domingo, agosto 25, 2013

Bienvenidos a la inmensidad

XENOBLADE CHRONICLES


Mucho se ha hablado de este juego. En estos años en los que los JRPG parecían abocados a la desaparición o a una evidente depreciación al quedar relegados a portátiles, móviles o navegadores, Xenoblade es uno de esos pocos juegos que dignifica un género antaño icónico de los videojuegos. No creo que Xenoblade sea el mejor juego del género de la historia (hay algunos que son sencillamente perfectos aún 20 años después de su lanzamiento como Final Fantasy IV (ver reseña), y luego hay otros que sencillamente se ganan el corazón de sus jugadores por la mera razón de haberse jugado en el momento adecuado (Tales of Symphonia por ejemplo (ver reseña))). Sin embargo Xenoblade es un gran juego, una inmensidad de juego. Tiene defectos, sí; pero tiene unas virtudes que los suplen de sobremanera y construyen un juego maravilloso.

¿De qué va Xenoblade? En verdad sabemos que eso importa poco o nada. Tenemos una aldea atacada y el clásico grupo de héroes que salen de ella para intentar acabar con la guerra y todo eso; conforme avancemos que nos unirán más personajes a nuestro grupo y se irá desgranando la historia con algunos giros de guión y algún que otro tópico del género. Si algún día se hace un videojuego de "Guerra y Paz" quizás le pida argumento, pero de momento me basta con una excusa para dirigir el juego en una u otra dirección, y Xenoblade cumple de sobra sin dar demasiada vergüenza ajena. El argumento es una excusa para jugar, eso es lo que importa. Y funciona, porque la mayoría del tiempo de olvidas del argumento y te limitas a jugar, a recorrer los inmensos y fantasiosos escenarios en los que se desarrolla el juego. Del argumento unicamente destacaría que ubica el mundo en los cuerpos de dos titanes dormidos, en cada uno de los cuales habita un conjunto de razas que ha declarado la guerra a sus contrarios. Los mundos que recorremos son, pues, el cuerpo de estos dos gigantes.
Pierna de Bionis. Un escenario inolvidable
Y los mundos son los grandes protagonistas de Xenoblade. Uno puede pasarse facilmente 5 horas en los alrededores de Colonia 9 -la primera ciudad y punto de origen del juego- recorriendo sus inmensos alrededores, conociendo a las decenas de personas que la pueblan y haciendo minimisiones para intentar ayudar a estos. Luego irá a la primera mazmorra propiamente dicha, y luego saldrá a la pierna de Bionis... y su concepto de tamaño o dimensiones cambiará. Hay juegos con escenarios más grandes, es obvio, pero los escenarios de Xenoblade son absurdamente gigantescos, y absurdamente detallados, repletos de mil y un detalles que hacen la exploración una auténtica gozada. Diseños enrevesados en ocasiones, originales, poéticos y preciosistas, misteriosos... más o menos tenemos los escenarios clásicos (nieve, bosque, mar, pantanos, praderas, minas, fortalezas, fábricas) pero todos ellos gozan de un diseño sublime (unicamente quizás achacaría que los escenarios mecánicos de Mekonis no son tan variados como los de Bionis). Los escenarios están repletos de zonas secretas, algunas de las cuales se desbloquean por misiones a las que sólo podremos acceder muy avanzada la historia... así mismo también vemos a los enemigos fuertes desde el principio, por lo que en muchas ocasiones no podremos llegar a una zona por mucho que el pequeño explorador que hay en nosotros quiera hacerlo.
Un superpon legendario
y una princesa cabeza-plumas,
carisma multiétnico.
Hay unas cinco ciudades en el juego, cierto es que no son muchas, pero habida cuenta del estilo del juego hay que decir que casi se agradece. Las ciudades son bastante grandes (salvo Colonia 6 en un principio, pero ira creciendo conforme ayudemos a reconstruirla) y están repletas de NPC. En estos personajes está la gracia del juego. Además de comprar, intercambiar objetos (hay un fuerte componente de coleccionismo en el juego) y obtener información, mucha de esta gente tiene nombre, y no tendrá ningún reparo en enviarnos a cumplir varios cientos de misiones para que les ayudemos. Algunas de estas misiones se limitar a acabar con X monstruos o recolectar Y objetos, hay otras de encontrar a tal personaje y hacer de mensajero, y hay algunas de investigar... pero todas ellas tienen su pequeño contexto y -además de darnos la excusa perfecta para tener que explorar el gigantesco mundo- hacen aparecer un gigantesco diagrama de afinidades y relaciones repleto de minihistorias que el jugador querrá completar (tarea en la que se nos irán muchas, muchas horas). Conforme aumentemos la afinidad con los pueblos y sus habitantes conseguiremos más misiones (de más importancia y trascendencia, las clásicas misiones que al margen de la historia principal expanden la historia y el mundo con subtramas bastante interesantes) y mejoraremos los trueques de objetos que sus habitantes nos ofrecen. Esta afinidad también existe entre los miembros de nuestra party, permitiendo que los ataques combinados sean más o menos poderosos, que los combos de ataques en cadena sean más efectivos o que las habilidades de unos pasen a otros.
Curioso que siempre las historias
en segundo plano queden mejor
en este tipo de juegos
