuesta de Weiki al "Halloween" de Hansen. Tema mágico (aunque para mi gusto el mejor del disco, a pesar del título de la entrada, siempre será "I want out").
No deja de ser raro como Hansen, sin duda el mejor compositor de power-metal de la historia, firmara tan pocos temas (aunque fueran tan buenos) en este Keeper 2 cuando practicamente firmo medio Keeper 1. Pero bueno, Weikath ha sido siempre otro sobervio compositor... aunque este bastante perro últimamente.