jueves, febrero 11, 2016

Un defecto... ¡Inaceptable!

Bravely Default

Batalla, batalla y más batalla es lo que propone este juego, rol por turnos en el sentido más clásico de la palabra. En una época en la que los juegos de rol tiran hacia la acción directa tratando de evitar los turnos, los juegos tan refrescantemente clásicos son de agradecer. El juego que perfectamente podría haberse llamado Final Fantasy VII, es un juego muy continuista con lo que fue el estilo de esta saga durante los 16 bits (aunque debido a lo elaborado de su sistema de trabajos tiene más en común con el V que con el VI).
Bravely nos presenta una historia relativamente chorra con todos los tópicos del género, donde nuestro grupo ira recorriendo poco a poco el mundo enfrentándose a enemigos de dificultad creciente. El grupo es cerrado. Tenemos 4 personajes que controlamos casi desde el minuto 1, todos ellos con carisma, sus motivaciones y un desarrollo coherente a lo largo de la historia. No obstante, tenemos entre una veintena de trabajos para elegir, y podemos asignar a cada personaje el trabajo que queramos... así como un trabajo secundario del que tomará algunas habilidades, así como unas pocas ranuras en las que podemos heredar habilidades de otros trabajos (y si vinculamos los personajes a "amigos de internet" podemos usar incluso las habilidades de estos, así como podremos invocar directamente a estos para que nos ayuden en los combates). Con toda esta parametrización, y la propia de objetos y atributos, disponemos de una gran personalización de personajes y grupo, pudiendo conseguir con ingenio personajes virtualmente invencibles.
Todas estas posibilidades están puestas al servicio de un sistema de combate exquisito, donde las posibilidades y estrategias son inabarcables, pero donde además brilla otro gran componente: el prestamo de turnos. El juego alterna el turno del jugador con el de la computadora, pero es posible que un personaje simplemente se defienda "modo Default" y que en el siguiente turno disponga de dos acciones, como es posible también apropiarse de estos turnos por anticipado "modo Bravely" y hacer que un personaje realice varias acciones seguidas al principio (con el riesgo de que en los siguientes turnos estará completamente vendido a los ataques enemigos). Este prestamo de turnos añade un importante componente estratégico más, así como más versatilidad -y en ocasiones velocidad- a los combates.
Existe otro método "Bravely Second", cuyos puntos son mucho más costosos de conseguir, en el que podemos interrumpir cualquier acción -incluso durante el turno del enemigo- para realizar nosotros una. No obstante, es un sistema que da tanta ventaja que creo que sólo habría de usarse contra unos pocos enemigos en el nivel de dificultad más elevado.
Ahora bien, el juego dista mucho de ser perfecto. En sus primeros dos tercios es poco menos que modélico. La historia no es nada del otro mundo, pero los personajes pronto se ganan nuestra simpatía y caen bastante simpáticos. El sistema de batalla es tan bueno y tiene tantas posibilidades que uno no deja de descubrir posibilidades, y las misiones secundarias añaden un buen plus al juego. El problema llega entonces, cuando hemos descubierto todo el mapa del juego y, tras unas 40 horas tras las que sería más que correcto cerrar el juego (porque además son 40 horas de una dificultad bastante alta), los desarrolladores se sacan de la mano EL PUTO BUCLE
Entiendo, narrativamente, el objetivo del equipo del juego. Es original y es loable. Pero es aburrido. Llegado un momento el juego te obliga a volver a recorrer el mundo y encargarte varias veces de todos los jefes finales hasta los que entonces te habías enfrentado. No te obliga a volver a derrotarlos una vez porque te salgan en una sala. No. Te obliga a recorrer todo el condenado mundo, con algún que otro templo, para derrotarlos, no una ni dos veces... si no tres o cuatro. Es un crimen jugable. Entiendo lo que se proponían con ello, y es una de esas clásicas paranoias japonesas con mucho significado... pero es aburrida. Sencillamente, toda esta parte del juego es aburrida. Es repetir una y otra vez lo que ya hemos hecho con pequeñas variaciones en la jugabilidad y en los vídeos, vídeos que un servidor se saltaban porque aunque cambiaran un par de líneas eran en su mayoría una repetición. Repito, entiendo lo que el juego se proponía, y la idea como tal me parece incluso buena... ¿pero no hubo nadie que se diera cuenta de que toda esta parte del juego podía ser peligrosamente aburrida para muchos jugadores? A mi me gusta mucho el género, y como he dicho el juego es una absoluta gozada por su sistema de batalla... pero sólo el hecho de que nunca suelo abandonar juegos que he comenzado impidió que abandonara el juego.
Técnicamente es un buen juego. Tiene un buen uso de las 3D, e incluso se permite un par de secuencias de realidad aumentada. Los fondos de las ciudades son absolutamente preciosos, y los personajes tienen multitud de trajes y acciones exquisitamente animados. El diseño artístico del juego es muy simpático y preciosista. Pero el juego es algo irregular en este sentido, pues si bien las ciudades son impresionantes, son pequeñas y escasa, y en exteriores y mazmorras los entornos son bastante simples y repetitivos. Algo parecido podría decirse de la música, es exquisita, pero al ser un juego con tantas batallas al final acabamos escuchando mucho unos pocos temas concretos.
El juego es largo y difícil, y el sistema de batalla es una absoluta maravilla. Podría ser fácilmente uno de los mejores juegos de la consola, pero todas sus virtudes las veo empañadas por una estúpida decisión de diseño que lastra increíblemente el juego en su tercio final. Es un buen juego, un gran juego para los amantes del rol japonés; pero es también el primer juego de una franquicia nueva, y se nota que algunas de las ideas originales y definitorias han de ser pulidas.

