miércoles, marzo 01, 2017

La inmortal oscuridad de la raza humana

Ajin

Lo primero que hay que decir es que este es un anime de Polygon, estudio que ya se ha ganado un más que merecido nombre gracias a la adaptación al anime de Knigths of Sidonia en sus dos temporadas (ver reseña 1, ver reseña 2). En aquel anime demostraron que la animación completamente realizada por ordenador era posible, y en esta serie van un poco más allá trasladando la acción a nuestra época, y la serie sale victoriosa de esta difícil prueba. La animación por ordenador y lo robótico de sus movimientos siempre resulta extraña de ver, y en nuestro cerebro se dibuja ese valle de lo inquietante merced a esos movimientos tan matemáticamente fluidos, pero si bien en algún momento alguna escena puede parecer un poco mecánica, lo cierto es que todo parece muy natural en esta serie. Sobra decir que no hay deformaciones cómicas o dramáticas de ningún tipo, pero los personajes están perfectamente diseñados y animados, y se muestran consistentes siempre, con un gran trabajo de animación de ropajes y pelo y pequeños movimientos sutiles de todos sus cuerpos. Y si los personajes eran una asignatura pendiente -y en esta serie Polygon se permite hasta tías buenas (sólo les falta una serie con algo moe ya)-, la gran prueba eran los fondos, y cuando se trata de ciudades o edificios sobra decir que no tiene problemas, pero cuando nos adentramos en la naturaleza con bestias y vegetación la serie sorprende por lo consistente que es esta y la sensación de vida que transmite. Visualmente esta serie sobrevive sin problemas a los mayores problemas que este tipo de animación presenta, y naturalmente se vale de las virtudes del ordenador para darnos unas prodigiosas escenas de acción que se desarrollan a una velocidad pasmosa.
Zanjado el tema visual, y con un apartado sonoro correcto (aunque en su segunda temporada el opening corre en parte a manos de Angela, y eso son palabras muy grandes para un servidor), resta hablar de la serie en si. Y la serie es una pequeña gozada, uno de esos animes que ocasionalmente aparecen y que tienen al mismo tiempo una trama bastante sólida y un desarrollo terriblemente absorbente. 
Ajin nos transporta a un mundo donde, de repente, comienzan a aparecer personas que no mueren. Mueren, pero al hacerlo una especie de humo negro les rodea y resucitan. Estas personas son conocidas como "ajin" y son muy raras... y suelen ser capturadas para someterlas a todo tipo de investigaciones que normalmente se reducen a torturarlos y matarlos de todas las formas imaginables. El protagonista, un chico brillante pero también muy individualista, sufre un accidente de tráfico y descubre pertenecer a este particular grupo. Comenzará su huida, pero pronto la historia se complicará y aparecerán organizaciones que los cazan, así como un misterioso hombre con boina extremadamente peligroso que intentará provocar una rebelión de los ajin. El punto de partida es -aunque no mucho- original, y coloca al espectador en una situación interesante al hacerle empatizar con los aparentes villanos de la historia, ya que las acciones de estos no están regidas sólo por el odio, si no por el mero afán de supervivencia; lo cual hace justificable y razonable las acciones y actitudes de todos los ajin. Este no es un gran anime de ciencia-ficción, pero si tiene ese pequeño puntito del género que te hace preguntarte ciertas cosas.
No obstante, la gran virtud de la serie se encuentra en su desarrollo, auténtica y alocadamente frenético. Las acciones se suceden a una velocidad de vértigo y los 20 minutos de cada episodio pasan volando. El número de personajes es considerable, y hay un par de líneas narrativas distintas que ocasionan que en algún momento algún personaje pase a segundo plano (pasando incluso con el protagonista, que apenas aparece en el último tercio de episodios de la primera temporada), pero en general todo se desarrolla de una forma coherente y lógica, incluso los más que notables giros de guión o los cliffhangers en los que suelen acabar los episodios. Hay lugar para la sorpresa en la serie, pero esta sorpresa viene más del "cómo" que del "qué", pues los personajes suelen ser bastante consecuentes consigo mismos y algunos incluso anuncian con bastante anticipación sus planes. La serie es tremendamente espectacular y adictiva, e incluso consigue convertir en un activo el tener un protagonista borde que sólo vela por su seguridad, utilizando a este y al gran villano para obtener un poco de comedia bastante siniestra y pesimista.
Este anime es un auténtica joya, una maravilla sumamente recomendable que además se encuentra en Netflix para todos los públicos y eso incluso me ha permitido constatar que amigos no aficionados al anime lo han disfrutado de sobremanera. Y este anime me habría parecido lo mejor del año de no ser por un problema, y es que su final es inventado. El manga sigue en publicación y para la segunda mitad de su segunda temporada (la serie está compuesta de dos tandas de 12 episodios cada una de ellas) no tuvieron más remedio que inventarse la historia... y la resolución que inventaron no es desastrosamente mala más allá de algunos puntos horribles, y más o menos funciona... pero se nota que es claramente inferior a todo lo que la ha precedido hasta entonces. La serie, hasta su final, se desarrolla metodicamente con una coherencia y un ritmo impecables... llegado el final... los guionistas de Polygon acaban como pueden. 

