jueves, mayo 25, 2017

¿El talento de la señora Highsmith?

Los cadáveres exquisitos

No había leído nada de la señora Patricia Highsmith. Sí, me sonaba el nombre de un tal Ripley que hacía otra cosa distinta a enfrentarse a xenomorfos, y sí, sabía que era la autora original de "Extraños en un tren". Patricia Highsmith es una de las autoras más conocidas del siglo pasado. Pero no había leído nada de ella. Apeteciéndome algo ligero y sin tener mi pila de libros demasiado saturada, encontré casualmente este libro en la biblioteca de mi hermano y decidí darle una oportunidad a la autora.
Y me he arrepentido. Este libro es una colección de relatos cortos, y verdaderamente no me parece que sea especialmente destacable. Hay algún que otro relato bastante potable, pero también hay otros que me han parecido bastante normalitos o -peor aún- me han dejado completamente indiferente. No puedo recomendarlo, aunque naturalmente tampoco puedo juzgar a la autora por este libro.
El libro esta compuesto por una serie de relatos cortos (pongamos una media de 20 páginas) de naturaleza bastante oscura, son historias de asesinatos ocasionales o criminales mundanos, todas ellas con cierto componente extravagante y mucho humor negro. Todas son hijas de su tiempo y no han envejecido demasiado bien, como suele pasar con las novelas de misterio de segunda mitad del siglo XX, donde los protagonistas pertenecen a una clase media que se hace extraña de leer hoy en día (con esas convicciones sociales tan marcadas por el "american way of life" con el odio y la envidia entre vecinos, el status social como medida del éxito, el racismo, el machismo tradicional o el feminismo emergente), las actitudes de muchos de los personajes se hacen extrañamente anacrónicas pues parecen actuar más como la sociedad parecía dictar que debían de hacerlo que como los propios personajes decidieran hacerlo.
Admito que he leído el libro con cierta vagancia y no en la mejor de las circunstancias, y eso quizás sea algo injusto de cara a analizarlo, pero también creo que un verdadero buen libro consigue despertar el interés del lector más despistado (aunque como he dicho, en este mismo compendio hay algunas historias que si enganchan... aunque no son la mayoría).
En cuanto al estilo, algún que otro relato tiene componentes ligeramente experimentales, pero en general se nota que son historias escritas con un tono ligero, carente de pretensiones o complicaciones, relatos que Highsmith escribió casi a vuelapluma por su disfrute personal o para cumplir algún plazo con alguna publicación.
Este libro es claramente un producto editorial no demasiado cohesionado que no me parece para recomendable y que creo -desde mi ignorancia del resto de la obra de su autora- que seguramente no sea en absoluto representativo de Highsmith.

lunes, mayo 22, 2017

OPDM - 014 - Persona of the wild

Nueva entrega del podcast, en esta ocasión muy centrada en el mundo de los videojuegos, con dos juegazos como Persona 5 y Zelda: Breath of the wild ocupando el grueso del programa y siendo respaldados por la saga Dragon Quest y la saga Starfox en nuestro atlas friki.


Otro juego -Nier: Automata- y el anime tenístico "Baby steps" (tras una larga lucha con Planetes y Misfits) se suman al final de un programa sin spoilers cuyos tiempos son los siguientes 

00:01 - Persona 5 
01:21 - Bestiario: Limos 
01:29 - Zelda BotW 
02:50 - Atlas: Lylat 
03:00 - Nier Automata 
03:20 - Baby Steps 

 Como siempre, se agradecen comentarios (ya sea en ivoox o en la entrada del blog (https://fanegas.blogspot.com)), likes y sugerencias.



viernes, mayo 19, 2017

Dragones y fregonas

Kobayashi-san Chi no Maid Dragon

Una informática con cierto fetiche por las sirvientas, tras una noche algo excesiva en cuanto a la ingesta de alcohol, va por un descampado y se encuentra una dragona herida por una espada. La informática salva a la dragona y esta, en agradecimiento, decide convertirse en su particular sirvienta. A esta pareja poco a poco se les irán sumando más dragonas antropomórficas que harán más pintoresca la vida de la protagonista inicial mientras tratan de integrarse en el mundo humano.

