jueves, mayo 21, 2009

Verdaderamente, era una tarea difícil

Soul Eater

En el análisis de los primeros episodios que realize de esta serie comenté que Bones era uno de los pocos estudios en los que se podía confiar para llevar a cabo un trabajo tan complicado como adaptar un shonnen abierto. Me equivoqué. El tiempo ha demostrado que me equivoqué como pocas veces lo he hecho. Bones, con Full Metal Alchemist, consiguió un cierre de anime bastante aceptable, con esta serie ha conseguido el más infecto y nefasto fin de anime que recuerdo en mucho tiempo. Cuando aplaze el visionado de los últimos quince episodios de esta serie, la había puntuado en myAnimelist con un digno 7, tras ver estos su puntuación ha bajado a 4 (y creo que he sido bastante generoso).
"Soul Eater" comienza como una buena serie. El manga en el que se basa es mensual, y eso siempre proporciona al autor un buen número de páginas extras por capítulo que puede usar para desarrollar más correctamente su trama y sus personajes. Y en sus primeros episodios la serie funciona a la perfección. Por supuesto todo es cuestión de gustos; para mi gusto, por ejemplo, Soul y Black Star eran demasiado escandalosos y "cool", Maka idiota la mayoría de las veces, el concepto de "locura" era muy extraño y rebuscado, y los combates en ocasiones se resolvían de forma extrña, pero la serie integraba bastante humor en su desarrollo y además este era bastante coherente. En líneas generales era un shonnen disfrutable, con ritmo y sentido, y con unas pocas particularidades que le daban personalidad y originalidad en un género bastante trillado. El problema es que, ya sea por su diseño o por su guión, el manga ha tenido bastante éxito, y eso ha ocasionó que el autor de la obra original pronto pudiera incluir tramas más largas y ambiciosas, y eso lo hizo creando enemigos terriblemente poderosos con los que pretendía llenar muchas páginas de manga: Medusa, Arachne y Ashura.
El problema llega cuando pasados dos tercios del anime, Bones tiene que cerrar la historia (esta serie no se iba a serializar eternamente como un One Piece o un Detective Conan). Y aquí nos encontramos con que, de repente, los tres enemigos que han sido presentados a lo largo de una treintena de episoidos han de ser derrotados en la mitad de ese tiempo, y por supuesto han de ser vencidos por unos protagonistas que -en la escala de la serie- aún ocupan un lugar bastante bajo. Y ahí nos encontramos con unos guionistas en estado de gracia -bueno, no, en estado de gracia no, más bien lo contrario, "estado de desgracia", pero esto no suena demasiado bien y siempre podemos considerar que el infame resultado de esta serie es disfrutable desde cierta optica- que cierran la serie de una forma tan impresionante como increible. En primer lugar unen todas los hilos argumentales con más o con menos acierto, pues la parte de Medusa, Chrona y la locura de Stein se hace demasiado pesada y resta tiempo a una saga del Demonio demasiado acelerada. Posteriormente renuncían a toda lógica y los personajes protagonistas adquieren una fuerza desproporcionada sin ninguna razón concreta más allá de su mera determinación (una determinación tampoco demasiado explicada), así mismo la estupidez de los protagonistas en algunas cuestiones es poco creible; y si los protagonistas reciben demasiado "protagonismo"... los secundarios se hacen más secundarios que nunca sin que se explique demasiado bien porque permanecen en tan segundo plano. Pero todo esto es, hasta cierto punto comprensible, y se puede disfrutar pensando en los tópicos que vamos a ver y disfrutando algo de los gags ocasionales y la calidad de la animación. El problema es que cuando uno espera que la serie tenga un giro de guión malo esta se supera y ofrece un giro de guión malísimo, terrible, abyecto. Algunas de las frases finales de esta serie son, sencillamente, increibles por lo ridículas y simples que son. La batalla final de la serie es, sin duda, la peor resolución que he visto en una serie de estas características.
No hablare mucho de los aspectos técnicos de esta serie. El colorido es excepcional y la animación fluida (aunque también hay notables bajones en este aspecto), y el trabajo de doblaje también es bastante aceptable. Pero en esta serie cualquier aspecto técnico queda eclipsado por el aborto narrativo que es su desenlace.
En resumen una serie para nada recomendable, pues un buen y prometedor principio se torna en el final más decepcionante que he visto en mucho tiempo. Una serie que debería ser tomada unicamente como vehículo de enganche o transición hacia el manga original, obra que no he leido pero que sin duda será muy superior a este lamentable espectaculo que nos ha servido Bones.

