martes, abril 10, 2018

Lo mejor de ambos mundos

Mahoutsukai no yome

Chise es una joven desgraciada. Su padre la abandonó a ella y a su madre llevándose a su hermano, y poco después su madre se suicidó. Sus heridas psicólogicas son muy grandes, pues además desde su más tierna infancia ha sido capaz de ver una especie de fantasmas que normalmente la atacaban. Chise intenta suicidarse, pero en el último momento un extraño hombre la detiene y le ofrece subastarse como esclava en un extraño mercado... Chise acepta, y es comprada por Elias, una sombría criatura con cabeza de calavera que parece ser un mago y quiere que se convierta en su discípula y su prometida.
El argumento es extraño, y la relación entre Elias y Chise se antoja rara de primeras, aunque luego vemos que no estan enfermiza como podría parecer a primeras y que Elias quiere aprender de su humanidad más que otra cosa. La serie gira en torno a este concepto, el de una chica completamente desapasionada y triste en un principio que descubre un mundo de magia y pequeños milagros, y una criatura oscura y apática que es incapaz de pensar como otras criaturas e intenta encontrar su lugar en el mundo.
Los 24 episodios de la serie se le hacen algo largos, sobre todo en la recta final donde fuerzan algo el drama a fin de acabar la serie por todo lo alto, pero en líneas generales la serie funciona excepcionalmente bien y es sin duda uno de los mejores animes de las últimas temporadas.
La serie está ambientada en la Inglaterra actual, pero es una Inglaterra en la que todavía hay muchos remanentes de la magia celta, magia relativamente pequeña y poco llamativa, muy focalizada hacia la naturaleza. En la serie vemos dragones, vemos magos y vemos hechiceros, vemos hadas -con Oberon y Titania a la cabeza- y vemos otros tipos de criaturas místicas como los spriggans, leanan sidhes o banshees. Sin embargo, aunque muchas de estas criaturas eran amenazas para Chise en su niñez, bajo la tutela de Elias comenzará a conocerlas mejor y a interactuar con ellas, diferenciando a las peligrosas de las amigables y trabando amistad con muchas de ellas. La serie tiene ciertos momentos cómicos, pero principalmente en un drama melancólico en el que Chise ira descubriendo las particularidades de este mundo y las tristes historias de muchos de sus protagonistas; la emoción y el peligro vendrán de los intentos de Chise -con muy poco aprecio por su propia vida debido a sus traumas- por ayudar a otras personas y criaturas. En este sentido la serie se alarga un poco demasiado, por el tono de la historia hay un momento en el que los descubrimientos de Chise dejan de funcionar tan bien como lo hacían en un principio y la estructura de la serie comienza a hacerse algo repetitivo; este defecto comienza a aparecer cuando la serie pasa su ecuador y pierde algo de frescura, ya que además las tramas principales que el autor del manga intenta buscar para dar emoción a la historia no terminan de funcionar bien del todo (esta no es una serie que agradezca un villano con el que los protagonistas se enfrenten).
Tópico que suene, creo que la mejor y más rápida definición de esta serie es que tiene ese estilo de magia e historias que ha hecho popular Miyazaki con sus películas. Visualmente la serie es una auténtica gozada, los valores de producción son bastante altos; el diseño de los personajes es bonito y los escenarios están plagados de mil detalles, la animación está muy cuidada y la serie brilla cuando la magia le permite generar composiciones visuales originales y muy plásticas. El ordenador apenas se nota y la magia se siente tremendamente preciosa y evocadora, delicada en la mayoría de las ocasiones pero también salvaje y poderosa en algunos momentos puntuales. La serie es todo un regalo para los ojos, con una dirección artística preciosista que retrotrae al espectador a esos mundos de pequeña magia que siempre ha imaginado. Sonoramente la serie también se nota muy cuidada, con una partitura de corte clásico bastante delicada y tranquila que enmarca a la perfección una acción situada en una campiña inglesa y que adquiere tonos más extraños cuando los protagonistas se adentran en mundos más feéricos. 
Aunque hay algún que otro villano y alguna secuencia movida con la que el estudio Wit puede lucirse, el tono de la serie es principalmente pausado y contemplativo, con muchas pausas y escenas en las que los personajes no saben comunicarse entre ellos. La relación entre Chise y Elias, con los pequeños cambios que esta provoca en ambos, es el claro motor de la serie, y funciona bastante bien, con sus altos y sus bajos, sus momentos felices y sus pequeñas crisis. Quizás, no obstante, Chise sea un personaje demasiado serio y maternal y echaría en falta algún momento con más inseguridad como los que si que tiene Elias (aunque en este caso se debe principalmente a su particular naturaleza).
La serie es una pequeña maravilla, absolutamente recomendable. Y aunque creo que falla un poco en su segunda mitad, es uno de esos animes con un estilo y un desarrollo completamente distintos a lo que solemos ver y que lo hacen muy disfrutable y recomendable. 