Admitiendo que el argumento es ligeramente absurdo, esta serie no deja de ser bastante entretenida y disfrutable. Es una de esas series optimistas que te alegran un poco el día con su comedieta ligera y carente de pretensiones. Es un slice of life simpaticón firmado por Kyoani, y eso se traduce también en una animación de escándalo y una dirección muy buena que da lugar a escenas mucho más potentes de lo que uno cabría imaginar de una serie así. La paleta de colores es muy viva y las transformaciones y la magia de los dragones dan para un buen despliege de efectos e imagienería visual que hacen la serie sorprendemente espectacular por momentos. La trama, sin ser nada del otro mundo, da la lugar a una curiosa pareja que desarrolla una extraña y hermosa relación de convivencia, amistad e incluso amor. La serie esta protagonizada por dos chicas y es notable la naturalidad con la que trata la relación entre estas sin apenas ningún componente sexual más allá de alguna ligera coña pero con un matiz yuri in crescendo. Con algunas pequeñas dosis de crítica social, pero mostrando una sociedad bastante idealizada o edulcorada, el humor en sí de la serie es bastante blando y disfrutable (con la excepción de un horrible personaje marcado por el fanservice más absoluto y absurdamente gratuito).
La serie no es redonda, ni mucho menos, pasada la sorpresa inicial y la presentación de personajes se estanca en un humor muy sencillo y repetitivo; la niña acaba robando prácticamente cualquier escena de la serie y eso no deja de ser una mala señal en el fondo. En su segunda mitad la serie cimenta la relación entre las dos protagonistas y vamos viendo como esta cada vez es más sólida y firme; pero este continuo y gradual aumento de la confianza se traduce en que no hay grandes eventos, y a la serie le fallan esos motores dramáticos que han de actuar ocasionalmente para dejar descansar a los protagonistas.
La serie es entretenida, se deja ver bien y sobra decir que visualmente es una gozada habida cuenta del estudio que la firma, y su alocada premisa funciona mucho mejor de lo que uno podría creer, especialmente en unos primeros episodios donde el carisma y la excentricidad de la dragona llenan la pantalla... pero a la serie se le hacen demasiado largos sus 13 episodios y el nivel general decae bastante a partir de la mitad.

miércoles, mayo 17, 2017

La más divertida forma de jugar

MOMENTO MÍTICO 60 - WiiSports Resort


Año 201X. Murcia. 4 treintañeros compañeros de trabajo quedan un Sábado por la tarde para disfrutar de una buena sesión de videojuegos. Tras una almidonada batalla de Smash Bros Brawl con 4 Princesas Peach, llega la hora de jugar a otro juego. El elegido es Wii Sports Resort. El deporte es la canoa a 4 y el objetivo es alcanzar a un jodido patito de goma que se contonea con su prole delante de nosotros amenazando con llegar a la meta antes. El reto a los jugadores está puesto y es trabajo de estos sincronizarse entre ellos, para dar las paladas más o menos al mismo tiempo y en las mismas direcciones. Tras 20 segundos de partida todos estamos agotados porque por ridículo que parezca el juego es absurdamente exigente a nivel físico. Todos de rodillas frente a la tele, simulando el deporte... y entonces entra la mujer del dueño de la casa para ver tan ridícula y humillante escena. Eso es un recuerdo. Y es el motivo por el que pueden llegar a ser tan grandes los juegos multijugador.

