sábado, mayo 15, 2010

El maravilloso mundo de Ken Akamatsu

Love Hina

Hay dos tipos de escenarios en este mundo: las escenas de baños y las escenas que conducen a ellas.

Es natural que una mujer este expuesta constantemente a situaciones embarazosas, el gran mangaka es que consigue en que en ese momento arrastre a más mujeres todavía.

La belleza importante esta en el interior... ya por fuera todas las mujeres están muy buenas.

Keitaro Urashima es la traducción japones de Connor McCloud.

Akamatsu es un autor surgido de los doujin y lo comprobamos en un dibujo de sus personajes femeninos estratosféricamente bueno, pero es también un dibujo tan estilizado e idealizado del cuerpo de las mujeres que resulta imposible de creer. Mientras otros autores intentan conseguir mujeres más "carnales", las mujeres de Akamatsu, por muy hermosas que puedan ser, nunca dejan "dibujos" y eso se agradece. Es el suyo un erotismo carente de malicia, tan exagerado y surreal que resulta casi inocente. Y gracias a ello Akamatsu consigue creer un grandísimo harem que resulta terriblemente simpático y entretenido. Porque la gracia de la serie no es ver a las chicas de la residencia continuamente en los baños o medio desnuadas por una razón u otra, lo gracioso es la carámbola que hará que Keitaro caiga ante ellos e inmaginar el inminente castigo que sufrirá nuestro buen protagonista.
Afortunademente, sus mangas no son una sucesión de chicas ligeras de ropa o doujin "lights". Puede parecer extraño, pero los doujin son en cierta manera una buena escuela; si tenemos 20 páginas y pensamos que las 10 finales -siendo generosos- van a lo que van, los autores apenas tienen 10 páginas para plantear algo que pueda considerarse -aunque sea remotamente- un argumento. Akamatsu sabe utilizar sus viñetas y estas, además de un dibujo espectacular de las chicas y un uso muy acertado del ordenador- tienen un ritmo brutal. Cada uno de los más de cien capítulos de este manga esta plagado de detalles, no sólo tenemos una historia principal que se desarrolla con velocidad y consistencia (y se agradece aquí que no haya ninguna saga interminable), si no que también tenemos multitud de detalles cómicos y líneas de texto en segundo plano que enriquecen la lectura y hacen que cada capítulo dure bastantes minutos.
Argumentalmente "Love Hina" no pasará a la historia (todo el asunto de la Todai y la chica de la promesa es, siendo generosos, muy endeble). Todo esto mejoraría -y mucho- en la gran "Negima", pero en "Love Hina" Akamatsu era un autor aún demasiado novel y la historia simple que tenía que contar pronto se acaba y los elementos que meta para alargarla en su recta final -leasé Kanako- no terminan de funcionar, así como los clímax de la parte final resultan demasiado exagerados para lo innecesarios que parecen.
Pero estos son detalles pequeños que no enturbian un resultado sobresaliente. Las aventuras de Keitaro y sus chicas son un manga terriblemente entretenido y divertido. Uno de los mangas más influyentes de la década pasada que casi podemos decir que redifinió el muy noble género del harem.

14 comentarios:

KillBoss dijo...

Este fue el segundo manga que me compre, el primero fue Slam Dunk XD, y la verdad es que guardo un muy grato recuerdo, me lo pase muy bien con su lectura y solo en un par de tomos perdía algo de nivel.

De Negina solo leí el primer tomo y no acabo de convencerme, posiblemente le tendría que haber dado más margen, pero la trama no acabo de convencerme.

Muramasa dijo...

@eter: Estoy de acuerdo contigo.

yue_sayuri dijo...

Esta obra fue una de mis primeras compras mangas cuando me metí en el mundillo. Es decir, tuve que sufrir periodicidades y estas cosas, así que le guardo un gran recuerdo. Pero a parte de por ser mi primera obra, Love Hina tiene algo más. Hay muchos que critican esta obra, pq no tiene casi argumento, pq cada dos por tres salen chicas ligeras de ropa, pero pese a todo a mi es una serie que me gustó (y me sigue gustando) ^^ Y como bien dices, con Negima le está saliendo algo más redondo.

eter dijo...

KillBoss, al final se estira mucho la trama con el eterno "sí, pero no" de Naru y la aparición de Kanako. Los capítulos siguen estando bien, pero se nota que la trama esta estirada.
Dale una oportunidad a Negima. En el segundo tomo ya mejora bastante, y el tercer tomo directamente es genial. Es una serie distinta a Hina, con mucho echii inocente, pero con una trama mucho más "shonesca" que romanticona.

Muramasa, pues fijate que a raiz de tu blog jamás habría imaginado que te gustan las series de Akamatsu.

yue_sayuri, yo creo que el ser un harem hace que mucha gente la descarte. Pero es un harem raro. Verdaderamente la pareja Naru-Keitaro es muy clara, y lo que son las otras chicas... hacen intentos inocentes y bientencionados. Es algo raro que normalmente no funciona, pero a base de hostias a Keitaro, llantos de Shinobu, inventos de Kaolla, espadazos de Motoko y sonrisas despistadas de Mitsumi Akamatsu consigue una serie muy entretenida.
Y sí, Negima es todavía mejor. Algo más irregular (porque el tio maneja un disparate de tias -ya he perdido la cuenta-), pero con un argumento y un estilo mucho más ambiciosos y elaborados.

Smith - corona dijo...

Una serie muy divertida, me gustaba sobre todo cuando las situaciones se exageraban. La persecución a Naru antes de que se declarara a Keitaro creo que son de los momentos que más me he reido.

Eso sí, puede que sea por alargar la situación de la pareja demasiado, pero terminé cogiendo un poco de tirria a Naru xD

Victorysaver dijo...

