lunes, octubre 07, 2013

Esta no debería ser la reseña de Genshiken Nidaime

Genshiken Nidaime

Genshiken es una franquicia muy especial para todos aquellos que nos enganchemos al anime a mediados de la década pasada. Luego habría decenas de clubs moes y cosas así, pero al principio estaba la sociedad para el estudio de la cultura visual moderna. Finalizó hace unos años de forma inmejorable (ver reseña). Ahora ha vuelto, supongo que por necesidades económicas o por inquietudes del autor. No me gustan especialmente las secuelas continuistas, y una segunda parte que complemente a la primera puede ser absolutamente memorable (ver ejemplo). Por desgracia, esta "Nidaime" no es una secuela que continue el estilo de su predecesora, ni siquiera lo complementa... directamente es como otra serie.
Sí, seguimos en el club. Sí, hay personajes que reaparecen. Sí, no es malo que una serie innove. Sí, se nota que el autor tiene algo que contar. Un enfoque nuevo para una nueva generación no sería malo. El problema, el simple y sencillo problema, es que la serie es aburrida. Tiene buenos gags, por momentos recuerda el sabor agridulce de la franquicia en sus mejores momentos, pero entonces aparece EL PUTO HATO-KUN DE LOS COJONES* PARA JODERLO TODO.
Entiendo la idea del autor, su idea no deja de ser valiente y comprendo que quisiera contarla y hacer algo nuevo. El problema es que lo supedita absolutamente todo a Hato-kun, y el personaje no puede soportar ese peso. Es un personaje extraño, no dudo que muy interesante... pero su historia es inherentemente trágica y dramática y una serie de comedia no puede pivotar en torno a él. Y tenemos así una mezcla extraña, con un tono de comedia ligera, protagonizada por unos personajes que hacen cosas muy, muy raritas e inquietantes por momentos. Y no digo que la historia sea mala, pero si que el tono de esta serie no me parece el apropiado para contarla.
Y si la historia de Hato no funciona, y la serie gira en torno a ella por completo... pues mal vamos. Se han perdido varios rasgos de identidad de la serie. Antes todo era mucho más coral y por ello mismo la serie era mucho más rica (ya sea por su carisma o por la variedad que aportan, la serie crece mucho cuando el antiguo casting aparece en escena). Además no sólo se han perdido protagonistas, se han perdido también temáticas. La serie original mostraba conversaciones sobre anime y manga, pero también sobre plamos, cosplay y videojuegos. Ahora, salvo el cosplay usado con fines meramente cómicos, todo parece reducirse a la más retorcida forma del yaoi y el BL al convertir el club en una jaula de fanáticas fujoshis. La serie original tenía una minisaga muy buena de yaoi con cierto doujin; aquel fue uno de los momentos cumbres de la serie, pero parece como si el autor se hubiera empachado de ese éxito y hubiera decidido explotarlo hasta el infinito y más allá. Y yo al menos esperaba encontrar bastante más en Genshiken.
Para colmo, hasta diría que se ha perdido mucho encanto en la animación. Con formas menos estilizadas, más deformaciones cómicas y una paleta de colores más alegre se ha obtenido un estilo para la serie mucho más cercano a las comedias de adolescentes que a la serie pretendidamente adulta que esta franquicia proponía.
¿Recomendable? Pues si has visto las series anteriores seguramente no te quede otra que ver esta, pero desde luego es un claro paso atrás en la franquicia.

*sí, los tacos quedan mal en una reseña, pero soy de Murcia. 
Sorpotamos un verano de diez meses, sed comprensivos 
con nuestra entrañable y malsonante forma cateta de hablar, por favor

13 comentarios:

erGuiri dijo...

Totalmente de acuerdo.

Magrat Ajostiernos dijo...

Es que Hato-kun no puede ser MÁS INSOPORTABLE! A mi todavía me queda por ver el último episodio pero es que ni me apetece.
La mayoría de los episodios me aburrió soberanamente, y algunos llegaron hasta a cabrearme.
Además toda la temática del BL también llegó a cansarme mucho. No le veo la gracia...
Y es eso, que esta temporada parece otra serie...

Menudo desperdicio! :(

LAR dijo...

Pues yo voy leyendo el manga y Hato-kun no se me hace taaan insoportable, de hecho es de lo mejor de la serie (aunque aun asi esta muuuy por detras de la serie original), lo que si ODIO es el harem de Madarame (no comento mucho mas sobre esto porque no se si llego a salir en el anime)

Sobre el constante tema del yaoi...yo no se si es que el autor se repite mucho con este tema o es que las otakus discuten mucho sobre eso. Conozco otakus asi, que practicamente toda discusion sobre series terminan siendo discusiones de yaoi, lo que no sabria decir es si todas o la mayoria son asi.