Sí, es inolvidable ese momento en el que derrotas a Ganon al final del Ocarina, como también lo es esa vez que te quedas hasta las tantas para -en la soledad de la noche- acabarte un Metroid. Todo aquel que disfrute de los videojuegos y pueda contar por miles las horas empleadas en esta afición, sin duda tendrá muchos recuerdos imborrables de algunas partidas ya sea por el juego o por las circunstancias en las que lo jugo. Pero muchos juegos multijugador cuentan aquí con ventaja al añadir el componente social.
Particularmente tengo muy buen recuerdo del "Wii Sports" (ver reseña), por mucho que en su día fuera criticado por su simplicidad era un juego muy entretenido y rompedor por su jugabilidad, y eso era lo importante... a fin de cuentas el juego de boxeo de la Atari siempre será más recordado que cualquier simulador moderno.
Y este Wii Sports Resorts pulía aquel juego con la inclusión del Wii Motion Plus y muchos más deportes, y algunos podías ser discutibles (desde luego nadie en su sano juicio preferiría el juego de las motos de agua a un Wave Race) pero en general el nivel era muy decente y se le sacaba partido de muchas formas al mando. Los juegos de esgrima y tiro con arco eran -salvando mucho las distancias- algo que nos hacía imaginar el futurible Skyward Sword (ver reseña). El juego de ping-pong era una delicia que mejoraba el tenis del original. La chorrada del frisbbie con el perro era muy simpática. El juego de baloncesto era también deliciosamente retro. El juego del ciclismo era agotador por mucho que no tuviera nada que ver con el ciclismo. El del avión... un homenaje en parte a Pilotwings.
Algunos de aquellos juegos podían ser muy simples, pero la estética de la franquicia era muy simpática y hacía fueran relajantes de jugar; y si uno quería un poco más de desafío ahí estaban los sellos para dárselo. Y en su modo multijugador, sencillamente, este juego era muy grande.
Será criticado, porque no tiene gráficos imposibles, ni cinemáticas ni chorradas de esas, pero este Wii Sports Resort era un grandísimo exponente de esa filosofía de accesibilidad y diversión instantánea que suponía la Wii. No hacía falta ningún tipo de tutorial en ocasiones, el juego ya estaba diseñado para jugarse de la forma más natural e intuitiva, y en esa sencillez estaba gran parte del mérito de este juego. No es un juego que te puedas "pasar", no es un juego especialmente desafiante para echarle todos los días X horas hasta dominarlo, es un juego para jugar, para encender la consola cuando estés aburrido y pasar unas horas con él sin más pretensiones que las de divertirte.



El próximo momento mítico se podrá escuchar a la sombra de la Aguja Espacial.

lunes, mayo 15, 2017

La decepción de Suzumiya Haruhi

La sorpresa de Suzumiya Haruhi

No puedo catalogar esta novela de otra forma que la de decepción. Haruhi y su mundo es una franquicia a la que siempre le he tenido mucha simpatía; las novelas tienen sus altibajos pero en general son amenas y rápidas de leer, me han solido entretener y me han dado muy buenos momentos. Después de lo épico que parecía ponerse todo con la última entrega (ver reseña) tenía bastantes ganas de leer el final de la historia.
Y si el autor tardó tanto en sacarla, y si su extensión es tal que ha dado para que Ivrea se marque un "Torre de la Golondrina" y la parta en dos -y la cobre por separado,  por supuesto- no fue casualidad. Esta obra atestigua por completo ese mal conocido como "bloqueo del escritor". La novela es, simple y llanamente, aburrida. Creo que pocas cosas peores se pueden decir de una obra de ficción que no pretende nada más allá de entretener. Casi todo falla en esta novela. La idea original del autor no era mala, el potencial de una anti-brigada era muy grande, y así mismo la idea del autor de bifurcar la trama en dos historias que transcurren paralelamente es siempre digna de mención. Ahora bien, todas estas interesantes premisas quedan lastradas por la pobre ejecución general del producto.
La trama, sencillamente, no avanza en ningún momento. El autor se limita a llevarnos de una escena a otra; algunas de estas escenas parecerían bastante potentes sobre el papel, pero la transición de unas a otras es tan endeble que parece que pasan porque tienen que pasar. Hay enfrentamientos y hay enemigos, pero las motivaciones de estos nunca quedan claras ya que Tanigawa les da unas líneas de texto extrañas, demasiado rebuscadas y rimbombantes. La historia no parece avanzar, pero el autor se empeña en hacernos creer lo contrario por medio de largos monólogos o conversaciones tan unilaterales que casi lo parecen. Tanigawa tiene una idea, pero más que a transmitirla en esta novela parece dedicarse a autoconvencerse de que la está transmitiendo. Y este defecto se propaga a la propia estructura de la narrativa, con dos tramas paralelas que se sienten descompensadas porque una es claramente mucho más dramática e intensa y duplica en páginas a la otra; entiendo que esto podría ser un recurso del autor, pero creo que en general las dos historias no están bien balanceadas y esto propicia que el lector desconecte de ellas (especialmente en la más rutinaria de ellas).
No puedo encontrar apenas nada positivo en esta última entrega de la saga, es demasiado rebuscada y torpe en cuanto a contenido y continente, pero es que además incluso pierde gran parte de la chispa de ironía e ingenio características de la saga. Tanigawa, claramente, no sabía como continuar la historia, y eso creo que se traduce en que intenta cerrarla, y lo hace mal, muy mal. A todo ello añadamosle algunos defectos habituales de la franquicia y sumemosle también una traducción y maquetación poco inspirada y tenemos una novela que -muy tristemente- no puedo recomendar bajo ningún concepto. 

