sábado, mayo 02, 2015

Cuando los gigantes no son molinos

The newsroom

Polémica desde su primer minuto por atacar precisamente el medio en el que vive, Newsroom es una serie que sólo pudo vivir durante 3 cortas temporadas que suman en total 26 capítulos. 26 maravillosos capítulos absolutamente recomendables. La redacción de noticias de ACN es un más que digno relevo a la administración Bartlet, no es una serie realista, eso es necesario decirlo, es una serie idealista que intenta decirnos aquello a lo que deberíamos aspirar.
"The newsroom" tiene como protagonistas a la plantilla de "Noticias Noche con Will Mcavoy", un programa ficticio de noticias de la televisión por cable. Es un programa como tantos otros, políticamente correcto a la par que sensacionalista, regido por los audímetros y los intereses comerciales. Sin embargo, un día, su presentador, explota en una charla con estudiantes en esta secuencia con la que se abre la serie:
Con la llegada de una nueva productora, que además es la ex-novia del presentador (para tener la clásica tensión sexual, que no obstante hay que decir que funciona muy bien), el presidente de la cadena de noticias pretende volver a hacer un programa del que sentirse orgulloso, un programa que informe lo mejor posible a la gente para cuando tengan que votar, un programa imparcial y un programa que no considere estúpidos a sus espectadores. Eso significa ignorar todos los cotilleos o rumores, hablar siempre con datos y con opiniones contrastadas, no suponer nada y no ocultar nada que se sepa. Y así, tras una declaración de principios, el programa comienza a cambiar y comienza a hacer preguntas incómodas a sus invitados y a repetírselas cuando las evaden, comienzan a tirar de hemerotecas para encontrar contradicciones, y comienzan a hablar sin pelos en la lengua de los lobbys y esos grandes nombres que controlan el mundo desde la seguridad del anonimato. Naturalmente esto granjeará no pocos enemigos a los periodistas, que se enemistarán con partidos políticos, empresas y hasta con sus propios jefes, y a los que sólo el respaldo de la audiencia mantendrá en el aire.
La serie es idealista, y juega un poco con la trampa de narrar noticias reales, pero hacerlo un año más tarde de cuando se produjeron, sabiendo así los guionistas cuales eran las grandes noticias y pudiendo inventar tramas en torno a temas como un vertido de petróleo, el ataque terrorista de la maratón de Boston, la reelección de Obama o el asesinato de Bin Laden. Asi vemos como los periodistas descubren estas noticias y como discuten el tratamiento que darles, y a estas se unen algunas otras ficticias como una suerte de Watergate. Todo ello mientras ocasionalmente la serie divaga sobre los grandes temas universales o, sencillamente, da un gran discurso moralista.
La serie puede calificarse como idealista y moralista, pero en ningún momento pretende ser un documental; pero creo que intenta ser bastante ecuánime, e incluso hace a su protagonista Republicano, cuando estos normalmente son "los malos" en este tipo de historias.
Conforme vemos las noticias, descubrimos también la vida de los principales miembros de la redacción. Vemos como algunos crecen como periodistas adquiriendo el idealismo de sus superiores, así como vemos también algunas parejas (algo que por desgracia parece inevitable en este tipo de series). La química entre los personajes es brutal, y todos ellos son tremendamente carismáticos... salvo Maggie, que es ese típico personaje insoportable e inútil con el que además todos se flipan sin que el espectador entienda muy bien porqué. Este personaje es, sin duda, lo peor de la serie, hasta el punto que hay otros personajes u otras tramas que empeoran considerablemente por estar ella metida de por medio (su más que obvio romance con Jim es una cantinela absurda de la serie durante todas sus temporadas que es obvio como va a acabar y que sólo consigue destrozar el buen personaje que de inicio parecía ser Jim). 
Aunque se permite algún que otro capricho, la dirección de la serie es bastante clásica y tiene el enfoque serio que la trama misma parece reclamar. Los episodios, no obstante, son densos, con tramas duras y con mucha sustancia, sobre la que la serie también aporta varios puntos de vista. Son episodios intelectualmente gratificantes, pero es justo decir que son también algo agotadores, pues los diálogos se suceden a gran velocidad y además la serie exige cierto nivel cultural para comprender algunos acontecimientos o simplemente para coger todas las referencias a películas, libros, discos o hechos históricos que tiene. El humor, ya sea en forma de estas referencias o de los encuentros entre los personajes, esta muy presente en la serie, relejando el tono y facilitando que sus sesudos temas entren al espectador más fácilmente.
Peca de idealismo y algunas de sus situaciones son algo forzadas, y la serie se nota que fue cancelada y tiene un cierre francamente mejorable, pero es una gran serie. Una serie que toca temas que normalmente no se tratan y que hace pensar al espectador. Una serie que no es recomendable, si no saludable ver.

7 comentarios:

Setzer dijo...

El video ese que nos pusiste el otro dia tenía muy buena pinta. Esta es una de las que tengo ganas de ver algún día, cuando saque tiempo.

eter dijo...

Esta es cortilla, muy buena para ver uno o dos episodios a la semana (no la recomiendo para ver varios de un tirón, es bastante densa y no se disfrutan tanto)

Yer_Wells dijo...

Una imprescindible. Sorkin convierte en oro casi todo lo que toca. Una serie que el público nortemericano no ha sabido, o querido, entender, pues es una delicia de principio a fin. Una serie que no trata a sus espectadores de imbéciles, sino todo lo opuesto. Inteligente, mordaz y sumamente bien hecha. Y el reparto es una maravilla.

ticktacktoe dijo...

ais. No. Es cristo mal. Maniquea, pobre, insípida, sin garra, con sorkin sin inspiración y en pilóto automático en el mejor de los casos

No me vengais con que es unica porque se aproxima a vuestro valor moral. Precisamente el punto de la serie era ser así de afilada¿ A que cojones viene si no el discurso del primer capitulo, si no era sacarse la chorra? Lo que tenemos es un cirulín de parvulario en lugar de la inmensa polla negra que se suponía que nos iba a meter a los dos lados del espectro, rojos y azules

pero no, sorkin se la menea , salen dos gotillas y se te tira a dormir. Asca.

eter dijo...

Yer_Wells, bueno, en lo del reparto no estoy de acuerdo, hay personajes muy grandes... pero todo lo que rodea a Maggie es el mal.
Y luego la serie esta cerrada de una forma extraña (obviamente les faltaron capítulos e hicieron lo que pudieron, pero es una pega)

ticktacktoe, no estoy de acuerdo, ahora estoy viendo "El ala oeste" y me parece superior, pero esta dista mucho de ser mala, y no comparto la mayoría de tus calificativos.
Quizás peque demasiado de idealista y le de demasiados palos al Tea Party y pueda ser muy discutible el rol del protagonista como republicano, y le falta mala hostia contra los demócratas. Pero la idea del periodismo que defiende es muy gratificante.
A la serie el echo en cara que es demasiado densa, creo que intenta ser demasiado grandilocuente y definitiva en todos sus capítulos... aunque esto creo que es problema simplemente del hecho de haber sido emitida siempre con la sombra de la guadaña sobre ella.

Sparrow dijo...

Esta serie no ocultaba la propaganda política. Al principio me creó esperanzas de poder engancharme a una serie diferente a la media pero no me terminó de enganchar. Una pena porque la mayoria de la series que veo son clónicas entre sí.

eter dijo...

A Sorkin se le nota mucho cuando va contra los Republicanos... y en esta está desatado contra el Tea Party, pero me gusta también como intenta defender un poco la postura de este partido (en su faceta más ligth, claro)