lunes, diciembre 11, 2017

El mejor anime del 2017

Made in abyss

La ciudad de Orth rodea un gigantesco agujero. Un abismo de más de un kilómetro de diámetro y varios miles de metros de profundidad hasta un fondo al que nadie ha llegado. Ese gigantesco abismo, plagado de monstruos y todo tipo de peligros, suple a la ciudad de ruinas de una civilización antigua gracias a cuyo comercio pueden subsistir y, sobre todo, imbuye a todos de un impulso innato de explorarlo. Riko es una niña, huérfana de una exploradora legendaria, que como todos los niños de la ciudad sueña con explorar esas profundidades. Un día, recorriendo los primeros centenares de metros, encuentra un extraño niño -Reg- sin recuerdos pero con brazos de metal; pronto conspirará con él para emprender un viaje a las profundidades del abismo en busca de aventura y recuerdos.

Este es el extraño punto de partida de esta serie, adaptación parcial del manga -aún en curso- de Akihito Tsukushi. La idea original de la serie choca algo de primeras, más aún si tenemos en cuenta que sus diseños son pretendidamente infantiles y simpáticos en lo referente a los niños. Uno piensa que se encontrará ante una serie juvenil y alegre, una oda a la aventura y al autodescubrimiento, una serie de comedia donde todo transcurre entre sonrisas y ojos desorbitadamente grandes abiertos de par en par ante las maravillas que presencian... y ese eso... pero con sangre.

"Made in abyss" es, ante todo, una serie de contrastes. Porque su diseño colorido y amable, con sus personajes redondeados y bonitos -más que moé diría que son kawai- que van en busca de la aventura que les espera en un mundo fascinante, choca con su dramatismo y su crueldad. Es una serie extraña, el mundo maravilloso e imaginativo creado por el autor esta plagado de paisajes imposibles y bellos en los que viven criaturas cuidadosamente diseñadas con la teoría de la evolución en mente... pero el abismo es por definición una trampa mortal, y la inmensa mayoría de los animales -y plantas- que lo poblan son depredadores ante los que dos niños -aunque uno sea un robot poco menos que indestructible- poco pueden hacer. Y sin embargo, todo es una aventura. Reg es un personaje entrañablemente ingenuo por mucho que sea poco menos que un Terminator, pero Riko, siendo una niña con poquísimos recursos físicos, resulta un personaje fascinante por su conocimiento del peligro y de sus propias limitaciones y al mismo tiempo su sentido de la aventura y su capacidad para disfrutar cada momento. En el viaje de autodescubrimiento que es la marcha hacia los infiernos que es esta serie, tan pronto Reg puede estar avergonzado porque Riko se está riendo de él, como a continuación pueden estar siendo perseguidos por un terrible monstruo... y el peligro es real en esta serie, la muerte y las mutilaciones son algo constante, y la serie transmite perfectamente que cualquier despiste o negligencia puede acabar con la vida de la frágil Riko. Es una serie con una capacidad increible para para pasar de la comedia al drama, y esa misma presencia imperante de la muerte hace que se convierta en una celebración de la vida. Que los momentos de alegría o de simple disfrute de la aventura sean más efectivos por una amenaza inminente, y que la muerte sea más terrible si afecta a un personaje con el que te diviertes y te cae bien puede parecer algo sencillo y lógico, pero no es ni mucho menos fácil de ejecutar en la ficción, y esta serie triunfa hasta tal extremo que crees que el peligro es real aún cuando la lógica de tu cerebro te hace saber que en una serie con dos protagonistas estos tienen que estar blindados por la trama. Pero no, "Made in abyss" te hace llorar, te hace llorar mucho, como también te hace sonreir.  