viernes, mayo 12, 2017

El banquete de los condenados

One Piece 865 - Ey, Mama! (it´s me, Linlin)

Oda se maneja bien en el caos, y en estos capítulos lo demuestra. Puede parece que sólo hemos visto a Charlotte chillar, pero hemos visto mucho más. Cada personaje de la banda (o de la operativa) ha aparecido y ha sido ubicado en una escenario geográficamente muy pequeño como Caesar nos ha hecho ver. Podría decirse quizas que la banda de Big Mom está haciendo poco, pero la palabra que define este momento es "caos", un caos que ha abarcado unos pocos segundos... es comprensible entonces que Smoothie no haga hecho nada, o que al margen de Katakuri pocos de los Charlotte esten actuando. 

A pesar de que ya hasta se permite el lujo de soltar frases molonas, no soy el mayor fan de Capone, pero hay que admitir que su plan está funcionando. Los piratas de Big Mom no se esperaban este ataque, y las traiciones de Jimbe y el propio Capone, junto a la lluvia de Luffys ocasionada por los poderes de Brulee y la presencia de potenciales enemigos como los Vinsmoke u otros invitados les impiden adivinar el alcance del ataque. Smoothie y muchos otros pueden estar buscando unos enemigos inexistentes, amen de sospechar los unos de los otros; y naturalmente ninguno de ellos piensa siquiera en proteger a su madre, porque saben que no sería necesario y porque temen aún más las posibles represalias de esta. La banda de Big Mom no sabe cuantos enemigos les están atacando ni el objetivo que tienen, mientras que el reducido grupo de atacantes tiene muy claro cuales son sus objetivos y prioridades. Sólo Katakuri puede ver las intenciones de sus enemigos, pero su visión es confusa y cambiante por el caos, y por muy fuerte que sea tampoco él puede acabar en unos instantes con 4 enemigos que están por encima de los 300 millones de berris de recompensa, más cuando estos actúan de una forma relativamente coordinada. 
La duda es saber que pasará ahora. Verdaderamente el plan de la banda no era otro que rescatar a Sanji y -por extensión- evitar la masacre de su familia. Ese objetivo está cumplido, y además está cumplido dándole a Sanji uno de los planos más elegantes y majestuosos de los que ha dispuesto en todo el manga. Naturalmente, Big Mom es una gran amenaza para la banda, y obviamente lo va a ser más aún después de esta saga si no muere aquí... pero una muerte tan rastrera y cobarde, y que unos misiles puedan con ella, se hace poco menos que imposible (e incluso diría aquí que, a pesar de estar claramente enemistadas ahora, el que Reijuu tenga una habilidad relacionada con el veneno no es algo casual). Este no parece ser el momento para una batalla contra una Emperadora, y sobra decir que la banda y sus escasos aliados están muy en desventaja en este momento... con lo cual ahora procedería una huida, pero hay demasiados asuntos pendientes como Pudding, y la simple narrativa clásica de los mangas nos hace pensar que Ichiji y Niji tienen que tener al menos una escena para su lucimiento o para presentar sus poderes.

Y entonces, cuando nadie lo esperaba, Oda suelta la bomba. Un flashback de Big Mom era previsible -como lo es alguno más de los Vinsmoke para aclarar el mito de Sola o relacionar a Judge con Vegapunk-, pero creo que todos esperabamos uno corto, como aquellos últimos pensamientos de Barbablanca. Pero no. En pleno frenesí de la acción, en plena locura cronometrada... flashback de 63 años y primer vistazo a la segunda de las tres grandes islas míticas de la serie. Tras la isla submarina, y antes de llegar a Raftel, era obvio que teníamos que viajar a la isla de los gigantes, pero era una parada tan previsible de manos de la banda que no creo que muchos esperasen verla antes (Oda renuncia en parte a esos previsibles capítulos de presentación de isla). Así pues, tiempo de ver el hogar de los vikingos, con unos previsibles Odin y Thor a sumar al ya confirmado Loki, y la personalidad de Linlin no anima a pensar que este flashback será muy distinto a los de Doflamingo, y supongo que es demasiado pronto para esperar referencias a Saulo, Krogy o Dorry... pero es imposible seguir esta serie y no sentir que se te ponen los pelos de punta al ver la última viñeta de este capítulo.

martes, mayo 09, 2017

El XV del cerezo en flor

All Out!!