Nuestro grupo se compone de siete personajes, de los cuales podemos usar a tres en batalla (un número que siempre me ha parecido demasiado bajo). No es rol por turnos, es acción en tiempo real. Podemos controlar a un personaje, que ira atacando en tiempo real a no ser que seleccionemos una de sus artes (podemos llevar hasta 8 artes, que seleccionamos entre un grupo disponible y que potenciamos individualmente con puntos que nos dan tras cada batalla), las artes tienen distintos efectos secundarios además del daño infligido (además de las clásicas artes de curación o de potenciación) y hemos de saber combinarlas y alternarlas para infligir el mayor daño posible a nuestros enemigos. No podemos controlar a los otros dos miembros de nuestro grupo salvo en los momentos de ataques en cadena, aunque la IA es bastante apañada y suelen hacer más o menos lo más lógico y apropiado. El sistema de combate es bastante simple y me habría gustado que pudiéramos parametrizar más las acciones de nuestros compañeros para aumentar el componente estratégico, pero también hay que decir que es increíblemente ágil y rápido; libraremos mil y un combates sin que se hagan pesados. 
Como hemos comentado, tenemos habilidades que podemos potenciar. Tenemos también características intrínsecas a cada personaje que irán aumentando y que podremos compartir con el resto de miembros del grupo. Naturalmente podemos mejorar nuestro armamento y equipo mediante todo lo que compremos o encontremos en nuestros viajes. Además podemos equipar armas y armaduras con gemas que subirán nuestras estadísticas o nos concederán algunas habilidades extras de cara a los combates (estas gemas podemos recibirlas de manos de enemigos o comprarlas o intercambiarlas en las ciudades, pero también podemos obtenerlas refinándolas nosotros mismos mediante objetos que vayamos encontrando, entrando así en el juego también el clásico componente de alquimia tan habitual ya en el género). La experiencia se reparte uniformemente y nuestras habilidades básicas aumentan sin que tengamos control sobre ellas, pero entre potenciación de ataque, vinculación de habilidades de otros personajes y gemas tenemos unos personajes altamente personalizables.
Los combates son en el mismo escenario del juego, dependiendo de los obstáculos que encontremos en él. Podemos esquivarlos pues vemos a nuestros enemigos, pero también puede suceder que estos nos vean a nosotros y nos ataquen o se sumen a otros enemigos que ya nos estén atacando. El juego, eso si, se toma bastante en serio los niveles de experiencia y normalmente apenas rozaremos a un enemigo que tenga 5 o 6 niveles más que nosotros, caso que también jugara a nuestro favor cuando tengamos un nivel muy avanzado. En los combates hay estados, debilidades y alguna que otra muerte súbita; el componente estratégico esta presente y caso de usarse bien nos puede ser de mucha utilidad... pero si estamos varios niveles por encima de nuestros enemigos o sabemos utilizar bien nuestras artes normalmente no tendremos mucha dificultad en ganar los combates.
Un berserker, una francotiradora sanadora, una hechicera, un par de personajes más o menos especialistas en ataque, nuestro héroe y el clásico personaje de ataques raros.
Técnicamente el juego es una salvajada. Los diseños de los personajes no son nada del otro mundo, cierto es, pero la extensión del juego sencillamente lo eclipsa todo. Los escenarios gigantescos están conectados entre ellos sin apenas tiempos de carga, y uno puede pasar varias decenas de minutos para recorrer cada escenario de una punta a otra (afortunadamente se establecen marcadores para teletransportarnos conforme avanza el juego para agilizar los viajes). Durante las batallas enemigos gigantescos -en ocasiones varios de ellos- entraran en juego y, salvo en algún momento puntual, no sufriremos ralentizaciones. Todo se mueve con una fluidez asombrosa, y verdaderamente sorprende a raíz de la escala en la que se desenvuelve el juego. Visualmente es juego es una maravilla, pues a la escala se le suma un diseño artístico de los de quitarse el sombrero.
La banda sonora peca de repetir algún que otro tema, pero en un juego de tantas horas y donde uno puede perder tanto el tiempo es inevitable (además en el apartado sonoro un otaku agradece que permita escuchar las voces originales).
El control es bastante simple, pues apenas hay acciones más allá de saltar, desplegar menús y seleccionar acciones. La cámara quizás sería mejorable, pero es justo decir que más o menos cumple y que está condicionada por la tremenda variedad orográfica de Bionis y Mekonis. Aquí, como única pega, mencionar que me gustaría que hubieran dispuesto de alguna que otra opción más de cara a la estrategia.
Mechas y dioses. Definitivamente, un juego japonés
Al citado defecto de la simplicidad estratégica unicamente le añadiría dos defectos relativamente menores, en ocasiones, el coleccionismo es demasiado enfermizo (tal objeto solo se encuentra en X zona en Y momento  y además con un tanto por ciento Z de posibilidades de aparecer), eso hace que completar algunas de las misiones más complejas en este sentido pueda resultar demasiado pesado (sin recurrir a una guía algunas de estas recolecciones pueden resultar absolutamente demenciales), así mismo los pueblos son demasiados grandes y están también sometidos a horarios con lo que a veces encontrar a un secundario muy secundario para completar una misión puede ser desesperante.
Es un juego de rol japonés, y es tan grande, tan jodidamente inmenso que su volumen intimida en un primer momento. No es un juego complejo, pero si extenso y amplio a todos los niveles posibles. No creo que sea un juego recomendable para todos los jugadores. No obstante, aquellos que conozcan y disfruten del género encontraran sencillamente un maravilloso juego con unas 60-80 horas de juego que pueden elevarse facilmente por encima de 100 tan pronto como uno se deje embaucar por su maravilloso mundo y sus interminables misiones secundarias. Sin lugar a dudas, uno de los mejores juegos de Wii.

