lunes, mayo 04, 2009

Al final no existen ni Dios, ni Mahoma ni Vishnú. Al final sólo existe Richard Parker

La vida de Pí

Novela que lanzó a la fama a Yann Martel, autor con el que ya disfrute mucho con ese relato corto pero terriblemente intenso llamado "La historia de la familia Roccamatio de Helsinki". Ya en esa novela descubrí el talento de este hombre y su buena -y emotiva- narrativa, esta "Vida de Pí" no ha hecho si no reforzar esa idea.
"La vida de Pí" es una novela extraña; el punto de partida es tan surreal como el de un joven indio que acaba naufragando en un bote y que cruza todo el Pacífico en compañía de una hiena, una cebra, una orangutan y Richard Parker. Y el joven sobrevive. Es esta una de esas escasas novelas que nos remiten a "Robinson Crusoe", la supervivencia, la lucha contra la naturaleza, la soledad, la locura. Y Martell triunfa de una forma increible, porque la suya es una historia más complicada que ninguna que se desarrolle en una isla, porque Richard Parker es al mismo tiempo Viernes y los caníbales, porque la barca es mucho más pequeña que una isla y porque las posibilidades de supervivencia son, sencillamente, ínfimas. Pero Martel logra salir adelante, logra transmitirnos a la perfección los pensamientos de los protagonistas y -sobre todo- logra que el lector crea la lucha entre el hombre y la bestia. "La vida de Pí" es en ese aspecto una bonita fábula, un relato trágico y desolador pero con un marcado caracter espiritual y optimista. Pí es al mismo tiempo cristiano, musulman e hindú, y no deja de resultar poético que los dioses de esas tres religiones parezcan juzgarlo bajo la mirada de Richard Parker.
Como unico defecto comentaré que me pareció que tardaba demasiado a arrancar. Si bien su nucleo es genial y en su desenlace Martel juega una carta terriblemente inteligente, su primer centenar de páginas se me hizo lento y pesado. El comienzo es necesario para presentar al personaje y mostrar sus habilidades y circunstancias, pero es también una parte de la novela que en ocasiones se hace repetitiva y parece desviarse hacia temas insustanciales. Además, el lector sabe lo que va a pasar en la novela, y la espera al naufragio se hace larga.
Una novela bien escrita y muy intensa y, sobre todo, una de esas novelas que tiene una parte absolutamente brillante e inolvidable. Todo el mundo debería conocer a Richard Parker.

5 comentarios:

Pennywise dijo...

Me apunto para leerla de bolsillo en cuanto pueda.
Me recuerda (muyyy por encima) a una novela (española) en que los animales juzgan a un humano(No recuerdo el título ahora mismo y eso que lo leí hace relativamente poco xD). ¿En este libro los animales tambien hablan o es algo más "real?

naerys dijo...

Me ha llamado el libro, fíjate. Si veo que no me traen el que tengo encargado (que llevo dos semanas esperando, no sé si bajar mañana a ver qué pasa) por la tarde en la Crisol antes de que la cierren lo busco a ver ;)

Gracias!

eter dijo...

Pennywise, en este... "hablan" en un par de páginas, pero es más por alucinaciones del tio tras 100 días en alta mar que otra cosa, el tratamiento de los animales es bastante realista. Aunque partimos de un punto de partida casi imposible, Martel consigue encararlo bien con un enfoque muy zoologico y demás del asunto (el prota es hijo del director de un zoo y sabe como enfrentarse a las situaciones)

naerys, yo descubrí este libro cuando oí que lo iban a adaptar al cine... y decían que era inadaptable, y leído no puedo estar más de acuerdo.
Pero me he encontrado con un libro muy sorprendente. Las primeras 100 páginas no negaré que se me hicieron pesadas en algún momento, pero las 200 restantes son geniales.
Es una de esas lecturas que, por lo que se sale de la rutina, es muy agradable de leer.

Cho Hakkai dijo...

Pues sí que tiene buena pinta. Yo también lo anoto, ni lo conocía :)

El argumento es sencillamente genial.

Saludos!!

eter dijo...

Yo conocí este libro cuando vi que querían hacer una película y el chico que redactó la noticia se preguntó como demonios la iban a hacer... y yo me preguntó lo mismo.

La novela es muy buena, pero se me hace dificil imaginarme como pueden adaptarla al cine.