martes, marzo 26, 2013

Entre Gibson y Orwell

Psycho-Pass

El último otoño trajo consigo un anime con reminiscencias de hace unos años, una producción cyberpunk que trataba de escapar de los clichés en los que se está enterrando el anime gracias a uno de los géneros más clásicos y brillantes de la animación japonesa tradicional. Unos buenos niveles de producción, una animación más o menos de lujo (con excepción de ese mítico episodio 18 por el que el director pidió disculpas), un guión del celebrado Urobuchi y unos diseños de la reputada Amano parecían conformar una mezcla explosiva.
Y desde luego Psycho-pass está por encima de la media de los animes actuales, no ya en producción -donde es obvio que cuenta con unos importantes recursos detrás (es el clásico anime que se financia sabiendo que será muy fácil venderlo fuera de Japón)- si no también argumentalmente. Ahora bien, Psycho-Pass tiene también un problema muy frecuente en la ciencia ficción... planteamiento sugerente, desarrollo genial, desenlace decepcionante.
La idea de la serie gira en torno a una sociedad automatizada donde las máquinas controlan la seguridad evitando los crímenes (una suerte de Minority Report), pero donde además también nos ayudan a ser felices guiándonos por el camino que se adapta mejor a nuestras capacidades (una especie de ultra comunismo especializado computerizado (¡toma definición )). El problema es que el primero es un concepto cyberpunk puro y duro, mientras que el segundo es más de Orwell (o incluso de la Segunda Fundación de Asimov), son dos conceptos que más o menos pueden integrarse bien... pero el cyberpunk pide casi por definición mucho enrevesamiento y paranoias (algo idóneo para para el lenguaje del anime), mientras que el segundo concepto funciona mucho mejor en casos simples. La serie nos plantea un mundo muy complejo... pero sobre él propone problemas muy sencillos.
Lo interesante no es el mundo en el que nos encontramos y los pequeños problemas artificiales que en él vemos, lo verdaderamente interesante sería ver como se llegó hasta él (algo mucho más complejo y sugerente, y algo que la serie ignora por completo). La serie, por decirlo de alguna forma, es demasiado fácil. Peca de coger conceptos clásicos de su género, enfocarlos con una luz un poco distinta, y mostrarlos. Es una serie hecha con manual en la que el conflicto es muy sencillo y no parece suponer en ningún momento una amenaza (en este sentido lo que más me gusta de su final es su sentido de corriente inflexible, de futuro cuasi inamovible hasta la catarsis final).
Los personajes están bien y los casos a los que se enfrentan más o menos también cumplen... pero la serie tiene un problema: la pareja protagonista. Los secundarios molan, el malo tiene carisma (aunque me preocupa lo mucho que comparto su pasión por la lectura y algunas de sus ideas)... pero la pareja protagonista es horrible... y además está pésimamente desarrollada. El chico mola demasiado, es perfecto y la serie suele ensalzar sus capacidades como detective mermando las del resto de sus compañeros -algo horrible-; y la chica es una inútil total casi hasta el final... pero todo el mundo se empeña en decir lo buena que es siempre (y además su diseño cabezón me da repelús).
Es una serie que se sabe espectacular, que plantea -aunque con trampas- preguntas y que es capaz de citar a Shakespeare con música clásica de fondo mientras se desarrolla un asesinato. Es una serie que quiere ser molona y que consigue serlo.
Pero es también una serie que, si bien recomendable a todos los niveles, creo que no termina de llegar a donde apuntaba.

11 comentarios:

Yer_Soul dijo...

A mí me parece una de las mejores producciones anime en años, sinceramente. Sus frases, sus referencias, sus personajes, la animación y una banda sonora que pone los pelos de punta. Para mí, brutal.

aLeeyam dijo...

No termine de leer la reseña, tengo que ver este anime xD

OtakuLogan dijo...

Lo primero que tengo que decir es que Psycho-pass es una buena serie.

