viernes, agosto 29, 2008

Hacia la Montaña Solitaria

Guillermo del Toro es, sin duda, uno de los directores más personales que existe en el Hollywood actual. A base de una gran cantidad de honesto trabajo ha conseguido granjearse un buen nombre en ese competitivo mundo y convertirse probablemente el director de temática fantástica más respetado. Aún tratándose de películas tan descaradamente comerciales como "Blade II" o "Mimic", el director consiguió imprimirle siempre una interesante estética visual y no trató al espectador como si fuera un borrego. En películas más pequeñas como "El laberinto del Fauno", limitado por un presupuesto mucho más pequeño, sigue apostando por unos decorados y unos personajes que mezclan a la perfección magia y terror, pero además lo redondea con unos excelentes guiones que el mismo escribe. Hellboy, la saga que hoy voy a criticar, son dos películas en las que ha sabido conjugar tanto un buen guión como las posibilidades que le brindaba el comic de Mignola para crear un universo barroco, oscuro y sobrecargado que lleva su más claro sello personal. Es este el director elegido para suceder a Jackson en la titánica tarea de adaptar a Tolkien y el firmará las dos películas que compondran la versión cinematográfica de "El hobbit"; su capacidad visual es sin duda increible y sus habilidades narrativas no van a la zaga, no obstante, en mi opinión es un director que tiende al sobreexceso y se recrea demasiado en lo que sabe que son sus virtudes. Esperemos que sea comedido con las aventuras de Bilbo y compañía.

Hellboy

La primera película, en mi opinión, es mejor que la segunda por su carencia de ambiciones y por su simple intención de entretener respetando la esencia del comic original. Se nos muestran los orígenes del superhéroe y el resto de la trama gira en torno a un resucitado Rasputín y a un poco de esoterismo. El guión esta bastante trabajo y enlaza la trama principal con un correcto desarrollo del personaje central a través de su relación con su padre y su amor por Liz.
Particularmente creo que la trama romántica es la menos acertada, pues tanto el personaje de Liz como -sobre todo- el de Myers no estan demasiado bien definidos. El personaje de Abe aporta bastante poco a la película, pero su calma y su "amaneramiento" complementen a la perfección la sencillez y brutalidad de Hellboy. No obstante, la poca nobleza de Hellboy y el infantilismo que presenta ante sus problemas de adulto hacen que esta película se alze en este aspecto por encima del resto de películas de superhéroes. Sus personajes son francamente divertidos y se sienten vivos.
En cuanto a la acción, es muy buena. Escenas planificadas, elaboradas y bastante originales. Hellboy no tiene grandes poderes y ni siquiera es demasiado listo, sencillamente acaba reduciendo a sus enemigos por llana brutalidad. Sus peleas son simples y cercanas.
Estudiando otros aspectos más meramente cinematográficos nos encontramos con una película que, a pesar de ser una superproducción, no esconde cierto toque a cine de autor. El guión afronta los temas habituales de este tipo de películas, pero no los responde con soluciones fáciles, sencillamente los deja estar, preocupaciones de las que los protagonistas no se pueden librar facilmente. El montaje es bastante bueno y las escenas de acción y las de trama se intercalan las unas con las otras sin que ninguna eclipse a las otras, avanzando siempre la historia pero sin que la película se haga aburrida para lo que se espera de ella. Por último tendríamos la dirección artística, ciertamente sobervia. El universo de Mignola esta bastante bien adaptado y la película tiene un color claramente oscuro que solo altera un bicho rojo gigante. El diseño de escenarios , artefactos y -en especial- criaturas esta bastante cuidado. Aquí volvemos a ver a ese Del Toro con su pasión por las formas sobrecargadas y barrocas. Visualmente, la película es toda una joya.

