martes, febrero 12, 2013

Un momento mítico más, con sentimiento

Cuando hace unos años se anunció que sería Joss Whedon el encargado de dirigir "Los vengadores" salté de alegría (supongo que en sentido figurado, no tengo un recuerdo exacto de aquel día). El hecho de que este hombre fuera el creador de esa pequeña maravilla llamada Firefly bastaba ya para que el proyecto de los héroes más poderosos de la Tierra fuera esperanzador... pero pro encima de todo estaba el hecho de que ese hombre era el creador también de otra serie, una de mis favoritas.

MOMENTO MÍTICO 35 - Buffy, the vampire slayer

No me gusta nada el terror. De hecho mi primer recuerdo de la serie datará del 98-99 y fue una escena fugaz en la que a Buffy le seguía una Drusila con su maquillaje de vampiro, y la caracterización me dio un mal rollo increible que me alejó de la serie durante varias de las reposiciones que Canal + solía echar a medio día. 
Sin embargo, quizás porque en aquellos apenas echaban nada por la tele que valiera la pena, le dí otra oportunidad a la serie. Y me encontré una pequeña maravilla.

El argumento de Buffy es una soberana estupidez. Tenemos una chica en un instituto que se dedica a cazar vampiros porque es "la cazadora", una especie de figura mitológica paladina de las fuerzas del bien. A Buffy le ayudara un pequeño grupo compuesto por Giles, un "vigilante" de una surreal orden británica (qué alguién me explique para que servía "el Consejo"), Willow, su mejor amiga y una aprendiz de bruja; Xander, que es una mala influencia para él mismo, y un grupo de secundarios que va variando un poco a lo largo de las temporadas. Y Buffy necesitará esos aliados, pues Sunnydale es un pueblo con una tasa de mortalidad digna de un monumento.

Pero incluso en los vergonzosos momentos en los que la serie intenta dotar a la figura de la cazadora de un halo de misticismo (aspecto en el que fracasa estrepitosamente por encuadrarse dentro de lo que yo siempre he llamado "gigantes con pies de barro", series que intentan construir algo demasiado grande sobre una base enclenque), incluso cuando tontea con los tópicos del género o se ve arrastrada en una obvia espiral de poder, uno ve que la serie tiene algo más. Es una serie que intenta avanzar siempre, y lo hace sin miedo. Los personajes evolucionan a lo largo de sus siete temporadas en todos los sentidos posibles y uno llega a encariñarse verdaderamente con ellos. La serie muestra a sus personajes más allá de la lucha contra él mal, les somete a traiciones, les mata familiares o amantes, los vuelve locos, los sume en la mediocridad y les provoca crisis de identidad e incluso entra en temas tan tabú como la identidad sexual. Todo ello hace que Buffy sea una serie notable, pero lo que la hace sobresaliente son sus formas. Porque incluso cuando uno lleva ya más de cinco temporadas a su espaldas y cree haberlo visto todo se queda con la cara a cuadros cuando ve que un episodio comienza así:


Es en las formas donde esta serie seduce. Los diálogos entre sus personajes tienen una frescura brutal; frases de todo tipo se cruzan entre sus carismáticos personajes consiguiendo arrancar siempre una sonrisa cómplice al espectador. Hay tramas serias naturalmente, pero pueden estar manejadas por un villano tan hilarante y memorable como el alcalde de la tercera temporada. Un apocalipsis puede narrarse grandilocuente en segundo plano mientras el secundario cómico de la serie vive la más surreal de sus noches. Un personaje muy secundario puede volver 30 episodios después para cambiar toda la serie mediante un hechizo que altera la realidad.
Y luego por descontado están las dos joyas de la serie, curiosamente opuestas... un episodio mudo y otro músical, y lo mejor de todo es que estos dos formalismos pudiendo ser un mero recurso cómico son puestos al servicio de la trama  y la historia haciendo avanzar de sobremanera la serie.


Mobilis in mobile

12 comentarios:

El Tipo de la Brocha dijo...

Si dijera que por fin me pondré a ver las temporadas que me quedan, mentiría; pero artículos como este me traen buenos recuerdos y me llevan a querer engañarme a mí mismo.