16 comentarios:

smith corona dijo...

Pués el manga me parece la mar de entretenido. Sobre todo el dibujo y el diseño de los personajes es muy original y atractivo. La verdad es que tengo muchas reservas con este tipo de adaptaciones al anime. El mismo reparo que tengo a la hora de ver el anime de FMA, incluso me espoilere el final y no.

No soy muy original, pero me encanta Kid

Hasta otra

Anónimo dijo...

Mmm... Sí, yo abandoné en el capítulo 24 o por ahí cerca. La verdad que no me divertía, mas allá que algún que otro gag sobre todo en los primeros capis, los personajes dejaban mucho que desear, eran una linda portada sin contenido y el que más me agradaba que era Kidd me recordaba a Naruto (que no me agrada, contradictoriamente).

La animación era un gancho importante, pero noté poca profundidad hasta para éste tipo de género. Así que corté por lo sano.

Un amigo me contó el final y entiendo a lo que te refieres.

Gambit dijo...

El de arriba soy yo xD

Carlos dijo...

Sencillamente ya me lo esperaba me vi los primero 40 capitulo y cuando estaba empezando a decaer deje de ver la serie sabia que el manga continua y que la serie acabaria mal o peor que FMA

Una pregundo en que numero devo empezar con el manga de soul eater

eter dijo...

smith corona, supongo que el manga se parecerá -y mejorará- la primera parte de la serie. Y de ser así tiene buena pinta y le echare un ojo algún día de estos.
Kid mola, esa estupidez por la simetría es descojonante en ocasiones.

Gambit, la animación al final tiene momentos vergonzosos... pero la estética de Bones logra disimularlo algo.
Para mi gusto en el 24 esta bastante bien, pero es cierto que ya comienzan a dar mucho la cansera con la locura, Soul con su sala interior y Maka con su estupidez crónica.

Carlos, yo esperaba que cayera con el final invitado... pero no al nivel al que lo hace.
Particularmente no se en que capítulo del manga comienzan a separarse sus caminos (supongo que ira por el 30-35)

knil dijo...

El cambio de registro del anime realmente se nota, y sinceramente, en esa parte, me quedo con el manga >__<

Kururin dijo...

Yo leí el primer tomo del manga y dentro de que es un shônen y teniendo en cuenta sus limitaciones, me entretuvo. Supongo que acabará degenerando con el tiempo, como casi todos los shônen de hostias.

Ni idea del anime, pero animando Bones no me inspira confianza. Lo único que han hecho destacable es Wolf´s Rain y Darker than black (ésta no la he visto, pero estoy casi seguro que debe ser una pasada).

Saludos.

Light dijo...

Esta serie me tuvo enganchado hasta la primera del kishin y medusa, realmente no tiene un guion muy allá pero el mundo recreado y alguno de sus personajes merecía al menos darle una oportunidad, pero lo que han hecho despues es que no tiene nombre y tiene el final mas ridiculo de la historia del anime (junto con gantz). realmente estupido, sin sentido, demagogo y sobretodo PATETICO. pa eso que hagan un final abierto y luego si quieren algun dia lo continuen pq me puso de mala leche, nos tomaron por idiotas.

OtakuLogan dijo...

Desde el principio Soul Eater me ha parecido una serie hinchada, pero cumplía hasta que se desviaron del manga. El final final no lo he visto, yo con lo del mecha ya tuve suficiente...

KillBoss dijo...

Pues a mi este anime me encanta, pero solo hasta donde esta basado directamente del manga, dando capítulos muy entretenidos.

Pero cuando empiezan las prisas por cerrar la trama Bones la caga, además que los guionistas no dan la talla, y hacen uno de los peores finales que recuerdo, del nivel de Gantz.