15 comentarios:

Bassdrum D. Txema dijo...

Me encantan los JRPGs y es estupendo ver tan buenas reseñas de estos juegos en tu blog. Ya que como bien comentas, se está relegando a un segundo plano, almenos en Europa.

Los JRPGs son juegos que te atrapan y te pican a mejorar personajes y adentrarte en la historia.

Xenoblade está en mi top 10 de su género y le he metido bastantes horas (las cuales me pasan volando cuando "no hago nada").

También me gusta el diseño de los personajes y el elaborado argumento.

Que no sea un Final Fantasy o un Bresth of Fire (entre otros muchos ejemplos) no significa que no sea un juego a tener en cuenta.

PD: confío que el género resucite en un futuro pero como no lo haga Nintendo, tendremos que rejugar a los grandes títulos.

Sech dijo...

Resumen de la historia:

Bien, bien, meh, bien, WOW pero yo queria ponerle un bikini :(, bien, bien, meh, meh, meh, meh, meh, meeeeeeh no estaba mue.., meh, WO.. no, sigue siendo meh, meh, meh, cry.

Me encanta este juego es uno de los mejores de Wii junto a MH tri, lo he terminado 3 veces y aunque la historia es malisima (xD) el juego como juego (lol) no defrauda, es uno de los mejores JRPG que he jugado en los últimos 5 años, ignorando las fumadas japos.

Me encanta la música de este juego, tiene una ost tremenda, fácilmente se hacen 3 discos con su ost, es tan hermosa, me encanta la tonada final, el encuentro de los tortolos, la que se escucha en los momentos de "epicidad", etc, le falto música a tu reseña xD.

http://www.youtube.com/watch?v=IqWwU9_gf3s

http://www.youtube.com/watch?v=cvs5bVqzLzQ

http://www.youtube.com/watch?v=HAW4xlbyu28

kiss.

eter dijo...