Pennywise dijo...

A partir de la 2ª temporada, Buffy es DIOS. A mi el misticismo me mola, porque siempre lo tratan de forma ligera y es una forma de crear mitología de la serie.
Este capítulo es brutal y pese al halo cómico hace evolucionar a los personajes y las canciones son pegadizas ¿quien da mas?
El capitulo mudo acojona de verdad xD

juan dijo...

Una de las mejores series de la historia, sin duda. No solo porque lo diga yo, es que nunca sale del top cinco tanto si estás son escogidas por aficionados, como por la crítica especializada.

Y mi personaje favorito es Spike. Que maravilla de personaje, que soberbia interpretación se marco James, y que putada le hicieron el la séptima temporada (es más, en el mismo episodio que besa al moreno, en la escena siguiente esta durmiendo con Spike XD).

Pero que dolor, macho, que dolor, parecía un fangirl cuando vi ese episodio y tenía que comentarlo en el foro que escribía por aquel entonces. Que guerra se monto XDDDD, riete tú del episodio final de Lost o de la guerra paring de Harry Potter

eter dijo...

El Tipo de la Brocha, yo querría revisionar las dos últimas temporadas bien... me parecieron demasiado raras en su día, y la última directamente ni me gustó.

Pennywise, la segunda es muy buena con Spike y Angelus... pero la tercera con el Alcalde y Faith se lleva para mi la palma. Es cuando la serie se encuentra en su mejor momento. Luego para mi va perdiendo poco a poco el norte.
A mi lo de la Cazadora nunca me gustó, había momentos en los que era ridículo cuando empezaban con lo de "es la cazadora"... y ya el consejo no había por donde cogerlo ¿qué demonios hacían aquellos hombres?
pd: los caballeros del episodio mudo son los mejores "monster of the week" de la serie.

juan, a mi Spike me gusta sobre todo como villano, y como héroe a la fuerza al principio de la cuarta... después no me gustó nada cuando empiezan con todo el rollo de oscuridad con Buffy, convirtiendolo en una sombra extraña de Angel... luego afortunadamente volvió en la quinta temporada de Angel XD

Arthas dijo...

Y despues James Masters hace de Piccolo en aquella abominación que se hacia llamar adaptación de Dragon Ball y se le pierde todo el respeto XDDDDDDDDDDDDD

eter dijo...

Era lo que más me dolía de aquella abominación XD

juan dijo...

Como villano es patético XD, solo tienes que ver que todos sus planes terminan en el fracaso más absoluto, a lo Pierre Nodoyuna de los autos locos.

Dices que la serie perdió el norte a partir de la cuarta y que las dos últimas temporadas te parecen raras. A mi nunca me pareció que perdiera el norte, simplemente los protagonistas crecieron y no podían contar las mismas cosas que estaban contando.

La cuarta temporada es la entrada a la universidad, encontrar un novio, un buen tipo, y el enfrentamiento entre magia y tecnología. Problema principal, que la química entre el buen chico y Buffy era completamente nula.

La quinta es un enfrentamiento épico contra un enemigo invencible. Un tema muy recurrente en los cómic. Y al mismo tiempo, se empieza a consolidar las bases de la sexta temporada.

La sexta temporada es una obra maestra. Es un error pensar lo de la oscuridad de Buffy, de la cazadora, y no sé qué. Lo que te están contando es ni más ni menos la historia de una chica enamorada del tipo equivocado. Y ya esta... Bueno, y que la vida en general es una mierda.

Se puede complicar el análisis con los mitos griegos de Eros y Tanatos, con la oscuridad de Buffy, conque todo se va a la mierda... Pero todo se reduce a una chica que ama al tipo equivocado, y lo que es peor, es que sabe ambas cosas.

Y aun a riesgo de que no te lo leas pues me va a quedar un buen tocho y es más que posible que solo me interese a mi, lo explicó. Hay dos errores muy comunes al analizar esta parte. Para empezar, hay que darse cuenta que amar a Ángel es lo fácil. Al principio de la serie, Buffy tiene 16 años y Ángel es un vampiro con alma que esta la hostia de bueno, que por tanto puede acompañarla por la noche y en segundo lugar, que seguramente podrían destrozar la cama juntos. Dicho esto, me parece siempre increíble que todo el mundo piense que Buffy y Ángel no pensaran en hacerlo cada vez que estaban juntos. Si Ángel no hubiera tenido el problema que tiene, se hubieran pasado todas las temporadas dale que te pego.

