martes, marzo 22, 2016

Una autora que nació en el siglo equivocado

Cumbres borrascosas

Esta es una de las grandes novelas del XIX pero, una vez leída, tengo que decir que en mi ranking personal colocaría a Emily Brontë por debajo de Dickens, Tolstoi y otros autores. No narrativamente, pero si argumentalmente. El principal problema que le veo a esta novela es su argumento, que sinceramente no me interesa mucho. La novela narra una gran tragedia romántica que enfrenta a un par de familias por un amor imposible, pero lo gracioso es que los dos amantes son absolutamente insufribles... son, sencillamente, malas personas, y en parte te alegras de todo lo malo que les pasa y te da más pena todo el dolor que causan a quienes le rodean. A todos, claro, nos gusta leer historias que acaban bien ya que la evasión no deja de ser el gran fin de las novelas, pero el gran fin de la escritura es transmitir conocimiento de una generación a otra y eso esta novela lo hace explendidamente retratándonos un mundo real con personas reales.

La pena de esta novela, para mí, es que la escribió una mujer del XIX que vivió muy poco. No tengo nada contra las autoras femeninas, sobra decirlo, pero la sociedad de aquella época confinaba a la mujer a un rol en el que no podía vivir lo que vivían los citados Tolstoi y Dickens, y al morir tan joven tampoco tuvo el tiempo de leer tanto como Verne u otros autores. La novela de Brontë es claramente una novela femenina, y la pena es que esta mujer no tuviera tiempo para escribir más y sobre más temas universales. En algunas actitudes de Catherine, Linton, Headcliff e incluso Nelly se ven pequeñas muestras de rebelión contra las reglas sociales de la época, de un pensamiento más universal y libre, acorde incluso con muchos de nuestros valores actuales... pero al final la novela acaba supeditada a las convicciones de la época, como creo que en cierta manera lo estaba la propia autora, una mujer a la que no le dio tiempo a librarse de las cadenas de su época.

Y es una pena, porque la pluma de esta mujer es absolutamente prodigiosa. La narración de este libro es increíble, fascinante. Como he dicho, la historia no me importaba mucho, no es el tipo de libro por el que normalmente me interesaría, pero la lectura es hipnótica debido a la simple calidad de la escritura. Es todo un imprescindible literario absolutamente recomendable. Es una gozada leer una novela que se desarrolla casi enteramente como una sucesión de grandes flashback y que alterna primera, tercera e incluso segunda persona en la narración.

Pero, igual que Tolstoi escribió una gran novela "femenina" como Anna Karenina, me habría gustado leer a esta autora tratar temas sociales o políticos, porque en lo poco que se entrevee en esta novela se ve que no le faltaba valentía. Una pena. Emily Brontë murió demasiado pronto.

8 comentarios:

Kevin Michelle dijo...

A mi me pareció una novela muy entretenida, porque la prosa de Emily es increíble. Yo cuando lo leí estaba en mis años de adolescencia y fue mi primera lectura "seria", así que me sorprendió lo complicado que eran las relaciones entre los personajes (seguro que no está al nivel del Conde de Montecristo, pero en tan poco tiempo de lectura conecta a muchos personajes...). Además, la forma en la que conecta el pasado, presente y futuro de Heathcliff y la gente que lo rodea me sorprendió mucho. Quizás si lo vuelvo a releer descubra más detalles de ese tipo.

Y amé el final, con esa Cathy hija enseñando a leer a Hareton conciliando ambas familias y dando tranquilidad al lugar donde crecieron.

Gran reseña.

juan truchado dijo...

Hoy en día es un libro que encontraría grandes dificultades para ver la luz. El protagonista es prácticamente un maltratador que convierte la vida de su esposa en un infierno, la vida de la hija de la mujer a la que ama en un calvario y que enseña a su propio hijo a ser un malnacido sin tonos grises.

Y aún así, le adoras.

Por cierto, no tengo tan claro que sea un libro femenino. Cierto que esta escrito por una mujer, pero los sentimientos, la manera de tratarlos, es verdaramente visceral, muy poco femenino. El protagonista ama y odia con toda la fuerza de su alma, la muerte al dar a luz, todo lo que le ocurre a Cathy... Es una salvajada de padre y muy señor mío y personalmente, me costó trabajo creer que una mujer pudiera escribir algo semejante. Quizá el único detalle que si esta escrito por una mujer es el magnífico final, pero el resto, parece escrito por un tío hasta arriba de testosterana.

Por cierto, supongo que lo habrás leído en la intro, pero no puedo dejar de comentarlo. Cuando esta obra se publicó, los críticos pensaron que era una obra inmadura de su hermana mayor, que era por aquel entonces una reputada novelista. Pero te aseguro desde ya que su hermana aunque hubiera vivido mil años, jamas hubiera logrado escribir algo ni parecido. Aparte de que era su prosa no pasa de aceptable, a ella si que se la nota que era una chica. Ya digo, hay que fijarse en el tratamiento de los sentimientos.

Anonimatus dijo...

Cuando leí la novela me dijeron que fue una de las bases para los culebrones latinoamericanos, con los protagonistas como ejemplos de como construir a los villanos de estas.

eter dijo...

