viernes, marzo 20, 2020

Una serie a la que dedicar más de un pensamiento

Mob Psycho 100

Kageyama Shigeo es un joven bastante apático cuya vida está marcada por un impresionante poder mágico que en cierta forma le ha aislado del mundo. Vive tranquilamente, ayudando en exorcismos a un estafador de buen corazón que se hace pasar por medium mientras intenta poco a poco forjar algo parecido a una personalidad.
El punto de partida de "Mob Psycho 100" en cierta forma es el reflejo del de la otra obra ultraconocida del autor "One": One Punch Men (ver reseña). En aquella serie teníamos a un protagonista apático terriblemente poderoso a nivel físico, aquí tendríamos a su equivalente psíquico. La absurda fuerza del protagonista y la más que evidente comedia que lo impregna todo serían las dos semejanzas obvias entre ambas series (eso y la espectacular -aunque con estilo mucho más fluido y unos diseños mucho menos estilizados- animación del producto), pero las diferencias se acaban ahí.
Mob Psycho puede ser espectacular por momentos, puede ser muy espectacular con batallas absolutamente épicas y que hacen gala de una gran versatilidad en el uso de poderes por parte de los personajes (aunque en algunos momentos -especialmente en el decepcionante clímax de la segunda temporada- peca de recurrir a las bolas de energía o a lanzarse edificios), pero es mucho más que eso. Mob Psycho explora la personalidad de su protagonista mucho mejor de lo que lo hacía la serie de Saitama, aquí tenemos a un héroe autoaislado del mundo que busca definir su identidad al tiempo que intenta que sus poderes no le superen, y paralelamente a su desarrollo tenemos el personajes como un hermano a su sombra o un jefe que combina un extraño idealismo con una total ausencia de honradez. 
Mob Psycho comienza como una serie de comedia en la que su pésimo primer episodio no incita demasiado a seguir con su visionado debido a la no mucha gracia que hacen sus personajes y al particular -y no muy agradable- diseño de sus personajes y su animación. Sin embargo, en los siguientes episodios la comedia comienza a funcionar mejor, y cuando se alcanza la media docena de episodios uno ve ya matices interesantes en el discurso de la serie así como unas secuencias de batallas que parecen sencillamente portentosas hasta que la serie avanza y salta directamente a la épica con una mezcla impecable de comedia y espectacularidad. En su segunda temporada, si bien el final me parece bastante flojo, todo mejora aún más, con una trama con muchos más grises y unos personajes envueltos en crisis personales que muestran una profundidad y madurez inusuales en el género.
Es una serie en la que es difícil entrar por su temática y aspecto, pero si se superan los reparos iniciales, el espectador se encontrará ante una de las mejores series de los últimos años.

9 comentarios:

Rindou dijo...

Sinceramente, siento que le da muchísimas patadas a One-Punch Man... la cuál no me gusta, todo sea dicho.

Anonimatus dijo...

Hay montones de teorías sobre esta serie y su relación con One Punch Man. Una muy popular es que Shigeo se convierte en un héroe superpoderoso llamado Blast que al final acaba harto de todo y se reescribe la mente haciéndose una nueva identidad bajo el nombre de Saitama.

Juan Manuel dijo...

Es gracioso que hagas mención del mal primer episodio de la serie porque justamente yo pospuse seguir viéndola por 2 años después de terminarlo. Realmente me hacía una imagen muy distinta de cómo iba a ser el anime a partir de ese primer contacto, luego de hablarlo con alguien que me la volvió a recomendar, al describírmela un poco mejor la retomé y he de decir que la pasé bastante bien aunque poco recuerdo ya de la misma xD.

Fede 5000 dijo...

La gran diferencia de Mob con OPM es que uno va todo por el espectáculo, la acción y la comedia mientras Mob además tiene contenido y mucho desarrollo, el crecimiento del protagonista como persona en su principal enfoque y dirección por eso la serie no se siente perdida en los momentos donde los personajes no están luchando, y sobre todo el gran contraste que posee la obra con su mensaje a diferencia de todos los demás shounen te dicen que el poder y la fuerza lo son todo y si no lo tienes tu no eres nadie en el mundo.
mientras Mob pycho 100 es como "ser poderoso no te hace alguien superior".

eter dijo...

Rindou, a mi OPM me gusta, me parece muy entretenida... pero no pasa de eso, esta tiene sustancia de verdad y es mucho más gratificante.

Anonimatus, casi espero que One no caiga en la tentación de unir sus franquicias, nunca lo he visto algo especialmente satisfactorio.

