viernes, diciembre 21, 2007

Que dura es la vida del ciencia-ficcionista (si esa palabra existe)

Soy Leyenda

"Soy Leyenda" es, creo, a todos los niveles una gran película de ciencia-ficción. Eso tiene sus virtudes y tiene sus pegas, porque la ciencia-ficción es casi por definición un género que se dedica más a plantear preguntas que a responderlas. Pocas películas de este género pueden considerarse grandes películas y creo que algo similar pasa con los libros. La ciencia-ficción tiene un gran problema y ese es que siempre suele partir de un punto de partida tan sugerente e interesante que este eclipsa a la historia. En esta película sucede. Vemos la vida de "el último hombre sobre la faz de la Tierra". Will Smith recorre todos los días un fantasmagórico y post-apocalíptico Nueva York y trata de combatir su inevitable locura. El problema es que esta idea es tan buena y tiene tanta fuerza que su planteamiento y su desarrollo importan mucho más que su conclusión, conclusión forzada y casi antinatural como en la mayoría de los relatos de ciencia-ficción.
Vaya por delante que no he leído el libro, ni tampoco he visto la película de Charlton Heston. Valoró esta película por ella misma. La idea es sensacional, y la película la refleja a la perfección. La primera hora y cuarto del metraje es sencillamente grandiosa. Una ciudad devastada y terriblemente grande y silenciosa, donde el peligro parece acechar en cada rincón y donde la casi total ausencia de banda sonora amplifica la sensación de soledad y tristeza. Un protagonista que vaga por ella, buscando supervivientes sin esperanza, tratando de hacer cosas rutinarias para no perder -más- la cabeza y soportando la culpa del que se cree culpable de todo lo que pasa. Esta parte de la película además no esta lastrada por la horda vampiros saltarines que vemos después y sus apariciones se limitan a un par de secuencias de terror que, si bien caen en algunos tópicos, estan perfectamente planificadas y son muy efectistas. Esta parte de la película es muy buena, la fotografía, la puesta en escena, el montaje, la música, la interpretación de Smith, todo raya a un gran nivel.
Llegado este momento me gustaría también hablar algo sobre ese actor como la copa de un pino que es Will Smith. Creo que "el príncipe de Bel-air" es no sólo uno de los mejores actores de estos tiempos en Hollywood, si no quizás la mayor "estrella" del cine. Es un tipo que cae bien, se le ve simpático y para nada altivo como un Tom Cruise. Y además es un hombre que sabe elegir a la perfección sus trabajos, alternando películas muy comerciales con otras pequeñas para su lucimiento como actor. Y en estos tiempos, sus elecciones para películas comerciales son ideas tan sugerentes como "Soy leyenda" o "Yo, robot". Hay pocos tipos capaces de cargar con el peso de una película de 150 millones de dólares, y Will Smith es practicamente el único actor que vemos en pantalla en esta película durante una hora, y decir que la mantiene a flote es quedarse corto ante un auténtico recital de interpretación en una película que para nada lo favorece.
El problema llega al final, cuando hay que cerrar la historia. Entonces todo se apresura y la calma y mesura de la hora anterior desaparece. Una sucesión de ataques de unos "vampiros saltarines" que dejan de impresionar como antes, y al ser tan duros uno se pregunta también como el protagonista ha resistido durante tanto tiempo. Aparecen un par de secundarios que nos atosigan con filosofía barata y que parecen estar más locos aún que el protagonista. Los malos adquieren unos sentimientos que hasta entonces no habían mostrado. Will Smith hace una publicidad de Bob Marley entendible, pero lo de Shrek sencillamente es ridículo. Y al final todo se resuelve "bien", con moralina y demás chorradas a las que el cine americano es tan dado en algunas películas. Una pena.
La película esta bien y resulta entretenida. Pero la media hora final echa por tierra una sugerente idea inicial que podría haber dado lugar a una cinta mucho más "gratificante"

8 comentarios:

Raistlin dijo...

Tengo muchas ganas de verla, a ver si la semana que viene me puedo acercar al cine...

eter dijo...

En todos lados la estan poniendo a parir, pero yo tengo la ventaja de no haber leído el libro (lo hare pronto, mi hermano se lo compró).
Me parece una buena película en su planteamiento y, aunque el final es bastante malico, un producto entretenido y disfrutable.

Xesu dijo...

Para el 26 la tengo prevista sin falta ^^

Carboanion dijo...

Yo estuve viendo ayer La brújula dorada (mi padre adoró tanto las novelas que dice que no quiere ver la película, no sea que le destroce la ilusión) y ¡tengo que leer las novelas YA! La siguiente en la lista era precisamente Soy leyenda, y el comentario con la gente era "Esta película, o es increíble o es una soberana mierda, pero siendo un único tío en pantalla todo el rato, no puede haber término medio". Sin embargo, por lo que cuentas, al hacer balance sí es término medio :P

eter dijo...

No exactamente, Carboanion. Termino medio no hay. La primera parte de la película es muy buena, la final... muy mala.

Y curiosamente cuando mejor funciona es cuando vemos "sólo" a Smith.

whitepawn dijo...

La película es acojonantemente buena. Es cierto que el final es un tanto forzado y apresurado, pero un peliculón. Y punto pelota. A tomar por culo la bicicleta.
Todos esos criticuchos de cine que hay por ahí que se dedican a ponerla a parir son unos "niñatos" de 30 y pico tacos con granos en la cara que hace meses que no pisan el portal de su casa. Y me apuesto la paga extra.

eter dijo...

Hombre, whitepawn (no usare tu nombre real por aquello del anonimato de los blogs y demás), acojonantemente buena no es. Es muy buena por momentos, pero al final se le va la pinza.
La primera parte es muy buena, y secuencias como cuando el perro entra en el nido y los vemos por primera vez, el videoclub o las trampas son perfectas. Pero es salir la mujer y el niño y perder mucho, que si Dios nos ha guiado, que si Shrek y Bob Marley molan... esa parte es muy floja, y desde luego el final de la película es muy cobarde.

whitepawn dijo...

Bueno, en eso te doy la razón, yo casi no me lo creía lo que estaba viendo cuando salió la brasileña con los rollos de Dios, pero creo que no es justo crucificar la película porque el director/guionista/productor o quien haya sido, se haya hecho la picha un lío para poder acabar la peli. Y no sé, lo de Shrek... joder, ahí se demuestra lo colgao que está el tío, aunque creo que las muestras de locura van en aumento conforme avanza la peli.
Igualmente para mí, sigue siendo un peliculón... como REC, que todo el mundo la ponía a parir.
Y algo más sobre el final, se me antojó corta, y no sé la manía que tienen hoy día de hacer pelis de hora y pico de duración. Es como los discos de música, cada vez menos música y más mierdas tipo DVD con vídeos y pijadas de esas.
Yo creo que podrían haber alargado la peli hasta las dos horas o más, porque creo que presupuesto no les faltaba y la peli no se hacía en absoluto pesada.
Un abrazo y que disfrutes de las vacaciones :D