domingo, junio 17, 2018

Lo peor del mundo de One Piece

One Piece 908 - Comienza la Levely*

Este es un capítulo triste de One Piece. Necesario, porque hay que mostrar la oscura noche, pero triste de leer. Tenemos ese pequeño inciso que es la interacción entre la princesa más pequeña del mundo y la más grande (si Loki no tiene ninguna hermana), y tenemos la confirmación de que Mjosgard no tiene ningún esclavo y parece ser más similar a su ¿hermano? Homing que ser un ladino enemigo que conspira para controlar Poseidon. Pero es un capítulo donde vemos el mal en dos de sus formas más terribles.
Por una parte tenemos a Rosward, que si bien siempre ha parecido un poco más listo que su hijo, no deja de ser otro déspota de cuidado, y aquí le vemos sobre un Kuma que ha quedado reducido a bestia de carga. El que un Shichibukai se haya convertido en un esclavo es indicador del terrible poder de los Dragones Celestiales, pero además es Kuma, y aquí Oda esta jugando con nuestro corazoncito. No sabemos todavía la historia de Kuma, solo sabemos que era alguien tan poderoso como callado, alguien a quien seguramente la propaganda transformó en un tirano de su propio reino, pero alguien también que era un lugarteniente de Dragon pero que luego se sacrificó para que Vegapunk experimentara con él. La historia del hombre que salvo a la banda de Kizaru y luego guardó su barco cuando ya estaba muerto es una de las grandes incógnitas que queda por resolver en la serie, y ahora tiene otro maravilloso elemento en forma de Bonney. La glotona es otro de esos grandes misterios de la serie, ese extraño grupo de 9 secundarios que Oda esbozó en 3 horas han enriquecido mucho la historia y parece que fin comenzamos a ver el verdadero trasfondo de otro de ellos. Bonney parecía no llorar por Ace o por Barbablanca, si no por Kuma; dudo que sea verdaderamente su esposa, su madre o cualquier otro miembro de la realeza de Solbay en un grado cercano porque sería una mentira muy peligrosa para ella misma... pero en estos capítulos su fruta encaja como pocos, porque la inmortalidad o la capacidad de manipular la edad siempre ha sido una habilidad terriblemente poderosa.
La fruta de Bonney enlazaría con la Ope-Ope no mi y esa habilidad suprema de conferir la inmortalidad que ansiaba  Doflamingo. Y aquí tenemos a Ym. Y se resuelve por fin quién manda en el Gobierno Mundial entre el Gorosei y los Tenryuubito, y la respuesta es -recordando otra vez a Doflamingo- "alguien aún más alto. Particularmente no me gusta demasiado que ya se haya sentado en el trono, reconozco la potencia literaria de mostrar un elemento de poder casi absoluto y modificarlo casi de inmediato, pero me habría gustado que Oda hubiera dejado macerar más tiempo este trono vacío, toda esta trama esta pensada desde hace muchos más años y creo que el mangaka podría haber presentado el trono vacío en algún episodio de entresagas... pero no deja de ser la dificultad de narrar un elemento muy tangencial a la historia de Luffy. 
Pero aquí tenemos a Ym, y los cinco ancianos sabios hablan abiertamente de borrar de la historia  a alguien para mantener el orden (una amenaza implícita para un Cobra cuya vida Oda parece determinado a cortar, y que además nos ha dado una escena algo divertida de pasada como es la imagen de Fujitora escribiendo una carta). La referencia al siglo vacío es más que obvia, pero el hecho de que este "Ym" se siente por encima de las armas de los tenryuubito es todavía más notable. ¿Quién o qué es? Su posición y algún elemento narrativo del capítulo hacen pensar que podría ser alguien de hace 800 años, y en verdad no sería algo descabellado si tenemos en cuenta que alguna vez tendremos que ver un flashback de ese momento y Joyboy necesita un enemigo.
¿Y cómo o por qué se mantiene en esa posición de poder absoluto? No creo que el suyo sea un poder bélico o militar, ese es un tipo de poder que sirve para conquistar un país, no para mantenerse en la cima del mundo durante centurias. Ym parece saber algo, algo que no debería saber, algo que enlazaría con la escena del sombrero de hace un par de capítulos. La amenaza de Luffy y Teach es evidente, ambos son piratas muy célebres ya y llevan la "D" en su nombre... aunque esto no debería ser determinante pues ha habido célebres marines con esa misma letra como Garp o Saulo, pero además si Ym estuviera pensado en "la voluntad de D" también deberíamos haber visto un cartel de Dragon.
Nosotros, como lectores, sabemos de la importancia de Shirahoshi... pero dudo que haya un censo de ADN en One Piece y que Ym haya visto en la princesa los genes de control de los Reyes del Mar. La respuesta más clara sería que hubiera vivido hace 800 años y, sabiendo que la genética de las sirenas y los hombres-pez se basa en muchas generaciones, viera que Shirahoshi es semejante a Poseidon. O eso o Ym es Cariboo, claro.
Pero luego tenemos la última imagen, Vivi. Vivi no es nadie dentro del universo de One Piece. En breve será la reina de Arabasta cuando Cobra muera, eso parece claro, pero de momento no es nadie, la enésima princesa del mundo. Nosotros, no obstante, sabemos que hay cierto fonegrifo en su cámara real secreta, cierto fonegrifo que señala la ubicación de arma ancestral. Podemos teorizar con que los cinco ancianos lo supieran también, con que haya algún miembro de un CP que sepa leer los fonegrifos... pero no deja de ser una suposición que entraría algo en conflicto con el hecho de que el Gobierno Mundial hubiera dejado a Cocodrilo hacer lo que quisiera en aquella isla (aunque aquí recordemos que Croco-boy también tiene su misterioso pasado). La solución más clara sería que Ym supiera de la existencia de Pluton porque la vio en persona... claro que entonces debería tener una foto apuñalada de Cobra... ¿por qué una foto -no apuñalada- de Vivi? Misterios para dentro de muchos capítulos y puertas abiertas para teorías sobre el papel de los Nefertiri en el siglo vacío. 

