lunes, mayo 19, 2008

Un merecido "sleeper" literario

El niño del pijama de rayas

Un "sleeper" es un éxito inesperado, algo que triunfa sin un marketing monstruoso a su alrededor y que se basa casi por completo en el boca a boca. En el mundo literario eso pasa poco, pero entre autores consagrados y novelas ganadoras de premios, de vez en cuando algún libro se cuela entre los superventas. Este libro de John Boyne venía precedido de un gran éxito y evidentemente ha contado con una excelente tirada y distribución, pero hemos de admitir que no es "Un mundo sin Fin", "Harry Potter y las reliquias de la Muerte" o el último libro de Perez-Reverte, Brawn o García Márquez.
Un día me encontre a una amiga leyéndolo, y acto seguido me tocó sentarme en el tren frente a otra mujer que lo hacía, y después vi que estaba el nº1 de los más vendidos. Y así conocí el libro. Y mi amiga, tras leerlo, me lo recomendó y me lo dejó. Y así me lo he leído. Y no puedo hacer otra cosa que sumarme a esa recomendación y celebrar el éxito de un libro tan particular.
"El niño..." es una lectura terriblemente fácil y rápida. Apenas son 200 páginas de "letra gorda", y el estilo narrativo es sumamente ágil y accesible. La historia nos coloca en la piel del hijo del comandante del campo nazi de Auschwitz y describe como un inocente de 9 años ve ese paisaje que no llega a comprender nunca. Es un punto de partida que, si bien ya no me parece excesivamente original, siempre resulta sugerente por el contraste entre la inocencia y la felicidad de una criatura frente a una de las mayores escenificaciones de la maldad humana. Todo se narra con una naturalidad y simplicidad casi insultantes, y aquí radica uno de los grandes logros del autor pues el protagonista consigue caer bien a pesar de que en ocasiones nos parece excesivo como es incapaz de comprender lo que sucede o como resta importancia a las penurias de "el niño del pijama a rayas" que es su amigo judio al compararlas con las auténticas tonterias que parecen sus problemas al lado. Pero el punto de vista de un niño y todos sus defectos están tan bien representados como lo estan sus virtudes.
Si bien la recreación de la maldad nazi esta perfectamente recreada con episodios fugaces y tristes que el protagonista nunca llega a comprender y que -creo que acertadamente- se dejan en el aire en forma de sugerencias que el lector puede interpretar como considere, creo que la novela en ocasiones resulta algo inconexa en la forma de presentar momentos (como los referentes a la abuela del protagonista o la vista de Adolf Hitler a su casa). No obstante, es un libro extrañamente conmovedor, una de esas novelas que te atrapa por alguna razón y no te suelta ni siquiera cuando lo acabas. Es un libro que te hace pensar.

8 comentarios:

shon dijo...

Hay ganas de leer esta obra.

La verdad es que sí, es un éxito gracias al boca a boca. Su aquel tendrá.

eter dijo...

Es un libro muy recomendable, tiene ese "algo" que hace a algunos libros especiales.

Carboanion dijo...

A mí me dejó bastante fría, tras tanta alharaca con esta obra esperaba algo diferente.

eter dijo...

A mi no me parece "especial", creo que, ese recurso de narrar el nacismo desde la optica infantil ya lo descubrí y "disfrute" con "La vida es bella" de Benigni. No obstante, a pesar de no parecerme muy original y de ser algo inconhexo (¿se escribe así?), esta bien escrito y es una lectura que te toca algo la fibra sensible.

Didi dijo...

Pues a mi, sinceramente, me aburrio bastante, me pareió previsible y no me aportó nada.
Para narraciones soble el holocausto me quedo con Viktor Frankl en "El hombre en busca de sentido".

eter dijo...

Es cuestión de gustos y de momentos. Como he dicho por ahí arriba, a mi este tipo de "visión" ya me la mostró Benigni con su película, así que el libro no me ha sorprendido mucho. No obstante, si creo que esta bastante bien narrado y enfocado todo. Es una lectura agradable.

Cho Hakkai dijo...

Me parece una buena recomendación pero no creo que lo llegue a leer porque las lecturas y películas de nazis me revuelven el estómago.

Prefiero leer otra cosa.

Por cierto, muy buena reseña.

Saludos!!

eter dijo...

Cho, son sólo doscientas páginas y "de letra gorda". Es una lectura amarga y triste, como no podía ser de otra forma, por su temática. No obstante, esta narrada en forma de fábula y cuento infantil; no es un drama lacrimogero. Particularmente, te lo sigo recomendando.