viernes, agosto 18, 2017

Un capítulo que se lleva escribiendo 10 años...

One Piece 875 - El honor de una mujer

Tengo una reseña de One Piece fechada el 18 de Agosto de 2007, se trata del capítulo 467, el desenlace del enfrentamiento entre Zoro y Ryuma, el primer anticipo de esa saga aún por llegar que transcurrirá en Wano. Hace 10 años de esa reseña (leer). Unas cuantas semanas después aparecía el capítulo 476, en aquel capítulo nacía Luffy de pesadilla, y lo hacía por medio de Lola... una pirata que se presentaba en ese capítulo y que servía como herramienta para ese power-up temporal de Luffy, pirata a la que ya teníamos simpatía por la amistad de Nami con su versión jabalí (a la que ya había vengado después de muchas idas y venidas con Absalom). Lola entonces era un recurso narrativo, el clásico superviviente que subsiste bajo un tirano, personaje con el que Luffy traba amistad y que le da una motivación extra además de alguna que otra información crucial sobre el malo de turno. Lola tenía la tontería de las proposiciones de matrimonio, que no me gustaba demasiado... pero lo compensó cuando se colocó junto a Zoro, Sanji y Robin para ver el combate de Luffy contra el Shichibukai bajo la amenaza del alba.
En esta saga hemos visto sus verdaderas motivaciones y el romanticismo que la regía, y lo hemos hecho por medio especialmente de su padre y su hermana gemela; personajes que sabíamos que iban a dar más de sí. Y ha llegado ese momento. Oda cuida los secundarios. Puede ser exasperarte en ocasiones, cuando quieres ver el desenlace de una saga y Oda prolonga el combate final mientras dedica páginas y páginas para cerrar la historia de un personaje que sabemos que es muy probable que apenas volvamos a ver una vez la banda abandone la isla. Pero esa pasión enfermiza por los detalles, ese amor innegable por su obra, es lo que hace a Eiichiro Oda un gran mangaka. La casualidad, y los parones obligatorios cada 3-4 semanas, han hecho que casi hayan pasado 10 años desde que Lola apareció en el manga, y Oda sigue utilizándola. Por mucho que aquella vivre card que dio a la banda fuera una bandera obvia como pocas (aunque en ese momento el objetivo no era otro que explicar el "papel" de Ace, que sería vital en la saga venidera... así como el proporcionar un medio para la reunión de la banda tras el desastre que sucedería de manos de Kuma), por mucho que se teorizara sobre su posible relación con Big Mom, no creo que nadie imaginara que pudiera llegar a ser tan determinante en esta saga, o serlo de un forma tan activa. Y ahí tenemos a los hommies y aquella batalla en el bosque susurrante o todo el poder extra de Nami en esta saga, ahí tenemos la figura de Loki para fundamentar la locura de Big Mom y poner los cimientos de la saga de Elbaf, pero sobre todo tenemos a Chiffon y el terrible sufrimiento que ha sufrido... y ahora tenemos su redención.
Porque no soy un fan de Capone, y Chiffon, aunque estaba bien, parecía un personaje satélite de este, una excusa para que este y Luffy tuvieran algún lazo en común, una excusa como lo parecía la misma Lola para que Luffy pudiera doparse con 100 sombras en Thriller Bark. Y no. En este capítulo, Chiffon abandona a su marido y a su hijo por simple honor y dignidad, por simple gratitud, porque tiene que ayudar a quienes ayudaron a su hermana aunque eso le cueste la vida. Y lo hace marcándose además una de las que, desde ya, es una de mis frases favoritas de la serie.
No quiero siquiera pensar como Chopper y ese esqueleto en estado de gracia en esta isla que se llama Brook pueden hacer frente a Prospero y Katakuri. No quiero pensar demasiado en lo exagerado que resulta todo el desarrollo de Nami y Zeus (aunque creo que Oda ha enmendado algo lo forzado de este escenario). No quiero pensar en esa bipolaridad digna de Cavendish que muestra Pudding. No quiero pensar en lo que hará Bartolomeo si se encuentra a Shanks y Yassop. Este es un capítulo de transición y creo que cumple bien con esa labor profundizando en los poderes de Big Mom y ubicando a muchos personajes... pero sobre todo es uno de esos capítulos en los que Oda sabe distraer la atención del reloj de los acontecimientos centrando la atención en un personaje secundario.

4 comentarios:

Arthas Nerzhul dijo...

Yo pienso que a Pudding le han puteado lo suficiente como para que tenga mas de una personalidad en la cabeza. No se que haran Chopper y Brook, pero por la cara de Katakuri, lo que este está viendo no le hace ni pizca de gracia.

Anónimo dijo...

el power up temporal de nami de me recuerda a luffy en triller bark fue medio sacado de la nada pero de ella fue mucho mas enorme es como poner alguien de nivel usopp a nivel enel o barba blanca en cuestion de poder destructivo fue interesante ver la interaccion de brook y chopper ellos 2 casi nunca se ven interactuando

Anonimatus dijo...

Este capítulo deja entrever que durante la batalla final del manga (porque los shonens siempre deben tener una) Luffy y su banda recibirán la ayuda de gente que han estado salvando durante todo el manga, no sólo la flota que se formó en Dressrosa, confirmándole como Rey de los Piratas.

El problema del grupo de Prospero y Katakuri es que superan ampliamente en número a Brook y Chopper y según las reglas del heroísmo estos últimos serán mucho más poderosos en combate.

eter dijo...

Arthas Nerzhul, bueno, Katakuri está claramente fuera de su zona de confort en esta saga, pero con la habilidad de Prospero no creo que tema la posibilidad de caer al agua... y como lectores sabemos que no van a dañar el Sunny (o al menos no mucho)

Anónimo, es que lo de Nami es una locura, como dices parece que se haya convertido en Enel... y no termina de pegar ni con su personaje ni con su personalidad (con Luffy, a las malas, sabemos que en cada saga Oda suele disfrazarlo o modificarlo de alguna forma).

Anonimatus, no sé como será la batalla final... habrá una Marineford 2, con todas esas ayudas y la flota de aliados... pero creo que esa será la resolución de la batalla contra la Marina. Contra Barbanegra creo que Oda tirará por un 1 contra 1 tradicional, que no deja de ser algo que todos queremos ver.
Prospero ya debería ser mucho más fuerte que Chopper y Brook juntos (aunque el reno siempre me ha parecido muy infrautilizado en su forma monstruosa), ya ni hablar de Katakuri. Brook debería poder controlar a los hommies con su habilidad... pero no creo que eso aquí marcase mucha diferencia.