*Oda y sus jodidas romanizaciones XD

jueves, junio 14, 2018

OPDM - 031 - Anime Primavera 2008, Warriors Orochi 3 Ultimate y Avatar

Posiblemente con la peor imagen elegida hasta la fecha, llega una nueva entrega del podcast centrada -como más o menos tocaba por fechas- en la temporada de anime de hace 10 años. El anime ocupa la primera mitad del programa, luego nuestra pequeña enciclopedia friki de biográficas alcanza la C con John Carmack y Conan Edogawa. Para finalizar, tenemos la serie Avatar: la leyenda de Aang y el videojuego Warriors Orochi 3 Ultimate. 



Los tiempos del programa son los siguientes:

Anime Primavera 2008
Golgo 13 (2008) 
Macross Frontier 
Chii`s Sweet Home 
Druaga no Tou: the Aegis of Uruk 
Allison to Lillia 
Kurenai 
Kamen no Maid Guy 
Soul Eater 
Naisho no Tsubomi 
Code Geass: Hangyaku no Lelouch R2 
Meitantei Conan: Senritsu no Full Score 
Kanokon
Kaiba 
Tsumiki no Ie la_maison_en_petits_cubes
Toshokan Sensou 
To Love-Ru: Trouble 
Kyouran Kazoku Nikki 
Kara no Kyoukai 4: Garan no Dou 
Special A 

Enciclopedia: John Carmack (1:12)
Enciclopedia: Conan Edogawa (1:21)
Avatar: la leyenda de Aang (1:34)
Warriors Orochi 3 Ultimate (1:54)

Como siempre, muchas gracias a todos los que nos escucháis y nos hacéis llegar vuestras impresiones, ya sea mediante comentarios aquí o en Ivoox (donde creo que además ya se han habilitado los comentarios para el podcast globalmente).

