viernes, abril 24, 2009

La épica de olvidar la épica

Ponyo en el acantilado

Desde "Mononoke", las películas de ese gran genio que es Miyazaki han estado sustentadas en una extraña épica de lo visual y lo emocional. Eran historias que en cierta manera podían resultar intimidatorias por lo magno de su concepto. Y eran grandes historias, películas dotadas de un corazón y un alma cuasi tangibles, películas que visualmente eran poesía y películas donde el sentimiento lo era todo. Pero era un cine tremendamente exigente para el propio Miyazaki y "Howl" ya dio claros síntomas de agotamiento de esa formula al beber mucho de "Chihiro".
Con "Ponyo", Miyazaki retrocede en el tiempo, retroce a los tiempos felices de Totoro o Nicky., pero lo hace con más experiencia y sus películas infantiles son algo menos infantiles. "Ponyo" es una película muy simplista en su idea principal, pero bastante densa en el desarrollo de los personajes y las ideas (especialmente con los secundarios y las subtramas de estos). Es una película que bebe de "La sirenita", pero la adapta al lenguaje del genio japones dandole una carga mucho más importante a conceptos como la familia, la soledad, la tristeza o la simple y llana capacidad de soñar de un niño (amén de esa nostalgia por lo antiguo y esa crítica a lo industrial y pesado que siempre tienen las películas de Miyazaki). Aquí, no obstante, tengo que decir que la resolución de la historia no me parece tan afortunada como en otras ocasiones. La historia se torna demasiado grande y global, y la resolución tan minimalista y oportuna -en algunos aspectos- se me hace demasiado ligera.
La animación de la pelicula es rara. No hay apenas recursos informáticos y todo tiene un aspecto terriblemente manual, tanto que parece animación de hace 20 años.... pero todo ello se compensa con algunas de las imágenes más hermosas que he visto en el cine. La fauna marina y el simbolismo con el que la película refleja las tormentas constituyen unos logros visuales que para nada desmerecen las últimas y ambiciosas obras de Miyazaki.
"Ponyo" es, en definitiva, una obra muy recomendable. Un Miyazaki ligero y sencillo, alegre y animado como sus primeras historias. Pero un Mizayaki que, como siempre, antepone las historias y los personajes a todo. Un Miyazaki que nos regala una película sincera y aparentemente pequeña, pero que no es si no la enésima obra maestra que pasa a engrosar su curriculum.

13 comentarios:

KillBoss dijo...

Mañana ire a verla, haber que tal XD.

yue_sayuri dijo...

Se nos ha complicado es finde y no podremos ir a verla, pero del siguiente no pasa. Ya hemos leído que es más infantil, pero seguro que tb nos encanta ^^ (aun somos como niños xD)

Raistlin dijo...

Ghibli tiene por regla interna no usar más de un pequeño porcentaje de ordenador en sus películas, así que casi toda la peli se hace según la animación tradicional, lo que tiene mérito hoy día...

A mi el Miyazaki que más me gusta es el simplista de Totoro, más incluso que el de Mononoke, Chihiro o Howl. Me alegra confirmar que esa película va más en esa línea ^^

KillBoss dijo...

Ya esta vista XD, me ha gustado bastante, es como la sirenita pero a la japonesa XD, pero esta versión me parece muchísimo más tierna y entrañable, realmente es una película muy recomendable.

eter dijo...

killboss, me alegro de que te haya gustado. En cuanto a la comparación con la sirenita... no la he visto, así que no puedo decir nada. Sólo puedo juzgar "Ponyo" por ella misma, y me parece preciosa (aunque el final me parece muy forzado)

yue_sayuri, yo de vosotros no esperaría mucho, a saber cuanto dura en la cartelera estando la cosa como esta (la semana que viene estrenan "Lobezno" sin ir más lejos, y es facil que se lleve sus quinientas salas, algunas de las cuales ahora pueden estar poniendo "ponyo")

raistlin, si, pero esta película es artesanal incluso para lo habitual en Ghibli. El agua, elemento evidentemente importante en esta película, es muy... "basta", por decirlo de alguna forma. Pero lo interesante aqui es que es todo intencionado, el agua tiene verdadera vida en esta película.

Roy Ramker dijo...

Por lo que comentas, es un Miyazaki más tradicional que nunca, ¿no?
Pues me alegro un montón, a veces cansa tanta animación por ordenador y vienen bien cosas así, esta hay que ir a verla al cine sí o sí.

eter dijo...

En ese caso te va a gustar. Evidentemente es una gozada visual por la magia que desprende, pero esta más cerca de Nicky que de Mononoke.

Sevi-kun dijo...

Este fin de semana he quedado con unos amigos para ir a verla, espero que no me defraude, que las expectativas son muy, muy altas :P

eter dijo...

Yo creo que no desmerece para nada al gran maestro, y la vuelta a los orígenes le devuelve una frescura que estaba perdiendo

Xesu dijo...

Yo con que sea mejor que Howl´s Moving castle ya me doy con un canto en los dientes. A ver cuando encuentro un rato para ir...

eter dijo...

Hombre, Howl no era mala, era muy parecida a Chihiro, eso sí, pero mala no era.
Esta es distinta, una vuelta al Miyazaki más tradicional.

Cho Hakkai dijo...

Eter, yo discrepo contigo porque esta película sólo me pareció entretenida.

Ponyo sólo es "interesante" porque está respaldada por Ghibli pero ya no reporta nada nuevo, es otra película más y su éxito no me parece para tanto.

Saludos

PD: Todo en mi opinión, claro.

eter dijo...

Todo son opiniones, claro.

Particularmente, el mensaje más claro es el del ecologismo y algo el de la familia (mensajes que siempre han estado presentes en la obra de Miyazaki).
Pero a mi lo que me fascina de este autor es la capacidad para brindarnos escenas de una poesia visual increible como si nada. Miyazaki consigue que me crea sus cuentos de hadas y eso, cuando uno ya no es un niño, siempre resulta muy satisfactorio.
Mi Miyazaki favorito es el de Chihiro, pero me gusta la simpleza con la que recubre esta película.