martes, febrero 09, 2016

Aquellos maravillosos 70

Tenía pendientes de colgar las reseñas de algunas películas que no sabía muy bien como calificar, pero viendo que todas eran más o menos de la misma fecha, la idea de agruparlas bajo este concepto apareció casi automáticamente. Así pues, aquí un poker de películas de los 70 (aunque técnicamente una es un poco posterior), la década en la que creo que nació el cine moderno. Las influencias de los clásicos seguían estando presentes -como muchos clásicos en sí como Wilder o Houston-, pero en los 60 comenzó una revolución formal con un tratamiento más explícito de temas hasta entonces casi tabú como el sexo y la violencia, así como unos guiones en general más valientes, y a ello se les unía toda una oleada de directores que a lo mejor de los clásicos le añadían encuadres mucho más complicados y arriesgados, montajes más agresivos, un uso de la música mucho más narrativo que se sumaba a los efectos especiales y cualquier medio que estuviese a su alcance.
Y después de esta parrafada... decir que casi todas estas películas -salvo Network- son de corte muy clásico, con lo que en cierta forma me estoy contradiciendo...

Chinatown

Película mítica y clásica de los 70, muy definitoria de lo negro que sería el cine negro tras su época dorada. Chinatown viaja al Los Angeles previo a la II Guerra Mundial, donde un detective ve como uno de sus casos se complica y como acaba envuelto en una gigantesca conspiración por el control del agua en todo el estado.
Una de las películas más clásicas de Nicholson y de su época, es un buen ejemplo de cine de detectives. Tenemos un caso que se complicando hasta niveles insospechados, y el espectador es testigo de los descubrimientos del detective y de como la historia crece y crece y se hace más siniestra y enrevesada. No se engaña al espectador, pero tampoco se le da todo mascado, es una de esas películas que ofrece toneladas de información y en la que hasta el más pequeño detalle es importante el final. El guión es una pequeña joya en la que todo esta cuadrado, pero es también uno de esos guiones exigentes con el espectador porque como este se despiste o no esté atento se perderá pronto o no comprenderá las deducciones del protagonista.
La dirección es muy clásica y viene guiada por los clásicos del género, pero la película vive en los alegres setenta y aunque no sea su género no se corta a la hora de mostrar escenas siniestras o sangrientas. El ritmo es muy bueno, avanzando siempre la historia y no teniendo la sensación de que esta se atacas más allá de lo necesario para que no tengamos la sensación de que todo es demasiado fácil para el protagonista. Los actores están bastante bien. La música cumple. La fotografía nos regala algunas panorámicas magníficas. En líneas generales, tecnicamente es un producto muy bien trabajado.
Es una buena historia de detectives, con un guión repleto de traiciones y giros argumentales que no obstante no parece tramposo. Muy recomendable.

Carros de fuego

No había visto esta película, y no esperaba que me gustase especialmente, como de hecho así ha sido. Pero creo que es una película que hay que ver, aunque sólo sea porque su tema principal ha trascendido de su aspecto meramente cinematográfico y se ha convertido en el tema identificativo del deporte rey.
La película nos traslada a los años 20, a un Reino Unido aún conmocionado por la Gran Guerra y que se resiste a abandonar las tradiciones y la forma de vida del siglo anterior. Aquí tenemos a dos protagonistas unidos por su pasión por el atletismo: un joven de origen judío que sonrié al mundo de las grandes clases burguesas pero que sabe que nunca le permitirán ser uno de ellos, y un devoto escoces cuya aspiración es ser misionero.
La película narra más o menos un lustro en la vida de ambos, con su pequeña carga de romance y el enfrentamiento de ambos contra algunos de los convencionalismos de la época. Me ha sorprendido, pero apenas hay interacción entre ambos personajes más allá de una rivalidad sana desde la distancia. Naturalmente tenemos carreras, y tenemos algunos momentos técnicos, pero el deporte entonces era muy amateur y la película también confronta en este sentido la necesidad de los sacrificios y la perserverancia con la mentalidad de "gentleman" más pura y dura.
Tiene un par de escenas memorables donde los personajes enarbolan sus ideas en el más tradicional sentido del cine británico. Las carreras transmiten emoción y, en líneas generales, la película esta impecablemente rodada. Los actores están bien, el guión es bastante solvente y el ritmo de la película esta bastante bien cuidado.
Es una película correcta. Está muy cortada por el patrón más académico y no corre demasiados riesgos, jugando sobre seguro con épica deportiva y añadiendo un poco de sustancia política y social. Pero hay muchas películas así. Me ha gustado, no me ha parecido una mala película ni mucho menos. Pero no es una obra maestra atemporal.

El golpe

Me parece una película sobrevalorada. No es una mala película, es relativamente sólida a nivel argumental, los actores están bien, el montaje es muy bueno, el diseño de producción es magnífico y la película destila carisma por los cuatro costados con una fotografía excelente y una de las melodías más reconocibles de la historia del cine. Pero poco más. No es, como he dicho, una mala película, pero no me parece que esta película sea digna de ser llamada una de las grandes de la historia del cine, no me parece que deba estar considerada también entre los clásicos.
El argumento es simple y el plan final pretende ser más inteligente o rebuscado de lo que en verdad lo es. El villano es terriblemente malo en las descripciones pero es derrotado con insultante facilidad, haciendo gala de esa violencia algo ridícula de la que hacían gala las películas en aquellos años. La película se me hace un poco larga; el ritmo es bueno pero quizás demasiado episódico, y se centra tanto en la dupla protagonista que el resto de los personajes son casi anecdóticos. Precisamente también se nota en  ocasiones demasiado enfocada al “fanservice” masculino Newman y Redford; si ya me molesta que intenten venderme una película por una mujer en bañador, obviamente no voy a ser menos severo cuando el departamento de marketing apunta al otro género. Algo que considero sintomático pues muestra lo que en verdad esta película es: un producto. Una película realizada sobre estudios de mercado –como todas en mayor o menor medida- realizada con el único fin de explotar la química de los protagonistas de “Dos hombres y un destino” y diseñada por completo en base a esa idea. Es una buena película, que no es poco. Sólida y digna, como he dicho. Una película, eso sí, de palomitas.