Kevin Michelle, bueno, diría que es mucho más compleja que el Conde, que no deja de ser una de aventuras tremendamente enganchante pero mucho más convencional. Narrativa y dramáticamente la novela es una absoluta salvajada.
El final es muy bonito, aunque a mi se me hizo algo precipitado el cambio tan brusco que ocurre en las Cumbres con la muerte de Heath... que esta claro que era el que promovía el odio en esa mansión, pero aún así se me hace muy rápido el cambio.

juan truchado, hombre, tanto como adorarlo... yo no tenía muchas simpatías ni por Heath ni por Cathy, casi me alegraba de todas las degracias que les pasaban porque se las buscaban los condenados.
En lo de novela femenina me refería más bien a la temática, donde supongo que las autoras femeninas no tenían tanto margen como sus compañeros masculinos y no todas podían publicar un Frankestein.
De la hermana aún no he leído nada, aunque las reseñas y críticas que he leído ahondan en la impresión que dices XD

Anonimatus, faltaría la clásica chica buena y pobre de pelo rizado que suele protagonizar las telenovelas (las buenas siempre tienen el pelo rizado, las malas, liso XD)

juan truchado dijo...

Como personaje es gigantesco.

Y ciertamente, Cathy se las busca las desgracias. Creo, no lo sé muy bien, que puede ser tranquilamente una crítica brutal a la condición sumisa femenina. Se enamora perdida de un capullo enfermo y maltratador. La pilla todo XD Hubo un momento mientras leía la novela que pensé que iba a terminar en la cama entre el protagonista, su hijo, y el hijo adoptivo de este XD.

eter dijo...

Sí, el nivel de retorcimiento de esta malsana relación alcanza cotas difíciles de imaginar XD

Belldandy dijo...

Es imposible coger cariño a los protagonistas. Es una novela intensa, cargada de sentimientos y no muchos positivos. Hasta ahí, de acuerdo, y me alegro de que te haya gustado tanto. Sin duda, es un imprescindible de la literatura universal.

Sin embargo, tengo una pega enorme que ponerle a tu reseña, o al menos por lo que creo haber entendido. Por lo que dices (o creo entender) estás minusvalorando esta historia por el mero hecho de ser una novela que no trata temas, digamos, más allá de los muros de una casa. Y lo achacas a que la autora no tuvo tiempo vital para leer más o porque es el hueco que le dejaba la sociedad a las mujeres. Para empezar, estás siendo horriblemente paternalista cuando unos 30 años antes (cómo tú mismo comentas en respuesta a Juan), Mary Shelley escribió Frankenstein. Emily o sus hermanas podrían haber escrito de lo que les hubiese dado la gana, pero escribieron historias que les salían de dentro con una intensidad que ya querría más de uno alcanzar hoy en día.

La minusvaloración histórica de las "cosas de mujeres" es en sí misma una idea machista. Los hombres hacen y escriben de cosas importantes: la guerra, la pobreza, aventuras fantásticas o reales... ¿Sentimientos? ¿Dificultades del día a día? ¿Matrimonio? Eso es cosa de mujeres, no tienen importancia. Valorar esta historia en contraposición a otras escritas por hombres es menospreciar lo que te está contando. Sé que te ha gustado, pero no me parece que hayas sido justo al resumirlo en gran calidad narrativa pero guión intrascendente.

@juan truchado: "me costó trabajo creer que una mujer pudiera escribir algo semejante. Quizá el único detalle que si esta escrito por una mujer es el magnífico final, pero el resto, parece escrito por un tío hasta arriba de testosterana." Y aquí vemos otro cliché: las mujeres somos seres de luz, puros y dulces ¿Cómo iba a escribir una mujer sobre un personaje tan capullo como Heathcliff? ¡Por favor! ... lo que queda por andar todavía...

eter dijo...

No es eso exactamente. Me refiero a que la temática general de la novela, romántica (aunque habida cuenta de como son los personajes eso es muy discutible), no es mi marco favorito. Me gustaría haber visto a esta autora con más libertad o con más experiencia, porque desde luego tiene ideas muy interesantes y se nota que tenía la cabeza muy bien amueblada y con unos ideales más próximos a los nuestros de lo que era común en la época.
Mi comparativa no iría con Shelley... que creo que esta un poco fuera de ese tiempo aunque sólo sea porque formaba parte de un grupillo muy extraño y muy "artístico". La compararía más con otros autores como Dickens o Tolstoi, auténticos monstruos que, no obstante, tardaron bastante en madurar. "Los papeles postumos del club Pitwick" es una novela que Dickens escribió para acompañar dibujos, ni siquiera era una idea suya, era un encargo. Con Tolstoi no creo que fuera algo parecido porque estaba hasta arriba de rublos, pero tampoco debutó con sus obras más conocidas. Lo que quiero decir con ello es que es normal que un autor novel para su primera novela se ampare un poco en lo que más conoce... y además es posible que tenga problemas para publicar si no lo hace. Luego ya, los más grandes, acaban adquiriendo una libertad que no tenían en sus inicios.
Con esta autora, por desgracia, perdimos esa posibilidad, porque la condenada escribía muy bien, y vimos una única novela que escribió con veintitantos... me habría gustado ver obras suyas con más años.
En cuanto a los temas... diría más que culturalmente a los hombres se nos inculca un ensalzamiento de la violencia y a las mujeres un sentido de responsabilidad para con la familia (esto, naturalmente, es muy discutible, pero creo que historicamente ha sido casi siempre así a grandes rasgos). Las novelas románticas... suelen enfocarse hacia las mujeres, mientras que las de acción hacía los hombres. No habló aquí de los autores, habló de las editoriales en sí y de las librerías. No obstante, dicho lo cual, temática al margen, una historia de corte romántica como esta "Cumbres borrascosas" toca temas como el amor, la venganza, el odio o el perdón de una forma increíble, mucho más que "El conde de Montecristo", que sería una especie de contrapartida "masculina" con mucha acción y mucho entreteniemiento... y que siendo una novela con la disfrute lo que no está escrito literariamente está varios niveles por debajo de esta.