Hellboy II: El ejército dorado

Esta secuela, es una película más personal en la que al autor se le ha dado carta libre debido al prestigio que ha acumulado en los últimos años. Esto, para mi gusto, se ha convertido en un lastre; pues la película toma demasiados elementos de la imaginación de Del Toro y esto lo aleja en cierta manera del espíritu del comic original.
La historia se centra en una rebelión del mundo mágico. No me ha gustado como se ha expandido este mundo. La idea no es mala, pero prefería un poco de magia a todo un mundo oculto. Creo que este es el mayor defecto de la película, nada pasaría si este mundo fuera más sombrió y decadente, si estuviera a punto de extinguirse. Del Toro usa la excusa de la magia que usan para camuflarse para mostrar todo un mundo bizarro, gótico y sobrecargado donde impone su característica impronta visual. El sentido de la belleza de Del Toro es muy particular y, si bien nos presenta escenas de un preciosismo increible como el del duelo contra el elemental, tienda al exceso si un buen productor no le controla. Es lo que sucede en esta película, y creo que la sobrecarga visual juega notablemente en su contral.
Mientras los personajes se enfrentan a esta rebelión elfica, hacen frente a sus propios problemas, centrados principalmente en las relaciones amorosas y en la simple reivindicación de s propia humanidad. El tema de la marginalidad, ya tratado en la primera película, explota aquí al máximo. En algunos momentos estos temas pueden parecer algo forzados y no resultar demasiado bien, pero normalmente la calidad de Del Toro como guionista se impone y logra desarrollar perfectamente estos conflictos y además hacerlo mediante escenas en parte cómicas que hacen la película mucho más amena y nos brindan momentos memorables.
La escenas de acción me han dejado un sabor agridulce. El poder de los malos varía de acuerdo a los deseos del director. En ocasiones se nos muestran casi indestructibles, pero cuando se enfrentan a los protagonistas quedan reducidos a un elfo saltarin y un ogro basto. Es algo que no me gusta, pues el cambio que se quiere producir es demasiado grande y no parece que haya una gran fuerza detrás para soportarlo. Las batallas en sí, siguen la tónica de la primera parte y se basan en una simple pero eficaz sucesión de golpes.
El ritmo de la película es bueno, la historia siempre avanza y no hay momentos muertos. Como en su predecesora, secuencias de acción y cómicas se intercalan, pero siempre lo hacen haciendo avanzar la historia o los conflictos de los personajes. No obstante, el argumento no es demasiado original y en ocasiones Del Toro se desboca y supedita el propio desarrollo de la historia a sus caprichos visuales.

7 comentarios:

erGuiri dijo...

A mi, ni fu ni fa, me pareció igual que la primera: Una peli para divertirte.

Qué ocurre? Que la estrenan junto a "La Momia 3" (menos mal q no pagué por verla) y la de Batman (esa iría de nuevo a verla, pagando, en V.O esta vez)... De la "temporada" pues encasqueto Hellboy2 entre esas dos. Más pegada a la de Batman claro. La momia es tan "vacía", que podían haber hecho un video musical.

Carlos Rafael dijo...

justo acabo de verla en animax la primera parte y es divertida pero por alguna razon lo la tomo como una pelicula tan entrañable como el laberinto del fauno pero si esta claro su estilo visual y guion que sipre veo en sus peliculas, es lo que me encanta de este Quillermo del Toro y eso lo que le identifica entre los grandes directores.

eter dijo...

erguiri, sabes que he estado a punto de comentarlo. Ver esta película después de "The Dark Knight" es muy cruel, esa película redefine el género de los superhéroes y muestra que se puede narrar algo más que acción y humor.
Eso sí, es muy superior a la Momia 3, claro.

carlos rafael, el estilo visual de la primera es genial -y más si tenemos en cuenta que esta hecha con calderilla en comparación con los presupuestos de películas como Spiderman o Superman-, pero en esta segunda -para mi gusto- precisamente por tener más libertad se han excedido.

Pennywise dijo...

Como ves a mi me gustó más la 2 aunque ambas me parecen unos entretenimientos muy dignos. Hellboy es un comic entretenido(tengo un nº que me compré hace años por internet cuando ni sabía que existía Norma Comics xD) pero tampoco es demasiado profundo.
Y le doy crédito a Del Toro para El Hobbit porque a mi el libro se me hizo eterno(y eso que son poco mas de 200 paginas) y espero que le de un poco de su toque.
Dark Knight ya son palabras mayores :D

eter dijo...

A mi "El hobbit" me da miedo. Decir que soy un fan de esa novela es quedarse corto... pero igualmente pienso que tiene una estructura más de videojuego que de película. Suceden demasiadas cosas y el ritmo es muy alto.
Del Toro me da miedo, el tio es un gran director y tiene un talento fascinante para lo visual. Pero creo que muchas veces se empacha de si mismo en su momento.

knil dijo...

Tal y como comentas, no están mal, pero tampoco ata mucho. Tan solo para entretener, al menos me gustó más que la momia 3, vaya chasco...

eter dijo...

Desde luego las opiniones de La momia 3 son bastante homogeneas.
Moraleja: No saques yetis en una película si no es estrictamente necesario.