martes, junio 12, 2018

Eterno -y sobrepoblado- infierno

Fire Emblem Warriors

Hyrule Warriors fue un juego bastante exitoso (ver reseña) y probó que el popular -y barato- género del "musou" tenía cabida dentro del universo Nintendo. Así pues, la pregunta era a que otra franquicia introducir en el género, y la respuesta casi natural por estilo y ambientación de juego, así como por popularidad era, claro, Fire Emblem.
El juego, básicamente, es un "musou" más. Es decir, tenemos un escenario más o menos amplio, con algunos bastiones, y centenares de enemigos a los que masacraremos prácticamente con un soplido. En este frenesí de poder aniquilador, tenemos algún que otro enemigo más poderoso de vez en cuando, y también algunas que otras submisiones que cumplir o alguna limitación previa de la batalla. No obstante, al margen de algún pequeño condicionante como las "venas de dragón" heredadas de "Fire Emblem Fates", los escenarios son bastante simples y no conllevan un gran componente estratégico más allá de los movimientos de las unidades enemigas. Es una dinámica simple y bastante efectiva, y que a su vez queda muy potenciada cuando controlamos personajes otros juegos a los que queremos y el juego se transforma en un festival de fanservice. 
El juego tiene principalmente dos modos de juego, un modo "historia" que nos sirve para desbloquear personajes y escenarios, y un modo "crónicas" donde ya se nos plantean mucho más retos con más variedad y dificultad. Es en el modo "crónicas" donde de verdad se van las horas con unas posibilidades y opciones muy grandes que alargan la vida del juego fácilmente por encima del centenar de horas si queremos conseguir todos los objetivos o los coleccionables. Estos coleccionables que nos abrirán más fases del juego o nos permitirán mejorar las habilidades de nuestros guerreros, ya que los personajes tienen muchas habilidades que podemos ir desbloqueando conforme obtengamos materiales de los enemigos que derrotemos; estas habilidades potenciaran a nuestro personaje, y al no poder equiparlas todas eso da también algo de margen para la personalización o la estrategia en el juego.
Como era de esperar, sobre la base jugable clásica de los musou encontramos variaciones heredadas de la franquicia "Fire Emblem". La más obvia y sencilla es el triángulo de armas en el que espada puede con hacha, hacha puede con lanza y lanza puede con espada; el clásico esquema de la saga de Intelligent Systems que añade también la magia y los acorazados, así como los arqueros y las unidades aéreas. Otra mejor es la capacidad de agrupar dos unidades, con una segunda unidad que mejora las estadísticas de la primera y cuyo control además podemos alternar. Jugablemente este triángulo y esta agrupación no suponen una gran diferencia con respecto a otros musous, pero el "mapa de batalla" si supone esa diferencia, pues en cualquier momento podemos pausar la batalla y observar el estado de esta, dando órdenes directas -y relativamente explícitas y eficaces- a nuestras otras unidades. Podemos así comandar nuestras tropas como si de un juego de estrategia se tratase y defender un determinado bastión o atacar a una determinada unidad con otro personaje. La inteligencia artificial de nuestros aliados no es demasiado grande, con lo que no podemos esperar mucho de ellos... sin embargo estas órdenes servirán sobre todo para mover a nuestros personajes, y el juego -y esta si me parece la mejor y más notable mejora con respecto a otros musous que he jugado- te permite alternar el control entre hasta a cuatro personajes distintos; el cambio es instantáneo y nos permite prácticamente teletransportarnos de un lugar a otro del escenario y solventar el problema con el que nuestros aliados y su inteligencia artificial controlada por la máquina estaban teniendo problemas. Esta capacidad de alternar personajes dota al juego y a sus partidas de un gran ritmo y una agilidad que colocan este juego para mi por delante del resto de "musous" que he jugado. 
El juego es muy recomendable para un seguidor del género musou y para un aficionado a la saga "Fire Emblem"... intersección de conjuntos extremadamente pequeña, pero en la que un servidor se encuentra. Ahora bien, si como "musou" como tal me ha resultado muy competente, como aficionado a la saga del Emblema de fuego tendría más problemas. Era obvio que una saga con más de una decena de títulos, y en donde en cada juego los personajes se cuentan por decenas, la elección de personajes iba a ser muy problemática... más cuando desde el principio decían que no estarían todos los protagonistas porque no tenía sentido tener una decena de "lores" con pocas variaciones. Se entendía. El problema es que esto es un "Fire Emblem Warriors", es un "Fire Emblem 3D Warriors"; han cogido los personajes de las dos últimas entregas, un par de cameos y poco más.
Así pues, del "Awakening" tenemos a Chrom, Lyssa, Frederick, Cordelia, Lucina y a Dareen en sus versiones másculinas y femenina. Del "Fates" tenemos a la familia real de Nohr y a la de Hoshido, es decir: Xander, Camilla, Leo, Elise, Ryoma, Hinoka, Takumi, Sakura y Corrin nuevamente en versión chico y versión chica. Del Fire Emblem original tenemos a Marth, Sheena y Tiki, y a modo de cameos tenemos a Lynn, Celica y Anna, y bueno también hay un par de gemelos controlables que hacen las veces de protagonistas de la historia principal. Se han añadido más personajes por DLC, pero pertenecen también a estos tres juegos. Es una elección de personajes muy rara, donde incluso vemos cosas forzadas como el convertir a curanderas clásicas en guerreras mediante la inclusión de armas. Y no es sólo raro que se hayan dejado a Ike, Roy o Eirika -hablando de personajes cuyos juegos incluso salieron en Occidente-, es que incluso a nivel de clases vemos que se repiten demasiado los espadachines o que tenemos tres jinetes de pegaso, pero ningún lancero a pie o ningún general que haga las veces de tanque.
El juego es bonito y resultón a nivel gráfico; los escenarios no están muy trabajados, pero si los diseños principales y siempre es espectacular ver decenas de enemigos en pantalla. A nivel sonoro tenemos la clásica reinterpretación rockera de algunos temas de la saga. Es un juego muy divertido dentro de su género y tremendamente disfrutable, y creo que incluso para alguién que sea ajeno a este género es una buena forma de entrar si conoce a los personajes de los últimos Fire Emblem. No es el juego por el que me compré la Switch, pero desde luego si es un juego que me arrancó una sonrisa cuando lo vi anunciar. Esperaba muchas horas de divertimento de él, y su casting me parece decepcionante, pero su jugabilidad me ha sorprendido muy para bien.

