miércoles, junio 14, 2017

¿Hay algún 4-koma mejor?

Azumanga Daioh

Hace ya bastantes años que vi la adaptación animada de esta serie, y hace ya también bastantes que la revisione (ver reseña), y en ambos casos me maravilló. No era sólo una de las mejores y más divertidas comedias que he tenido el placer de ver, era también un excepcional "slice of life" en el que se le cogía un cariño tremendo a sus protagonistas. Siempre había querido leer el manga original, y una vez leído tengo que decir que es la grandísima obra maestra que esperaba. La historia y los personajes ya los conocía, y verdaderamente se pierde alguna escena inventada muy bien pensada por el equipo del anime, y no tenemos ni voces ni banda sonora, pero ello no importa. 
Perdemos un poco, pero ganamos en ritmo, que los tres años y la amistad de las seis chicas protagonistas quepan en cuatro tomos es sencillamente increíble. La historia siempre avanza -incluso con la obvia referencia de un calendario-, en ningún momento se estanca y vemos como pasan los tres años y como la amistad entre las chicas crece con los diversos eventos típicos de las series de colegialas. Vemos sus tonterías, vemos como se esfuerzan y vemos como crecen. Tenemos una amistad tan sólida como la de Tomo y Yomi, o la de las dos profesoras, tenemos los esfuerzos de Sakaki por integrarse en el grupo, la siempre refrescante libertad de Osaka, la determinación de Kagura e incluso ese extraño romance protagonizado por Kaorin que nunca terminó de funcionar -y que creo que ocasionó que Azuma sustituyese a esta chica dentro del grupo protagonista- y todo ello desde esa gran narradora que es Chiyo, cuya ingenua e idealista visión de la amistad poco a poco va tomando un matiz más triste y melancólico conforme madura. Cada una de las chicas es distinta al resto y vemos como se aceptan conformando un grupo terriblemente sólido, siendo una serie que trata sobre la amistad en ningún momento sus protagonistas renuncian a su individualidad, cada chica tiene sus motivaciones y actúa de una forma u otra según su naturaleza; con alguna que otra excepción protagonizada por gatos, no hay grandes tramas argumentales a lo largo de la serie, pero es también evidente que toda la juventud de las chicas es un viaje, un transito que realizan juntas hacia la adultez que les espera a cada una de ellas por separado.
En verdad todo lo que se diga de esta historia sobra bastante, tiene ya casi 20 años y no ha envejecido un ápice, sigue siendo tremendamente actual y disfrutable dentro del idealismo esperanzador con el que dibuja la amistad. No conozco a nadie que no este familiarizado con la franquicia y que no comparta dicha opinión, no es sólo una serie imprescindible para recomendar, si no también para revisionar o releer. Así que supongo que en esta reseña debería hablar principalmente de algún punto del manga en sí como tal, y aquí lo más importante me parece el formato del 4-koma, un formato que se rige por tiras cómicas de cuatro viñetas con presentación y desarrollo de un gag que funciona sorprendentemente bien. No son tiras cómicas como podrían ser las de Mafalda u otros historietistas occidentales, aquí tenemos en verdad capítulos de varias páginas donde cada una de esta página tiene un par de estas tiras y donde existe continuidad entre ellas, de forma que los gags se enlazan entre ellos y donde personajes y tramas pueden adquirir cierto grado de complejidad. Normalmente cada una de estas tiras funciona relativamente bien -habiendo algunas mejores y otras peores, claro-, pero la continuidad las refuerza de una forma brutal, consiguiendo transmitir esa sensación de gags o coletillas recurrentes que son tan frecuentes en la vida real en ocasiones. El dibujo en todas estas viñetas es muy sencillo, casi sin fondos y con unos personajes cuyo diseño se ha simplificado mucho; aunque aquí hay que decir que ocasionalmente el autor nos regala algún capítulo de formato tradicional, y aquí vemos un dibujo tremendamente elaborado y limpio, con unos fondos muy consistentes gracias al ordenador y un dibujo de las chicas sencillamente espectacular.

Sencillamente, una obra maestra de su formato y del manga en general..

2 comentarios:

Kururin dijo...

Una cumbre del humor en dura pugna con Dr. Slump, Gintama y alguna más. El problema de las cuatro viñetas es que suelen ser reducto del moe más chabacano y a menudo ininteligibles al atravesar fronteras japonesas, pero no es el caso.

Y cómo rechinaban esos 10 morlacos por tomo en aquellos tiempos de estandarización del formato y ediciones deficientes, Norma a la cabeza. Cualquier tiempo pasado fue peor en este mercado nuestro.

eter dijo...

Sin duda era caro... pero yo me arrepiento de no haberlo comprado en su día XD.

Es una de esas series que creo que venderían si las reeditaran.

Creo que gana a Slump y Gintama, aunque sólo sea porque es más corta. Y Gintama me encanta, pero se me está haciendo muy largo todo el final y autor se repite ya demasiado con su estilo dramático.