domingo, julio 01, 2018

Una imagen, un mundo (v)

One Piece 909 - Seppuku

Es imposible no estar algo decepcionado con este último capítulo; es un buen capítulo, un capítulo sencillo pero hecho con mucho oficio, pero viniendo de la Reverie sabe a muy poco. Verdaderamente, el parón en la Reverie era medio previsible, es muy del estilo de Oda dejar el frente mundial en una continua incertidumbre tras soltar algunas pinceladas de información... y verdaderamente los hechos que se antoja pasarán en esa gran reunión son tan importantes que necesitarían muchas páginas para ser narradas, así como quizás un estilo de exposición algo ajena a la estructura clásica de capítulos de la serie. Habrá muchas palabras en esa reunión, y presuponiblemente momentos tan importantes y grandes que requerirían muchas páginas para ser contados... en ese sentido es muy probable que Oda sencillamente lo deje en el aire todo y luego nos cuente las consecuencias mediante flashback o conversaciones posteriores. Dicho lo cual, no sería descabellado que volviéramos a ese escenario en breve; la Reverie son 5 días, y claramente Oda no nos iba a contar cada hora y cada minuto de conversaciones sobre aspectos políticos que quizás no fueran muy importantes... necesitamos las conclusiones y poco más -quizás el enfrentamiento entre algunos monarcas-, y para eso sobra el día final... y mientras tanto Oda puede ponernos en situación para Wano.
Muchos soldados marchan hacia la revisión nipona de Wano, y Oda tiene que ubicarlos un poco. No creo que la trama de Zoro de este capítulo sea muy importante, más allá de recordarnos la importancia de su espada -que ya dejó entrever Kinemon en Punk Hazard- y de poner al grupo protagonista ya a la fuga para que la historia ya esté en movimiento cuando Luffy y cía lleguen. Creo que es un capítulo similar a aquellos en los que veíamos a Sanji y cía luchar contra algunos enemigos en Zou mientras se forjaba la alianza pirata.
Es una trama sencilla para darnos información y jugar un poco con los personajes. Tenemos a Franky y Usopp en modo divertido. Robin ya de geisha en la primera imagen, y recordando lo del prefijo "o-" en las féminas japonesas no puedo evitar pensar que Oda pueda intentar jugárnosla con "O-rochi", pero dudo que se atreva a algo tan rompedor precisamente en Wano. Y luego Zoro tiene su pequeña trama que no sé si llevará a alguna parte, pero sencillamente sirve para cerrar el capítulo con una escena molona e impactante... y eso en una serie semanal es muy necesario en capítulos de transición como este. Y sabíamos que Wano sería japonés y habíamos visto algún destello con Kaidoh, pero ahora Oda nos lo confirma con su tradicional gran panorámica inicial de cada isla nueva, y aquí vemos el diseño japonés de palacetes tradicionales, arcos torii, bonsáis gigantes, pétalos de cerezo a mansalva y todo lo que cabía esperar (sobra decir además que, en foros, uno puede ya la comparativa de algunos edificios reales con otros mostrados en la imagen superior). Wano es, quizás, algo poco sorprendente de primeras, pero imagino que esta será una de esas islas grandes en las que veamos muchos emplazamientos distintos.
No creo que la trama de Zoro y de los protas a la fuga tenga continuidad en el siguiente capítulo, quizás volvamos a la Reverie o quizás saltemos al Sunny o a Zou, pues hay muchos soldados que se encaminan hacia Wano y tenemos que tener noticias de la banda, de Law o de ese elefante de tropocientas toneladas que no se donde aparcarán para que los samurais no lo vean... por desgracia el soldado que parece que no irá a Wano será Marco. Trama extraña la suya. La isla secreta de Barbablanca y esa historia están bien, y también es bonito verle actuar de médico (tenía entendido que era el timonel de la banda, pero bueno, teniendo una fruta como la suya supongo que su medicina puede permitirse ser poco ortodoxa), pero se hace extraño que para defenderla no pueda acudir a la gran batalla de Wano. Quizás Oda lo esté reservando para otro arco, pero es raro que lo vayamos a ver en una saga donde su batalla contra Weevil funcionaría muy bien como distracción; la trama con el hijo de Barbablanca -que ahora amenaza incluso con estar relacionada con Rocks y los hechos de hace 40 años- parece un punto fijo de la historia, pero no puedo evitar tener la sensación de que Oda tenía pensada una idea y en el último par de años la ha cambiado... y hasta el diseño "desganado" de este nuevo Marco me hace pensar en ello (mola el toque de las gafas, le da elegancia al diseño del "cabeza-piña", pero el suyo actual es un aspecto muy poco heroico o molón para lo que sería esperable en un personaje tan poderoso y decisivo como debería de serlo la mano derecha de Barbablanca).
Capítulo sencillo y funcional, puramente rutinario y eficiente por parte de Oda. Ahora a ver si en el siguiente capítulo volvemos a la Reverie, continuamos en Wano o al menos se acaba una trama de portadas que ha sido bastante normalita.