7 comentarios:

Gonzalo Alcalde dijo...

Y el Manga le da mil vueltas

toti dijo...

Su ritmo realmente es impecable, gracias al CG la calidad es completamente constante a lo largo de la serie y satou, es el mejor villano que he visto en mucho tiempo (con el final inventado no tanto, pero lo puedo perdonar)

Lechu dijo...

Hola, vengo a que me tires piedras.

Me gustó más bien poco. Abandoné la serie en el episodio 8 harto de casi todos los personajes, solo empaticé con Shimomura y la posición tan difícil en la que se encontraba. Al resto les pegaría un guantazo por distintas razones.

Aunque creo que lo que me acabó echando muy para atrás es el apartado visual. No puedo con él. En Sidonia no Kishi lo toleré porque es pura ciencia-ficción en el espacio, con humanos que hacen la fotosíntesis, bichejos espaciales con mala uva... Le queda hasta bien emplear CGI. Pero es que la técnica es tan... artificial. Los diseños, la paleta de colores, los movimientos, las sombras... No me los creo. Y sí, hay constancia en dibujado y animación, no se pierde calidad, pero tampoco hay ese toque de artesanía, de cariño en el trabajo. Es muy frío, demasiado eficiente. En esta serie no me encaja, prácticamente en ninguna me encajaría.

Supongo que el manga será infinitamente mejor, pero tardaré mucho tiempo en comprobarlo.

Scarlet dijo...

En mi caso me gustó, pero tampoco tanto como para tirar cohetes... y la personalidad del protagonista no me hizo mucha gracia. Además, la mitad se me hizo demasiado lento; aunque luego, si son más dinámicos los acontecimientos.

No sé si me animaré a ver la segunda temporada. Si lo hago, no creo que sea pronto.

eter dijo...

Gonzalo Alcalde, yo estoy muy vago con los mangas desde hace tiempo... pero este me tienta mucho.

toti, el final desvirtua algo a Sato... aunque el último plano medio lo cierra bien, tengo curiosidad por ver como lo desarrolla de verdad el mangaka.

Lechu, todos los personajes son bastante egoistas y oscuros, a mi eso particularmente me gusta. Los ajin sencillamente estan muy idos de la cabeza porque la mayoría han sido muy puteados, y los malos... son el corporativismo personificado XD.
A mi el aspecto visual si me gusta. Cierto que pierde algo de naturalidad, pero la consistencia que tiene es brutal, y la velocidad de la acción es francamente espectacular. Teniendo en cuenta el tono de la historia, creo que pega bastante bien. Entiendo lo que dices de la frialdad... pero el anime actual ha perdido mucho de ese encanto de la animación manual, alguna cosita de P.A o Kyoto sigue siendo muy potente a ese nivel, pero la mayor parte del tiempo vemos una animación por ordenador enmascarada bastante cutre.

Scarlet, puff, pues si la primera temporada no te entusiasmo... la verdad es que directamente te recomendaría no ver la segunda.

erGuiri dijo...

Angela... y fripSide .. dos grupos que están en mi ipod, pero que unidos, lo siento, pero no molan. Parecían dos canciones sonando a la vez.

En cuando al Anime, me entretuvo, pero ya ni me acuerdo de qué iba jajja sólo me puse a verlo por curiosidad al ser el OP de la segunda temporada de dos de mis grupos "chungachunga" favoritos. Magníficas canciones para escuchar en el Gym mientras corres o pedaleas. Eso sí, me vi las dos temporadas enteras, algo entretenido sí era.

eter dijo...

Cierto, el opening no terminaba de ser la suma de ambos grupos... aunque a mi no me parece que se restasen tanto entre ambos.

A mi particularmente me encantó la serie, pero claro, si apenas la recuerdas... contra esa impresión no hay discusión posible XD