De todos modos Nidaime meesta resultando muy decepcionante, mas aun cuando los personajes anteriores apenas si salen, algunos tiene sentido que no salgan, pero Ougie u Ohno hace mucho que no hacen casi nada, estan ahi casi como relleno y ambas son parte del Genshiken, toda la trama gira alrededor del harem de Madarame....en fin, decepcionante

Jhon Kei dijo...

Kio Shimoku decidió hacer un giro de 180 grados cuando comenzó Genshiken Nidaime. No puedo decir que esté mal que los personajes conversen del BL, pero no soy fudanshi y tarde o temprano puedo terminar por aburrirme y siendo que lo que hacía especial a Genshiken en sus tiempos era un recuento de la vida de nuestros queridos otakus (que tenían bastante variedad, encontrando fujoshis, típicos otakus masculinos, bichos raros asociales, etc.) y que ahora se centra de sobremanera en un minoría de una minoría del público: fanáticos del BL.

No voy a decir que no hay escenas dramáticas o cómicas que hacen que la serie sea interesante, pero, al haber cambiado la órbita sobre la que giraba la serie anteriormente, nos encontramos con algo totalmente distinto y que sólo puede llevar el nombre "Genshiken" porque se desarrollo con sus personajes.

Yo he visto los 13 episodios y la adaptación de Production I.G no me parece mala en absoluto, es sólo que imposible que mejoren la obra original sin cambios bruscos en el guión, haciendo que deje de ser una adaptación y ganándose el odio de quienes precisamente financiaron tal proyecto. Por ende, su decisión de adaptarlo fielmente (y remover un capítulo que, a gusto personal, era muy estúpido) la obra. El episodio 13, que es de su propia invención, termino estando incluso por debajo de los anteriores. No tanto por el ritmo, ya que toda la serie tiene una historia lenta en sí. Sino porque ese momento donde el estudio podía demostrar su capacidad de inventarse algo dejo mucho que desear. Obviamente, la parodia a los juegos de acción de la década de los 90 se aprecia y tiene en cuenta, ya que es una escena cómica y que trae nostalgia a todo friki que promedie 20 años o más. Pero tampoco puedo dejar de lado la escena en las aguas termales, los diálogos simples (muchas anécdotas de Yoshitake sobre Takeda Shingen) y la falta de escenas de comedia (sólo la escena de referencia a los videojuegos merece mención).

La series como Genshiken dependen exclusivamente de las charlas y situaciones cómicas que puedan tener sus personajes. Si eres alguien que disfrutó de la series anteriores, te recomiendo que no veas esta. Si eres alguien que disfrutó MUCHO con la series anteriores y sigues apegado a la misma, puedes darle una oportunidad, pero dudo que esté a tus expectativas.

Jesús T. chusetto dijo...

Los traps son la lacra del manganime actual... Ni moe ni hostias xD

Kururin dijo...

Yo el manga lo tengo pendiente, de hecho lo descargué hace ya años. A ver qué tal. De anime creo que algo licenciaron y dieron por TV, aunque no estoy seguro.

Mira, nunca te acostarás sin saber algo más: ni sabía qué era eso de fujoshi.

eter dijo...

erGuiri, es triste, pero parece que esa es la opinión generalizada.

Magrat Ajostiernos, yo no estoy en contra de secuelas distintas... pero es que la serie sencillamente es mala y aburrida. Hato es insufrible, y lo peor es que se ha cargado hasta a Madarame con esos rollitos raros que se lleva.

LAR, joder, juntar a Madarame y a un harem en la misma trama debería estar prohibido, es cargarse parte de la esencia del personaje... suena a fanservice complaciente malo. Y si, Ohno y Oiue apenas hacen nada, pero es que incluso las nuevas incorporaciones tienen un desarrollo bastante pobre, y no son malos personajes.

Jhon Kei, claro, no pasa nada por hacer una trama de BL como la del comic de Sada x Mada... pero basar toda una temporada en ese humor se hace exagerado a todas luces.
Yo el manga no lo continué, pero es bastante triste lo que comentas... si los diálogos son importantes en el anime, ya ni que decir en el manga. Y lo peor es que el propio autor se autolimita y se fuerza a repetir demasiado las cosas al centrarse tanto en los traumas de Hato y el jodido BL. La serie original tenía una variedad muy refrescante, y esta aquí brilla por su ausencia. Incluso cuando hay buenos momentos, como los de Ohno y sus frustraciones hacia el final, lo joden con fanservice.