Network

Una auténtica salvajada de película, increíblemente profética. Network nos sumerge en el mundo de las noticias a mediados de los 70, donde una serie de viejos dinosaurios que crecieron durante la revolución del medio en los 40 y 50 son relevados por una horda de jóvenes cuya máximo objetivo es la audiencia. Tenemos así un debate entre lo que sería un periodismo serio y lo que sería el sensacionalismo, un debate entre el contenido y el continente.
Y la película, partiendo de esa premisa, carga sus tintas contra la sociedad misma, no distinguiendo entre países e ideologías; capitalistas y comunistas, así como cualquier otra ideología están cegados por el verde de los dólares, y la prensa y la televisión no son si no el más eficaz de los métodos para alienar y controlar a las masas. Incluso la trama romántica es un alegato contra la hipocresía y lo falso y medido del sueño americano, así como una extraña rotura de la cuarta pared con fines puramente dramáticos.
La película tiene un montaje mejorable, tiene una trama claramente periodística y otra más romántica, y suele pasar de una a otra muy bruscamente. Quitando este punto, y quizás alguna línea de su increíblemente denso guión que podría sobrar, creo que no hay defecto alguno en ella. Los actores están impecables y la dirección, clásica, se aprovecha de la ambientación televisiva para alguna fotografía o iluminación plagado de simbolísmo.
Al final exagera un poco un par de "ideas televisivas", pero también que hay que decir en otras se queda tristemente corta haciendo valer aquella frase de que la realidad siempre supera a la ficción. No obstante, es escalofriante comprobar el sensacionalismo que ya se denunciaba hace 40 años, la amenaza de la telebasura política que ya se atisbaba entonces y contra la que no hemos hecho nada.

9 comentarios:

Pennywise dijo...

No he visto ni una aunque todas son de sobra conocidas. Me llaman mucho Chinatown y Network, a ver si cuando me jubile las veo.. xD

OtakuLogan dijo...

Me apunto Network.
Lo mejor de Chinatown según yo: https://www.youtube.com/watch?v=gZfpuDv0Hb4 .

eter dijo...

Pennywise, curioso que no hayas visto "El golpe". Las otras no, pero esta es una de esas películas que tengo la impresión que ha visto todo el mundo.

OtakuLogan, ridículo que parezca, esa escena fue una de mis motivaciones para ver Chinatown... los Simpsons de los 90 fomentaban la cultura cosa mala :)

dececon dijo...

La última no es que no la haya visto. Es que no me suena de nada. Me la apunto.

En cuanto a las otras. Chinatown la descubrí hace un lustro y me encantó. Hace tiempo que me planteo volver a verla ya que creo que ganará en un segundo visionado.

La de El Golpe la he visto un montón de veces. No sé si está sobrevalorada o no, tammpoco hago estudios sesudos sobre las películas. Simplemente me importa que me entretengan. Y esta lo hace. Aunque, curiosamente, la última vez que la vi se me hizo larga la primera parte.

Y en cuanto a Carros de Fuego. La vi de chaval sólamente porque me gustaba la banda sonora. Me pareció tan aburrida que no la he vuelto a ver. Pero es cierto que hace tiempo que le doy vueltas a la posibilidad de darle una segunda oportunidad. Son muchas las películas que me han transmitido sensaciones muy diferentes dependiendo de la época en que las vi.

eter dijo...

Network es muy recomendable, echale un ojo cuando puedas.

A mi Chinatown me gustó, pero no deja de ser un género que me cuesta mucho. Me pasa con ella como con The French Connection, también es muy buena, pero no me apetece volver a verla.

A mi el Golpe me entretiene, y me gustó mucho la primera vez que la vi, pero conforme la revisiono me parece más normalita... y el final sigo sin tragarmelo. No digo que sea una mala película, no lo es, pero sencillamente no me parece tan buena como parece que se lo parece a todo el mundo.

Carros de Fuego es la clásica película británica elegante, normalita, pero con un par de grandes momentos y, claro esta, una de las bandas sonoras mas reconocibles de la historia.

juan truchado dijo...

¿El final? Toda la estafa esta planteada sobre un juego de palabras intraducible al español, quizás por eso no te tragues el final. A mi me parece un peliculón cuyo único fallo es que la camarera y guardaespaldas es demasiado poca cosa para un tío de la talla de Robert Redford

eter dijo...

No, lo que no me gusta es lo fácil que parecen convencer a Robert Shaw de que ha habido un muerto... no sé, me parece demasiado sencillo. Ese hombre ha perdido mucho dinero, y de repente acepta que un guardia random lo saque del local de apuestas clandestino y, y eso se me hace más raro todavía, confían que al día siguiente no va a investigar que pasó o como poder recuperar su dinero.

juan truchado dijo...

Es como funcionan las estafas. Cuando te das cuenta de que te han engañado, y al banquero se la juegan pero bien, ya no hay manera de encontrarlos.

Y tanto es así que la los propios actores prácticamente han desmontado todo el falso local antes de la llegada de los créditos.

eter dijo...

Yo es que entiendo que su idea era que ni siquiera se enterara de que había sido estafado porque el enemigo era muy temible, entiendo que querían hacer el timo perfecto en el que el timado nunca se enterase de que había sido timado... por eso se me hace un poco forzado al final.