Juan Manuel, sí, a mi me lo habían dicho varias veces, que el primero era muy malo y que luego mejoraba una barbaridad. Y es así, los siguientes no son especialmente buenos y es para el 4 o el 5 que la serie te ha enganchado, pero es que el primer episodio directamente te hace antipáticos los personajes.

Fede 5000, añadiría a los secundarios, el maestro o el hermano estan muy por encima de los secundarios de OPM, donde se supone que el cyborg y el ninja intentan ser buenos personajes (King y Garo si tienen algo más de sustancia, eso hay que admitirlo, pero siguen estando muy por debajo de los compañeros de Mob)

Ashikabi dijo...

Yo apoyo el meme de que Mob es el hijo de Fubuki y Saitama.

eter dijo...

Nah, Saitama no se merece a Fubuki XD

Anónimo dijo...

Jhon Kei

La obra con más sustancia (al menos hasta la fecha) de One. Con una barrera de entrada mayor a OPM, pero sencillamente mucho más disfrutable por dos sencillas razones:
a) Mensaje constante.
b) Desarrollo de personajes.

En cuanto a "a)" en Mob vemos un "Los poderes no hacen que las cosas cambien. Si quieres que las cosas cambien, tienes que ser TU el que cambie" en OPM vemos más un chiste constante que a veces se decanta por X o por Y más a merced de la broma de turno que de querer trasmitir un mensaje.

Y en cuanto a "b)" OPM claramente posee personajes con ligera y hasta un tanto tangible profundidad (Saitama con su "vacío" existencial de ser sencillamente el mejor en algo y, a su vez, que le sea imposible emocionarse por la amplía brecha existente entre él y cualquier otro ser de su universo), pero es que MOB cuenta con la misma cantidad de temporadas (y casi te diría que la misma cantidad de personajes a los que se les da algo de profundidad) y la manera en como lo aprovecha para hacerte sentir que los mismos crezcan por momentos y tengan escenas tan icónicas como el encuentro entre Kageyama y su maestro después de que al último se le haya subido el ego.

En mi opinión, ambas temporadas de MOB tienen los mismos problemas:
a) Inicios cuestionables.
En la 1era con un "No tengo ni idea si esto irá en alguna dirección" hasta más o menos que se resuelve el arco de Hanazawa Teruki por el 5to episodio y en la 2da con un primer ep. muy lindo, muy bonito con una secuendaria que literalmente no vuelve a salir y...tirando de leyendas urbanas japonesas como la de la Kuchisake-onna....¿EH?

b) Abusos de los mismos recursos argumentativos
El 10mo episodio termina con un cliff hanger asquerosamente obvio de ¿Reigen siendo el líder de Garra?...¿Y ahora se supone que tengo que creerme en el episodio 11 que Mob va a enfadarse y hacer un "Top Anime Rage"? Y en la 2da el chiste de Reigen sorprendiendo y golpeando al pobre malo de turno...Es que One tiene que aprender que repetir un chiste o recurso argumental tan seguido hace que pierda su impacto muy fácilmente.

Esta 2da me parece menos redonda que su 1era temporada, pero sencillamente está plagada de más momentos maravillosos como todo el arco argumental de Mogami y está en 3er lugar como AOTY más por un problema personal con ese último arco con el ya sabido enfrentamiento con la división principal de Garra por sencillamente falta de sustancia detrás de todo este espectáculo visual que es la hermosa animación de BONES.

eter dijo...

Sí, Mob es un personaje excelente, y todo ese mensaje de que sus poderes no le sirven para nada porque no puede cambiarse a sí mismo y sus poderes incluso le dificultan ese cambio que se esfuerza por realizar.
El tema de Saitama y lo vacío que se siente está bien, pero la serie nunca salta en serio hacia ese escenario como si que hace en esta Mob abordando el drama serio de Mob (y ya ni que decir si metemos en la ecuación a su hermano y a su maestro)

La primera tarda un poco en arrancar, como dices, parece más comedia con todo lo del club de fisioculturismo. El arco de Hanazawa ya esta muy bien, pero para mi explota de verdad cuando comienza la trama del hermano.
Con la segunda temporada me pasa casi lo contrario, todo el principio explorando la naturaleza de los espíritus y con Mob pregúntandose sobre el bien o el mal o sus derechos a realizar esos exorcimos me gusta mucho... luego ya con lo de Garra creo que salta demasiado hacia el rollo shonnen.