sábado, mayo 26, 2018

Una imagen, un futuro

One Piece 905 - Un mundo precioso

Una pequeña costumbre de las reseñas de One Piece es la de "una imagen, un mundo", reseñas que normalmente van al principio de una saga y que dedico a ese clásico capítulo habitual donde Oda nos presenta una isla con una gran página doble. La capacidad de este mangaka para dibujar escenarios fabulosos y muy detallados es indiscutible, y siempre le ha gustado colocar al principio de una aventura esa gran imagen que nos da una idea de lo que será la isla. En este capítulo hay algo parecido, tenemos esa "Nueva Marinford" espectacular, que refleja muy bien el poderío y la inmovilidad de la Marina, e incluso tenemos algo de geografía y explicaciones del funcionamiento del mundo mostrando finalmente como se supera "legalmente" la Red Line. Sin embargo creo que eso queda eclipsado, por muy divertido que sea ver a Akainu convertido en un "Almirante de flota" que lidia con las excentricidades de sus subordinados, por muy grande que sea el cameo de Sengoku o muy divertido que parezca que vaya a ser el "Toro verde"... en este capítulo creo que no es lo importante. Ni siquiera es importante la gran batalla o revolución que se avecina. Vegapunk ha creado algo con lo que podrían suprimir al Shichibukai (lo dudo, principalmente por el rol de Buggy y por el disparate bélico que sería dejar libre a un Ojos de Halcón que facilmente podría reunirse con Shanks). Los Revolucionarios se están preparando para hacer su gran movimiento y se están infiltrando en una reunión de reyes en la que hemos visto a algunos de esas pequeñas y entrañables locuras como ese rey que va despacio pero nunca retrocede y alegres estereotipos como el rey mejicano Tacos y el rey ruso con sus hijas muñecas Matryoshka. Todo eso, de momento, no importa. 
Ver a Sterry de nuevo conspirando, y ver como Garp le ignora brutalmente no sólo es divertido, es también muy simbólico. La estrella de este capítulo es la inocencia y la pureza de Shirahoshi, reforzadas aún más por el contraste que ofrece el hermanastro de Sabo. 
Oda no nos está enseñando ningún mundo, no está preparando ninguna aventura. Esta mostrando el futuro, aquello a lo que debemos aspirar. Habrá guerras, muchas guerras. Habrá castástrofes como la destrucción de la isla submarina. Habrá personajes mezquinos y grandes poderes que se interpongan en el camino, pero al final el sol está por encima de todos ellos. Las lágrimas de alegría y embeleso de Shirahoshi por ver el brillo del sol, el que siga preguntando por lo mismo que hace 5 años, confundiendo un árbol con un bosque, o maravillándose por la hermosura de los cuervos como representaes de los pájaros, es sencillamente una joya. La gran guerra se aproxima, y Oda nos prepara para ella con un capítulo y un personaje increíblemente pacifistas. 
Contra el mensaje de odio y miedo a lo desconocido de Sterry -la personificación de la putrefacción del mundo- se coloca el deseo de vivir todos bajo el mismo sol de la princesa de las sirenas. Contra la ambición de un personaje mezquino, se antepone el pacifismo de una de las criaturas con más poder de todo el mundo de One Piece.
No es un capítulo de preparativos, no es un capítulo de "la que se va a liar"... es un capítulo de motivaciones y aspiraciones, de causas y esperanzas. Al margen de la mucha información que Oda da en este capítulo, es un capítulo tremendamente inspirado a nivel narrativo por todo lo que simboliza.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

olé

Anónimo dijo...

la mente de fujitora parece mas de un revolucionario que un marine me huele que se aliara o le dara paso a los revolucionarios para que hagan lo que quieran,me da curiosidad que plan tiene los revolucionarios para hacer que la marine se separen de los teryubitos todos sabemos que planes bien elaborados no es lo fuerte de oda

Varric dijo...

