sábado, diciembre 08, 2018

Esto ya no es el final del principio...

Chihayafuru 205

Chihayafuru está acabando. Duele. Jode. Pero es lo correcto. La serie no se siente alargada, no parece que la autora esté alargando nada artificiosamente. Hemos tenido un "tercer año" que no se ha limitado a ser una copia del segundo, Chihaya ha seguido creciendo con los nuevos compañeros y las derrotas, y junto a ella han estado un Taichi y un Arata que también han evolucionado como personajes.
Ahora han acabado las finales para conseguir el título de aspirante. Y han sido buenas finales. Chihaya ha brillado, y la autora ha dado algo de emoción a su partida y ha tratado de dignificar a su rival, pero tampoco hemos visto un ensalzamiento artificial de esta y -en general- no se nos ha intentado engañar haciéndonos creer que Chihaya podía perder un enfrentamiento que sabíamos que iba a ganar. Ha sido una batalla de madurez, donde lo importante era el reconocimiento ya obvio que la protagonista ha recibido de toda la comunidad y de una Shinobu que comienza a reconocer su valía, y -sobre todo- lo importante era lo que pasaba en la partida contigua. Porque si la partida de Chihaya tenía poca emoción, la de Arata y Taichi tenía la tenía toda en el plano emocional y ninguna en el resultado. 
Era obvio que Arata iba a ganar, era obvio por el desarrollo de la serie y por el propio diseño de la historia principal, pero Suetsugu tenía que cuadrar esos dos elementos y eso era muy complicado. Y el resultado final, si no redondo, si me parece satisfactorio. La partida, verdaderamente, no tenía emoción. Arata es muy superior a Taichi, y si no fuera así su personaje en si no tendría sentido. Pero Taichi se ha esforzado, se ha esforzado tanto hasta el punto de que ha permitido a la autora meterlo en la final e incluso darle una victoria en una partida y que ello parezca relativamente plausible. Quizás la derrota final haya sido demasiado abultada, pero entiendo que hay algo de simbolismo ahí; Arata ha crecido al ver como Taichi le ha alcanzado -como el propio Taichi ha crecido a lo largo de la serie al aceptar finalmente que ama ese deporte-, ese karuta que en cierta parte siempre le había marginado también le había acercado a Chihaya y ahora ve como también a Taichi. Aquella habitación que veíamos en los primeros capítulos de la historia, aquel pequeño suelo sobre el que tres niños jugaban ha aumentado hasta convertirse en una gran sala como también han crecido los niños. Este es el clímax emotivo de la serie, verdaderamente poco importa el enfrentamiento de Chihaya con Shinobu, y menos aún el de Arata con Suou. Los tres amigos finalmente se han reencontrado en una misma sala unidos por el deporte y Arata y Taichi se han reconocido como rivales y como amigos. Entiendo algunas críticas a esta saga, porque no deja de ser el final de la serie y es difícil contentar a todos, y más con el punto más complicado de la serie como era en cierta forma la relación entre los dos vértices masculinos del triángulo amoroso de la serie, pero particularmente me parece que la autora ha estado a la altura. Las partidas de cartas no dejan de ser algo casi anecdótico, y en torno a los tres protagonistas hemos visto a todo su mundo, el pasado de Arata se sentía más presente que nunca y la madre de Taichi ha conocido por fin la importancia de esta parte de la vida de su hijo tanto como él mismo. Harada era el perfecto narrador como el mejor conocedor de la relación del trío y estaba perfectamente complementado por los miembros del club de Mizusawa y otros rivales antiguos de los protagonistas que reconocían la importancia de una escena tan potente que incluso ha hecho volverse hacia ella a los dos distanciados reyes del karuta.
Parafraseando a Churchill, ya no estamos al final del principio... y por desgracia que tampoco estamos ya al principio del final. Un historia que acaba cuando debe acabar es un tesoro, pero uno no puede evitar sentirse triste ante la perspectiva de que este manga va a acabar muy pronto.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Zadkiel

Todos sabíamos que iba a ganar Arata y el que Taichi iba a ganar una partida también era bastante claro, realmente no entiendo toda la polémica que se armó por este duelo, uno entiende que Taichi es por lejos el más popular de la serie pero de ahí a decir que el manga estaba matando a sus propios personajes (como el propio tdx dijo) o que el esfuerzo de Taichi no había servido para nada hay un largo trecho, creo que fue más que digna la derrota de Taichi, quizás pudiera haber sido una diferencia de 10 y no 18 pero había que dejar claro que Arata es superior y que tiene alguna oportunidad contra el Meijin

Sin ser demasiado fan de Arata me ha gustado ese reconociento a Taichi y todo ese pensamiento de que le hubiera gustado jugar al futbol con él, también ha quedado muy bien el como Taichi se ha dado cuenta de su amor por el karuta y como este le ha dado todo lo que más quiere

Como dices ahora realmente no importa mucho quien gane, hasta aqui habia visto de las raw pero supongo que ahora habrá un mini arco de preparación y ya tendremos el 2019 para ver como termina el manga

eter dijo...

Sí, la reacción en TDX me sorprendió por lo visceral, con Taichi mucho se ha forzado la cosa para justificar que haya llegado a la final e incluso darle una victoria. Es cierto que la diferencia es quizás demasiado abultada, pero diría que lo que más me ha sorprendido es que Chihaya no estuviera presente y no fuera más equilibrado como si lo fueron los enfrentamientos anteriores (aunque claro, como dices, no solo sería dopar demasiado a Taichi si no bajar demasiado el nivel de un Arata que algo de guerra tendrá que dar a Suou).

Al final lo importante, más allá incluso de la relación de ambos con Chihaya, ha sido como se han reconocido entre ellos, y eso la autora lo ha hecho muy bien.

Tengo curiosidad por ver como maneja la final. A una única partida sería fácil, pero a más de 1 -ya sean 3 o 5- tiene que darle alguna victoria parcial a Chihaya... pero con esa victoria solo ya tendríamos algo muy grande. No sé, en todo este tipo de series verdaderamente me parece que el momento perfecto para cerrarla es el principio del último enfrentamiento. Aquí, un plano de la primera sílaba leída de la primera partida, con las manos de ambas señalando hacia una carta que ha salido volando sin que se sepa quien le ha dado me parecería el final perfecto (y naturalmente la carta sería la de Chihaya)

Anónimo dijo...

Al final, ¿Con quien se queda Chihaya?

eter dijo...

Aún está la cosa en el aire

Unknown dijo...

Donde lo puedo leer completo en español?

eter dijo...

En español no lo he visto nunca, yo lo sigo en inglés en Mangakakalot y alguno que otro así

Unknown dijo...

Ya se terminó el manga?