Siempre me ha llamado la atención el rubgy, eso del deporte de bestias jugado por caballeros y demás. Es un deporte que parece brutal y noble a la vez como ninguno. Sin embargo en España la difusión de este deporte es muy pequeña, y tampoco es que no duerma por no saber siquiera las fechas del 6 naciones. El caso es que le tenía ganas a este anime, los spokon tienen un componente claramente educativo en sus inicios, donde el protagonista muchas veces tiene que aprender a jugar a este deporte, y esa condición se cumple en esta serie... aunque más que centrarse en las reglas básicas del juego hablan de estrategias y del rol de cada posición, y no me parece que la serie lo haga mal, pero hay tantas variantes en el juego y el papel de cada jugador que no puede dedicar muchos minutos a estas explicaciones.

"All Out!!" comienza con Gion, un retaco algo pendenciero y muy sensible con el tema de altura, buscando un deporte en el que pasar sus años de instituto. Todos los equipos le rechazan por su altura porque si no habría serie, por avatares del destino conoce a Iwashimizu, un gigantón bonachón que es practicamente su opuesto y por una cosa u otra ambos acaban en el malísimo equipo de rubdy del instituto. Acabarán entrando en él, poco a poco iremos conociendo las normas del juego y al resto de miembros del equipo, conseguiran un entrenador veterano y comenzarán a mejorar. Ese es el argumento de la serie. Y parecería que esta fuera la enésimo serie deportiva... de no ser porque hace "cosas raras".
El spokon es un género marcado por los tópicos. Para bien o para mal estas series son muy previsibles, y uno rápidamente sabe como se van a desarrollar, e incluso el resultado de cada partido antes de que se juegue. Esto no del todo malo, hay elementos que se repiten porque básicamente funcionan, y al final un manga no deja de ser un producto comercial que hay que vender y el simple tiempo ha ido mostrando las formas mejores o más fáciles de hacer las cosas. En cualquier disciplina artística se puede inventar o innovar, pero hacerlo cuando hay una solución más sencilla y efectiva obvia no siempre sale bien.
En "All Out!!" pasa un poco esto. La serie es extrañamente libre y por no tener no tiene ni torneos, todos los partidos son amistosos y el anime acaba cuando parece que podría comenzar el campeonato para el que el equipo se ha estado preparando (lo cual permite que puedan perder hasta aburrirse). No es un defecto ni una virtud, es sencillamente como es. Tenemos una pareja inicial de aparentes protagonistas, sin embargo durante muchos minutos apenas aparecen y pasamos no ya a los capitanes, si no incluso a otros miembros del XV, a suplentes o al entrenador. La serie no prioriza el deporte por encima de todo, y sí, hay partidos, y son bastante espectaculares con algunas secuencias muy bien animadas por parte del equipo de MadHouse, pero también tenemos episodios costumbristas para profundizar en algo tan sencillo y sorprendente como el hecho de que el entrenador y su mujer no puedan tener hijos, y la serie nos muestra algo tan inusual como un jugador que se raja porque no quiere realizar el entrenamiento tan brutal que el resto realizan porque son personajes de un manga. Es curioso porque, siendo una serie con un reparto tan amplio entre protagonistas, secundarios y enemigos, consigue más o menos desarrollarlos a todos, y caen bien, e incluso hacen que sus personalidades tan dispares parezca que encajen en un juego como el rugby.
La serie tiene un ritmo... extraño, cuando uno espera ver partidos puede ser que veamos un par de episodios de desarrollo de secundarios, y estos dramas no son normalmente originales o especialmente buenos, y los partidos están bastante bien y me gustaría que hubiera más, pero esta extraña alternancia hace consistente a su manera la serie. En lo referente a la animación tenemos algunas secuencias muy logradas, pero otras bastante normalitas; el presupuesto de la serie se nota normalito y es evidente que los recursos se han ido algunas escenas concretas. A nivel sonoro y de doblaje no destaca especialmente, aunque esto no deja de significar que hay un buen trabajo detrás. Los diseños son curiosos, habiendo bastante diferencia entre algunos personajes, aunque quizás pequen de una excesiva musculación en algunos casos (y por no hablar del peinado del capitán, claro). 
En general, aunque me haya gustado y al final haya acabado bastante enganchado, tengo que decir que me parece una serie bastante normalita. Funciona y es entretenida, porque cualquier spokon lo acaba siendo si le das tiempo para ello, pero esta lejos de las grandes obras maestras del género.

