miércoles, septiembre 21, 2011

La felicidad de descubrir la inocencia

Usagi Drop

Cuando el joven Daikichi acude al funeral de su abuelo se reencuentra con una familia de la que esta alejado y descubre entre ella una sorpresa: una pequeña niña de claros cabellos. La niña no es otra cosa que la hija ilegítima de su abuelo con su asistenta y que, abandonada por esta, vivía con su abuelo. La familia se encuentra con otro "muerto" además del anciano en sí e intenta autoconvencerse a si misma que enviar a la niña a un horfanato es la mejor opción para la niña en si. Algo se mueve entonces en el interior de Daikichi y abandona la autocomplacencia en la que se había instaurado y decide hacerse cargo de la niña para sorpresa toda su familia.
La serie narra el primer año de esa convivencia. El protagonista tiene que cambiar su jornada laboral y renunciar a un futuro prometedor, tiene que buscar una guardería y una escuela, tiene que aprender a comprender la mente infantil de la niña y enfrentarse a sus enfermedades y sus miedos. La serie podría haber sido más dramática; el principio es bastante duro y en un par de episodios se atisba una linea argumental muy crítica con la cerrada y tradicionalista sociedad japonesa. Es en estos momentos cuando la serie alcanza sus mejores momentos. Pero son los menos. La mayor parte de la serie tiene un tono mucho más alegre y optimista, siendo un canto a la paternidad. Durante la mayor parte del tiempo asistimos a un slice of life donde Daikichi aprende a ser padre. Rin-chan, la niña, es la gran estrella de la serie siendo uno de esos pocos casos donde un personaje creado para ser adorable no sólo no resulta ser cargante y aborrecible sino que en verdad es adorable (la única que recuerdo similar sería la Murasaki de Kure-nai (ver reseña)). Rin-chan es un angel con una visión algo particular del mundo y la felicidad propia de todos los niños. Es sencillamente muy bonito ver a un sobrino y su tia aprender a ser padre e hija. Podía ser mejor, podía tener más mensaje y no ser tan idealista... pero es un anime que se ve con una sonrisa permanente en el rostro y el intentar desarrollar la vertiente más dramática de la historia creo que tendría muchas más posibilidades de salir mal que bien.
Tecnicamente es impecable. Los diseños son premeditadamente sencillos y estan coloreados con tonos claros (casi efecto acuarela). La animación es bastante suave y tiene algún que otro bajón o cara desdibujada... pero el propio anime cae mucho en las deformaciones simpáticas y este defecto queda así perfectamente disimulado.
En la valoración final no puedo hacer otra cosa que etiquetar a este anime como otro "imprescindible". Son solo 11 episodios que se ven en un instante pues a pesar de no tener un ritmo elevado este tampoco es tan pausado como en otras series del género y, sobre todo, la serie es terriblemente agradable y adictiva. El tandem Daikichi-Rin no funciona bien, es sencillamente mágico y es imposible no simpatizar con ambos. Eso si, a tenor de lo que he leído de la segunda parte del manga en el que esta serie se basa... espero que este anime no tenga nunca una segunda temporada pues lo que sucede con la Rin adolescente y el resto de personajes de la serie es insultante.

11 comentarios:

ticktacktoe dijo...

por alguna razón no he dejado de pensar en Yotusuba mientras leia el post.

eter dijo...

tiene sus momentos en los que se parece... y argumentalmente es imposible no pensar en la peliverde, pero esta es una serie mucho más enfocada hacia la relación padre-hija que la de Azuma.
Y vamos, Rin es un angelito mientras que Yotsuba es la extravagancia hecha carne.

OtakuLogan dijo...

Parafraseando a Homer, "ha estado bien. Aunque tampoco genial". Es cierto que tras el inicio se vuelve más conservadora para ir más a la convivencia (cosa que tampoco es un error), y deja sin aclarar el tema de su madre, que es muy chungo...
11 episodios, muy recomendable, pero para mi no es imprescindible.

Anónimo dijo...

La vere, este manga lo tenia en pendiente, no sabia que tenia anime.. aunque no me gusto eso que añades para la 2da temporada, ¿ quiere decir que el manga se pòne chungo a medida que crece la niña ?

Angel R.

eter dijo...

OtakuLogan, habría estado bien que profundizaran más en la madre o en la prima y su divorcio... pero eran argumentos dificiles de seguir y que podrían haber convertido la serie en algo muy distinto.
A mi particularmente si me parece una imprescindible, creo que es tambien uno de esos animes con los que puedes atraer a "profanos" al género.

Angel R., es que no quiero contar nada del argumento de la segunda parte XD.
Digamos que se pierde gran parte de la gracia de la serie, que es la inocencia de Rin y la inseguridad de Daikichi (la primera pasa a tener 16 años y el segundo 40)

KillBoss dijo...

Por fin acabado, y solo 11 episodios, esto a pasado en un suspiro XD

Aun con lo que dices, tengo ganas de ver como continua XD

eter dijo...

yo supongo que acabaría viendo la segunda temporada... pero tampoco termino de estar seguro a tenor de lo que me he spoileado.

Øvn¥ dijo...

Y yo sinceramente si me dejaran poner una etiqueta si en tal caso le dan segunda temporada, pusiera "Véalo bajo su propio riesgo"
Porque en verdad se pierde el encanto de la primera parte del manga.

eter dijo...

Es que lo de la segunda temporada es algo así como una puñalada trapera a todo lo que conlleva esta primera temporada de la historia.

Anonimatus dijo...

Acabo de leer el manga entero, de haber sabido como era la segunda parte lo habría dejado en ese punto, mejor que no hagan una segunda parte del anime. Que manía tienen algunos autores de joder buenas historias con finales malos.

eter dijo...

Sí, al menos desde mi punto de vista, la segunda parte del manga pervierte por completo su primera mitad.