martes, enero 10, 2017

14 objetivos y 14 problemas

Minamoto-kun no monogatari 200

Minamoto-kun tenía en el horizonte un problema muy potencial, y este tristemente ha explotado al fin. El problema es tan obvio como inevitable, si estas haciendo un manga basado en Genji y quieres meter 14 chicas con sus 14 romances... tarde o temprano van a acabar chocando entre sí. Y más o menos el manga había sobrevivido durante sus primeros años, principalmente porque no había romance como tal... teníamos a nuestra buena Kauroko liando al protagonista con varias chicas para que estas se enamorasen de él, pero veíamos que no había romance. Minamoto podía suplir alguna necesidad de las chicas, podía darles el amor que necesitaban en un momento delicado o algo así... pero básicamente todas pasaban de él. Ninguna chica estaba enamorada de él y básicamente lo usaban y tiraban. Es de presuponer que todas estas serán conquistas en varios pasos, y de hecho ya estamos viendo como algunas de las chicas iniciales reaparecen ocasionalmente y como comienzan a desarrollarse como personajes poco a poco. El encanto de este manga está en una parte muy importante en las chicas, asi que no creo que nadie se quejara por ello.
Ahora bien, apareció Tokonatsu Yuu, la séptima conquista, y aquí el mayor temor posible con este manga explotó con fuerza. El problema es que Yuu si se enamora del protagonista, y el protagonista así mismo también se enamora de ella, y es una relación bonita que sería un final feliz para ambos. Pero claro, a Minamoto le quedan aún la mitad de las chicas por conquistar y un jefe final en forma de tía pechugona, así que el manga llegado un momento tiene que cortar por lo sano con esta relación. 
Y aquí hay un problema, porque aunque uno sepa de que va la historia, aunque uno quiera seguir viendo comedia romántica y torpezas sexuales a manos de nuestro protagonista... creo que muchos lectores -al menos es mi caso- casi preferirían continuar con esta pareja a ver nuevas chicas. Como digo, sabiendo de que va este manga, es antinatural... pero no deja de ser un poco natural que si uno ve una pareja que le guste, la apoye... ese término de "shippeo" que tanto se ve en los foros. 
El equivalente en Genji de Yuu es Yuugao, y esta acaba muy, muy, muy mal... y aquí ya hemos visto a Rokujo rondándola, pero no creo que la autora se atreva a llegar tan lejos. Ahora bien, en ese caso nuestra amiga Minori Inaba tiene un problema... porque separar a estos personajes es cruel, pero así mismo tampoco debería ser una chica que retornase después ya que eso la separaría mucho de su equivalente en la novela original y dificultaría el desarrollo del resto de las conquistas.
Llegado el momento la autora corta la relación con Yuu, y lo hace de una forma exageradamente abrupta y torpe, y después continua. Creo que aquí el formato del manga de 8 páginas por capítulo no ayuda, ya que un hecho relativamente traumático como este merecería muchas páginas, pero la autora no puede gastar muchos capítulos en ello cuando esto no deja de ser una comedieta echii... así que tiene que cortar por lo sano y pasar a la siguiente chica. Y aquí el manga pega un bajón importante por lo chapuceramente triste que es este suceso, amen del hecho de si el protagonista estaba tan enamorado de la chica ningún lector puede considerar que una saga haya acabado bien. Y el bajón se acentuó porque Hana Suetsumu puede ser fácilmente la peor chica de lo que hemos visto de serie. El diseño es bastante normalito, gafas y unos pechos grandes que creo que en esta serie resultan más contraproducentes que otra cosa; y su personalidad es la de supertímida, con lo que aquí tampoco conseguimos un personaje especialmente carismático. Y si la chica no es nada del otro mundo habría que confiar en la trama... pero esta parece salida de la imaginación de un guionista de porno que ha descubierto que la cuarta pared: una tía quiere ser seiyuu y tiene un papel en un eroge, y no tiene experiencia en el tema... pero es una profesional y del método Stanislavski.
Con Yuu la serie ha alcanzado algunos de sus mejores momentos, pero esto mismo ha precipitado la serie hacía su peor momento con su ausencia. Resta esperar a la siguiente conquista, y que la autora no vuelva a meter antes una saga rara como la del concurso de belleza, para ver si la serie podrá retomar un nivel más aceptable.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Confío en que no decaerá mucho, es una serie increíble e irrepetible. De qué sitio web lo lees?

dececon dijo...

Completamente de acuerdo contigo. Esta última conquista no tiene ni pies ni cabeza y el personaje femenino no atrae para nada.
Y sin embargo, la muchacha deportista era un personaje que se dejaba querer y la ruptura es bastante estúpida, sin sentido.
Esperemos que la serie vuelva a lo que era antes.

eter dijo...

Anónimo, mangazuki.co

dececon, es el problema, esa pareja era muy bonita y la serie tiene que romperla... y cuando Terumi se lie con otra la presencia de Yuu desvirtuará un poco ese romance... como esa propia conquista desvirtuará el romance con Yuu.
Bueno, en fin, tampoco se le puede buscar mucho en ese sentido a una serie que parte de la premisa de 14 conquistas... al menos esperar que la siguiente sea carismática.

Øvn¥ dijo...

Ahora si señalaste lo que muchos pensamos, que aburrido se han puesto los capitulos y por lo que vi ahora tambien esta una enfermera pero ya estoy pensando en retomar este manga terminado el 2017.

eter dijo...

De la enfermera sólo he visto la portada de un tomo... pero bueno, en fin, peor que la seiyuu no puede ser XD