domingo, junio 10, 2018

Reencuentro en Dagashi Shikada

Dagashi Kashi 2

Todo pintaba mal con esta serie. Cambio de equipo de producción. Malo. Reducción de metraje. Malo. Y la historia ¿para qué negarlo? tampoco invitaba al optimismo, este tipo de series son malillas y muy dificilmente sobreviven a esa primera temporada en la que sorprenden para bien merced al siempre eficaz recurso de presentar personajes. Y lo cierto es que al final la serie ha estado bastante bien, el cambio en los diseños o en la animación no se ha notado mucho, y la reducción de minutaje ha mejorado el ritmo de la serie, que en ocasiones se resentía mucho cuando tenía que llenar 20 minutos; el manga original tiene capítulos de 10 páginas, y con dos o tres de ellos llena perfectamente una docena de minutos sin que la serie comience a notarse repetitiva o todo parezca muy inconexo.
Y luego, sorprendentemente, la historia ha sobrevivido. La serie es un extraño "slice of life comercial" que gira en torno a anécdotas o curiosidades sobre dulces clásicos, y estos segmentos más o menos siguen funcionando y resultando simpáticos. Y, por encima de todo, la serie ha hecho algo tan valiente como prescindir de su carismática estrella durante casi la mitad de los episodios. En el manga puede ser algo no tan flagrante por las diferencias de ritmo, pero que un anime renuncie a su principal heroína -y reduzca su fanservice en lugar de aumentarlo- no deja de ser raro. Yo -como cualquier persona digna de ser llamada así- prefiero a Saya... pero Hotaru es una cabra loca que obviamente constituye el motor principal de la serie... y la serie sobrevive sin ella. Y lo hace merced a ese buen recurso que es el personaje de Hajime (Beniyutaka no funciona tan bien, aunque claramente es un personaje presentado por el autor para usar más tarde). El no tener a Hotaru sienta bien a la serie, el descanso de su heroína principal sirve para que el ritmo -e incluso el tono- de la serie cambia algo, dando a la serie una más que necesaria variedad para evitar caer en el tedio.
La primera serie ya fue una más que agradable sorpresa (ver reseña), y esta serie ha sabido mantener lo importante de aquella serie, así como cambiar los suficiente como para que pareciera repetitiva. No deja de ser una extraña comedia random que tontea con el documental absurdo mientras te mete una comedia muy blanda... pero sigue funcionando y siendo bastante recomendable.