11 comentarios:

Pennywise dijo...

Lo del bucle me ha matado, sí ya tengo poca paciencia para los RPG´s ultimamente... lo tacho de mi lista de quizás-futuribles-para-la-DS xD

Kururin dijo...

Meu deus, mira que es habitual que en estos juegos alarguen la duración artificiosamente con misiones intrascendentes, historias paralelas y demás parafernalia, pero esto ya sobrepasa lo tolerable. En el FFXII te hacían algo parecido en la recta final y era insufrible. Aún más. Me recuerda a los arcades que obligaban a darles dos vueltas para pasártelos, como el Ghosts'n Goblins.

Éste...pues huí al olerme los trabajitos, bastante sudé ya con el dichoso FFV. Maniobra de japo loco para propagar el farmeo ad eternum. Que timen a otro, yo ya he pecado.

Darío Ordóñez Barba dijo...

Te lo dije xD Y es una lástima, porque como bien dices los primeros dos tercios son modélicos, sí, la historia es una chorrada y los "bombazos" te los hueles casi desde el principio (la mayoría), pero el bucle es que empaña toda tu percepción del juego, para mí, mi mayor recuerdo del juego es lo mal que lo pasé ese tramo, de hecho, llegué a él ya con todo al máximo, niveles y trabajos, ya que entrené mucho para vencer a los dragones, esa parte no me servía ni para subir nivel xD
La verdad es que la secuencia final, la que da pie al dos me gustó muchísimo, pero por culpa del bucle no tengo intención de comprarme el 2 a corto plazo, esperaré opiniones y a posibles rebajas, o quizás a mi cumpleaños o a reyes. Si te pasas el 2 haznos tu crítica como con éste, me servirá para decidirme ^^

Luis Miguel dijo...

Es un juego al que le tengo ganas, más aún habiendo recibido la demo del 2º, pero la parte que comentas me echa para atrás. Meter relleno sólo por "alargar" las horas mínimas de juego puede ser un suplicio para el jugador. Lo pude aguantar en Wind Waker, lo sufrí en Super Paper Mario Wii (casi dejo el juego ahí)... pero bastantes juegos tengo por jugar como para que uno me obligue a perder el tiempo haciendo algo que ya he hecho.

eter dijo...

Pennywise, buff, pues si tienes poca paciencia... lo cierto es que se me ocupan pocos juegos de rol de corte japonés para recomendarte XD.