10 comentarios:

Anonimatus dijo...

Suena como una versión alternativa del Castillo Ambulante, la pondré en la lista.

OtakuLogan dijo...

Yo me quedo con mis primeras impresiones: si los shonnen hacen que todos los grandes eventos giren en torno al protagonista, los shojo hacen lo mismo pero con los personajes. En esta serie nunca he visto que los personajes secundarios tuvieran ninguna meta más que acompasar el avance de la protagonista. Oberon, Titania, la maga de Londres, los hechiceros, el cura, los dragones, el malo... quitas a Chise de la ecuación y el mundo no tiene ningún sentido porque esta construido solo para que ella lo habite.
Resumiendo mi opinión: es una serie entretenida, pero ya está.

Daniel Deux Ame dijo...

Completamente, concuerdo en todo sobre que su medio empieza a latear y repunta, pero se apura un poco en el final. El crecimiento de Chise es real, aunque el de Elias siento que queda a medio camino.
El villano si me gusta, el Judío errante como un alma en pena que vaga por el mundo dejando problemas por donde pasa que deben solucionar para finalizar en sellarlo en el pozo. Me daba un aire como la historia anterior de la típica historia de fantasía donde un chico por accidente despierta un espíritu maligno sellada en alguna casa vieja.
Aun así ahí algo en el ritmo de los capítulo en si que no termina de convencerme. no estoy muy seguro que, pero cada capítulo por separado se me hace incompleto. Por eso la deje para largarme la segunda parte entera.

eter dijo...

Anonimatus, uff... no sabría decirte, creo que no he visto el Castillo desde el 2005. Tiene su maga y su "joven"... pero lo que más recuerdo de aquella película es que me recordó demasiado a Chihiro, y esta en historia no me la recuerda demasiado.

OtakuLogan, estas siendo un poco ventajista, los personajes parece que hacen algo por ella cuando ella esta cerca, no dejan de ser -en general- "buena gente" y quieren ayudar tanto a Chise como a Elias, pero en general el perfil de las historias es bastante bajo y no da la sensación de que el mundo dependa de ellos como si pasa en los shonnen... aquí si no estuvieran Elias y Chise los dragones continuarían extinguiéndose y Titania naciendo y muriendo cada año XD.

Daniel Deux Ame, Elias el problema es que al ser un personaje tan... "alienado", el guión a veces juega demasiado a conveniencia de lo que necesita la historia (ese momento en el que Chise esta con la niña y le da la neura de celos y se pierde en el bosque, para luego casi devorar a Chise es demasiado forzado)
El villano me gusta, aunque se me hace demasiado supeditado a la historia... en ese sentido prefiero al observador cabrón, me gusta más como ser muy poderoso que esta por encima de las convenciones morales humanas.

Daniel Deux Ame dijo...

