lunes, mayo 30, 2011

Más que genios del balón

Inazuma Eleven

En este mundo en el que en los juegos esta todo inventado, de vez en cuando aparecen pequeñas joyas como esta que son como un oasis en el desierto. Son juegos que rompen un poco con todo -a pesar de que el futbol rolero ya tuvo su pequeña edad dorada en los 8-16 bits- y que sorprenden a los jugadores y a la poca industria. La saga Inazuma Eleven ha arrasado en Japón (tres entregas, una para Wii inminente y una 3DS en el horizonte), pero como pasó con Layton (ver reseña) o con Phoenix Wright (ver reseña) -o con las mismísimas Final Fantasy y Dragon Quest-, parecía que nadie quería traer estos aquí. Son juegos distintos y no tienen el nombre de una gran saga, y parece que a las distribuidoras se arriesgan poco o nada... y es una pena. Nos quedamos sin muchas joyas que se quedan en Japón -no hablemos ya de los juegos que son cancelados-, y perdemos también muchas secuelas porque sus originales no vendieron demasiado. Siempre me ha parecido raro en este sentido como los videojuegos, moviendo supuestamente mucho más dinero que el cine y la música, tienen unos sistemas de marketing tan arcaicos e ineficientes. Un juego monstruosamente no tiene porque venderse bien, ayuda pero no es esencial. Lo más importante es la publicidad, el llevar tu producto al gran público, convertirlo en "algo" más que un videojuego. Por suerte, en torno a Inazuma Eleven, ha habido alguién que ha sabido pensar y que ha organizado un pequeño "fenomeno" en torno a la saga consciente de que aquellos a los que atrayeran serían seducidos por la simple calidad del juego.
Así, hace unas semanas me vi por casualidad un episodio del anime de esta serie... y fue una bizarrada tan suprema que me encantó. Era absurdo, tiros combinados de fuego, montañas e icebergs que salían de la nada, futbolistas volando, espíritus ayudando a los porteros... flipadeces que dejaban a Oliver y Benji en completo ridículo. Así pues, me tiré de cabeza a por el primer juego de la saga que recientemente ha salido en España (con unos tres años de retraso con respecto a Japón). Y ahora, tras esta introducción que se me ha quedado un pelín larga, mi reseña del videojuego.
¿Qué es Inazuma Eleven? Un juego de rol de jugadores de futbol. Raro. Muy raro, en estos tiempos. El juego nos coloca en la piel de Mark Evans, un portero que ama mucho el futbol y que se encuentra ante la más que posible disolución del club de futbol de la escuela. Nuestra primera tarea será elevar el total de jugadores hasta 11, luego tendremos que comenzar a jugar partidos y a progresar poco a poco hasta convertirnos en los mejores de Japón. Entre partido y partido vamos entrenando por medio de pachangas que ocasionalmente se nos presentan, descubriendo nuevas supertécnicas o mejorando nuestra equipación. Es un juego de rol en el que el partido gordo sería el monstruo de la fase y todas las pachangas anteriores las batallas aleatorias con las que siempre nos asaltan en este tipo de juegos.
Los partidos se juegan con el stylus, indicando a donde queremos mandar el balón y como queremos mover a nuestros jugadores, ofreciéndonos en los regates o tiros la posibilidad de seleccionar entre varias técnicas o hacer un supermovimiento que gastara parte de nuestros "puntos de magia". Todo ello con el particular estilo desenfadado y otaku del juego, con supertécnicas dignas del juego de rol más tradicional y más mágico, y con personajes que nos muestran todos los tópicos del manga y anime (un equipo de "monstruos", otro de ninjas... el diseño de todos los personajes es digno de mención). Los partidos son bastante divertidos y muy espectaculares, aunque al menos en el modo historia he de decir que no son muy complicados.
No siendo un gran fan del juego online -una de las grandes bazas del juego- no puedo sino considerar la baja dificultad del juego una importante pega. Los partidos no son muy complicados si uno -como es mi caso- no suele rehuír las pachangas y hace algún que otro entrenamiento. Y el juego en si... esta demasiado guiado, de partido a partido tenemos que ir a algunos sitios y explorar la ciudad... pero en todo momento se nos dice a donde hemos de ir y hacemos poco más que seguir una línea. El jugador puede explorar, pero el juego no le obliga a ello y si lo hace por placer va a encontrar poco más que -en la "mejor" tradición del género rolero- NPC que repiten una y otra vez sus mismas frases. El juego es corto y fácil en su modo historia... y tampoco demasiado variado.
En el postgame y en el "online" es donde encontramos el verdadero corazón del juego. Tenemos a nuestros 11 futbolistas y a algunos más que se nos unen en el modo historia... pero en la escuela se nos van desbloqueando personajes a los cuales podemos pedir que se unan a nuestro equipo y con los que reforzaremos este. Incluso podemos fichar a personajes de otros equipos. Personajes que cada uno de ellos tiene parámetros especiales, una afinidad a un elemento distinta (cada personaje tiene un elemento de cuatro posibles, y entre ellos se establen afinidades en plan piedra-papel-tijera), y también podemos enseñarles algunas técnicas concretas que podemos comprar. Es un juego con muchos tintes de "Pokemon" en este sentido, nos conviene hacernos con todos para conseguir el equipo más poderoso de cara a los enfrentamientos contra otros jugadores y tener también un banquillo inmenso que nos permita utilizar contra cada contrincante el juego de personajes que mejor funcione (en este sentido, además de los duelos online, también tenemos varios desafios que nos piden un requisito concreto).
Tecnicamente es un juego no demasiado simple pero resultón. Vemos todo desde una vista cenital sobre escenarios 3D que podemos girar y con sprites simpáticos sobre ellos. En los supermovimientos vemos las versiones polígonales -bastante detalladas- de los protagonistas. Así mismo también hay bastantes videos, cortos y sencillos de tal manera que no se hacen pesados y aportan un toque más "épico" al superargumento del juego (que la colección de tópicos exagerados que rigen las personalidades de los protagonistas es para verla). Y todo ello con un diseño excepcional y marca de la casa "Level 5"; nos encontramos con unos personajes y una estética muy similar a la de los títulos de Layton, aunque con un toque más ligero y desenfadado tal y como requiere la temática del juego. Además el juego se haya doblado por los mismos actores que la serie de animación, lo cual si bien no me parece algo imprescindible como jugador si que creo que lo es de cara a todos los seguidores de la serie (que es gran parte del negocio que constituye esta franquicia).
En definitiva, un juego muy original y divertido, desenfadado y alocado y con ese plus de magia que sólo tienen unos pocos y selectos videojuegos. No obstante, me ha parecido bastante sencillo y poco desafiante -no soy muy de juego online-, y en ese sentido creo que la saga tiene bastante margen de mejora. Teniendo en cuenta el nombre de la saga, la simpleza de esta primera entrega me ha decepcionado un poquito. Un muy buen juego pero, en mi opinión, un cartucho que no llega al nivel de alguna de esas joyas que hemos visto en la Ds.