Ahora bien, también tengo que decir que sus defectos no son pocos. Veo que en general Makishima cae bien, a mi desde luego no: sigo sin entender porque alguien tan supuestamente culto llama a las personas que venía patrocinando antes de su muerte para burlarse de ellas. Me molestó mucho con el primer malo ("¡Sois lo más cercano a la idea de Platón!"). Tampoco entiendo su estilo "leo, luego tengo razón" y sus citas a Ortega y Gasset. Pero peor aún es que la serie se quede a medias: es decir, lo de Kagari es algo totalmente sorprendente, pero no lo es el desarrollo de la serie con los protas tapando todo posible apunte de los demás (pobre Ginoza, no ha hecho nada en toda la serie y al final tiene el psycho-pass alto...), o que de repente al sistema Sybill le entre en ganas revelar su secreto vete a saber porqué, diciendo que confían en la integridad de Akane, esa misma integridad que en teoría debería valer para que sin que nadie le diga nada intente atrapar y no matar a Makishima.

Jo, el día en que planteen una serie como Psycho-pass, y a la hora de ejecutarla no entren en tópicos de series menos ambiciosas y simplemente cumplidoras, va a ser genial...

Lord Valdomero dijo...

Si de todas maneras cuenta con una buena premisa y la historia es muy buena no sera una obra maestra por varios detalles como los personajes, pero lo mostrado es más que satisfactorio, hasta el final es una serie fiel a su propia naturaleza otra forma de decir correcto aunque veniendo de Urobuchi esperaba un giro sorprendente y desconcertante se quedo algo corto. Otra cosa buena son las referencias a libros para complementar la informacion dada aqui y otros recursos para poder plantear tu propio punto de vista, vamos que Psycho pass no puede contener todas las respuestas a las preguntas planteadas por eso deja paso a la reflexion un muy buen detalle. Mas que recomendable para todo el mundo.

eter dijo...

Yer_Soul, a mi me ha gustado -ojala hubiera más series así-, pero no puedo evitar pensar que con los recursos de los que disponían podían haber hecho algo más redondo.

aLeeyam, haces bien, la serie tiene un par de spoilers de los que te joden un poco.

OtakuLogan, a mi Makishima me cae bien... cuando no lo juntan con Kougami, entonces pasa a ser el cliché de policia y villano que se conocen el uno al otro y en verdad casi se aprecían y toda esa mierda.
Lo de Sybill revelándose a Akane es épicamente incongruente XD

Lord Valdomero, es ciencia-ficción en estado puro... más interesantes las ideas de trasfondo que la propia trama en si.

erGuiri dijo...

Porfa porfa.. más como psycho-pass.. me da igual que no sean redondos, nadie es perfecto! Espero que haya alguna secuela, siempre y cuando no la caguen. Shinsekai Yori y Psychopass han hecho que este frío verano fuese más llevadero.

Bueno.. a ver qué nos trae la primavera además de Juego de Tronos xD

eter dijo...

Me parece que desgraciadamente es más probable una tercera temporada de K-on

erGuiri dijo...

K-on.. dios mio.. todavía me faltan 2 episodios por ver.. no encuentro las fuerzas para hacerlo!

eter dijo...

Yo me quedé en la primera de K-on, los primeros 5 episodios me parecieron muy divertidos... pero después se olvidaron de cualquier cosa relacionada con la música y se fue todo a la mierda... y ya la remataron con la puta Azu-nyan

Kururin dijo...

Vista. Qué cosas, siempre digo que ya no veré más anime y ahora llevo un par a la vez.

Magnífica serie, sin duda. Recuerda en cierto modo al boom del cyberpunk que hubo en los OVA de hace ya muchísimo, aunque obviamente aquí con un desarrollo argumental y de personajes infinitamente superior. Lo peor es el prota y el rival, topicazos y hiperbolizados al extremo, aunque bueno, se soporta bien. Por cierto, ¿qué demonios pasa con la animación de algunos episodios? ¿Se acabó el presupuesto o qué? Pasa en todas las series pero joer, aquí ya es pasarse.

A ver qué tal la segunda serie.

eter dijo...

El episodio 18 fue mítico por su animación XD.

Lo peor, el prota, su rival... y la tia prota, que también me cae bastante gorda.

Lo curioso es que más que una secuela lo que me gustaría ver sería una precuela. Una serie sobre la implatanción de tal sistema podría ser muy interesante.