Bassdrum D. Txema, ahora mismo creo que la única saga "grande" en buen estado es Tales of... Final Fantasy esta girando cada vez más hacia las aventuras de acción, Dragon Quest hay que ver como se recupera del X... y el resto de sagas parece que tendrán suerte si sobreviven en las portátiles.
Por desgracia, parece que el tiempo de los grandes JRPG pasó.

Sech, bueno, la historia a mi me sobra con que Shulk no sea hostiable, y es un prota pasable... luego Melia me parece un personaje con una muy buena historia, y la pareja Reyn-Sharla me encanta. Eso si, me descolocó al principio -y me gusto- la muerte de Fiora... luego cuando vuelve... aunque no me extrañase en un juego de este tipo, para mi gusto perdió bastante.
La OST es muy buena, pero tiene el problema de que como recorres tantas veces los escenarios para explorar y cumplir misiones, algunos temas los acabas escuchando demasiado.

Eratia dijo...

Sin duda alguna, es uno de los grandes juegos de la Wii. No diré el mejor, porque aún no he podido ponerme con el The Last Story, pero si un juego de esos que el dinero que te has gastado en el no te duele.

Dentro de su categoría es un gran juego, pero para los que somos como yo, que les encanta explorar, luchar con todo bicho viviente y hablar con todo el mundo, es un paraiso. La banda sonora es una delicia y los escenarios son increibles (el Manglar de Satorul nocturno es mi favorito).

Los personajes no están mal, aunque Fiora no me gustó nunca mucho, y la historia esta bien. Los escenarios, a diferencia de otros juegos, están hechos con un poco de historia detrás, no sencillamente "edificio espectacular dejado por una civilización antigua muy avanzada de la que no se dice nada en todo el juego".

Los diseñadores, aunque tampoco se metieron demasiado en el asunto de la historia del mundo, tuvieron la decencia de dedicar un par de sidequest a explicarlo, aunque hubiera agradecido que se alargaran un poco mas.

Finalizando, es un muy buen juego, pero... no llega a la altura de alguno de los grandes. En estos momentos me estoy rejugando el Tales of Symphonia, y, aunque Xenoblade es un gran juego, no hay punto de comparación, me temo.

A pesar de todo, es un juego que, una vez que lo terminas de jugar, no miras atrás y te arrepientes de haberte pasado todas esas horas jugando. Para mi, eso es mas que suficiente.

eter dijo...

Last Story a mi me encantó, pero es un juego muy distinto... mucho más enfocado a la acción y a la variedad.

A mi el manglar no me gusta demasiado de día, de noche es una gozada... aunque mola cuando te encuentras el castillo y poco a poco lo vas investigando, o cuando te encuentras las ruinas con los bichos de nivel 80 XD. En todo caso, mi favorito seguramente sea el Brazo. Me encanta.

La comparación con Symphonia es complicada. Me encanta aquel juego y su sistema de batalla, y le tengo un gran cariño a sus personajes... pero este me parece mejor estructurado, había algunos momentos de aquel en el que era demasiado repetitivo el número de templos y sellos que había que romper XD

Alfr.3D dijo...

Curioso, he leído en varios sitios que ponen a Xenoblade como el mejor de los 3 RPG del Wii(Last Story, Pandora´s Tower y Xenoblade).

He estado ahorrando para conseguirme este juego ya que aparte dicen que tiene la mejor historia de los 3. (Si no encontraba este juego tenia como 2da opcion a Pandora´s Tower) ¿podrias confirmarme si la historia si esta buena? Porque desmotiva un poco los comentarios de arriba que dicen que no lo esta.

Aunque admito que, tal como mencionas, me intimida un poco la cantidad de horas que hay que invertirle.

Por cierto, me lei tu reseña de FF IV. Tambien jugue este remake en su momento y se quedo entre mis RPG favoritos. Desde entonces he querido jugar el VI porque me han dicho que esta incluso mejor que el IV

eter dijo...

