martes, septiembre 09, 2014

Más allá del Koshien

Major

6 temporadas. 3 Ovas. 1 película. Así a lo tonto más de 50 horas de anime. Esto es la adaptación al anime de Major, una adaptación en la que aún así al parecer se saltan bastante del final, donde se produce una gigantesca elipsis narrativa de 8 años en los que el escenario cambia bastante de cara al par de Ovas con las que concluye la serie.
La serie nos narra la vida y los repetidos intentos de muerte de Goro Honda/Shigeno durante su carrera como pitcher. La serie comienza con el niño Goro Honda con 6 años, y acaba con un Goro Shigeno con treinta tantos años ya casi retirado y con familia. Vemos sus inicios como jugador en una primera temporada en la que el protagonista tiene 9 años. En la segunda y tercera vemos sus años de instituto. En la cuarta vemos su paso a profesional en las ligas menores americanas. En la quinta tenemos la clásica temporada de selecciones en la que todos los enemigos del prota de las temporadas anteriores se unen en la selección japonesa. Y tenemos ya por último una temporada final con el prota luchando por el título en la liga norteamericana. La serie se complementa con unas Ovas con las series finales y una película que narra un enfrentamiento de las ligas infantiles. 
Y paralelamente al crecimiento del protagonista como jugador, un crecimiento algo limitado porque como pitcher tiene una obsesión excesiva por las bolas rápidas -más espectaculares y épicas en los duelos contra los bateadores, pero también más limitadas en lo que a factor estratégico se refiere-, tenemos el crecimiento de los personajes. El protagonista es un loco por el beisbol que no piensa en mucho más, pero es terriblemente carismático... como todos los secundarios, que tienen también sus pequeñas tramas y sus desarrollos a lo largo de la veintena de años que abarca la serie. Hay personajes que triunfan, hay personajes que se rinden, y hay personajes que no tienen ni siquiera la oportunidad de luchar por sus sueños (especialmente los femeninos por la practica inexistencia de softball como deporte profesional). En este sentido una pega de la serie es que, a partir de la cuarta temporada, cuando viaja a EEUU, en ocasiones dedica episodios enteros a secundarios japoneses con tramas bastante irrisorias que nos recuerdan que ese personaje está ahí... pero que creo que el espectador no tendrá otra sensación que la de que son episodios de relleno.
Y luego tenemos la trama romántica tontorrona de rigor
La serie engancha, y aunque algún partido se alarga un pelín, en general el ritmo es brutal y la serie no estanca practicamente en ningún momento. Como he comentado, me gustaría que el protagonista tuviera más variedad de lanzamientos, pero aún así hay mucha estrategia y variedad en los enfrentamientos, y resultan muy emocionantes. El beisbol nunca me ha llamado, pero al ver esta serie sucede como como Hajime no Ippo y el boxeo, que te dan ganas de enterarte mejor de las normas y comenzar a hacerte de algún equipo (cuando digo algún equipo, por supuesto me refiero a los Boston Red Sox o a los Seattle Mariners). El protagonista a veces pierde, y al ser un juego de enfrentamientos individuales dentro de un gran enfrentamiento colectivo, a veces gana pero aún así su equipo pierde, y eso esta bien, eso le da la vida a una serie de este tipo.
Eso sí, la serie tiene sus problemas. No deja de ser un manga y no está exenta de algunos de los grandes defectos de los spokon. En ocasiones peca de individualismo, y las fantasmadas están al orden del día, sobre todo en una temporadas finales en las que por momentos se cargan bates suficientes para deforestar un país pequeñito. Y no es que haya lesiones, que las hay, y a lo bestia (aunque en su favor diré que tienen consecuencias y que hay retiros y dramas por ellas, y que incluso trata temas como los miedos psicólogicos y no los resuelve al estilo manga tradicional con el poder de la amistad y el valor del esfuerzo), es que en esta serie directamente hay muertes sobre el montítulo. Y con las muertes llega el drama, especialmente grande al principio, donde uno se encuentra unos dramones que no esperaría en una serie de este tipo, traumas que permanecen en la sombra durante gran parte de la serie y que explotan al final de esta (tengo que decir aquí que el tratamiento nada tópico del personaje de Joe Gibson, antagonista, rival y modelo del protagonista es muy bueno). En algún que otro momento da vergüenza ajena la ligereza con la que solventan algún tema (sobre todo cierto momento de racismo o una trama resuelta muy facilmente de abandono familiar), pero en general la serie maneja bastante bien el drama y resulta creíble como motor de muchos personajes. La serie se toma algunas licencias cómicas porque no creo que una joven millonaria se pase el día disfrazada de murciélago con su equipo de beisbol como si fuera una animadora vulgar, y la trama romántica es surreal a la par que machista, pero la comedia clásica de estilo manga es simpática y funciona normalmente bien cuando los personajes tienen carisma, como es el caso.
Es, en definitiva, una serie muy disfrutable. No me gusta el beisbol como deporte, pero la serie engancha mucho. Son más de 150 capítulos, pero son emocionantes, son variados y son adictivos. Abusa del drama por momentos y tiene un problema serio con las lesiones, pero los personajes son tremendamente carismáticos. Es una de esas series con las que uno empatiza mucho y a las que les coge cariño. Uno devora un episodio detrás de otro, espectante por ver el resultado del siguiente partido, contento por reencontrase con algún viejo conocido, preguntándose cuando podrá volver a ver al prota y su amigo-rival jugando juntos de nuevo o maldiciendo la estupidez superlativa de la pareja Goro-Kaoru.
No creo que este vaya a ser un anime que le cambie la vida a nadie, pero me parece sumamente entretenido y recomendable. No le pongo la etiqueta de imprescindible, pero me quedo con las ganas.

