martes, diciembre 30, 2008

Divino popurrí

Kannagi - Crazy Shrine Maidens

Serie extraña donde las haya, es también -sin duda- uno de los mejores productos que nos ha dejado la recientemente acabada temporada de otoño de anime. Si bien en su primer episodio no me gustó y estuve a punto de abandonarla, en el segundo la personalidad de Nagi se apoderó del show y pronto aparecieron una excelente galería de secundarios que poco a poco la han convertido en una de las series más agradables de todo el año.
La historia de la serie tiene unas pinceladas de realismo mágico y nos coloca frente a un protagonista ante el cual aparece una diosa. Las semejanzas con "Oh, mi diosa" u otras obras con una temática parecida acaban ahí; "Kannagi" no apuesta por el romance, ni siquiera por el drama, lo suyo es un extraño "slice of life" en el que todos estos elementos se conjuntan mientras profundizamos un poco en el caracter de la diosa que -mal carácter al margen- tiene dudas sobre su propia existencia.
Es un anime de tiempos lentos, donde en la mayoría de los episodios apenas sucede nada y donde unicamente en los últimos episodios la trama principal se acelera y adquiere unos tintes dramáticos a fin de ofrecer un buen final de temporada. La serie nos muestra la convivencia entre Jin y Nagi, y desvela poco a poco las particularidades de esta como diosa, sus objetivos y sus necesidades. A pesar de que existe una obvia atracción entre ellos (especialmente por parte de Jin) la serie no se basa demasiado en ese argumento y unicamente lo usa como excusa para presentar un divertido triángulo (pentágono si incluímos a Zange y Daiketsu) amoroso. Así mismo, si bien la serie reflexiona algo sobre el sentido mismo de la divinidad (teniendo siempre como punto de partida este concepto en su versión nipona), tampoco podemos considerar que este sea el argumento principal de la serie. La serie trata principalmente de como una diosa conoce el mundo, de como conoce a los creyentes que han dejado de adorarla y como aprende como son sus vidas y sus necesidades. Así pues, es una serie donde la convivencia es el eje y donde el drama y la comedia son complementos que la hacen agradable, divertida y simpática.
Tecnicamente es una serie bastante buena. La animación es excelente y, si bien podríamos quejarnos de algún que otro altibajo y algún diseño demasiado suficiente, tiene un nivel bastante superior a lo visto normalmente. A nivel sonoro la serie funciona igualmente bien con un casting y un score muy buenos. Es un buen producto y además de bien producido está bien realizado. Resulta curioso que el director original de "Lucky Star" fuera sustituido tras los 5 primeros y decepcionantes episodios de aquella serie, pues aquí, con libertad, ha conseguido un producto tremendamente redondo que supera, y en mucho, a las aventuras y desventuras de Konata y cía. El ritmo es lento pero sólo lo resiente en el primer capítulo, después la serie funciona a la perfección y agradece incluso ese ritmo lento por la naturalidad y sencillez que este le confiere. Hay encuadres y juegos de luces originales. Y, al igual que formalmente, encontramos buenos experimentos narrativos como pueden ser el episodio que Nagi se pasa entero encerrada en un armario o el que sucede en un Karaoke.
En resumen, una serie lenta y sencilla, pero al mismo tiempo simpática, divertida y con unos interesantes y sugerentes matices. Absolutamente recomendable.

8 comentarios:

knil dijo...

A mi me gustó mucho cuando a partir de un episodio se piensan que al protagonista le gustan tanto los chicos como las chicas XDDD

eter dijo...

Esa parte es descojonante. El grupo protagonista es muy bueno, pero los secundarios les roban muchos planos.

Y Daiketsu y Akiba ("it´s a Sony") son muy buenos, pero Takako sencillamente los eclipsa a todos cuando aparece.

KillBoss dijo...

Pue esta la deje de ver despues del primer capitulo, que no me parecio nada del otro mundo, entonces empece a ver To Aru no Index, me parece que me equivoque de serie xD, tenia que haber seguido con esta y no ver la que ahora veo xD.

Despues de leer tu reseña, supongo que le tendre que dar una segunda oportunidad xD, aunque se me acumulan las series, mañana me toca hacer una buena maraton de anime xD, que sino no hay quien se ponga al dia xD.

En fin, feliz año nuevo.

eter dijo...

Fijate que a mi estuvo a punto de pasarme lo mismo. El primero me pareció muy malo, tanto que no se ni porque vi el segundo... y este ya me encantó, y de ahí en adelante la serie sube y tiene un nivel muy bueno.

Con Index al contrario, los dos primeros son impecables pero luego horas y horas de explicaciones.

gambit dijo...

Me falta un capi para terminar Kannagi pero como decis, una serie recomendable. Tampoco me gusto el primer episodio, pero creo que la mayor virtud es no haberse encasillado en un drama o un maraton de gags. Digamos que la serie tiene su ritmo autentico despues de todo, claro que es natural en el final apostar a algo mas dramatico para dejar mas satisfecho a los fans. Soy simpatizante del slice of life. Y hablando de slice ahora a esperar la tercer temporada de Minami ke xD.

PD: Index, abandonada en el 4 capitulo xD. Demasiado bla bla bla, cuando el gancho eran esos dos primeros episodios que prometian mucho, la animacion fue increible, no se si se habra mantenido xD.

eter dijo...

El primero es demasiado raro y "pretencioso". La serie no sale demasiado bien parada cuando afronta de lleno el tema de la divinidad de Nagi.

Sí, lo de Index fue una pena, prometía mucho.

OtakuLogan dijo...

Me ha decepcionado. Al contrario que, por ejemplo, Toradora, Kannagi sí que me atrajo durante los primeros episodios, pero va derivando a más de lo mismo: amigos excéntricos y que no tienen vida más allá de agobiar a los protas, personaje masculino sin personalidad, chicas kawaiis y nada más. No sé que pasará más allá del 8 (episodio horrible donde todos los personajes insisten en que la diosa salga del armario, ...), pero eso de "reflexión sobre la divinidad según la entiende Japón" me parece buscarle demasiado, eter.

eter dijo...

El episodio del armario esta impecablemente montado, argumentalmente no es gran cosa, pero es un buen episodio.
En cuanto al argumento... pues cuando deriban hacia la divinidad de Nagi o de la hermana pierde bastante, pero no creo que sea tan desacertado lo de la religión japonesa, es una cultura muy dada a "dioses locales".
En todo caso, a mi me gusta más cuando es un slice of life puro y duro, con todos sus defectos.