La historia no es insultantemente mala... pero tampoco es ninguna maravilla, cumple y los personajes más o menos caen bien (también decir aquí que he visto muy pocos juegos con buena historia).
Last Story y Pandora no son muy RPG. Ambos tienen niveles y todo eso, pero vamos, Last tira más para la acción pura y dura con algún destello de estrategia rolera... y Pandora es acción mazmorrera con un único personaje y practicamente una única arma.

El FF VI yo lo coloco más o menos a la par del IV. La historia y los personajes son mejores, y tiene más posibilidades... pero eso también significa que el juego controla menos su ritmo y sus desafios y puede pasar que al final tengas un grupo muy descompensado o dopado. A mi particularmente me gusta más que las clases sean bastante cerradas.

Neovallense dijo...

Muy buen juego, sí señor. Como bien dices es una delicia recorrer cada uno de sus gigantescos escenarios, hacer todas las misiones, etc... Yo estoy a punto de terminar (en realidad he llegado al final en una ocasión, pero las circunstancias me impidieron guardar la partida)y llevo invertidas 261 horas de juego... Lo malo es que hasta navidades por lo menos no podré volver a jugar y de ese modo finiquitar, esta vez sí, la historia (y hacer el guardado, por supuesto).

Saludos

eter dijo...

Uff, yo me he quedado en las 120 XD

Un problema de estos juegos es que llega un momento en el que casi parece más un oficio que otra cosa XD. Unicamente me quedan los megajefes finales y las búsquedas de algunos objetos demasiado cansinas.

Kururin dijo...

Una auténtica maravilla. Te puedes tirar horas y horas yendo de aquí para allá sin hacer nada y entretiene, de muy pocos juegos se puede decir lo mismo. De hecho, gran parte de lo mejor está en desviarse del desarrollo en sí, que por sí solo es excelente.

Eso sí, el final me parece un poco plof, una sobrada japo en el peor de los sentidos. Lo mismo para conseguir ciertos objetos.

eter dijo...

Je, pocos juegos japoneses no recurren a todas esa paranoias grandilocuentes al final... tiene que ir en sus genes XD.

Aun recuerdo el jaleo en el FF VII con Cloud en coma y no se cuantas paranoias más, o en el IX como se lían también al final con Yitan. En ese sentido prefiero historias más pequeñas o clásicas.

Sonya Blade dijo...

Hola conozco el blog desde hace tiempo a traves de Bassdrum D y es la primera vez que comento.

Me ha gustado mucho la review has estado muy acertado. Hay que meterle muchas horas y conocerselo bien para haberte fijado en tantos detalles. Tengo el juego a medias aún porque se me hizo un poco largo aunque tengo la culpa porque me enredo demasiado con las misiones secundarias. El genero me gusta y me temo que llegara el dia que estemos obligados a rejugar y rejugar los jrpgs conocidos

eter dijo...

bueno, primero invitarte a que comentes siempre que quieras y darle las gracias a Bassdrum por la publicidad del blog :)

Lo bueno de este juego es que te invita a explorarlo... normalmente muchos te los pasas "corriendo", pero este no, en este uno disfruta mucho explorando y esta deseando tener un nivel suficiente como para poder atravesar una zona con unos enemigos chungos.

pd: en esta generación casi han muerto, pero por suerte en Snes y PSX y PS2 hay toneladas de JRPG para jugar muchos años (yo tengo varios pendientes a descargar en la consola virtual)

Sonya Blade dijo...

Gracias por la bienvenida. Por cierto muy buenas también las review de Wild Arms 3 (quizá mi juego favorito), Star Ocean y Dragon Quest -entre muchas otras- me has dado buenas ideas para proximos meses.
De pequeña tenía la Mega Drive y me cautivó el Soleil. Pero de SNES tengo pendientes verdaderas joyas. De PSX, The Adventures of Alundra y la saga Breath of Fire. Solo juego a Jrpg´s y juegos de lucha, pero me llevan muchas horas.

eter dijo...

Fijate que, precisamente, le veo muchas similitudes con esos tres juegos de ps2 que comentas. Sobre todo con el Wild Arms... que me parece un juego clásico hecho a lo bestia con la potencía de ps2... este Xenoblade es más o menos lo mismo... pero pasando al siguiente nivel.

Yo pase de Master System a n64... así que no me quedan precisamente pocas joyas que jugar. Ahora, junto a algún Zelda y el The world ends with you, mi prioridad es el Chrno Tigger.