Jesús T. chusetto, hombre, bien usados no son malos... tu avatar mismo abanderá un par de traps memorables XD

Kururin, lo del fujoshi ha sido una explosión con Free este último año.

Jhon Kei dijo...

"Y lo peor es que el propio autor se autolimita y se fuerza a repetir demasiado las cosas al centrarse tanto en los traumas de Hato y el jodido BL. La serie original tenía una variedad muy refrescante, y esta aquí brilla por su ausencia."
Creo que ese es principalmente el motivo de por qué muchos odian a Hato (yo no, al menos es más interesante saber de su pasado que saber lo que piensa Yoshitake de las posibles relaciones BL de guerreros del antiguo Japón feudal o el tsunderismo de Yajimacchi). El problema es que esto ya cumplió un ciclo (que se haya resuelto todo durante el festival escolar y él haya comenzado a querer dejar de hacer crossdesing me parece perfecto), pero hay tantas ocasiones que el propio mangaka me hace pensar que no sabe como sacarle jugo a los nuevos miembros del Genshiken que creó, sin llegar a abusar de Kuchiki o Sue para la comedia, y vuelve, de nuevo, a hacer que la serie gire al rededor de Hako. Ya que Ohno y Ogui, quienes todavía siguen formando parte del Genshiken, tienen poco y nada de participación. Los ex-miembros aparecen, pero muy poco.

Tal vez te convenga descolgarlo el día que Kio Shimoku sepa cómo sacarle más jugo a los actuales miembros de Genshiken o le dé más cabida a los ex-miembros. Por ahora, te recomiendo que ni te molestes a menos que quieras ver los problemas de Hato de BL de Hato que todavía no sabemos cuando se resolverán (estamos dando vueltas en circulo desde hace varias ediciones) y el nuevo, genial y super original invento para mantener las ventas por los cielos: el harem de Madarame. Menos justificado que cualquier harem de un ecchi, pero nuestro querido personaje tiene su harem.

Yerai Feijoo dijo...

Si bien es cierto que esta temporada gira mucho en torno a Hato-kun, o más bien, yo diría que se centra más en las fujoshis y su forma de ver las cosas, a mí me ha gustado. No llega al nivel friki de epicidad de temporadas más enfocadas al otaku medio, pero sigue siendo un anime notable entre mucha morralla

eter dijo...

Jhon Kei, a los nuevos no sabe sacarles partida (y Yoshitake y Yajimachi tienen mucha química entre ellas), Kuchiki y Sue son usados como bufones, Ogiue y Ohno no hacen nada... y Madarame es una especie de comodín para seguir enganchando (lo del harem no quiero ni imaginarlo). Es una pena, la serie original, con Sasahara más o menos como protagonista, era ante todo coral, veías a un grupillo de amigos hablando y demás... aquí todo esta demasiado centralizado a Hato, que creo que por sus circunstancias se merecería más una serie de otro corte.

Yerai Feijoo, a mi tanto fujoshi sencillamente me ha superado, y claro, la serie cuenta con el problema de que las espectativas con las que uno la afronta son muy altas.

Raistlin dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, como ya hemos comentado por Twitter.

Me parece una temporada en gran parte insulsa y muy descompensada en su temática al tratar casi exclusivamente el BL; salvaría algunos destellos de Ohno al final o las breves apariciones de los personajes clásicos. Hato-kun me parece un personaje que cobra un protagonismo muy fuerte (casi absoluto, de hecho) sin ningún tipo de transición. Y a mi me resulta forzado.

Respecto al manga y lo que comentas de las continuaciones, la segunda temporada del anime se notaba continuación porque bebía directamente de la misma serie. Aquí han optado por saltarse (literalmente) 2 tomos del manga para pasar a Genshiken Nidaime, publicada años después de finalizar la otra. Y ese parón se nota, es como una serie nueva, y como tal tendrá su público..., aunque en mi caso, ya no es lo mismo.

Jesús T. chusetto dijo...

Hombre, por ejemplo, Hideyoshi es el trap entre los traps... pero hay una tendencia a que haya uno en cada anime y eso tampoco es bueno.

eter dijo...

Raistlin, yo le quitaba el "casi" al protagonismo absoluto de Hato... todos los del club parecen vivir para él, e incluso Madarame acaba convertido en una especie de referencia para su confusa sexualidad.

Jesús T. chusetto, un trap comico normalmente esta bien... y puede estar interesante una historia dramática, el problema es que la inmensa mayoría no son ni lo uno ni lo otro, si no una especie de echii raro.