A niveles técnicos la serie esta muy cuidada. El mundo creado por el autor esta plagado de mil detalles y todo está pensado de una forma muy lógica dentro de la coherencia de la serie; y tanto los escenarios como los artefactos que vemos se sienten terriblemente reales merced a un excelente trabajo gráfico con una animación consistente y una bonita elección de tonos pálidos para la paleta de colores. A nivel sonoro la serie también funciona muy bien, con unas buenas piezas musicales y -sobre todo- unas actrices de doblaje que dan una gran emotividad a sus papeles y consiguen transmitir todo el sentimiento de sus personajes en las escenas más desgarradoras de la serie. El ritmo de la serie podría ser mejorable en los primeros episodios, donde muestra una narrativa más convencional, pero en su segunda mitad se hace menos previsible y la obra sabe sacar un episodio para reensalzar la figura de Riko o consigue integrar dentro de la dinámica de la serie una tercera protagonista en los últimos episodios.

Es una serie fascinante, que parece contarnos una aventura alegre y divertida de primeras, pero que llegado un momento se convierta casi en un ejercicio de sadismo con momentos verdaderamente crueles e intensos. El contraste entre su aspecto inocuo y su naturaleza descarnada, así como la solidez de todo su mundo (en el que no faltan elementos que podríamos extrapolar al nuestro para potenciar el mensaje de la serie), son las grandes virtudes de una serie que siempre sorprende y que engancha irremediablemente. Afortunadamente se ha anunciado una segunda temporada porque esta serie, de la que podría pasar en un primer momento por su particular aspecto gráfico, no es ya recomendable, es posiblemente lo mejor que ha dado el año en lo que a anime se refiere.

16 comentarios:

Ashikabi dijo...

A mí lo que me sorprendió de esta adaptación es el cuidado con el que la hicieron.Mirá que soy un bruto de aquellos,pero hasta yo noté que todos los involucrados le pusieron ganas para no cagarla feo.
¿Quizás sea el muy,muy,muy extraño caso en donde todos los involucrados ya eran fans del manga?
Y me refiero a "fans",a secas.No a "otakus" que te arruinan todo por cosas como apresurar la aparicion de "sus" personajes favoritos,fuck el resto.
Tenía un miedo terrible que se la hubieran dado a un furryfag y que la peluda robara camara sin motivo por eso.
Ni hablar del aun más improbable caso en donde la dejaron a cargo de gente que sabe como hacer bien las cosas.
Entre otras rarezas.
Digo,¿Hace cuanto que el capitulo final de una serie no es doble?!Y que no se noté¡
El ritmo de la serie es increible.

Pd:Nanachi best girl.Además es terapeutica,la acarician y se habren las puertas del placer.
Pd2:No creo que resista la segunda temporada y lo que le pasa a la loli pechugona.

erGuiri dijo...

No consigo engancharme. Cada vez que lo intento, Netflix se interpone en el camino con otra de sus series y me desengancha... A ver si lo consigo...

Yer Wells VLOG dijo...

Y aun con todo, la crueldad del manga es incluso superior a la del anime, que ha rebajado un poco el tono, y quizá por eso, aunque me ha encantado, me he sentido pelín decepcionado.

Jhon Kei dijo...

Nomás por el amor que le han echado a la obra es un ogligado para todo el mundo.

Me hubiera gustado que mejorarán su ritmo inicial y personajes mejorables como Ozen.

Por lo demás, es una serie maravillosa de ver (sobretodo con esos fondos fantásticos que tanto recuerdan a las películas de Studio Ghibli).

La historia no es ni innovadora, ni pretenciosa. Pero su rica diégesis hace más llevadero el viaje de nuestros protagonistas.

toti dijo...

Creo que esta serie me encanta básicamente por ser tan atípica (no hay estudiantes ni kiritos a la vista) y porque realmente le tiene fé a los espectadores, haciendo que mucha de la exposición la den todos los detalles que los animadores y artistas le dieron al hermoso (y cruel) mundo que se presenta.
En vez de lo que se suele hacer, un vómito de exposición que sale de la nada y que aparte de ser aburrido rompe cualquier tipo de inmersión (como el primer capítulo de Black Clover).
En fin, solo queda aguantarse leer el manga y esperar la segunda temporada.

Kururin dijo...

