viernes, octubre 17, 2008

El precio del honor

Helloween - Keeper of the seven keys - the legacy

Sin duda alguna este disco supuso, en su primera oída, el mayor insulto que Helloween podía haberme hecho como seguidor. Es mucho lo que se vincula a las palabras "Keeper of the seven keys", es mucho lo que significaron aquellos dos míticos discos que revolucionarion el panomara del heavy a finales de los 80 y podemos considerar que inventaron el "happy-metal". El "Keeper II" fue el disco que hizo que pasara del rock al heavy. Son palabras mayores y creo que fue un gran error por parte de los Helloween actuales el atreverse a lanzar un disco con este nombre.
Parece ser que las presiones principales provenían de su discográfica. Helloween no se encontraba en su mejor momento en el 2005. Después del resurgir de la banda que supuso la llegada de Andi Deris y de tres discos tan buenos como lo fueron "Master of the rings", "The time of the oath" y "Better than raw", la banda publicó en el 2000 un albúm que, si bien era terriblemente bueno, también era un paso más en la "oscuridad" que la banda había comenzado con la llegada de Deris. "The dark ride" fue la despedida de Grapow y Kusch, tras ello la banda probó una nueva formación pero "Rabbits don´t come easy", si bien era un trabajo alegre y con reminiscencias del pasado, era también un disco claramente inferior a los anteriores de la banda. En este escenario, Helloween se vio obligado a grabar toda una declaración de intenciones. Ese disco fue llamado "Keeper III", un nombre que haría que vendiera millones pero que también lo predisponía a ser odiado por todos los seguidores de la banda.
Los Helloween actuales son, es obvio, muy distintos a la banda que fueron a finales de los 80. De aquella banda sólo quedan dos miembros. El virtusismo de Kai Hansen ha encontrado sucesores, pero no así su talento compositor. Andy Deris supera por mucho a Michael Kiske en el aspecto compositor, pero su particular voz esta muy lejos de la suya. Y Weikath ya no parece componer tanto como antes. El sónido de aquellos dos discos era irrecuperable y las comparaciones demasiado inevitables como para omitirlas. Por comparación con sus predecesores, el "Keeper III" esta destinado al fracaso.
No obstante, hemos de valorar el disco individualmente. Aquí podemos decir que si el disco se hubiera llamado de cualquier otra forma, estaríamos hablando de un disco magnífico. El nivel compositor de la banda se muestra muy alto y encontramos una banda bastante inspirada y afianzada en un partícular estilo músical que podríamos considerar como una evolución sobria o sombría de aquel happy-metal que los hizo célebres. El nombre, no obstante, no aportó solo una fácil y preocupante comparación, motivó a la banda a hacer el que sin duda ha sido su disco más ambicioso hasta la fecha. Este "Keeper III" es un disco terriblemente complejo, largo y denso, variado y diverso y dotado de una producción sencillamente impecable. Esta ambición juega en ocasiones a favor de la obra, pero en otras en contra y creo que el disco podría haberse visto reducido hasta una duración normal. La propia banda fue víctima del peso del nombre y, si bien creo que les motivó de sobremanera, creo que esta misma motivación hizo que en algunos momentos se excedieran (sobre todo en la duración de algunos temas). En este aspecto su trabajo posterior -"Gamblit with the devil"- agradece esa falta de presión y esa mayor libertad, confianza y relajación de una banda que ya tiene poco que demostrar.
Pero hablaré ya de las canciones del disco pues, obviamente, es lo más importante. La primera canción es quizás la mejor de todas "The king for a 1000 years", una canción de casi catorce minutos que enlaza con la mítica "Keeper of the seven keys", es más oscura que esta y creo que se asemeja más a "Halloween" pero aún así nos muestra una variedad notable y algunos momentos sencillamente memorables. "The invible man" creo que enlazaría con "Dr.Stein", una canción que si bien no termina de emocionarme al principio con su duro y grave comienzo después evoluciona hacia una melodía pegadiza y que -como todo el disco- muestra una complejidad y variedad increible. "Born on judgment day", "Pleasure drone", "Silent rain" son temas que podemos identificar como 100% Helloween de estos últimos años, rápidos y contundentes, pero también más graves que los que la banda firmaba antes de la llegada de Deris. "Mrs. God" es un tema muy raro, lo enlazaría con "Perfect Gentleman" y quizás "Future world" por su particular y marcada melodía. "Ocassion avenue" es sin duda uno de los temas más complejos de la historia de Helloween, muy variado y dotado de una extraña épica y grandilocuencia que lo alejan algo del heavy siempre directo y frenético de la banda, podríamos decir que es el mismo concepto de "A king..." pero aún más refinado, y hay que mencionar aquí el excelso trabajo que Deris -de cuya voz no soy un gran seguidor- se marca. "Light the universe" es la balada del trabajo, un tema de medio tiempo a duo con una mujer, bonito y sentido, pero no a la altura de las baladas que el mismo Deris nos mostró en sus primeros discos con la banda. "Do you know what you are fighting for" es un tema con una fuerza inusual en la banda, es un tema callejero que se acerca más a la época del "Pink bubbles go ape" que a los refinados y sibaritas Helloween actuales. El disco concluye con unas canciones mucho más tradicionales, "Come alive" y "Get it up" son unos excelentes temas de heavy, rápidos y contudentes. "The shade in the shadow" es el tema más rápido, un tema quizás demasiado guiado por la voz pero terriblemente pegadizo. Y el disco finaliza con "My life for one more day", tema con claras reminiscencias a los Keepers pero también dotado de una fuerza en los coros que lo asemeja al heavy actual.
En resumen, este "Keeper III" no es uno de los mejores discos de Helloween, tampoco es uno de los mejores de la época de Deris (y particularmente siempre he colocado el "The time..." antes que el "Keeper I"). Pero es un trabajo interesante. Música muy elaborada y muy ambiciosa. Guitarra, bajo, bateria y voz rinden a un nivel excelente, y todo ello se rodea con una grandiosa producción que pone a disposición de la banda teutona todos los recursos imaginables. El disco no hace honor a su nombre, pero bajo cualquier otro nombre estaríamos hablando de un disco más que notable al cual sólo su desmesurada duración le separa del sobresaliente.