Te refieres al Ojos Cenizos? es bien cabrón ese y pareciera que solo se ríe, pero quizá termina influyendo más de lo que uno cree.

cantor de relatos dijo...

No la he terminado, pero a poco que he visto, para bien o para mal, no puedo dejar de estar de acuerdo con sus maravillas y con sus defectos. Recalcaria como punto mejor cuidado su construcción de mundo, la siento fresca y original, delicada y encofaca en los pequeños detallles, me recuerda un poco a Rothfus con esa cadencia preciosa, una magia tranquila y pausada a la qu eno le importa tomarse su tiempo para desperezarse. Por desgracia el otro punto fuerte de la serie, la exploracion de la relacion de ambos, no creo que funcione tan bien, es preciosa i lleva al espectador hacia reflexiones interesantes, pero parece fallar en su ritmo en ocasiones e incluso en ocasiones tener un caracter del personaje femenino que no acaba de hacer justicia a la propia esencia de la relacion y lo profundo que esta pretende explorar en el ser humano. Aunque creo que el tono relajado arregla un poco eso, como si en el fondo no tuviera tanta importancia.

El cagüai dijo...

Este fue de mis animes favoritos del año pasado me gusta la relación tan extraña curiosa entre Chise y el cabeza de hueso xD
Los fondos son preciosos y el mundo es tan maravilloso sobre la magia aun queda muchas cosas aún por ver la recomiendo totalmente :3

eter dijo...

Daniel Deux Ame, sí, me gustó mucho ese personaje en su presentación... pero en el arco final lo desdibujan demasiado como un villano de opereta raro.

cantor de relatos, a ver que te parece el final cuando acabes... a mi me parece que pierde algo de fuerza y que en ese momento se notan más los defectos que las virtudes, la serie se siente demasiado obligada a cerrar por todo lo alto y me extrañaría mucho que aquí fuera fiel al material original.
La relación es rara, no está mal planteada y creo que la mayor parte del tiempo funciona bien como relación simbiótica donde ambos aprenden a vivir... pero no termina de convencer cuando se pone en plan "Bella y Bestia".

El cagüai, dejando a un lado las iniciales, es una serie a la que le vendrían bien OVAs o episodios alejados de la dupla protagonista. Sería magnífico ver el reino de las hadas con más detalle.

Jhon Kei dijo...

Es de esas series muy refrescantes, principalmente por su diégesis que bebe mucho de la mitología europea y tiene un apartado técnico bastante atractivo.

La pareja principal logra que le agarres cariño y el resto de los personajes están. Estos secundarios no tienen mucho tiempo en pantalla y tienden a aparecer en el "momento necesario" para tender una mano (la mayoría de las veces son previamente contactados por Elias y otras, como en el final, parece que no tenían nada mejor que hacer). En dicho sentido, se sienten más trabajados con uno que va por ahí haciendo experimientos con sus propios objetivos y otro interesado en el raro especimen que es la protagonista y poniéndole retos para ayudarla a crecer.

En cuanto a historia se refiere, la autora está mucho más interesada en presentar a un bicho nuevo que ir construyendo un arco argumental sobre lo ya establecido en su mundo (y viendo el altamente cuestionable final, agradezco que centre más en lo primero).

Mi mayor pega terminando siendo los pequeños sketchs de comedia (y los falsos cliff-hangers, como olvidar esos terribles cliff-hangers que se resolvían a los 5 minutos del episodio siguiente).

En resumen, es un anime muy recomendado por su universo, su pareja protagonista y su bonita animación. Pero considero que está muy lejos de ser perfecta.

eter dijo...

A mi los gags no me estorban, pero si es cierto que los cliffhanger eran muy tramposos... había ocasiones donde no es que se resolvieran en 5 minutos, si no que incluso lo hacían antes del opening. Entiendo que en el manga la estructura de capítulos será más limpia, pero la adaptación forzaba un poco este punto y verdaderamente había capítulos con una estructura algo extraña con segmentos muy diferenciados entre ellos.