Pues esperaré a leerla. El anime lo capitanea un director con mucho (y buen) pedigrí y la animación, a tenor de un par de vídeos, es de calidad. Si conecto con el cómic le daré un tiento.

eter dijo...

Ashikabi, se nota una producción muy cuidada y que las propias cadenas sabían que tenían un producto que no era de usar y tirar y que podía funcionar muy bien si se trataba con respeto, y por fortuna así ha sido como poco ejemplo con la emisión de ese último capítulo doble (que se hace tan corto como los normales), es una serie que destila magia del anime de antaño, sin ninguno de los vicios de las tropocientas series que se ven hoy en día.

erGuiri, la comodidad de Netflix es muy peligrosa... con decirte que yo estoy medio viendo "Ice Fantasy" XD

Yer Wells VLOG, los animes siempre rebajan algo la intensidad visual -supongo que por temas legales-, pero ganamos una música y unas interpretaciones que ponen los pelos como escarpias (supongo que todos pensaremos en el momento de la "operación" a Riko)

Jhon Kei, el principio es algo raro, porque no te imaginas que un prologo tan convencional de paso a una aventura tan "sin retorno" como la de los protagonistas, pero afortunadamente pronto pasa a ese ritmo tan natural en el que tan pronto se atascan como avanzan varios miles de metros.
Y del grafismo poco que decir... es una auténtica delicia para los ojos.

toti, ese contraste entre ese aspecto tan infantil y la historia tan madura es espectacular, la serie te sorprende de primeras y después no deja de engancharte... e incluso toda la comedia chorra de Riko y Reg funciona muy bien por la simpatía de los personajes y su inocencia.

Kururin, ya sea en manga o en anime, es una de esas series que dignifican un poco este mundillo.

dececon dijo...

Yo la empecé a ver tras escucharos en vuestro podcast, porque inicialmente el grafismo de la serie no me atraía. Pero qué gran soplo de novedad resulta esta serie. No sé si será la mejor o no de este año, pero que es altamente recomendable... eso sin duda

eter dijo...

Visualmente es muy bonito... pero de primeras tira para atrás, a mi me pasó lo mismo, tardé en decidirme a verla, pero enseguida te das cuenta de que es una de esas series que tienen "algo" (sea calidad, sea magia, sea lo que sea) que las hace muy especiales

El cagüai dijo...

A mi también me gusto sobretodo los personajes como Riko y Reg son tan lindos juntitos y Nanachi es tan adorable es por mucho un anime imprescindible y bien merecedor de su fama -"porque una aventura no vale nada si no hay riesgos y no sabemos lo felices que somos hasta que se nos arrebata aquello que más apreciamos" ;___;

Muy buena reseña Saludos ( ^◡^)っ

Daniel Deux Ame dijo...

Es definitivamente de lo mejor del año, pero personalmente hay otras que pongo por encima, de forma muy personal XD
Lo mejor es que esta serie si logro popularidad y tendrá segunda temporada, esperadísima desde ya

eter dijo...

El cagüai, tengo muchas ganas de ver como funcionan los 3 juntos en la segunda temporada una vez superada la situación de crisis que los ha unido.

Daniel Deux Ame, naturalmente, todo son gustos, yo también hay algunas con las que he disfrutado mucho, pero ahora mismo no consigo recordar ninguna que me guste más que esta.

Anónimo dijo...

Eter puedes hacer reseña de inuyashiki si algun dia te apetece ver el anime creo q tambien es de lo mejores del año

eter dijo...

De hecho la he seguido y me ha gustado bastante, caerá la reseña a lo largo del próximo trimestre

Scarlet dijo...

Precisamente la vi hace poco y me sorprendió mucho. De buenas a primeras, no tengía ninguna intención de verla porque me pensaba que iba a ser infatiloide y demasiado alegre, pero nada de eso. Ha sido todo un descubrimiento.

eter dijo...

En parte creo que eso ha jugado en su favor, normalmente es lo contrario, una serie de la que uno espera mucho que te decepciona XD