sábado, junio 09, 2018

La Gran Guerra ha llegado a One Piece

One Piece 907 - El trono vacío

Mucho esperábamos de One Piece en esta saga. Los capítulos de "entresagas" son de lo mejor de la serie, y la Reverie apuntaba a ser toda una minisaga de esta índole, y así está siendo. Oda esta soltando una bomba detrás de otra, y lo hace con la seguridad de no tener que desarrollar nada, sólo poner un punto de partida con los que los fans especularán durante años y cuyo verdadero significado pueden pasar lustros hasta que comprendamos de verdad. Porque Oda es maestro de muchas cosas, y entre ellas están las trampas narrativas, sabe cuando ponerlas y como camuflarlas. Y en este capítulo lo esta haciendo, y mucho... hasta el punto de camuflar incluso algún defecto anterior de su obra.

Resulta curioso que el objeto que da título al capítulo sea casi lo menos importante de este. El trono vacío es importante, sin duda, y si bien no creo que Dragon se siente en él, si que veo posible que en una escena lo veamos derrumbarse. Como icono, el trono tiene una gran fuerza y simbolismo, y verdaderamente queda bien en una serie como One Piece, donde todo ha pivotado siempre en torno al concepto del "Rey de los piratas". El que haya un trono tan majestuoso, y que este rodeado de armas para simbolizar que todos son iguales y que no hay un rey es una idea muy potente. Y no sólo plasticamente es muy efectivo que haya un primer escalón de armas correspondientes a los tenryuubito, es que además el capítulo juega muy bien con esa idea de la falsa igualdad cuando nos coloca a Charloss intentando secuestrar a Shirahoshi con toda la naturalidad del mundo y la protección del CP-0. La idea de esa igualdad, esa ausencia de rey, contrasta mucho con el despotismo de los nobles mundiales y el hecho de que los propios reyes sean sus víctimas (supongo que Oda no lo usará para cambiar al personaje, pero me encanta que Wapol parezca aterrado y horrorizado). Y aquí tenemos a Vivi y a Rebecca, y a Leo y Sai contra un Lucci y un Kaku que reaparecen en toda su gloria junto a Stussy... pero por encima de todo tenemos a Mjosgard. En su momento pensé que habría sido muy grande que el padre de Doffy hubiera sido el tenryuubito de Otohime; era imposible, claro, por fechas no podía ser... pero siempre me pareció que habría quedado muy bien en la historia. Ahora creo que Oda ha corregido ese pequeño error, trayendo a lo que supongo que será una especie de tio o primo de Doflamingo para limpiar el honor de los Donquixote con un glorioso hostion a Charloss para el que juraría que Oda ha reutilizado la misma viñeta que la de aquel capítulo 503. Tenía miedo de ver como Oda protegía a Shirahoshi, pero la jugada ha sido espectacular, con un Neptune recordando las palabras de su esposa y estando a punto de traicionarlas hasta que la esperanza de esta ha vuelto de entre los muertos en forma del noble mundial al que salvó. Y el manga necesita un tenryuubito decente, y las palabras de Mjosgard y su llegada como héroe que salva el día hacen pensar que verdaderamente es sincero y que no tiene algún extraño plan para secuestrar él a Shirahoshi (esa trama supongo que quedará para Wano, cuando reaparezca ese logia cenagoso que también sabe que la princesa sirena es capaz de controlar a los Reyes del mar).

 Pero lo mejor del capítulo es lo que al mismo tiempo se cuenta y no se cuenta, y todo eso nos lleva a ¿Rocks?, quizás esa gran amenaza que Oda había advertido que aparecería este año... porque uno podría pensar que si vemos algo tan sorprendente y espectacular como es a Shanks colarse en la Reverie para hablar de un pirata con el Gorousei solo habría dos candidatos: Luffy y -sobretodo- Barbanegra, pero ahora un nuevo nombre aparece. Y lo grande de Oda es que en este capítulo todo puede interpretarse como una presentación de ese personaje y esa nueva trama, o como algo meramente anecdótico.