domingo, mayo 07, 2017

Ese reflejo incómodo

Black Mirror

Esta es, sin duda, una de las series más perturbadoras e inquietantes de los últimos años. No es una serie continuada y la relación entre sus distintos episodios es con suerte mínima, ubicándose la mayoría de ellos en universos distintos. Sus tres temporadas son cortas (3, 4 y 6 episodios respectivamente), siendo la duración de cada episodio tan distinta como lo son sus temáticas y ambientaciones. "Black mirror" sigue la estela de otras series antiguas tipo "Historias de la cripta" o "Alfred Hitchcook presenta" y nos muestra en cada episodio una historia original, un mediometraje que aborda normalmente algún tema asociado a la tecnología y lo lleva al extremo para forzarnos a replantearnos aspectos de nuestra fría sociedad. Un episodio puede versar sobre como pueden destruir las relaciones el sobreexceso de información si fuéramos capaces de retener todo lo que viéramos, otro puede ir sobre nuestra obsesión por las apariencias y el como somos vistos por los demás a partir de las redes sociales, podemos ver una reflexión de hasta que punto puede imitarse la vida humana mediante una máquina o como podemos almacenar una consciencia en un disco duro. "Black Mirror" nos presenta aspectos de la sociedad de la información que conocemos, o que consideramos muy factibles, y trata de dibujar las consecuencias que estas tecnologías podrían suponer para la humanidad.
"Black Mirror" no critica nunca la tecnología (aunque pocos, incluso algunos de sus capítulos podrían considerarse positivos en este sentido), su mira está puesta en el uso de ella por parte de las personas, en como esta nos aliena y nos hace menos humanos. Como en cualquier buen relato de ciencia-ficción el futuro o el medio no es un fin, si no una herramienta. "Black Mirror" es una sucesión de buenos relatos de ciencia-ficción -cyber-punk principalmente-, y todos los futuros y el algún que otro presente que se nos plantean no tienen como objetivo otro que el hacer que nos hagamos las preguntas de como reaccionaríamos nosotros ante esa situación, ante ese contexto con el que fácilmente podemos extrapolar un paralelismo con la actualidad. Encontraría aquí una de las mayores pegas de la serie, siempre he creído que la ciencia-ficción ha de plantear preguntas pero no dar respuestas, la serie lo hace, y lo hace muy bien... pero en ocasiones es demasiado explicita y creo que eso difumina parte de la fuerza de su mensaje; creo que a veces, puesta la semilla de la idea, no hace falta nada más, la inteligencia del espectador sola llegará a preguntas muy inquietantes de las que normalmente se esconde sin necesidad de que la serie realice una exposición obvia y exagerada de ese concepto llevándolo al límite. Creo que cuando más fuerza la serie su idea peor funciona. Pero este es un bendito defecto que muy pocas series pueden soñar siquiera con tener. 
Técnicamente no hay mucho que decir, sus dos primeras temporadas producidas por la BBC son poco menos que impecables más allá de que algún escenario de exteriores pueda ser algo tramposa. Después, bajo el amparo de Netflix, el nivel continuó muy alto. Guiones y dirección están cuidados como sólo puede permitirse una producción bajo este formato tan libre, los actores suelen estar francamente bien y los efectos especiales se muestran también muy sólidos. Visualmente es una producción normalmente impecable.
Naturalmente hay episodios mejores y los hay peores, hay algunos más entretenidos y otros que no les quedan tan bien, los hay más divertidos e irónicos, y los hay más dramáticos. Cada episodio es un mundo y eso, naturalmente, da tanto variedad como irregularidad una serie absolutamente recomendable precisamente por lo incómodo que puede resultar su visionado.

jueves, mayo 04, 2017

OPDM - 013 - Temporada anime primavera 2017

Programa número 13 del podcast y centrado, como por fechas cabía esperar, en la temporada de anime de primavera del 2017. Comentamos más o menos una treintena de series, hablamos de un par de series japonesas de comida de Netflix, recordamos el manga de Azumanga Daioh y en nuestra enciclopedia friki nos metemos en la K para hablar de los kenders de la Dragonlance y la aldea de Konoha de Naruto (con algún que otro spoiler de dicho manga).

