miércoles, mayo 17, 2017

La más divertida forma de jugar

MOMENTO MÍTICO 60 - WiiSports Resort


Año 201X. Murcia. 4 treintañeros compañeros de trabajo quedan un Sábado por la tarde para disfrutar de una buena sesión de videojuegos. Tras una almidonada batalla de Smash Bros Brawl con 4 Princesas Peach, llega la hora de jugar a otro juego. El elegido es Wii Sports Resort. El deporte es la canoa a 4 y el objetivo es alcanzar a un jodido patito de goma que se contonea con su prole delante de nosotros amenazando con llegar a la meta antes. El reto a los jugadores está puesto y es trabajo de estos sincronizarse entre ellos, para dar las paladas más o menos al mismo tiempo y en las mismas direcciones. Tras 20 segundos de partida todos estamos agotados porque por ridículo que parezca el juego es absurdamente exigente a nivel físico. Todos de rodillas frente a la tele, simulando el deporte... y entonces entra la mujer del dueño de la casa para ver tan ridícula y humillante escena. Eso es un recuerdo. Y es el motivo por el que pueden llegar a ser tan grandes los juegos multijugador.

Sí, es inolvidable ese momento en el que derrotas a Ganon al final del Ocarina, como también lo es esa vez que te quedas hasta las tantas para -en la soledad de la noche- acabarte un Metroid. Todo aquel que disfrute de los videojuegos y pueda contar por miles las horas empleadas en esta afición, sin duda tendrá muchos recuerdos imborrables de algunas partidas ya sea por el juego o por las circunstancias en las que lo jugo. Pero muchos juegos multijugador cuentan aquí con ventaja al añadir el componente social.
Particularmente tengo muy buen recuerdo del "Wii Sports" (ver reseña), por mucho que en su día fuera criticado por su simplicidad era un juego muy entretenido y rompedor por su jugabilidad, y eso era lo importante... a fin de cuentas el juego de boxeo de la Atari siempre será más recordado que cualquier simulador moderno.
Y este Wii Sports Resorts pulía aquel juego con la inclusión del Wii Motion Plus y muchos más deportes, y algunos podías ser discutibles (desde luego nadie en su sano juicio preferiría el juego de las motos de agua a un Wave Race) pero en general el nivel era muy decente y se le sacaba partido de muchas formas al mando. Los juegos de esgrima y tiro con arco eran -salvando mucho las distancias- algo que nos hacía imaginar el futurible Skyward Sword (ver reseña). El juego de ping-pong era una delicia que mejoraba el tenis del original. La chorrada del frisbbie con el perro era muy simpática. El juego de baloncesto era también deliciosamente retro. El juego del ciclismo era agotador por mucho que no tuviera nada que ver con el ciclismo. El del avión... un homenaje en parte a Pilotwings.
Algunos de aquellos juegos podían ser muy simples, pero la estética de la franquicia era muy simpática y hacía fueran relajantes de jugar; y si uno quería un poco más de desafío ahí estaban los sellos para dárselo. Y en su modo multijugador, sencillamente, este juego era muy grande.
Será criticado, porque no tiene gráficos imposibles, ni cinemáticas ni chorradas de esas, pero este Wii Sports Resort era un grandísimo exponente de esa filosofía de accesibilidad y diversión instantánea que suponía la Wii. No hacía falta ningún tipo de tutorial en ocasiones, el juego ya estaba diseñado para jugarse de la forma más natural e intuitiva, y en esa sencillez estaba gran parte del mérito de este juego. No es un juego que te puedas "pasar", no es un juego especialmente desafiante para echarle todos los días X horas hasta dominarlo, es un juego para jugar, para encender la consola cuando estés aburrido y pasar unas horas con él sin más pretensiones que las de divertirte.



El próximo momento mítico se podrá escuchar a la sombra de la Aguja Espacial.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hacía un buen tiempo que no te leía Éter. Toda la vida leyéndote macho. Me ha molado el texto, o más bien, de lo que trata. Nunca tuve el juego pero es de ese tipo que quieres que nunca dejen de existir. Que quiten otros importantes si quieren, pero esto no. Puta DS y puta Wii, no recuerdo nada tan revolucionario desfe entonces. Solo, quizás, la realidad virtual (a la cual, por cierto, en tema de videojuegos nunca será completa hasta que Ninty entre a desarrollar)

eter dijo...

El problema de la realidad virtual, y de estos juegos "de movimiento" es que deberían generar nuevos géneros y su jugabilidad debería diseñarse por completo en base a estas características y no querer adaptar de mala forma otro tipos de juegos... esto puede conseguirse, pero hay que hacerlo muy bien. Al final todo es cuestión de diseño, y hoy en día los videojuegos están más diseñados por los publicistas que por los propios directores de juegos.

Kururin dijo...

Filosofía que Nintendo ha casi enterrado en pos de recuperar a sus más avezados acólitos, autodenominados Nintenderos. He ahí el quid del fracaso de Wii U y el descenso a segunda con N64 y Gamecube.

Wii consiguió el milagro de hacer militar en sus filas a todo tipo de perfiles, de escépticos a curiosos, de versados a esporádicos. Una balanza equilibrada aunque tras el impacto inicial muchas probaron las mieles del trastero tras un par de "fiestuquis". Y sin ese público mal llamado "casual" la sucesora ya vino sentenciada. DS ya tenía el pescado vendido por aquello de la portabilidad y el apoyo masivo de terceros. Y un Pikachu, un Mario y un profesor Kawashima que salvan cualquier desliz, claro.

Dudo si con la tablet van a reenfocar la estrategia o a perpetuarse donde están. Lástima que no tomen lecciones de su hegemonía en tierras portátiles.

eter dijo...

Con Wii sono la flauta, pero desde la n64 en adelante creo que sencillamente Nintendo es una compañía anacrónica, una empresa que se dedica a una cosa sola... pero una cosa que genera mucho dinero y donde se han metido ya todas las grandes multinacionales. Ninty no puede competir demasiado con eso.
Creo que el mercado de las portátiles sigue siendo más pequeño, más "japonés" y por eso sobreviven, pero el de sobremesa se les ha quedado grande siendo una empresa tan pequeña... aunque creo que al menos han sabido retirarse a tiempo de la carrera tecnológica que les habría hundido. Aunque eso en parte hace que la industria vaya muy contra ellos, a fin de cuentas en un mundo donde tienes presupuestos ya de cientos de millones de dolares a ningún directivo le gusta que los accionistas pueden echarle en cara que hay empresas que consiguen unos beneficios similares invirtiendo 5 veces menos dinero y anteponiendo la simple diversión y el diseño de videojuegos al fácil pero costoso recurso de que tu gente de marketing diseñe los videojuegos.