Porque dejando a un lado a Shanks tenemos a Big Mom y Kaidoh hablando abiertamente, y ambos ya declarando su interés por ir a por Luffy. En el caso de Kaidoh las motivaciones parecen claras, aunque también puede ser que Zoro y cia hayan comenzado a actuar; pero en el caso de Big Mom es más divertido, porque a la humillación sufrida se suma algo que Luffy tiene... algo que puede ser el honor o el Rio Fonegrifo, pero conociendo a Oda también puede ser algo muy loco. Y sabíamos que la trama de Big Mom no estaba cerrada por la incógnita de Pudding... pero una cosa es un fleco y otra que un personaje cuyo recorrido parece ya completado siga actuando con protagonismo en sagas venideras, y ese parece ser el caso. Particularmente apostaba por un Bobin y algún que otro personaje más en Wano, pero parece que la propia Emperadora va a ser la que vaya a una isla repleta de unos samurais que el propio Gobierno Mundial parece respetar. Y lo grande es que la conversación, así como la personalidad de ambos Emperadores, no deja claro si están aliados o no. Puede entenderse que hay una tregua tácita entre ambos por las reacciones de la Marina, pero desde luego no da la impresión de que puedan trabajar en equipo fácilmente... aunque ya lo hayan hecho en el pasado.

Y el que Kaidoh y Linlin fueran aliados en el pasado nos lleva a Garp y su particular crónica del pasado... en la que tampoco dice nada. Y ante ese regalo para los fans que son Momousagi y Chaton, descubrimos que Garp no es el héroe de la Marina por hostigar a Roger, si no por acabar con un tal "Rocks" varios años antes. Así pues, de la nada, descubrimos a alguien que gobernó los mares antes que Roger y Barbablanca, alguien que parecía tener en su tripulación a Linlin y Kaidoh en sus etapas jóvenes (aunque por la personalidad de Linlin y lo que sabemos de su pasado no deja de parecer extraño, y con Kaidoh uno tendría la impresión de que no era tan viejo). No me gusta cuando un personaje parece salir de la nada, pero el propio Oda se justifica aquí cuando Garp se excusa diciendo que fue hace más de 40 años y que 

Sencillamente un capítulo espectacular, y no sólo narrativamente, visualmente el uso de las dobles páginas y de los planos bajos para resaltar la grandeza del escenario y sus protagonistas es muy buena.Oda parece haber contado mucho en este capítulo, pero lo mejor es que en verdad apenas ha contado nada. La esencia de los capítulos entresagas, la presentación de personajes y escenarios cuyo desarrollo sólo podemos imaginar hasta que se encuentren en el camino de Luffy.

miércoles, junio 06, 2018

Herederos de parques y de recreaciones

Tras el maravilloso descubrimiento que fue la serie de Leslie Knope (ver reseña), uno se siente en la obligación de seguir a sus creadores buscando en ellos más buenas comedias. Y si bien el veterano Greg Daniels parece no estar tan activo en televisión tras "The office" y "Parks and recreations", el otro co-creador de aquella serie -Michael Schur- si se ha mostrado espectacularmente prolífico y nos ha regalado en estos últimos años un par de series muy recomendables:

Brooklyn 9 9

Jake Peralta es un detective genial de Brooklyn, sin embargo no le gustan demasiado las formalidades y tiene algunos problemas para entender la autoridad. Por eso, a pesar de tener un record de arrestos, su vida despreocupada de fan de "La Jungla de Cristal" se verá en serios problemas cuando un nuevo capitán llegue a su comisaria, un capitán extremadamente serio que quiere que todo funcione a la perfección y que no le pasará ninguna tonteria.... durante el primer episodio, porque pronto se verá que el capitán encaja a la perfección dentro del grupo de pecualiares personalidades que se encargar de proteger y servir en la 9 9.
Brooklyn 99 no llega a ser una comedia loca como puede serlo Angie Tribeca (ver reseña), no es una serie rollo "Leslie Nielsen", pero es lo más cerca que se puede estar de serlo sin tener humor absurdo. Es una comedia sencilla y amable, bastante blanda e inocua donde los criminales también son simpáticos, donde sus estereotipados protagonistas nunca parecen pasar verdadero peligro y donde siempre se divierten en la comisaría. Y la serie funciona espectacularmente bien. En ningún momento la serie pretende ser real, es una ametralladora constante de gags donde no pasan 30 segundos sin que veamos varios chistes al servicio de la camaradería y la bonita amistad que vemos entre unos protagonistas a los que inmediatamente se les coge un gran cariño (lo que consigue además que los pequeños cambios en estos o sus relaciones resulten muy emotivos). 
La serie además tiene un gran recurso cómico como son unos miniflashback -en ocasiones de apenas segundos- en los que vemos situaciones surreales y exageradas del pasado de los protagonistas que funcionan muy bien con elementos cómicos y ayudan a mejorar el ritmo de la serie.
El ritmo de la serie es muy elevado, y con cinco temporadas de una veintena de episodios (y afortunadamente rescatada para una nueva -aunque corta- temporada tras su cancelación), algún que otro bajón es inevitable, pero en general es una serie muy sólida, consistente dentro de su ligera y alocada comedia. Sumamente recomendable (siempre que no se vea en español, ya que el doblaje es tan atroz que hace que el protagonista pase de ser entrañable a insoportable).    

The Good Place

Eleanor ha muerto. Ha sido durante toda su vida una mala pécora, y ahora descubre que el Cielo y el Infierno existen y que ir a uno u a otro depende del peso de tus acciones. Mala cosa. Sin embargo, por algún extraño error, ha acabado en el "Lado bueno", donde todo es perfecto, donde todo es como sería en sus sueños y donde se encuentra su alma gemela. Pero ese no es el sitio de Eleanor, es el de alguna otra "Eleanor" a la que debían de gustarle los payasos y salvar vidas a mansalva. Ahora la egoista Veronica Mars (Eleanor) tendrá que fingir ser poco menos que una santa para que Sam Malone (el Angel que vigila esa parte del Lado bueno) no la descubra y la mande de cabeza al "Lado malo".
El punto de partida de "The good place" es bastante original, y desde luego extraño para lo que suelen ser las sitcoms americanas. Es una comedia de situación, en la que vemos un personaje malo -un malo protagonista, claro, es decir, un malo "bueno"- que ha de superar su cinismo, su egoismo y todos sus defectos y más o menos vaya comprendiendo conceptos de ética y filosofía moral y se convierta en una buena persona; salvando las distancias, lo más parecido sería aquella serie de hace unos años injustamente cancelada que era "my nombre es Earl" (ver reseña de hace la tira de años). Si a la comedia kármica le añadimos una fotografía muy colorida y luminosa, así como muchos elementos fantásticos (porque al estar en el cielo TODO puede pasar) obtendríamos una mezcla bastante sugerente, pero esta mejora aún más al tener un guión bastante atrevido que se atreve con algunos cambios muy bestias que hacen que la serie nunca te deje de sorprender en lo que es una extraña huida hacia adelante en el absurdo.
Es una serie con un humor particular, y dentro de su media docena de protagonistas creo que el nivel actoral no es demasiado alto (Tahani, Jason y Janet me parecen bastante sosos) y que eso se resiente en algunos momentos (especialmente en la segunda temporada, donde creo que por temas presupuestarios muchos capítulos se limitan a conversaciones en una habitación). Es extraña y también bastante irregular ya que su argumento la hace vivir al borde de un abismo y alguna que otra vez sobrevive mediante guionazos (esto creo que se nota sobre todo en la segunda mitad de la segunda temporada), pero es también una rareza muy a celebrar con un argumento sorprendentemente continuado dentro. 
Es una serie corta que de momento se limita a dos temporadas de 13 episodios de 20 minutos, con lo que una aproximación a ella es poco costosa. No puedo recomendarla abiertamente porque tiene un sentido del humor que se sale de lo convencional, una carga filosófica y moral sorprendentemente alta y un doblaje bastante mejorable; pero es tan atípica que creo que merece una oportunidad por parte de cualquier espectador.