8 comentarios:

Raúl dijo...

Te quieres creer que este disco jamás me he atrevido a escucharlo.

Nunca he sido amigo de las segundas partes. Y ya las trilogias me provocan escepticismo.

Mira, rarezas de uno. Bueno que conocí los Keeper de la mano del segundo.

eter dijo...

Bueno, es que desde luego cualquier comparación con los Keepers destroza el disco. Es un buen disco, y tiene grandes canciones, pero el sonido se asemeja muy poco. Es más oscuro, grave y elaborado.
Helloween han tenido en ese aspecto una evolución rara. "The dark ride" me parece brillante, pero tras él -y eso que quisieron romper con su música- han entrando en una etapa de una música demasiado predecible y carente de fuerza. Este "Keeper III" estaría aquí.

Y lo dice alguién que no esta, ni mucho menos en contra de Deris. Los cuatro primeros discos de este cantante me parecen sublimes, y en general siempre ha tenido un nivel muy alto. La voz de Kiske era genial, eso es indidudable, pero yo por ejemplo aún sigo enamorado del "The time of the oath" y lo pongo por delante del "Keeper I" (del II ya sería demasiado sacrilegio).

Raúl dijo...

A mí su último disco me encanta.

No es sorpresivo. Y algunas canciones no pueden sino recordarte a otras del pasado.

Pero esta considerablemente elaborado. Y hacen justamente, lo que bien supieron hacer anteriormente. Sin mayores pretensiones.

eter dijo...

A mi el último tambien me encanta, es un disco con mucho oficio y sin experimentos... pero brillante.
Helloween lleva ya casi 25 años en escena y es un grupo que ya dificilmente puede sorprender si no cambia mucho de un disco para otro.

No obstante, tengo que decir que los últimos tres me parecen más flojos que los cuatro primeros de Deris. El "Master of the rings" y el "the time of the oath" me parecen dos maravillas, y el "better than raw" y el "dark ride" no le van muy a la zaga.
el grupo perdio bastante con la salida de Grapow y Kursh.

Cho Hakkai dijo...

Muy acertado que hayas nombrado el artículo con "el precio del honor". Bueno, por lo que dices tampoco es un disco malo del todo, el fallo es que se equivocaron al elegir el nombre :P

Saludos!!

PD: Ahora mismo me encargo de escucharlo.

eter dijo...

No creo que "No es malo del todo" sea una buena definición, es un muy buen disco. Notable a nivel de composición, muy trabajado y ambicioso y fabuloso a nivel de producción. Pero, evidentemente, le pesa mucho el nombre. Esta muy lejos de ser un "keeper".

Cho Hakkai dijo...

Bah, eter, por tu culpa me has reenganchado al Heavy. Ya ves, los reyes me pusieron un cd de helloween y todo.

Saludos!!

PD: Para que veas lo influyente que eres :P

eter dijo...

Je, lo dices como si fuera algo malo!