15 comentarios:

Setzer dijo...

Parece interesante lo que cuentas. Ahora mismo no creo que lo vea, pero tal vez en un futuro, en alguna temporada que no haya mucho que valga la pena, acabe cayendo.

Darkking91 dijo...

Pues siempre he odio excelentes referencias de la serie, ahora hay una en emisión llamada diamond no ace (sobre el mismo deporte), que creo que también es buena, yo por mi parte recomiendo encarecidamente Haikyuu no tiene desperdicio, los personajes son carismáticos y la comedia funciona bastante bien.

aunque cuando se trata de Baseball los mangas de adachi siempre son la referencia, me gustaría ver la adaptación animada de touch... los spokon siempre funcionan mejor en anime.

eter dijo...

Setzer, yo es el uso que le he dado XD

Darkking91, Haikyuu estoy tentado de verla, lo que he leído de ella me llama la atención.
Yo de Adachi he leído Katsu y he visto Cross game... y lo cierto es que me quedo con esta, son parecidas pero en esta lo prioritario es el deporte mientras que Adachi lo utiliza más como un medio para desarrollar los personajes que como un fin.

Darkking91 dijo...

Pues Haikyuu terminará en un par de semanas, si te haces el tiempo deberías verla.

pues para mi la clave de un buen spokon es la comedia si esta funciona, empatizas con los personajes y el manga funciona independientemente del deporte en que lo enfoques. Antes de ver ippo no me interesaba en absoluto el boxeo después de verlo, ahi veo una que otra pelea. Con Slam Dunk lo mismo aunque nunca me produjo un interés en el basket. El baseball lo detesto me parece algo soporífero xD y viendo Haikyuu pues me ha dado interés de ver un poco de volleyball más allá del Volley playa femenino xD (No se porque no hacen un anime de eso, se harían un pastón xD)

Yerai Feijoo dijo...

Recuerdo aquel verano en el que me propuse ver Major completa, OVAS incluidas, y lo logré. Pasé un verano totalmente spokonero y guardo muy buenos recuerdos de este anime. En mi caso, no lo tildo de imprescindible por esos prejuicios que tiene mucha gente con el género spokon, pero es una de las grandes.

OtakuLogan dijo...

A mí me gustó más Slam Dunk de lo que parece haberte gustado a ti, eter, es casi el manga (anime, que es lo que yo vi) deportivo definitivo, pero después de leer esta reseña le tengo que dar una oportunidad a Major, porque yo no he visto ningún spokon que vaya tan lejos, es decir, desde la infancia hasta la casi retirada, y encima dices que a veces el prota pierde... Suena muy interesante; dudo mucho que pueda con Rukawa y compañía, pero sí que me llama mucho, una de las pocas veces en las que quizá concuerde con la comunidad...

Anónimo dijo...

Hay tantas series y tan buenas, en esto del anime. Tanto buen material, tan inacabable.

Sonará raro, pero me agobia. Me gustaría que una persona pudiese aspirar a conocer el mejor género sin tener que dedicar su vida casi plenamente a ello.

Supongo que esta situación tiene una parte buena y otra mala. La verdad es que ya nadie puede abarcar todo, pero creo que ese no es el deseo de la gente normal. (el offtopic es bestial, pero qué quieres que te diga, es acorde a lo que me ha transmitido la reseña).

Anonimatus dijo...

Si un anime sobre deporte consigue gustar a alguien al que no le gusta ese deporte o el deporte entonces es un buen anime.

No me gusta el deporte pero me entretuve con Campeones (al menos hasta que empezaron a repetirlo sin ton ni son) y realmente disfruté con Slam Dunk, Hajime no Ippo y Eye Shield.

Me llama mucho la atención el aspecto retro que tienen algunos personajes de las imágenes y que la serie abarque decadas de la vida profesional del protagonista, cuando pueda la veré.

eter dijo...