10 comentarios:

Ju*N dijo...

Una joyita muy explotable y, como dices, lo mejor es el post-juego: 14 horas me duró la historia, 44 que llevo jugadas.

¿Cuántas horas llevas? Por curiosidad...

El Tipo de la Brocha dijo...

Un día pillé la serie por la tele, pero no soporté el doblaje.

La combinación de rol y fúbtol es una cosa muy japonesa que jamás entenderé.

Yer_Soul dijo...

Lo tengo pendiente, le tengo muchas ganas, hablan muy bien de este juego

eter dijo...

Ju*N, he llegado a las 20. Unas 17 para acabar el juego principal... pero lo de después no termina de llamarme. Apenas recluté jugadores y ahora me da pereza conseguirme equipos de tierra o aire. Y el online nunca me ha gustado demasiado.
Veo en el muchas cosas buenas, pero para mi no tiene ese plus que muchos -se que es tu caso- le ven.

El Tipo de la Brocha, el anime con los dobladores japoneses gritando emocionados como sólo ellos saben tiene que ser espectacular XD

Yer_Soul, muy bueno y muy recomendable, aunque también tengo que decir que a mi -precisamente por las espectativas muy altas- me ha decepcionado un poco.

Bassdrum D. Txema dijo...

Todo un superventas en Japón que se va abriendo camino en otros mercados.

Incluso conozco a gente "no friki" que a sus hijos le compran este juego que un FIFA o ProEvolution para la portatil de Nintendo.

eter dijo...

Más divertido y más sano que un Fifa o un Pro es, eso seguro.
Fifa y Pro son buenos juegos... pero llevamos como unos 15 años jugando al mismo juego con unos pocos cambios ocasionales (a veces para peor). Son un sacacuartos en el sentido más puro de la palabra.

yue_sayuri dijo...

La verdad es que le tengo ganas al juego. Me lo bajé en su momento en japo para echarle un vistazo y lo probé ahora, tengo que ponerme con el juego en un idioma que entienda algo más xD A ver si me pongo con él ya que tiene buena pinta para echar unas partiditas ^^

eter dijo...

A mi me ha decepcionado un poquito porque iba con espectativas muy altas, pero vamos... original y divertido es un rato.

Anónimo dijo...

Yo adoro este juego, lo único malo es que el modo historia esta un poquito flojo.... Otra cosa que me ha decepcionado es que no puedas fichar a Byron Love :( Es tan fuerte y tan jodidamente sexy... Okno
UF, yo prefiero mucho más Inazuma que cualquier Fifa

eter dijo...

Sí, el modo historia peca algo de corto y, dentro del contexto, se muestra algo repetitivo. Molaría que hubiera algo más de variedad en los enfrentamientos.