En fin, me quiero enrollar mucho, ya que soy de la misma opinión de Eter.

Xesu dijo...

Yo vi el primero del anime y me gustó bastante su puesta en escena original pero tampoco me mató como para seguirla. Ahora veo que será mejor leerse el manga y chinpún.

eter dijo...

knil, no se exactamente el momento en el que se separaran, pero supongo que será sobre el 35. A partir de ahí algunas cosas comienzan a estar muy forzadas y precipitadas.

Kururin, que un shonnen no degenere... es algo muy complicado. Ahora mismo los únicos ejempos que se me ocurrirían serían Gash Bell y Negima, aunque ambas son series que pueden etiquetarse como shonnen... con matices. One Piece sería un ejemplo de shonnen que sigue fresco tras 540 capítulos... pero esto es algo todavía más dificil de ver.
Bones es un buen estudio, aunque visualmente muchas de sus producciones se parezcan les da a estas un nivel visual francamente sorprendente. Darker than black a mi me gustó bastante (está reseñada en este blog), pero es una serie muy tramposa en la que además lo cierran todo sin explicar nada.

Light, el principio es curioso, Black Star es escandaloso como un Naruto, Death the kid tiene una obsesión por la simetria digna de One Piece, y Maka... bueno es una prota normal (quizás algo lacrimógena). La serie se maneja bien en el principio con bastante humor y demás y, aunque todo es un poco forzado para la liberación de Ashura... tiene pase. Así como esta bastante bien como comienza todo lo relacionado con Aracne. El problema es que podemos cansarnos de decir insultos que aún así no haremos justicia al final.

otakulogan, con los shonnen hay una curiosa tendencia a "explosiones de seguidores". Recuerda Naruto mismo en sus principios, o Bleach, o Fairy Tail recientemente. Son series fáciles de seguir y con un ritmo alto. Si se empatiza con sus protagonistas y la trama no esta rematadamente mal llevada, uno se puede a engachar a ellos facilmente. Con "Soul eater" ha pasado lo mismo. Y es algo que me sorprende pues sus primeros episodios son buenos, pero no dejan de ser lo que hemos visto ya decenas de veces. La verdadera calidad de un manga de este tipo se mide cuando ha alcanzado los tomos 15-20 (el ejemplo más claro sería Bleach)

KillBoss, yo -ya lo sabes- más o menos he acabado igual que tú. Por casualidad ¿en que capítulo del manga comienzan a separarse las cosas?
Je, no deja de ser curioso como citais el final de Gantz. Final malo, cierto, pero al menos relativamente original. Para mi gusto la palma al peor final de anime se la lleva "Berserk", aunque no por calidad si no porque deja la serie en uno de sus mejores momentos. Después iria -lo he comentado hoy mismo con un amigo- "Karekano":

Xesu, a nivel de diseño es bastante fresca y recomendable.
Yo particularmente recomendaría ver los 30 primeros del anime y ya después pasar al manga.


Blogger Xesu dijo...

Yo vi el primero del anime y me gustó bastante su puesta en escena original pero tampoco me mató como para seguirla. Ahora veo que será mejor leerse el manga y chinpún

Salva "Spike" dijo...

El manga de Soul Eater le da mil vueltas a esta asquerosa adaptacion animada. El anime se despega del manga en la batalla por el BREW, de hecho la pelea de los tres protas con Mosquito acaba de forma ligeramente distinta. A partir de alli la serie es un despropósito. Lo cual es incomprensible, porque aun les quedaban suficientes episodios para adaptar el manga de forma mas decente...

eter dijo...

Es mas o menos lo que suponía. Mosquito, con esa cosa suya de la edad parecía demasiado original para haber sido creado por Bones. Mosquito, un personaje del que, por cierto, se olvidan en la recta final de la serie.

Dragneel D. Natsu dijo...

El manga lo supera sin dudas... EL PEOR FINAL QUE HE VISTO EN UN ANIME...

eter dijo...

La verdad es que es impresionante como en los últimos 15 episodios van jodiendo más y más la historia hasta alcanzar en el último capitulo unas cotas ya dificilmente creibles.