Voy a ser la voz discrepante pero la verdad es que Love Hina es para mi un gran misterio en el sentido que no comprendo como pudo tener el exito y relevancia que tuvo en su momento, especialmente cuando se trataba de un refrito que caminaba por los pasos de clasicos como Tenchi Muyo o Ah! My Godess.

Vale, reconozco que los diseños de las chicas eran preciosos (especialmente en el anime), pero no lo veo como suficiente razón.

En cuanto a los personajes, a Keitaro me dagan ganas de estrangularlo en cuanto asomaba su jeta por la pantalla y lo mismo para el idiota de su supuesto rival o esos supuestos amigos (con amigos como esos, para que enemigos). En fin, que no me engancho el asunto. Me trague los 26 episodios (con el manga no hubo ganas de ponerse) y acabe bastante reacio a coger un shojo durante una temporada.

Eso si, como artbook eichi tiene su punto.

belldandy18 dijo...

A mí también me encantó Love Hina. Fue una serie con la que me reía a carcajadas con los tomos (no exagero) y la guardo con mucho cariño, a pesar de todas las faltas que tiene, pero que, personalmente, me parecen secundarias =)

eter dijo...

Smith - Corona, tu mensaje es un pelín contradictorio XD. Dices que te gusta la persecución a Naru, pero que esta te se hizo un pelín cargante (el personaje).
A mi me pasó algo parecido, esa parte -y la de Kanako- se me hicieron demasiado exageradas. Creo que estan artificialmente alargadas y que la serie no las necesita.

Victorysaver, ¿hablas del anime o del manga? A mi el anime me parece que tiene buenos momentos y es entretenido, pero es muy inferior al manga (en el manga el Naru-Keitaro es obvio desde el principio, y no existen cosas como el "rival" o el episodio de Naru Idol (escalofrios)).
Yo creo que es un pequeño paso adelante con respecto a esos clásicos que mencionas (y "Oh, mi diosa!" me encanta), paso adelante en cuestión de "tiempo". Aquellos eran mangas del siglo pasado y este es del siglo actual, para bien y para mal y con lo que ello supone. Hina va un paso más allá y la hace más picante y deshinibido todo. Eso sí, sigue siendo bastante inocente y no llega al nivel que tiene el echii hoy en día, que ya sencillamente es vomitivo.

belldandy18, el estilo de Akamatsu es muy divertido. El tio pasa de la historia y de la coherencia de los "detalles" y te saca un invento de Kaolla absolutamente surreal o Mutsumi se cae muerta de golpe XD

Setzer dijo...

Si no recuerdo mal, creo que fue el primer manga que me compré, incluso a pesar de habérmelo leído casi todo online (menos los 2 últimos tomos, que la licenciaron en USA y dejaron de sacarla). El anime también fue uno de los primeros que me baje cuando empece en serio con esto del manga/anime, a pesar de que como dices es muy inferior. De hecho, aunque te gustase el anime la primera vez que lo vieses, una vez que has leído el manga, el anime te parece una porquería. (Algo parecido pasa con Negima)

Tiene sus defectos, pero por lo general es un manga que me gusta mucho y que le tengo bastante cariño.

Eso si, ahora que has leído Hina cada vez que mires Negima vas a pensar "esta es idéntica a Motoko con pelo largo", esta es idéntica a Naru con gafas", "Motoko con pelo corto", "Motoko con coleta", "Mutsumi", etc.

eter dijo...

Tambien fue de los primeros animes que vi en esta "segunda época". Creo que fue el harem por excelencia en el primer lustro de este siglo.
Del manga había leído el final (grandioso el epílogo).
Creo que, como dices, es un manga "especial". Tiene algunos defectos, pero ni mucho menos logran eclipsar sus virtudes y lo cierto es que se le coge mucho cariño a las chicas de la pensión y siempre es una gozada ver los disparates que les pasan al grupo protagonista.

Hombre, ese paralelismo Hina-Negima ya era inevitable. Negima tienen decenas de feminas y el estilo de Akamatsu es muy particular. Hay algunas originales, pero Asuna esta claro desde el principio que era una Naru 2.0 (aunque creo que ese papel ahora lo ha tomado Chisame), y Nodoka por ejemplo es una Shinobu con más flequillo.
Pero lo curioso ha sido ver a Negi en algún que otro diseño de secundarios de Hina XD

Raistlin dijo...

De Love Hina me vi el anime, pero hasta la mitad. A partir de ahí ya me comenzó a resultar un poco cansino y repetitivo, no me decía mucho...

binilla dijo...

Sigue y seguirá siendo mi shonen favorito, estoy muy de acuerdo en todo lo que dices y Kanako me sobrava y mucho XD. Me lo he leído 4 veces!!! y sigue pareciendome un manga divertidisimo, no me llega a cansar ^^.

Smith - Corona dijo...

Pero una vez que Keitaro se declara tras la persecución y se ponen en plan parejita, las dudas de Naru el resto de la serie son un poco "venga, niña". Quizás es que es algo que me esperaba del contribuyente masculino inseguro, no tanto de la chica xD

eter dijo...

Raistlin, el anime peca de... raro. En el manga la relación Keitaro-Naru es directa desde el principio y en el anime le dan largas de una forma extraña.
A mi en su momento el anime me gustó, pero creo que el manga es muy superior.

binilla, particularmente esos complejos de herman@ que los japoneses tienen la mania de meter en muchos de sus mangas no me gustan nada.

Smith-Corona, esa persecución tiene algún que otro momento bueno, pero lo fuerzan todo demasiado y Naru hasta acaba siendo cansina con su indecisión (te dan ganas de ponerte del lado de Shinobu o Motoko XD).