miércoles, septiembre 28, 2016

La mejor lente para ver la guerra

Escritor en guerra

Orwell es, sin duda, uno de los escritores más lúcidos del siglo XX. Un hombre que nos dejó demasiado pronto, pero que antes de hacerlo escribió dos de las más grandes joyas literarias de la pasada centuria: "Rebelión en la granja" (ver reseña) y "1984" (ver reseña). No hay literatura más compleja de escribir que la política, y este triste comunista que combatió en España ha sido quizás el hombre que mejor lo ha hecho.

Este libro recopila parte de la correspondencia del escritor desde el periodo en el que luchaba en España contra Franco hasta algo avanzada la Segunda Guerra Mundial, abarcando también el periodo que estuvo en Marruecos intentado recuperar su frágil salud. Esa sería la primera mitad del libro, la segunda serían sus diarios de guerra, en los que recopila los eventos que condujeron hasta la guerra, así como realiza una crónica de esta desde dentro durante los primeros años de esta.
Lo primero y obvio es que no nos encontramos ante una novela, y la estructura epistolar hace que tampoco veamos metáforas ni ningún otro recurso literario. Vemos la correspondencia de Orwell, le vemos opinar sobre la guerra de España, sobre la situación política de Inglaterra, sobre los Hitler y Franco, sobre Churchill y Stalin, le vemos narrar la situación de la India y tenemos un ojo dentro del complejo mundo del comunismo. No es un ficción, no deja de ser un testimonio de un testigo de una época muy convulsa e interesante del siglo XX, y como tal ha de ser leído.
El interés de este libro es histórico, y encuentra en los diarios su mejor parte. Ahí vemos como el autor narra acontecimientos previos a la guerra, analizándolos desde su prisma, vaticinando -a veces acertadamente, a veces erroneamente- hechos que estarían por llegar. Esta parte es muy interesante, se refleja muy bien la política inglesa de la época, viéndose también la mentalidad de una imperio colonialista. Somos testigos de una sociedad en guerra, viendo aspectos de economía, política y sociedad. Y al mismo tiempo lo vemos desde la óptica de un comunista intelectual, que no duda en hacer conjeturas sobre los intereses que se mueven paralelos a la guerra y que en todo momento van contra la clase obrera. Lo más interesante de este libro es el análisis del comunismo y la corrupción de su clase dominante, viendo todas las luchas que ha en la izquierda y los errores de esta; todo ello desde la óptica de un patriota belicoso que no dudaría un momento en morir por su país y cuya mayor frustración era que su salud lo mantenía alejado del conflicto.
La parte de las cartas desde España y Marruecos es menos interesante. En muchas ocasiones todo se reduce a la salud y la vida de Orwell y su mujer y amigos; lo cual es normal pues no dejamos de estar leyendo una correspondencia privada. En estas cartas, no obstante, también encontramos muchas referencias a la situación política británica y, obviamente, a la española y las luchas de poder que se libraban dentro del comunismo, siendo todas estas secciones tremendamente reveladoras sobre la situación de aquellos años y una realidad de la que apenas sabemos nada.
Es un libro que se ha de leer por interés histórico, y aunque irregular, si me parece muy recomendable en ese sentido ya que Orwell no deja de ser una de las mentes más lúcidas y honestas que tenido el placer de leer en mi vida. Señalar también que el libro no deja de ser un extraño compendio de cartas y diarios, y no se si existiran muchas versiones o si siquiera es un libro "oficial" de la bibliografía de Orwell; sólo indicar también el gran trabajo de los editores y los traductores con todas las anotaciones a píe de página, tremendamente necesarias y efectivas.

3 comentarios:

Gonzalo Alcalde dijo...

hace poco me vi un documental realizado en 2013 sobre el escandalo de la fabrica de harinas en avila es muy interesante pues da un nocion de lo que realmente cree la politica que es la proteccion del patrimonio frente a lo que realmente es.

te dejo el link son 80 minutos, es cortito

https://www.youtube.com/watch?v=7nFku5QygQY

Anonimatus dijo...

Un escritor realmente franco que no era precisamente políticamente correcto, abiertamente homófobo y que lamentaba que los anarquistas no se hubieran cargado la Sagrada Familia (porque la consideraba muy fea)

eter dijo...

Gonzalo Alcalde, pues me quedo con el enlace... pero no se cuando sacaré 80 minutos para verlo.

Anonimatus, esa incorrección política es francamente refrescante, te podían gustar más o menos sus ideas, pero el hombre las argumentaba y, sencillamente, contra sus enemigos iba con el cuchillo entre los dientes sin hipocresía alguna. Y me gusta, parece que la gente olvida lo que de verdad es la guerra y lo que hacen nuestros enemigos amparándose en la humanidad y la conciencia para camuflar en ocasiones simple cobardía o indiferencia.