7 comentarios:

Varric dijo...

Eso de que Barbablanca enviara todos sus tesoros a su isla natal y de que Marco quiera protegerla hace engrandecer a la ya gran figura del viejo.

En cuanto a Wano, lo tipico de una isla basada en el Japon Feudal. Y con lo de Shusui este es basicamente el arco de Zoro.

PD: Robin-Geisha lo mejor del capitulo XD.

Anonimatus dijo...

Todos menos Zoro han conseguido integrarse en Wano, me pregunto como se las apañará ahora que está perseguido como asesino múltiple y con uno de los tesoros nacionales del país, me imagino a Ussop forzado a ayudarle.

eter dijo...

Varric, estando Nami tan quemada por Oda, siempre se agradece el fanservice muucho más elegante de Robin :)

Anonimatus, yo supongo que habrá elipsis narrativa... tampoco tendría mucho sentido que esta escaramuza fuera el punto de partida de algo serio. A ver como maneja Oda el tema de las espadas, eso sí, que todo el rollo ese de las nosecuantas espadas especiales del principio se ha ido quedando un poco en el aire con el paso de las sagas.

Juan Carlos Gutiérrez Martínez dijo...

Pues yo creo que Marco sí va a ir y de hecho como lo comentas tendrá mucho que ver con Weevil. La teoría (que obvio no es mia) sería que de alguna manera Marco se enterará que Weevil está en Wano y que entonces el primero irá en busca del segundo para saldar cuentas. De ésta manera Luffy va a utilizar la fruta de Marco y será la ayuda que Luffy necesite para derrotar a Big Mom y a Kaidoh (así como Invankoff le proporcionó energía a Luffy en Marineford).
Por cierto, sería muy lógico que Luffy, dada su tremenda estupidez, le diga a Weevil que es idéntico a su "padre", Barbablanca, y que además le suelte toda la sopa y le diga que Marco será un aliado suyo en la pelea contra Kaidoh.
Tema aparte, no me gusta mucho que todo sea una copia fiel de Japón. Me gustaba más que las islas estuvieran basadas en lugares reales o culturas reales (tipo Espan'a o la cultura azteca) pero bueno supongo que los clientes son japoneses y al final el manga no es más que un negocio en donde lo importante es vender.

eter dijo...

Seria curioso ver el uso del fénix en ese sentido, no creo que para la batalla final, pero si serviría para recuperaciones entre batallas (que por ejemplo en Totland ha quedado muy forzado que Luffy en 6 horas se haya recuperado de batallar contra Cracker, un ejército y Sanji). Yo daba muy por hecho el que Marco fuera a estar en Wano, pero con este capítulo me ha entrado la duda, no se muy bien como va a intentar llevar Oda esta trama.
Con Wano yo creo que Oda intentará lo que hace siempre, meter todos los tópicos reimaginándolos. Supongo que a nosotros nos parecerá muy vista esa ambientación japonesa feudal, pero supongo que concretamente para ellos si que notaran muchas diferencias y permutaciones con respecto a su cultura.

Anónimo dijo...

que decepcion queria ver una mini saga sin los protagonistas unos capitulos mas, que molesto es por parte de oda dejar las cosas a medias

eter dijo...

Bueno, en un par de días saldremos de dudas, pero yo todavía no descarto volver a la Reverie para sus conclusiones... a fin de cuentas tampoco nos ibamos a tragar 5 días en los que la mayor parte del tiempo hablarían de política de paises que ni conocemos.