Los tiempos del programa son los siguientes:

00:00 Anime Primavera 2017 (Parte 1)

GRANBLUE FANTASY The Animation
Shingeki no Kyojin Season 2
Saenai Heroine no Sodatekata ?
Warau Salesman
Tsugumomo
Eromanga Sensei
Tsuki ga Kirei
Shingeki no Bahamut: Virgin Soul
Seikai Suru Kado
Nobunaga no Shinobi: Ise Kanegasaki-hen
Shuumatsu Nani Shitemasuka? Isogashii Desuka? Sukutte Moratte Ii Desuka?
Zero kara Hajimeru Mahou no Sho
Re:CREATORS
Natsume Yuujin-Chou Roku
Fukumenkei Noise

01:19 Bestiario: Kenders (Dragonlance)

01:25 Anime Primavera 2017 (Parte 2)

Dungeon ni Deai o Motomeru no wa Machigatte Iru Darouka Gaiden: Sword Oratoria
ID-0
Sekai no Yami Zukan
Atom: The Beginning
sin Nanatsu no Taizai
Alice to Zouroku
Little Witch Academia
Boku no Hero Academia 2nd Season
Uchouten Kazoku 2
Gin no Guardian
Berserk
Sagrada Reset
Sakura Quest
Renai Boukun
Cinderella Girls Gekijou
Your name


02:42 Atlas: Konoha (Naruto)
02:54 Midnight Diner: Tokyo Stories y Samurai Gourmet
03:07 Azumanga Daioh

Como siempre, agradecemos likes, comentarios y sugerencias ya sean en ivoox, en esta entrada (así como intentaremos responder a todos estos), o mediante nuestras cuentas de twitter.

martes, mayo 02, 2017

Tiempo perdido

La máquina del tiempo

Esta novela de H.G. Wells -uno de los pioneros más importantes de la ciencia-ficción- es un clásico como pocos que tenía bastantes ganas de leer y cuya lectura por una razón o por otra había ido postergando. Llegado el momento de ella, tengo que decir que me ha parecido una novela muy normalita, terriblemente normalita. Me ha llevado más de una semana acabar un relato que supera con dificultad las 100 páginas de extensión, eso me parece ya de por si muy identificativo.
La historia es más o menos conocida, tenemos un hombre que inventa una maquina del tiempo y que acaba, por cosas de la vida, en el año 800 000 y pico... y ahí encuentra a unos humanos que han degenerado lo indecible por el malvado poder del pacifismo y a otros que son lo contrario, que no soportan la luz y que son conocidos como morlocks. Ya esta, no hay mucho más de historia, y casi se agradece.
La idea a Wells no se la quita nadie, el imaginar lo que imaginó a finales del XIX es increíble. El problema es que, quitando lo revolucionario de su idea en su momento, la novela no tiene nada más. Intentado ignorar el hecho de que es la original y que luego muchas obras de viajes en el tiempo han pulido y explotado la idea... sigo encontrando una novela muy básica y muy anacrónica. Dejando de lado todos los disparates científicos que vemos -la propia novela no intenta siquiera explicar el viaje en el tiempo-, la aventura en el futuro esta llena de casualidades muy discutibles... y luego además la actitud del protagonista al explicarlo todo con un halo de superioridad moral o intelectual no es ya soberbia, es directamente ridícula. Basándose en nada, y adaptando todo el futuro a la idea que quiere transmitir, las reflexiones que Wells ofrece carecen por completo de fuerza.
Aburrida y ridícula por momentos, maniquea, carente de emoción o de atractivo aventurero, y por supuesto sin nada parecido a ciencia en ella, es una novela que no puedo recomendar más allá del interés por la historia de la literatura que alguien pueda tener.