Kururin, sí, los trabajos también son una excusa para alargar el juego cosa mala. Particularmente no me gusta, y de hecho los juegos con tantísimas opciones me disgustan porque siempre tienes la sensación de que tu grupo podía ser mejor... pero si encuentras una combinación demasiado buena... entonces el juego directamente carece de dificultad.

Darío Ordóñez Barba, sí, tengo que darte la razón con tus comentarios de twitter. El principio es muy bueno, con mucho humor y mucho carisma, y un sistema de batalla francamente bueno. Pero si, luego llega toda esa repetición y te mata. Y yo no tenía tanto nivel, pero casi era peor... porque los combates entonces son eternos XD.
Y sí, la secuencia final esta muy guapa... pero de momento no compraré el 2. Este 1 no era mío, era de un colega... y al jugar las primeras horas daba por segura la compra del 2, pero con el bucle dude de terminar el juego.. así que sobra decir que el 2 no es ahora mismo ninguna prioridad. A ver como lo ponen las críticas.

Luis Miguel, lo del Wind Waker, que ya era malo, no es nada comparado con esto. En un Zelda el simil sería que tendrías que revisitar otra vez todos los templos para acabar con los jefes con alguna sutil variación.
El Paper Mario de Wii no lo he jugado, siempre me han asustado sus críticas.

Bassdrum D. Txema dijo...

Los RPG por turnos se me estan haciendo un poco pesados ultimamente. Solo les salva el tener un muy buen argumento. No es el caso. Este juego es bastante mediocre.

toti dijo...

La música es impecable, el sistema de trabajos es perfecto, el Bravely y el Default le da una capa más de estrategia que es muy bienvenido.
Lo de bucle, si es una pena, hasta a mí me aburrió y eso que había amado todo el resto del juego.
En su defensa al menos para mí, lo que viene después del bucle es realmente notable, la pelea del último jefe es muy divertida y está interesantemente planteada. Otro punto que me gustó es que la interfaz está muy bien pensada, es intuitiva y práctica de usar.
A pesar de sus problemas, le tengo mucho cariño a este juego y espero ansioso a que llegue la secuela.

Anónimo dijo...

La verdad es que este juego tiene demasiados fallos. Me lo compré hace poco, y aún no he llegado al bucle, pero como tenga que volver a repetir todos los bosses que ya he derrotado. UF, que palo.
La música del juego es buena. Y yo a los personajes les tengo mucho cariño, se han ganado mi corazón. Excepto Agnes. Le tengo un poco de asco. Yo creó que me he encariñado bastante con Edea...
Yo soy muy de RPG y este me gusta porque les bajan la dificultad mucho. En este me quedó atascada en cada nivel. Me gusta.
El juego esta bien ¡buena reseña!

eter dijo...

Bassdrum D. Txema, hombre, mediocre mediocre no es. Tiene un sistema de batalla tremendamente currado, que no deja de ser lo más importante en el género. La historia es normalita, pero vamos, como en todos estos juegos.

toti, yo para la secuela supongo que me esperare algo, supongo que solucionaran los defectos (y si quedan sólo las virtudes potenciadas será un juego de escándalo), pero tengo este demasiado reciente así que le daré algo de tiempo, y así de paso leeré críticas.

Anónimo, je, un poco contradictorio tu mensaje porque comienzas poniéndolo mal y acabas diciendo que es bueno :)
Agnes tiene su gracia, y está simpática con toda su mojigateria y sus "inaceptable"... pero sí, Edea le roba todo el protagonismo femenino, como Ringabel se lo roba a Tiz.

Anónimo dijo...

Tenia interes en el juego, pero sabiendo como es solo caerá si lo encuentro barato, ademas este año vienen otros juegos que me interesan mas como Dragon Quest VII y VIII y el Fire Emblem Fates, que ya esta tardando mucho en anunciar la fecha de salida.

eter dijo...

Yo del VIII pasaré, pero el VII se viene para mi casita el primer día... como el Fire Emblem, dicho sea de paso.
Mucho rol de calidad este año en la portatil de Nintendo.