Darkking91, la comedia es fundamental, los grandes enfrentamientos serán épicos y todo eso... pero tiene que haber transición entre ellos, y los enfrentamientos suelen ser tan largos que tienen que tener unos personajes carismáticos en lso que ampararse.
pd: el volley playa no termina de gustarme... el tradicional tiene da mucho más juego... aunque no le haría ascos a una adaptación de Dead or Alive XD

Yerai Feijoo, je, es lo que he hecho yo, y concuerdo yo también en su valoración, es una buena serie... pero no se libra de los problemas normales del género.

OtakuLogan, bueno... Slam Dunk está en el primer puesto de mi ranking de deportivos junto a Ippo XD.
Esta no llega a su nivel, y abusa de las lesiones y de algo de drama... pero en general es muy disfrutable, y es un agradable cambio el ver toda la carrera del protagonista (aunque no ahonda demasiado en la parte profesional).
Eso sí, no esperes algo como la obra de Inoue.

Anónimo, bueno, puedes optar por no ver series actuales y tirar por series con un lustro o más... el tiempo suele ser un buen filtro y al final no quedan para el recuerdo más de media docena de series cada año.

Anonimatus, bueno, en los animes deportivos muchas veces el deporte es lo de menos... al final todo se simplifica a que un equipo logre hacer X con el esfuerzo de todos. El beisbol no es mi deporte favorito, pero en un manga me lo puedo tragar facilmente... en un manga funciona hasta un duelo de cocineros como en Shokugeki XD.
El manga comenzó en el 94, así que es relativamente normal que tenga un aspecto tan anticuado.

OtakuLogan dijo...

No recordaba que pusieras Slam Dunk tan arriba en tu ranking, aunque releyéndome la entrada veo que es así. A lo mejor ha podido el recuerdo de que Rukawa no te parece tan genial como a mí, xD. Me encantan los genios oscuros...

Poduma dijo...

"son parecidas pero en esta lo prioritario es el deporte mientras que Adachi lo utiliza más como un medio para desarrollar los personajes que como un fin"

Me ha encantado esto porque resume perfectamente lo que es Cross Game. La vi recientemente y me encantó.

Major la tengo pendiente, al igual que Slam Dunk, veré la segunda antes, por vuestros comentarios. Y previsualizando el primer cap de Haikyuu me ha parecido genial los 'angulos de camara' de las escenas de los partidos, me han entrado muchas ganas de verla.

A mi me gustan los spokon, pero es en cierto modo normal los prejuicios en general con ellos, porque encontrar la mezcla perfecta entre comedia , accion sin fantasmadas y buen desarrollo de personajes intentando escapar de los tópicos del "talento innato inesperado del personaje principal que aflora en modo dios" es muuuy complicado. Por eso me ha gustado tanto el enfoque de Cross Game. Aunque mi predilecta es Ippo, porque aun con la exageracion de sus combates, es emocionante y con el punto adecuado de humor.

Buena entrada esta ;)

Anónimo dijo...

Tengo la primera temporada descargada pero no la he empezado a ver, este verano he visto varias series y muy buenas pero el único spokon ha sido Giant Killing y no sé si se le debería calificar como tal. También tengo de Yowamushi Pedal que es de ciclismo pendiente.

eter dijo...

OtakuLogan, no soy un gran fan de Rukawa... tiene grandes momentos y el final del manga es épico cuando chocan las manos tras ganar... pero no soy muy fan de ese tipo de personajes... que por cierto en Major podría decirse que hay un par de ese palo XD.

Poduma, Cross Game es muy buena, aunque para mi gusto Adachi tiende demasiado a alargar las series con conflictos que sabes de antemano demasiado bien como acabaran porque las parejas están muy telegrafiadas.
Major esta bien... pero Slam Dunk es de obligado visionado.

Anónimo, cada temporada es bastante independiente de las anteriores, con tramas bastante cerradas. Es una buena serie que se puede ver tranquilamente, descansando meses incluso entre las diversas temporadas, sin problemas.

Gonzalo Alcalde dijo...

y por si no fuesen suficientes 78 tomos de manga y mas de 40 millones de tomos vendidos, el autor saca major 2 con el hijo de este empezando a practicar este deporte en la little league a los 9 años.

Y a todo esto te recomiendo y fervientemente, casi obsesivamente el manga de boku dake ga inai machi, seinen, absolutamente adictivo, me devore los 20 capitulos traducidos al español y es casi seguro que la serie caera cuando la traiga norma en septiembre, es una de los nominadas al manga Taisho y al premio tezuka

eter dijo...

A mi me habría gustado más que hiciera algo distinto -aunque fuera con la hija para explorar las ligas femeninas-, la historia del hijo se me hace demasiado parecida a la suya misma.

Buku dake ga inai machi me suena de los lectores, me la apunto.