viernes, octubre 21, 2016

Pongamos los cubiertos en vertical sobre el plato

Shokugeki no Souma: Ni no sara

Hace más o menos un año publiqué la reseña de la primera temporada de esta serie (ver reseña). El manga me encanta, y no pensaba que la serie fuera a estar a la altura debido a temas como el excelente dibujo o el innegable echii... y lo cierto es que el anime sorprendió a propios y extraños siendo poco menos que una adaptación modélica. Cierto, tenía algunos fallos, y nunca les perdonaremos que no adaptarán el partido de Ping-Pong.... pero en líneas generales era un producto muy satisfactorio, con una factura técnica espectacular y una dirección que paliaba incluso los defectos de ritmo ocasionales de la obra original. Así pues, creo que no era el único que esperaba con ganas esta segunda temporada.

El resultado, por desgracia, no puede catalogarse de otra forma que decepcionante.


Verdaderamente, todo lo que uno quería ver esta en esta serie. Los grandes momentos del torneo están, y si me pongo a pensar en escenas icónicas o en pequeños grandes momentos... todos ellos están ahí. El problema es que están demasiado comprimidos. La primera temporada no llegaba a cubrir 60 capítulos del manga en 24 episodios, esta adapta más o menos el mismo material en la mitad de capítulos. Y, sencillamente, el ritmo de la serie se resiente.

Particularmente esta parte del manga no es mi favorita, no me gusta demasiado cuando la serie se convierte en un battle-kitchen y tenemos un capítulo de un personaje preparando su plato sin que nadie sepa que es, luego otro de los jueces con su orgasmo de rigor mientras el personaje lo explica y sonrie... para que al final aparezca el otro competidor de la nada con una sonrisa y otro gran plato con otro capítulo de reacciones a continuación. El problema es que ese es el centro de esta saga, y no se puede evitar, y la serie consigue comprimir todos los enfrentamientos a un único capítulo, y me parece que estos tienen buen ritmo... pero no hay margen para los pocos capítulos anteriores donde veíamos a los personajes preparándose y donde de verdad los veíamos relacionarse entre ellos. Como he comentado, las escenas principales siguen estando ahí, verdaderamente la historia funciona y no se pierde nada... pero el ritmo es demasiado acelerado, no hay pausa alguna y que permita dar una sesnación de relajación que beneficiaría mucho a la comedia simpáticona de la serie. Además, si quizás hubieramos tenido los 13 episodios para la saga de la "Election" este defecto de ritmo no se habría notado, el manga no es muy denso en este arco y quizás con una hora más de metraje repartida no se habría notado tanto esa sensación de ritmo acuciante y desenfrenado... pero la serie se empeña en meter el arco de las prácticas -supongo que por la popularidad de Shinomiya-, y eso se traduce tres episodios al final que se sienten anticlimáticos y que además se notan todavía más comprimidos que el resto (la mini-saga de Hisako es de mis favoritas del manga, la considero uno de los puntos de inflexión del manga incluso... y aquí se convierte en un episodio donde el desarrollo de este personaje es tan rápido que no resulta creíble).

El afán por abarcar todo el material posible supongo que no será si no un reflejo del deseo de maximizar beneficios, y esto se nota no sólo en que el presupuesto aborde menos episodios, si no en que también la calidad de la animación se nota en general uno o dos puntos por debajo de la de la temporada anterior. Cuando hay que enfocar un plato el dibujo sigue siendo magnífico, como es también muy buena la labor de animadores y diseñadores... pero aunque se nota que el equipo es el mismo o uno similar, también se nota que en esta serie no se ha puesto tanto mimo como en la anterior.

Es un buen y entretenido anime. El material original es muy bueno y, además, esta saga en concreto resulta muy apropiada para el formato del anime. Pero es una serie fallida. Todo se sucede con una velocidad demasiado alta y uno no puede evitar pensar que, aunque no le falte ninguna escena crucial, a esta adaptación le falta algo.

4 comentarios:

Pennywise dijo...

A mi el arco de las practicas me encantó y me hubiera gustado que toda la serie tirara por ahí :D El torneo lo vi rapidísimo y yo que no leo el manga me rallé porque recordaba claramente que en la 1ª T del anime se clasifica el de las gafas y luego nos meten al gigante 2.0 sin vaselina. No sé si el anime sobrepasó en su momento al manga e improvisaron...

eter dijo...

En la primera temporada cortaron justo el momento final en el que aparecía Subaru de repente (habría sido bastante anticlimático manejar la trama de Eizan para no concluirla, supongo).

El arco de las prácticas esta bien, aunque se nota muy acelerado... es una pena que la serie no explore más este tipo de desarrollos porque son más frescos que los enfrentamientos carentes de emoción.

Yer_Wells dijo...

OMG,a mí me ha encantado, han sido enfrentamientos muy dinámicos. Creo que tampoco era necesario darle lentitud, y en cada episodio ha habido uno (más o menos) y los he gozado mucho. Quizá sí es cierto que el Stagiare se ha reducido MUCHÍSIMo y querría haberlo vesto en más detalle, pero el torneo me ha parecido fantástico

eter dijo...

No, si yo el problema no lo veo en los enfrentamientos... si no en la preparación de estos, donde se veía más o menos interacción entre los diversos personajes mientras preparaban sus platos... todo eso lo hemos perdido :(