domingo, junio 03, 2018

La escotilla de Perdidos

One Piece 905 - La tierra sagrada de Mary Geoise

Este sería un capítulo normal de One Piece, un capítulo de transición de hecho. Un capítulo de "mira, ahí están Wapol, Sterry y Charloss y van a joderte en un par de capítulos, pero de momento disfruta de la interacción entre todos estos secundarios que adoras". Oda no se olvida de mostrarnos que la Tierra Sagrada se levanta sobre esclavitud... aunque no deja de ser un poco forzado que Fukaboshi instintivamente lo presienta y que se oponga así a esa aceptación de pleno de Sterry, pero este es un capítulo de "Namis unidas jamás serán vencidas", queríamos ver como las princesas se conocían entre ellas, y como todas ellas nos caen muy bien es una escena muy disfrutable... y además tenemos a Leo y Sai actuando como completos hermanos de sake, y Dalton aparece también por ahí, y Oda tiene que recurrir a pequeños cuadros de texto para recordarnos las historias de todos. Hasta ahí todo perfecto. Un capítulo de transición perfecto hasta que en los siguientes veamos a algún rey cretino proponer algo horrible y que Riku y Cobra no tengan fuerza política para oponerse a él, para que Charloss intente secuestrar a Shirahoshi con lo que ello supondría y para que Dragon y los suyos la líen. 
Pero en el último momento Oda dice, "no, es momento de soltar una bomba" y jugar con los lectores, y One Piece se convierte en Perdidos cuando vemos que -previa narración de Doflamingo- lo que parece un (o una) mega-tenryuubito se adentra en una cámara secreta que contiene un mega-sombrero de paja.
¿Qué sentido tiene esto? A priori es imposible saberlo. Narrativamente entendemos que estamos ante el Tesoro Nacional de los tenryuubito; la idea de estos tesoros siempre me ha parecido algo extraña, pero aquí estamos ante el más raro de todos, ese cuyo secreto era la carta de coacción de Doflamingo, ese que supuestamente en unión a la "ope-ope no mi" permitía cambiarlo todo. ¿Y es un sombrero? ¿Un sombrero de paja? 
Particularmente no me gusta nada cuando en una serie alguién es "el elégido". En One Piece de momento han sobrevivido bien a eso por su ligereza, verdaderamente cuando apareció Garp fue genial (este blog comenzó de hecho a raiz de ese momento), y que Luffy fuera hijo de Dragon no importaba porque -como el propio Garp diría después en Marineford- Luffy ya se había ganado un nombre por méritos propios. El que Ace fuera hijo de Roger no me gustó, pero fue una trampa que Oda enmendó con esa salvajada inesperada que fue su muerte. Y lo del sombrero de Roger como sombrero de Luffy.... eso ya si que no me gustó nunca, claro que ahora incluso puede cambiar si comenzamos a pensar que el sombrero de Roger no podría ser casual y que podría estar relacionado con este sombrero. Pero.... sencillamente, no tiene sentido realizar ninguna hipótesis ahora por muy divertido que sea. Oda maneja muy bien este tipo de misterios, y sólo él sabe cuando lo sabremos o que significado tendrá al final el sombrero. ¿Será algo simbólico de los "D"? ¿Será una reliquia extraña del siglo vacío? ¿Tendremos algún viajero en el tiempo en la serie? Es bastante grande, así que incluso ahí tenemos otro matiz importante que podría conducirnos a, por ejemplo... Jaguar D Joyboy.
Verdaderamente no tiene mucho sentido especular ahora, porque es un giro de guión tan surreal y extraño que nos falta mucha información para entenderlo. Lo mejor es que no deja de ser algo muy tangencial a la aventura de Luffy, y me atrevería a decir que incluso a la búsqueda del One Piece; este sombrero no va a ser algo sobre lo que pivote la serie... pero ahí estará de ahora en adelante, siempre en la cabeza de los lectores como esas frases extrañas sobre Barbanegra o esas figuras que eran Vegapunk y los revolucionarios que por fin parece que están próximos a aparecer.