Y Skipe es Spike... La prueba más evidente de que la chica lo ama, a pesar de decir que nunca se lo dice salvo en ese final, es curiosamente el sueño erótico de la quinta, que cuando lo ves por primera vez, alucinas. Pero cuando lo ves por segunda vez, lo que uno se pregunta es ¿Y por qué Spike no esta muerto? Pero es que no solo no lo mata después de intentar matarlo, es que no se lo carga nunca... ni cuando descubre el secreto de Dawn, ni cuando fabrica el robot, ni cuando le descubre que su novio se deja chupar la sangre. Lo del chip llega un punto en que resulta una excusa ridícula

Esta temporada (la sexta) estuvieron a punto de no emitirla porque cuando leyeron el guión, los productores alucinaron en colores. Por eso, el final de la quinta se rodó como se rodó, para que fuera el final.

La séptima temporada la cagaron de muchas formas, y se notaba que los personajes estaban ya bastante quemados, salvo en una. Mucha gente criticaba que la relación de Buffy y Spike estaba en punto muerto, que no avanzaba a pesar ce todo lo que ha hecho Spike, pero es que Buffy nunca se lo pidió XD. Cosas de mujeres, pero claro, solo tienes que ver el cambio que da Ángel con alma y sin alama, y de quien esta enamorada Buffy es de Spike sin alma. La cuesta un mundo aceptar al nuevo, hasta el punto de que este tiene que volver a ser el de siempre

Lo del consejo no hay por donde agarrarlo, la mitología de la cazadora es horrible, lo de la oscuridad de la protagonista, mejor ni te lo plantees XD

Raistlin dijo...

Pufff, debería ver esta serie. En su momento no lo hice, pero tengo mono de ver más cosas de Whedon xD

Y más viendo lo que comentas de los personajes y la forma de proceder de los episodios. Tuve esa misma sensación en Firefly, donde a pesar de que la historia parece que sí podría ser más grande y ambiciosa que esta, es el trato a los personajes lo que me resultó tan llamativo y lo que me encandiló de la serie.

En fin, algún día...

eter dijo...

juan, a mi me encanta Spike como villano... da más sensación de querer divertirse simplemente que de querer hacer EL MAL con mayúsculas.
Me has malinterpretado un poco. La serie siempre buscó avanzar y no estancarse, y esta bien como hace pasar a los personajes de adolescentes a adultos... pero sencillamente esta parte me gusta menos y me parece más forzada.
Lo de Tara y Willow era muy valiente... pero un servidor disfrutaba como un enano con Oz y sus silencios XD. Lo de Buffy-Spike puedo más o menos entenderlo... y me encanta el momento en el que Spike recupera su alma... pero tanto Angel como Drusila me gustaban más como pareja de ellos (y no me gusta nada la pareja Angel-Buffy... pero Buffy-Spike... sencillamente era muy rara)
En todo caso tenía pensado que el final original era la quinta y que después lo alargaron, y que al cambiar de canal y disponer de menos presupuesto optaron por el trio de megavillanos y enfocar la serie más hacia los personajes.

Raistlin, muy recomendable, Wheddon en estado puro. Eso si, la primera temporada es bastante flojita.

ArturoCapdesolà dijo...

De los capítulos que más me gustaron, fueron en el que se cuestiona la cordura/percepción de la realidad de Buffy y uno de Halloweeen en el que se convierten en su disfraz.
Gran serie, en la que el detalle más logrado, es la evolución de los personajes...entre los que se lleva la palma, Xander.
Buena entrada, eter.

eter dijo...

El como consiguieron mantener a Xander durante 7 temporadas haciendo que fuera algo más que un simple payaso es toda una proeza por parte de Wheddon y su equipo.

ticktacktoe dijo...

El episodio musical de Buffy.

Nada mas que decir.