Capitulos con algunos puntazos, como que Fujitora le haga la cobra a Akainu con un tecnicismo, para que luego Sengoku aparezca solo para rematarlo con un troleo. Y despues está el hecho de que la Isla Gyojin sea territorio de Luffy y el que acompaña a la familia real gyojin sea precisamente Garp, que trolea a Stelly cosa mala.
Y me he descojonado viendo a Morgans completamente gagá con Shirahoshi.

Anonimo: que Fujitora acabe siendo un revolucionario infiltrado desde el principio, ya sería el descojone XD.

eter dijo...

Anónimo (i), entiendo que te ha gustado la reseña... o eres fan del Rey Tacos XD

Anónimo (ii), yo Fujitora veo más que tiene un odio desmedido hacia la maldad, y los piratas no dejan de ser los máximos exponentes de esta por muchas manzanas podridas que haya en el cesto de la Marina o del Gobierno Mundial.
Creo que no se pondrá del bando revolucionario, su obsesión por los Shichibukais ha de explicarse en algún momento, y quedando por contar la historia de Kuma, y conociéndose este como "el Tirano" podría encajar ahí... y desde luego esto lo colocaría lejos de los revolucionarios.

Varric, Morgans se ha convertido en un meme de la serie ya XD.
Toda la mitad de la Marina ha sido muy divertida, solo espero que Sterry y Wapol no acaben como ganadores de esta Reverie aunque dramáticamente sería lo más lógico para los siguientes capítulos.
pd: Yo más que a Fujitora, siempre he visto como posible revolucionario a Kizaru y -sobre todo- a Vegapunk.

Anonimatus dijo...

Me parece que los Shichibukais van a volver a ser piratas "comunes" dentro de nada. Akainu es un fanático de su visión de la justicia, no le importan las consecuencias de las decisiones que toma para conseguir sus propósitos y aunque Fujitora no esté de acuerdo con él en muchas cosas es bastante probable que le apoye en esa decisión porque como ya se ha mencionado este odia la maldad y la mayor parte de los Shichibukais son malvados impunes.

Será muy interesante ver lo que pasará en el futuro, lo más probable es que Mihawk haga más poderoso a Shanks o que intente convertirse en Emperador, Buggy puede que intente unirse a Kaido o Mom y Hancock y las Kuja se acabarían por unir a Luffy.

eter dijo...

Yo creo que no, más que nada porque es la única forma en la que veo que Oda puede tener a Buggy en una situación de poder que le permita aparecer en Raftel.

Y luego... Kuma no es un problema, pero Weevil y Hancock si (aunque creo que el hijo de Barbablanca caerá en Wano), y sobre todo Mihawk es semenjante poder que sería una temeridad dejarle libre por muy poco obediente que sea (más que nada porque es obvio que acabaría con Shanks, y eso sería darle un arma demasiado poderosa a un Emperador)

Daniel Deux Ame dijo...

Estos son los capítulos que más me gustan, los que muestran cosas nuevas, pero sobre todo entrelazan las historias que ya nos habían contado. Me cuesta predecir el Reveri, tengo escenarios en la cabeza, pero no me decanto por ninguno, más aún, no se cuando pueda durar, podría ser un arco corto o bien alargarse medio año.
El hermano de Sabo (que me tomo un tiempo recordar) aspira a Tenryubito honoris causa por lo desagradable que llega a ser.

eter dijo...

Al parecer en una entrevista un editor ha dicho que no serán más de 10 capítulos y que no será un arco como tal... es medio previsible. Las espectativas son enormes, pero Oda es terriblemente fiel a su protagonista y ya se me hace extraño pensar en un tomo entero sin Luffy, además... tampoco es Togashi, no se hasta que punto podría manejar la trama política, porque además será una trama de revelar cosas y preparar otras, pero tampoco de por si deberíamos "acción" protagonizada por todos estos secundarios a pesar de que Sabo y los revolucionarios parezcan apuntar en la dirección contraria.